YA TIE­NE LA “MA­NI­TA”

Automovil - - PORTADA - Tex­to: Juan Ig­na­cio Eguia­ra. Fo­tos: Ima­go.

EL QUIN­TO CAM­PEO­NA­TO DEL MUN­DO YA ES­TÁ EN PO­DER DE LE­WIS HA­MIL­TON. NI SI­QUIE­RA HA SUBIDO AL PO­DIUM, PE­RO MÉ­XI­CO SE RE­COR­DA­RÁ POR ES­TE HI­TO, CA­SI MÁS QUE POR EL DO­MI­NIO APLAS­TAN­TE DE RED BULL Y DE VERS­TAP­PEN EN ES­TE CO­LO­RI­DO Y ANI­MA­DO GRAN PRE­MIO QUE GA­NA POR SE­GUN­DA VEZ CON­SE­CU­TI­VA..

Es­ta­ba ca­si de­ci­di­do des­de ha­ce va­rios Gran­des Pre­mios, pe­ro siem­pre hay emoción en una ci­ta co­mo la me­xi­ca­na. Es un cir­cui­to atí­pi­co, tan­to por el ani­ma­do gra­de­río, co­mo por un tra­za­do don­de los neu­má­ti­cos si­guen dan­do sor­pre­sas a los equi­pos. Es­te año ha vuel­to a su­ce­der y na­die tu­vo cla­ro que go­mas usar y qué es­tra­te­gia uti­li­zar. De pen­sar to­dos que a una pa­ra­da po­dría re­sol­ver­se to­do, a te­ner que pen­sar en al­gún mo­men­to en ha­cer tres. La ver­dad es que so­lo Fe­rra­ri se pu­do per­mi­tir el lu­jo de ha­cer dos pa­ra­das. Su co­che y sus pi­lo­tos ges­tio­na­ron sus neu­má­ti­cos muy bien, lo que les lle­vó a al­can­zar la se­gun­da y ter­ce­ra po­si­ción fi­nal. Los Red Bull tam­bién hu­bie­ran po­di­do qui­zás ha­cer una pa­ra­da, pe­ro Vers­tap­pen nun­ca arries­gó y si­guió la tác­ti­ca a la de­fen­si­va por si le ha­cían un un­der­cut des­pués de que el ho­lan­dés se co­lo­ca­ra pri­me­ro en la sa­li­da.

Y es que Ric­ciar­do, que dio la sor­pre­sa ha­cien­do la po­le el sá­ba­do, reali­zó una ma­lí­si­ma sa­li­da. Vers­tap­pen se to­ma­ba así la ven­gan­za de la qua­lifyng, por­que per­dió por dos cen­té­si­mas la po­si­bi­li­dad de lo­grar su pri­me­ra po­le y ba­tir el ré­cord que tie­ne Vet­tel de ser el po­le­man más jo­ven de la his­to­ria. Pe­ro Ric­ciar­do, que es­tu­vo de ta­pa­do to­do el fin de se­ma­na fren­te a un Vers­tap­pen que do­mi­nó to­dos los en­tre­nos, sor­pren­dió a to­dos. Pe­ro con esa ma­la sa­li­da ya no te­nía op­cio­nes an­te un Vers­tap­pen que es el pi­lo­to más rá­pi­do en es­te cir­cui­to y con un Red Bull que se adap­ta a las mil ma­ra­vi­llas. No así el Mer­ce­des. Su­frie­ron to­do el fin de se­ma­na y en la ca­rre­ra no fue pa­ra me­nos. Ha­mil­ton fue el que más pa­de­ció los pro­ble­mas de grai­ning, por lo que tu­vo que ha­cer dos pa­ra­das en lu­gar de la más ren­ta­ble de una si las go­mas hu­bie­sen aguan­ta­do. In­clu­so su com­pa­ñe­ro Bot­tas tu­vo que en­trar una ter­ce­ra vez al fi­nal de la ca­rre­ra pa­ra ase­gu­rar su po­si­ción, apro­ve­chan­do que es­ta­ba en tie­rra de na­die.

Vet­tel te­nía que ga­nar si que­ría se­guir pre­sio­nan­do a Ha­mil­ton en ca­so de que tu­vie­ra pro­ble­mas. Pe­ro la reali­dad es que du­ran­te to­do el fin de se­ma­na los Red Bull pa­re­cían in­tra­ta­bles y las po­si­bi­li­da­des de vic­to­ria pa­ra el ale­mán se an­to­ja­ban le­ja­nas. Así que la ca­ra, que es el es­pe­jo del alma, de­no­ta­ba, in­clu­so an­tes de sa­lir a ca­rre­ra, que se des­pe­día de­fi­ni­ti­va­men­te del tí­tu­lo. To­do lo con­tra­rio que Ha­mil­ton que se mos­tra­ba muy tran­qui­lo y muy se­gu­ro que su quin­to cam­peo­na­to del mun­do de F1 es­ta­ba ca­si en el bol­si­llo. No ha­bría que es­pe­rar a nin­gu­na otra ca­rre­ra pa­ra ce­le­brar un acon­te­ci­mien­to que el co­lo­ca en el Olimpo de los me­jo­res pi­lo­tos de la his­to­ria. De­ja el pri­vi­le­gia­do pel­da­ño de los “4 Tí­tu­los” que com­par­tía con Se­bas­tian Vet­tel y Alain Prost, pa­ra su­bir al es­ca­lón de “los 5” que com­par­ti­rá con una le­yen­da co­mo es Juan Ma­nuel Fan­gio. El si­guien­te pa­so es más com­pli­ca­do, por­que ne­ce­si­ta de dos en­tor­cha­dos más y al­can­zar al mis­mí­si­mo Michael Schu­ma­cher, que po­see na­da me­nos que 7 Tí­tu­los.

Las dos úl­ti­mas prue­bas, le­jos de res­tar­le emoción, pa­re­ce que se acre­cen­ta­rá an­te el su­cu­len­to pre­mio que es ser Cam­peón de Cons­truc­to­res. Mer­ce­des aven­ta­ja a Fe­rra­ri en 55 pun­tos, una dis­tan­cia que pue­de ser re­mon­ta­da por los mo­no­pla­zas de Ma­ra­ne­llo con un po­co de suer­te. Los es­pa­ño­les fue­ron de los po­cos que aban­do­na­ron. Ade­más de Ric­ciar­do, que se ha­bía co­lo­ca­do se­gun­do des­pués del fias­co de la sa­li­da y, cuan­do es­ta­ba con­te­nien­do los en­vi­tes de Vet­tel, se le rom­pió el mo­tor. Una de­cep­ción más pa­ra el pi­lo­to aus­tra­liano que lle­va ya sie­te re­ti­ra­das en es­ta tem­po­ra­da. Alon­so tu­vo el pro­ble­ma en las pri­me­ras vuel­tas por la ma­la suer­te de que una pie­za de un ac­ci­den­te que pro­ta­go­ni­zó un For­ce In­dia se el me­tió en el ra­dia­dor. A Sainz le ocu­rrió que el mo­tor se le apa­gó de re­pen­te en la vuel­ta 28, cuan­do te­nía mu­chas po­si­bi­li­da­des de en­trar en los pun­tos. Es­pe­re­mos que la suer­te cam­bie pa­ra los es­pa­ño­les en las dos úl­ti­mas prue­bas en Bra­sil y Abu Dha­bi y se pue­dan des­pe­dir de sus res­pec­ti­vos equi­pos con un buen sa­bor de bo­ca.

ES­TA ES LA SE­GUN­DA VIC­TO­RIA DE VERS­TAP­PEN EN MÉ­XI­CO Y LA QUIN­TA DE SU CA­RRE­RA EN LA FÓR­MU­LA 1.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.