TO­CAN­DO EL CIE­LO

Automovil - - SOLO SE VIVE UNA VEZ - Tex­to: Juan Ig­na­cio Eguiara. Fo­tos: Is­rael Gardyn.

SE SUE­LE DE­CIR QUE “DE MA­DRID AL CIE­LO”, PE­RO ME­JOR LLE­GAR “ARRI­BA” CON LA BARRIGA LLE­NA. LA OFER­TA ES TAN VA­RIA­DA QUE HE­MOS SE­LEC­CIO­NA­DO VA­RIOS RES­TAU­RAN­TES DE DI­FE­REN­TES FILOSOFÍAS PE­RO IGUAL­MEN­TE EX­QUI­SI­TOS Y A BOR­DO DEL CO­CHE MÁS APRO­PIA­DO QUE SEAT TIE­NE EN SU GA­MA: EL ARO­NA 1.5 TSI FR.

MMu­chas ve­ces el lu­gar don­de ha­bi­tas es el más des­co­no­ci­do. El tra­ba­jo y las obli­ga­cio­nes dia­rias nos im­pi­den dis­fru­tar de lo que te­ne­mos más cer­ca. Y apro­ve­cha­mos nues­tro tiem­po li­bre pa­ra ir­nos bien le­jos a des­co­nec­tar. Eso im­pi­de mu­chas ve­ces que aca­be­mos por co­no­cer bien nues­tro en­torno más cer­cano. Por mi tra­ba­jo en AU­TO­MÓ­VIL ten­go la suer­te de po­der mo­ver­me por ese es­ce­na­rio más pró­xi­mo, ya que te­ne­mos que ha­cer mu­chas se­sio­nes de fo­tos a lo lar­go del año. Y co­mo lle­vo ca­si trein­ta años ha­cién­do­lo, pues eso me ha per­mi­ti­do co­no­cer las ca­rre­te­ras y los rin­co­nes más re­cón­di­tos de la Sie­rra de Ma­drid. Por­que te­ne­mos la suer­te de te­ner ese pa­ra­je na­tu­ral a ape­nas cin­cuen­ta ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal. Una Sie­rra que es mu­cho más gran­de de lo que pu­die­ra pa­re­cer y que tie­ne una di­ver­si­dad des­co­no­ci­da pa­ra mu­chos. La par­te orien­tal, de­no­mi­na­da po­pu­lar­men­te co­mo la “sie­rra po­bre” es pro­ba­ble­men­te la más ig­no­ra­da du­ran­te años, aun­que aho­ra em­pie­za ya dar­se a co­no­cer. Pe­ro sus ca­rre­te­ras ape­nas cuen­tan con trá­fi­co y sus tra­za­dos ple­nos de cur­vas y puer­tos de mon­ta­ña ha­cen las de­li­cias de los que les gus­te con­du­cir. Aun­que en es­te ca­so por don­de más nos he­mos mo­vi­do es por la par­te oc­ci­den­tal, “la ri­ca”, la más clá­si­ca de to­das, la que co­no­ce to­do el mun­do y la que cuen­ta con más den­si­dad de po­bla­ción. Por­que su en­torno es el más sal­va­je y sus ru­tas por la mon­ta­ña las más so­li­ci­ta­das por los aven­tu­re­ros y ex­cur­sio­nis­tas. En to­das ellas siem­pre en­con­tra­mos ca­rre­te­ras don­de po­der dis­fru­tar de la con­duc­ción.

Por­que ese es el fin de es­tos re­por­ta­jes, dis­fru­tar de la con­duc­ción de un buen co­che y de­te­ner­nos a de­gus­tar

unos bue­nos man­ja­res. En es­te ca­so, nues­tro com­pa­ñe­ro de via­je ha si­do el Seat Aro­na, sin du­da el co­che de mo­da pa­ra la mar­ca es­pa­ño­la. Un SUV ur­bano que me ha sor­pren­di­do muy gra­ta­men­te. No ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de con­du­cir­lo has­ta aho­ra y pa­ra mí era to­do nue­vo. In­clu­so en el con­cep­to, por­que el seg­men­to del SUV ur­bano es bas­tan­te re­cien­te y ape­nas me he subido en es­tos co­ches de nin­gu­na mar­ca. De he­cho, has­ta es­te mo­men­to, nun­ca ha­bía te­ni­do Seat en su ca­tá­lo­go un mo­de­lo de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Un con­cep­to más pe­que­ño que un com­pac­to, de ma­ne­ra que pro­vie­ne de la fa­mi­lia-pla­ta­for­ma del Ibi­za, pe­ro con el plan­tea­mien­to de un SUV. Es de­cir, al­to y es­pa­cio­so. Y la ver­dad que lo cum­ple. Por­que nos en­con­tra­mos con un ma­le­te­ro muy am­plio, de más de 400 li­tros, sin que por ello su ta­ma­ño ex­te­rior nos im­pi­da ha­cer in­cur­sio­nes en las zo­nas más an­gos­tas de la ca­pi­tal. Co­mo ve­re­mos más ade­lan­te, es­ta ru­ta por Ma­drid y sus al­re­de­do­res re­que­ría un co­che que se adap­ta­ra a to­das las cir­cuns­tan­cias. No en vano par­tía­mos de la ca­pi­tal y, más con­cre­ta­men­te, del cen­tro más prohi­bi­ti­vo y es­tre­cho que se pue­de uno en­con­trar.

Por­que nues­tro pun­to de par­ti­da que­ría­mos que fue­se un res­tau­ran­te que se ha abier­to un hue­co muy im­por­tan­te en el pa­no­ra­ma gas­tro­nó­mi­co ma­dri­le­ño. Y co­mo la fi­lo­so­fía de es­ta ru­ta con­cre­ta era de des­cu­bri­mien­tos, no que­ría­mos em­pe­zar por res­tau­ran­tes con­sa­gra­dos y con mu­chas es­tre­llas. La va­rie­dad y la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca en Ma­drid es tan am­plia que es di­fí­cil ele­gir uno. E in­clu­so con es­tre­llas Mi­che­lin la

LA SIE­RRA DE MA­DRID ES­CON­DE CA­RRE­TE­RAS IDEA­LES PA­RA CON­DU­CIR

LA CRUZ VER­DE ES UNA CA­RRE­TE­RA MÍ­TI­CA EN MA­DRID

ofer­ta no pue­de ser ma­yor. Po­cos lu­ga­res en el mun­do re­co­gen tan­tas es­tre­llas Mi­che­lin jun­tas. En la ca­pi­tal y sus al­re­de­do­res hay un to­tal de vein­te res­tau­ran­tes con es­tre­llas, de los cua­les uno cuen­ta con tres es­tre­llas, seis dis­fru­tan de dos y tre­ce más tie­nen una. En to­tal su­man vein­tio­cho es­tre­llas pa­ra que los aman­tes de la al­ta co­ci­na pue­dan ele­gir cual­quie­ra de ellos.

Pe­ro an­te tal llu­via de es­tre­llas, nos ape­te­cía em­pe­zar por des­cu­brir un res­tau­ran­te que, sin te­ner ese ga­lar­dón, bri­lla con la mis­ma in­ten­si­dad que cual­quie­ra de los que sí la tie­nen. Nos ape­te­cía uno con am­bi­ción y ga­nas de pro­gre­sar, de sor­pren­der y de ac­ce­so pa­ra to­do el mun­do, un po­co co­mo la fi­lo­so­fía del Seat Aro­na. Se tra­ta del res­tau­ran­te Tri­ci­clo, que es­tá na­da me­nos que en el Ba­rrio de las Le­tras de Ma­drid, uno de los más vi­si­ta­dos por los tu­ris­tas, ya que es­tá muy cer­ca del Mu­seo del Pra­do y sus ca­lles es­tán lle­nas de rin­co­nes con mu­chas sor­pre­sas por des­cu­brir. Tam­bién es el fa­vo­ri­to de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad, aun­que pa­ra ello hay que cam­biar las cos­tum­bres y aden­trar­nos con co­ches per­fec­ta­men­te adap­ta­dos por nor­mas de emi­sio­nes y los per­ti­nen­tes per­mi­sos. Ma­drid es una de las pioneras en ce­rrar el trá­fi­co a vehícu­los que no cum­plan con cier­tas nor­mas de con­ta­mi­na­ción. Es lo que se co­no­ce co­mo Área de Prio­ri­dad Re­si­den­cial (APR) de Cen­tro, que pre­ten­de re­du­cir en un 40% las emi­sio­nes de dió­xi­do de ni­tró­geno y eli­mi­nar un 20% del trá­fi­co.

Nues­tro Aro­na cum­ple con es­ta nor­ma­ti­va y pue­de mo­ver­se li­bre­men­te por mu­chos pun­tos, ex­cep­to por el cen­tro ab­so­lu­to co­mo el de nues­tro pri­mer res­tau­ran­te de la ru­ta. Pe­ro par­tía­mos co­mo re­si­den­tes, por lo que sí que nos po­día­mos mo­ver sin res­tric­cio­nes le­ga­les, ade­más de que el ta­ma­ño del co­che es el ideal. El Aro­na mi­de po­co más de cua­tro me­tros y es 8 cm más lar­go y 10 más al­to que un Ibi­za, por no con­tar que la al­tu­ra al sue­lo es de 19 cm, muy su­pe­rior a esos co­ches con­ven­cio­na­les. Es­to per­mi­te una li­ber­tad de mo­vi­mien­tos por el en­tra­ma­do de ca­lle­jue­las que, con otros co­ches, es muy di­fí­cil plan­tear­se. Ade­más de un de­ta­lle muy im­por­tan­te: su ma­le­te­ro. Es­to me ha ve­ni­do muy bien en es­ta oca­sión. Ya que ade­más del vo­lu­mi­no­so equi­pa­je que siem­pre mi fo­tó­gra­fo Is­rael trae con­si­go, ne­ce­si­ta­ba me­ter un pa­ti­ne­te por­que que­ría mo­ver­me con to­tal li­ber­tad por el Ba­rrio de las Le­tras.

Así que ves­ti­do con mi atuen­do de co­ci­ne­ro, me di­ri­gí en mi pa­ti­ne­te al res­tau­ran­te Tri­ci­clo don­de me es­pe­ra­ban dos de los so­cios de es­te tem­plo a la gas­tro­no­mía. Ese era el pun­to de par­ti­da ya que iba a co­ci­nar con los dos Ja­vi´s (Ja­vi Go­ya y Ja­vi Ma­yor) va­rios pla­tos pa­ra co­men­zar la ru­ta con buen pie. Nor­mal­men­te es al re­vés: co­mien­zas des­pla­zán­do­te en co­che y, fi­nal­men­te, pa­ras a co­mer. Aquí ha­bía que em­pe­zar con el es­tó­ma­go lleno. Y qué me­jor que es­te res­tau­ran­te que

ya es to­da una re­fe­ren­cia en la ca­pi­tal y, aun­que no ten­ga nin­gu­na es­tre­lla, ofre­ce unas ela­bo­ra­cio­nes ex­qui­si­tas y te­nía­mos ga­nas de po­der mos­trar­las.

La sa­li­da de la ca­pi­tal la rea­li­za­mos por la ar­te­ria prin­ci­pal, por el Pa­seo del Pra­do y con­ti­nuar por el Pa­seo de la Cas­te­lla­na, pa­ra di­ri­gir­nos por la ca­rre­te­ra más em­ble­má­ti­ca que nos lle­va a la Sie­rra de Ma­drid: la M-607. Co­no­ci­da por la Ca­rre­te­ra de Col­me­nar, es una de las me­jo­res op­cio­nes pa­ra di­ri­gir­se a es­ta sie­rra que su ver­da­de­ro nom­bre es el de Sie­rra de Gua­da­rra­ma. Y es que esa ali­nea­ción mon­ta­ño­sa tie­ne su cen­tro neu­rál­gi­co en esa lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña. Allí se pue­de lle­gar tam­bién por la A6, una au­to­vía más rá­pi­da y có­mo­da, pe­ro no­so­tros que­re­mos con­du­cir y dis­fru­tar de nues­tro Aro­na, así que pre­fe­ri­mos ir por Col­me­nar Vie­jo y pa­sar a una ca­rre­te­ra de do­ble sen­ti­do que pa­sa por Cer­de­da y lle­ga has­ta Na­va­ce­rra­da, otro pue­blo mí­ti­co de la Sie­rra.

Des­de allí de­ja­mos en un pri­mer mo­men­to a la de­re­cha el puer­to de Na­va­ce­rra­da. Por­que que­re­mos se­guir por la ca­rre­te­ra M-622, que nos lle­va a Cer­ce­di­lla y lue­go a Los Mo­li­nos. Es­ta ca­rre­te­ra es una de las me­jo­res que yo co­noz­co pa­ra dis­fru­tar con­du­cien­do. Tie­ne mu­cho trá­fi­co, es ver­dad, pe­ro el tra­za­do es sim­ple­men­te ma­ra­vi­llo­so. To­do ti­po de cur­vas, en la gran ma­yo­ría de me­dia ve­lo­ci­dad, bien pe­ral­ta­das y en to­das ellas se­gui­das. Ape­nas se­rán diez ki­ló­me­tros, que des­de Na­va­ce­rra­da es cues­ta aba­jo, y don­de el dis­fru-

te al vo­lan­te es má­xi­mo. Pa­ra mí, uno de los tra­za­dos más lo­gra­dos y que nos ha ser­vi­do mu­chas ve­ces a no­so­tros, pro­ba­do­res de co­ches, de zo­na de prue­bas pa­ra va­lo­rar el com­por­ta­mien­to de un buen cha­sis. Por­que sin su­pe­rar la ve­lo­ci­dad re­gla­men­ta­ria, pue­des es­tar to­do el re­co­rri­do cam­bian­do de apo­yo y com­pro­ban­do la agilidad.

Pa­san­do por el pue­blo de Gua­da­rra­ma que da nom­bre a la sie­rra, nos di­ri­gi­mos a otra ca­rre­te­ra em­ble­má­ti­ca pa­ra los que quie­ren dis­fru­tar al vo­lan­te. Aun­que en es­te ca­so es más fa­mo­sa pa­ra los mo­te­ros, por­que es la re­fe­ren­cia ab­so­lu­ta pa­ra el mun­do de las dos rue­das. Se tra­ta del Puer­to de la Cruz Ver­de. Es­ta ca­rre­te­ra es la M-505 que sa­le des­de El Es­co­rial —don­de pa­ra­re­mos en una re­fe­ren­cia con es­tre­lla Mi­che­lin co­mo es el res­tau­ran­te Montia—y tie­ne unos po­cos ki­ló­me­tros pe­ro que se lle­nan de mo­to­ris­tas los fi­nes de se­ma­na. Así que me­jor pa­ra ir en co­che ha­cer­lo en­tre se­ma­na, que es­tá to­do mu­cho más tran­qui­lo.

Des­de ese al­to se tie­nen mu­chas op­cio­nes pa­ra dis­fru­tar con­du­cien­do y aden­trar­nos en la pro­vin­cia de Ávi­la. No­so­tros ele­gi­mos re­gre­sar por don­de he­mos ve­ni­do y vol­ver a Na­va­ce­rra­da pa­ra su­bir el Puer­to de Na­va­ce­rra­da y ba­jar ha­cía la pro­vin­cia de Segovia a otra vi­si­ta mo­nu­men­tal pa­re­ci­da a la de El Es­co­rial. Por­que el Mo­nas­te­rio es una de las jo­yas del Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal, así co­mo lo es La Gran­ja de San Il­de­fon­so. La ba­ja­da des­de el puer­to por las “sie­te re­vuel­tas”

es to­do un pla­cer. Allí com­pro­ba­mos que el mo­derno mo­tor 1.5 TSI de nues­tro Aro­na es tan po­ten­te co­mo frugal de con­su­mo. Cuan­do da­mos gas la po­ten­cia de 150 CV es más que su­fi­cien­te pa­ra es­te SUV, pe­ro en los mo­men­tos de me­nos car­ga de pe­dal del gas, el pro­pul­sor se po­ne en mo­do de dos ci­lin­dros pa­ra con­su­mir me­nos. De he­cho, he­mos lo­gra­do ha­cer los re­co­rri­dos gas­tan­do me­nos de 6 li­tros/100 km, lo cual es un mi­la­gro te­nien­do en cuen­ta que íba­mos a dis­fru­tar con­du­cien­do y eso im­pli­ca que a ve­ces abu­se­mos más de la cuen­ta del ace­le­ra­dor.

La vuel­ta a la ca­pi­tal la rea­li­za­mos des­de el al­to del Puer­to de Na­va­ce­rra­da ba­jan­do por Co­tos has­ta Ras­ca­fría y su­bien­do por otro de los puer­tos mí­ti­cos de la pro­vin­cia: Mor­cue­ra. En es­ta vuel­ta es cuan­do com­prue­bas la in­men­si­dad de es­ta sie­rra que es­tá pro­te­gi­da y que va des­de la sie­rra de Gre­dos has­ta Ay­llón. El pi­co más al­to es el de Pe­ña­la­ra, con 2.428 me­tros, y en su flo­ra po­de­mos en­con­trar so­bre to­do pino sil­ves­tre, ro­ble­da­les y en­ci­na­res.

La vuel­ta por Mi­ra­flo­res de la Sie­rra, uno de los pue­blos más bo­ni­tos de la Sie­rra, y re­gre­sa­mos otra vez por la M-607 a Ma­drid. Pa­ra­da obli­ga­da en el res­tau­ran­te el Mi­ra­dor del Go­lo­so, tan­to por lo bien que se co­me, co­mo por­que se han con­ver­ti­do en to­dos es­tos años que lle­vo en Ma­drid en par­te de mi fa­mi­lia. Así que, co­mo es­toy en ca­sa, aquí me que­do. Fin de via­je.

LA RU­TA DISCURRIÓ EN­TRE CAS­COS HIS­TÓ­RI­COS, CA­RRE­TE­RAS RE­PLE­TAS DE CUR­VAS, PUER­TOS DE MON­TA­ÑA Y FO­GO­NES DE PRI­MER NI­VEL.

EL MO­TOR 1.5 TSI ES UNO DE LOS ME­JO­RES DE LA GA­MA SEAT: SU­FI­CIEN­TE PO­TEN­CIA Y UN CON­SU­MO MUY FRUGAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.