SU­ZU­KI JIMNY

EL ÚL­TI­MO GUE­RRE­RO

Automovil - - CALENTANDO MOTORES -

Pue­de ha­ber mil y una ma­ne­ras de re­no­var un co­che co­mo el Jimny, pe­ro tal co­mo lo ha he­cho Su­zu­ki, pro­ba­ble­men­te sea la fór­mu­la más acer­ta­da: co­mo siem­pre, pe­ro co­mo nun­ca. No, no es­pe­res un co­che con­ver­ti­do en SUV, sino un mi­ni to­do­te­rreno de san­gre au­tén­ti­ca, de esos que ape­nas que­dan en el mer­ca­do. El la­va­do de ca­ra es más que una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes: su es­té­ti­ca de gue­rre­ro de­ja bien cla­ro que es mu­cho más que un co­che sim­pá­ti­co. Cor­tos vo­la­di­zos, re­du­ci­das di­men­sio­nes, mí­ni­ma dis­tan­cia en­tre ejes; di­fí­cil no en­con­trar una es­ca­pa­to­ria con án­gu­los de ata­que de 37 gra­dos y 49 de sa­li­da, o al­tu­ra li­bre de 21 cm, 1 más que an­tes, ade­más de con­tar con ma­yo­res pro­tec­cio­nes. Y si la co­sa se com­pli­ca, to­ca ti­rar de otras cua­li­da­des y ha­bi­li­da­des off-road in­he­ren­tes a to­das sus ge­ne­ra­cio­nes. Un ba­jo pe­so, una efi­caz trac­ción to­tal con eje de­lan­te­ro co­nec­ta­ble (aho­ra vuel­ve al man­do me­cá­ni­co pa­ra su ac­cio­na­mien­to, eso sí, al­go du­ro) que es­tre­na ade­más di­fe­ren­cial de des­li­za­mien­to li­mi­ta­do pa­ra no se re­sis­ta pa­so al­guno siem­pre que ha­ya una rue­da en con­tac­to con el sue­lo y és­ta ten­ga la su­fi­cien­te mo­tri­ci­dad. Y si no fue­ra su­fi­cien­te, su re­duc­to­ra con una des­mul­ti­pi­ca­ción de 2,001:1 pro­por­cio­nan una ca­pa­ci­dad de es­ca­la­da bru­tal. Cla­ro que el Jimny si­gue es­con­dien­do un buen ar­se­nal de ar­mas ba­jo su sen­ci­lla cons­truc­ción, co­mo sus ejes rí­gi­dos que se adap­tan co­mo guan­te de se­da a las irre­gu­la­ri­da­des del te­rreno, más cuan­do cuen­ta con am­plios re­co­rri­dos de sus­pen­sión, o una ro­bus­tez de ro­ca. En el cam­po, sen­ci­lla­men­te, no hay na­da igual. Eso sí, ten­drás que per­do­nar­le una di­rec­ción len­ta que te exi­gi­rá ma­no­tear de­ma­sia­do, pe­ro que se­gu­ra­men­te sea así pa­ra que en ca­rre­te­ra las reac­cio­nes de un co­che tan es­tre­cho, cor­to y al­to no sean de­ma­sia­do vio­len­tas. El Jimny tie­ne aho­ra ma­yor ca­li­dad de amor­ti­gua­ción, al­go que si en uso off-road agra­de­ce­rás enor­me­men­te al no sen­tir­te ya so­bre un pe­que­ño sal­ta­mon­tes, en ca­rre­te­ra va­le su pe­so en oro. Co­mo sa­bes, no es un ro­da­dor na­to, pe­ro la evo­lu­ción en es­te sen­ti­do es ex­po­nen­cial. Cuen­ta con más y me­jo­res asis­ten­tes de se­gu­ri­dad, la ar­qui­tec­tu­ra tam­bién ha re­ci­bi­do re­fuer­zos y ocho nue­vos si­len­blocks pa­ra re­ci­bir la ca­rro­ce­ría que apor­tan un con­fort de mar­cha cla­ra­men­te su­pe­rior. Aun­que la di­rec­ción es ver­dad que no es el pa­ra­dig­ma de la pre­ci­sión, el Jimny se desen­vuel­ve con se­gu­ri­dad a “sus ve­lo­ci­da­des”. El mo­tor es nue­vo, un 1.5 de 102 CV, sin tur­bo y sin com­ple­jas in­yec­cio­nes, por­que el ma­yor lu­jo en un co­che así es la fia­bi­li­dad. Y aun­que no es muy po­ten­te, co­mo es­tá li­ga­do a un cam­bio de só­lo cin­co mar­chas, pe­ro de desa­rro­llos hí­per cor­tos, la es­pon­ta­nei­dad de reac­cio­nes es más que sa­tis­fac­to­ria y no se sien­te for­za­do a rit­mos le­ga­les de au­to­pis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.