ALAR­MIS­MO

Automovil - - PICANDO BIELAS - MI­GUEL GAR­CÍA PUEN­TE Ex­per­to en tec­no­lo­gía del mo­tor

Los co­ches dié­sel y de ga­so­li­na tie­nen los días con­ta­dos, re­za el ti­tu­lar. Me po­ne tris­te. Es cier­to que la li­ber­tad que da­ba an­tes el au­to­mó­vil no es la mis­ma que aho­ra. He te­ni­do que su­bir un puer­to en­te­ri­to de­trás de otro co­che. Se arras­tra­ba con­tem­plan­do el pai­sa­je, pe­ro la lí­nea con­ti­nua es­ta­ba pre­sen­te en los mu­chos ki­ló­me­tros de subida. La de ve­ces que la ha­bía subido a buen rit­mo ha­ce años. Me de­di­qué a ju­gar a tra­zar al mi­lí­me­tro y, por qué no, a con­tem­plar el pai­sa­je tam­bién. De he­cho, ese era el fin de mi via­je, per­der­me en un mon­te con la fa­mi­lia. La ca­be­za se eva­de y pien­sas que, allá don­de quie­ro ir, no exis­te otro me­dio de trans­por­te que me pue­da lle­var, sal­vo un co­che o una mo­to. Ni si­quie­ra esa bi­ci­cle­ta a la que ade­lan­ta­mos. Bi­ci­cle­ta que, si si­guió ha­cien­do eses mien­tras as­cen­día con una so­la mano en el ma­ni­llar y ha­bla­ba por el mó­vil, es po­si­ble que no lle­gue a nin­gún des­tino (qué co­sas hay que ver, de ver­dad). Me po­ne tris­te sa­ber que sin el mo­tor de com­bus­tión no po­dría lle­gar a lu­ga­res re­mo­tos y re­cón­di­tos co­mo és­te. Con co­ches de au­to­no­mía cer­ca­na a los 1.000 km sa­les sin nin­gu­na preo­cu­pa­ción de la gran ciu­dad, vas y vuel­ves, sin pen­sar en bus­car dón­de re­car­gar­lo de ener­gía, im­pro­vi­san­do, bus­can­do nue­vos lu­ga­res. Sé que a una par­te de la opi­nión pú­bli­ca que ha vi­vi­do con pa­sión el au­to­mó­vil, le in­va­de es­ta sen­sa­ción de que es esa li­ber­tad del au­to­mó­vil —y no so­lo los mo­to­res de com­bus­tión— la que tie­ne los días con­ta­dos. Lo sé por los co­rreos que es­toy re­ci­bien­do úl­ti­ma­men­te, que des­ti­lan sin de­cir­lo que to­do tiem­po pa­sa­do fue me­jor. Lo sé por al­guien co­mo Ar­tu­ro de Andrés, com­pa­ñe­ro y re­fe­ren­te du­ran­te años, que fi­nal­men­te se re­ti­ra de ha­cer prue­bas, de sus re­co­rri­dos mi­dien­do con­su­mos a la dé­ci­ma, de sus en­tre­te­ni­dos co­men­ta­rios lle­nos de años de vi­ci­si­tu­des y anéc­do­tas. Y en su des­pe­di­da por es­cri­to, se sien­te esa mis­ma sen­sa­ción, aque­lla que la mi­nis­tra Ri­be­ra qui­so des­per­tar. “The ga­me is over”. Lue­go, en­tras en el fon­do de los ar­tícu­los y, por su­pues­to que tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad. Co­mo el pe­tró­leo mis­mo. In­clu­so el pre­cio del cru­do po­dría pa­rar los mo­to­res, an­tes in­clu­so que las prohi­bi­cio­nes de las ciu­da­des. Exac­to, las ciu­da­des. Es ahí don­de an­ti­ci­pan de ma­ne­ra pre­ma­tu­ra la muer­te del mo­tor de com­bus­tión. Si en­tras a leer en los ar­tícu­los, ahí es­tá que en Fran­cia, Gran Bre­ta­ña y otros paí­ses desa­rro­lla­dos allá por 2040 se plan­tea la prohi­bi­ción. Eso sí, sin desa­rro­llar la ley, ni si­quie­ra en Aus­tria, que lo plan­tea pa­ra la vuel­ta de la es­qui­na. ¿2040? Vein­ti­dós años. Va­le, a eso se re­fie­re te­ner los días con­ta­dos. Mu­cho an­tes de eso, en 2030, va­ti­ci­nan que el sis­te­ma de pen­sio­nes es­ta­rá ago­ta­do y eso sí es im­por­tan­te pa­ra la es­truc­tu­ra so­cial: si hoy di­cen que exis­te la tec­no­lo­gía pa­ra emi­tir en uso real 35 mg/km de NOx (80 mg/km es el lí­mi­te le­gal), ¿qué no se po­drá con­se­guir en do­ce años has­ta 2030 o los 22 que fal­tan pa­ra 2040? Po­lí­ti­cos me­ti­dos a téc­ni­cos. Si has­ta lo nu­clear po­dría te­ner vi­gen­cia, aho­ra que el úl­ti­mo No­bel cree que con sus es­tu­dios del lá­ser los re­si­duos nu­clea­res se po­drían des­com­po­ner en me­ses en lu­gar de mi­llo­nes de años. En dos dé­ca­das hay tiem­po pa­ra que has­ta dos in­ven­tos equi­va­len­tes a lo que ha sig­ni­fi­ca­do el ipho­ne re­vo­lu­cio­nen nuestras vi­das y el au­to­mó­vil no se pa­rez­can a lo ima­gi­na­mos hoy. Pue­de que ya es­tén en mar­cha, di­cen que son la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y el co­che au­tó­no­mo. Hay opi­nio­nes pa­ra to­dos los gus­tos, co­mo la de un catedrático de au­to­mo­ción que sos­tie­ne en mo­do iró­ni­co que, des­de que in­ven­ta­mos el fue­go, la hu­ma­ni­dad no pa­ra­re­mos de que­mar to­do aque­llo que en­con­tre­mos útil que­mar. En­ton­ces pien­sas en los paí­ses en vías de desa­rro­llo, esos que se­rán los que ter­mi­nen de que­mar to­do el pe­tró­leo que­ma­ble (mien­tras que sea más ba­ra­to que la elec­tri­ci­dad, en aque­llos lu­ga­res de es­ca­sa in­fra­es­truc­tu­ra). Le­jos de la ciu­dad, en los pue­blos, creo que aún tie­ne mu­cho sen­ti­do el co­che con mo­tor de com­bus­tión. Allí, le­jos de la se­gu­ri­dad de la ci­vi­li­za­ción, ne­ce­si­tas tu pro­pia in­de­pen­den­cia y tu ma­ne­ra de mo­ver­te y car­gar y trans­por­tar. Allí ve­re­mos lle­gar hor­das de co­ches de se­gun­da mano to­da­vía mo­der­nos, hi­per­se­gu­ros, có­mo­dos, fá­ci­les, esos que la ciu­dad ha re­cha­za­do.

An­tes ha­brá que afron­tar có­mo re­sol­ve­mos las pen­sio­nes que la sus­ti­tu­ción del mo­tor de com­bus­tión, pe­ro se ha de­ci­di­do que la tran­si­ción al eléc­tri­co hay que for­zar­la ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.