W SE­RIES: CA­RRE­RAS QUE DIS­CRI­MI­NAN

Automovil - - CUPRA ATECA 2.0 TSI -

La dis­cri­mi­na­ción da­ña en dos sen­ti­dos. Es in­jus­ta pa­ra quien la su­fre y ma­la pa­ra quien la ejer­ce. Im­pe­dir que las per­so­nas, por cual­quier cau­sa, apro­ve­chen to­da su ca­pa­ci­dad es un per­jui­cio pa­ra to­da la so­cie­dad, in­clui­dos los que dis­cri­mi­nan. Du­ran­te prác­ti­ca­men­te to­da la his­to­ria las mu­je­res han si­do con­si­de­ra­das in­fe­rio­res in­te­lec­tual­men­te y no han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de re­ci­bir la mis­ma for­ma­ción que los hom­bres. Es de­cir, so­lo por eso he­mos des­per­di­cia­do la in­te­li­gen­cia de la mi­tad de la hu­ma­ni­dad. Dón­de es­ta­ría­mos si no hu­bie­ra si­do así. Qui­zá ten­dría­mos colonias en otros pla­ne­tas, los co­ches fun­cio­na­rían con fu­sión fría y ha­bría cu­ra pa­ra en­fer­me­da­des que hoy son mor­ta­les.

Mien­tras po­co a po­co, aun­que de­ma­sia­do des­pa­cio, va­mos eli­mi­nan­do la dis­cri­mi­na­ción ha­cia las mu­je­res, apa­re­ce un cam­peo­na­to fe­me­nino de mo­no­pla­zas: las W Se­ries, or­ga­ni­za­do por la em­pre­sa­ria Cat­he­ri­ne Bond Muir. Los de­por­tes del mo­tor son de los po­cos don­de mu­je­res y hom­bres pue­den com­pe­tir en igual­dad por­que la fuer­za o la en­ver­ga­du­ra no son de­ter­mi- nan­tes. Un cam­peo­na­to fe­me­nino es lo opues­to a esa igual­dad.

Así lo creen al­gu­nas de las mu­je­res que com­pi­ten en­tre hom­bres en las mi­mas con­di­cio­nes. Pip­pa Mann, que co­rre en Ind­yCar: “Quie­nes pa­tro­ci­nen ca­rre­ras pa­ra mu­je­res eli­gen se­gre­gar­las en vez de apo­yar­las. Un pa­só atrás his­tó­ri­co”. Sop­hia Floersch, pi­lo­to de F3: “Quie­ro com­pe­tir con­tra los me­jo­res. Com­pa­ré­mos­lo con la eco­no­mía ¿ne­ce­si­ta­mos di­rec­ción o con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción se­pa­ra­dos pa­ra mu­je­res? No. Ca­mino equi­vo­ca­do”. Charlie Mar­tin, tran­se­xual que co­rre en GT: “man­da el men­sa­je de que la se­gre­ga­ción es acep­ta­ble”. Su­sie Wolff, pi­lo­to del DTM y de re­ser­va en Wi­lliams: “En to­da mi tra­yec­to­ria he co­rri­do co­mo un pi­lo­to más ¿por qué de­be­ría in­tere­sar­me una ca­rre­ra don­de so­lo com­pi­to con­tra mu­je­res? Y Mi­chè­le Mou­ton: “las mu­je­res de­ben te­ner el mis­mo ma­te­rial que los de­más pa­ra de­mos­trar si eres bue­na o no”.

En­tre las ex­pli­ca­cio­nes que da la or­ga­ni­za­ción del cam­peo­na­to, al­gu­nas que ge­ne­ran du­das so­bre sus in­ten­cio­nes: “Las pi­lo­tos de las W Se­ries se­rán es­tre­llas mun­dia­les. Ca­da or­ga­ni­za­ción, ca­da com­pa­ñía, ca­da pa­tro­ci­na­dor que ayu­de a que las ga­na­do­ras y cam­peo­nas de las W Se­ries con­si­gan ese éxi­to po­drán ce­le­brar su par­te en él y pu­bli­ci­tar­lo con un re­co­no­ci­mien­to mun­dial per­ma­nen­te” ¿No les sue­na a que­rer sa­car di­ne­ro con dis­cri­mi­na­ción más que a lu­char con­tra ella?

En cier­to mo­do esa du­da tam­bién la tie­ne Lyn St. Ja­mes, pri­me­ra mu­jer en ga­nar el In­dia­na­po­lis 500 Roo­kie of The Year y crea­do­ra de Wo­men in the Win­ner’s Cir­cle, una ini­cia­ti­va sin áni­mo de lu­cro pa­ra pro­mo­cio­nar a mu­je­res en de­por­tes del mo­tor. Ade­más de de­cir que un cam­peo­na­to fe­me­nino “no es ne­ce­sa­rio”, aña­de: “Me gus­ta­ría sa­ber más so­bre las fuen­tes de fon­dos y la de­cla­ra­ción de ob­je­ti­vos pa­ra esos fon­dos”. Sin ha­cer jui­cios de in­ten­cio­nes, lo cier­to es que con­ver­tir en “es­tre­llas mun­dia­les” a las pi­lo­tos que com­pi­tan en la W Se­rie es qui­tar pro­ta­go­nis­mo a las que lo ha­cen en igual­dad con los hom­bres. Es de­cir, en cier­ta me­di­da, un cam­peo­na­to fe­me­nino per­ju­di­ca­rá a las pi­lo­tos que quie­ran com­pe­tir en igual­dad.

Hay más co­sas que chi­rrían so­bre las W Se­ries. En el ví­deo de pre­sen­ta­ción se ve a va­rias chi­cas an­dan­do por la ca­lle que aca­ban con un cas­co pues­to y, su­pues­ta­men­te, co­rrien­do. Se les ve los ojos a tra­vés de la vi­se­ra, con una ab­sur­da can­ti­dad de ma­qui­lla­je. Nin­gu­na de­por­tis­ta iría a una com­pe­ti­ción, sal­vo aque­llas don­de hom­bres y mu­je­res desem­pe­ñan “su pa­pel”, co­mo el pa­ti­na­je ar­tís­ti­co. Es de­cir, en lu­gar de evi­tar el es­te­reo­ti­po de lo fe­me­nino, lo ex­plo­tan.

Y en el ar­gu­men­ta­rio del cam­peo­na­to en­con­tra­mos in­con­gruen­cias co­mo: “En el nú­cleo del ADN de las W Se­ries es­tá la fir­me creen­cia de que la mu­je­res pue­den com­pe­tir en igual­dad con los hom­bres en de­por­tes del mo­tor. Sin em­bar­go, un cam­peo­na­to so­lo pa­ra mu­je­res es esen­cial pa­ra for­zar una ma­yor par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na”. Prác­ti­ca­men­te to­das las per­so­nas que com­pi­ten en de­por­tes del mo­tor son blan­cas ¿ha­bría que crear un cam­peo­na­to re­ser­va­do a per­so­nas ne­gras?

Un cam­peo­na­to fe­me­nino per­ju­di­ca a las mu­je­res que quie­ren co­rrer en igual­dad con los hom­bres.

MR. DARK Tes­ti­go anó­ni­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.