Ford Mus­tang Bu­llitt

INS­PI­RA­DO EN EL CO­CHE QUE STE­VE MCQUEEN CON­DU­JO EN LA PE­LÍ­CU­LA BU­LLITT EN 1968, APA­RE­CE UNA NUE­VA VER­SIÓN DEL MUS­TANG BU­LLITT. CONS­TRUI­DO EN SE­RIE LI­MI­TA­DA, APOR­TA UN ACA­BA­DO EX­CLU­SI­VO Y UN MO­TOR LI­GE­RA­MEN­TE PO­TEN­CIA­DO.

Automovil - - SUMARIO - Tex­to: Juan Co­llin.. Fo­tos: MPIB.

El mi­to del ci­ne re­apa­re­ce en ver­sión mo­der­na.

Co­mo sa­brán los más fie­les se­gui­do­res de es­te de­por­ti­vo, no es la pri­me­ra vez que Ford cons­tru­ye una ver­sión es­pe­cial Bu­llitt del Mus­tang. Con­cre­ta­men­te se tra­ta de la ter­ce­ra en­tre­ga, pe­ro es la pri­me­ra vez que se ofre­ce en el mer­ca­do eu­ro­peo. Al­go ló­gi­co por otra par­te, so­bre to­do si se tie­ne en cuen­ta que no ha si­do has­ta 2015, coin­ci­dien­do con la lle­ga­da del mo­de­lo de sex­ta ge­ne­ra­ción, cuan­do el mí­ti­co de­por­ti­vo ame­ri­cano co­men­za­ba a ven­der­se en Eu­ro­pa de for­ma ofi­cial; has­ta en­ton­ces las po­cas uni­da­des que lle­ga­ban eran de ma­nos de im­por­ta­do­res pa­ra­le­los. No es de ex­tra­ñar que des­de su apa­ri­ción el mi­to ame­ri­cano ha ob­te­ni­do un no­ta­ble éxi­to co­mer­cial en el Vie­jo Con­ti­nen­te, ha­bía mu­cha «ham­bre» de Mus­tang a es­te la­do del atlán­ti­co y tam­bién hay que te­ner en cuen­ta el ten­ta­dor pre­cio al que se ofre­ce.

De las uni­da­des que se ven­den en Eu­ro­pa sor­pren­de que ca­si el 80% sean de la ver­sión V8 y que de es­tas ca­si otro tan­to lo sea con ca­ja de cam­bios au­to­má­ti­ca. No ocu­rre lo mis­mo en Es­ta­dos Uni­dos, don­de el por­cen­ta­je de ven­tas se in­vier­te en fa­vor del cua­tro ci­lin­dros y ca­si el 90 % de las ven­tas son tam­bién con ca­ja au­to­má­ti­ca.

Cen­trán­do­nos en la nue­va ver­sión Bu­llitt, con­vie­ne apun­tar que es­tá ba­sa­da en la ca­rro­ce­ría GT con mo­tor V8 de cin­co li­tros, equi­pa­do en ex­clu­si­va con ca­ja ma­nual. Des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co el Bu­llitt apor­ta po­cas no­ve­da­des, la más des­ta­ca­ble es que el muscu­loso ocho ci­lin­dros desa­rro­lla pa­ra la oca­sión diez ca­ba­llos más gra­cias a la adop­ción de un nue­vo fil­tro de ai­re de ad­mi­sión di­rec­ta y con es­te mis­mo fin se ha re­to­ca­do la ma­ri­po­sa de ad­mi­sión, mien­tras que la ges­tión del mo­tor re­ci­be nue­vos ajus­tes. Se pa­sa así de 450 a 460 CV, man­te­nien­do el par má­xi­mo en 53,97 mkg. Es­ta ver­sión

Bu­llitt se ven­de en ex­clu­si­va con la ca­ja de cam­bios ma­nual de seis re­la­cio­nes, que es­tre­na pa­ra la oca­sión un efi­caz sis­te­ma que igua­la las re­vo­lu­cio­nes del mo­tor en re­duc­cio­nes, un dis­po­si­ti­vo muy útil que pró­xi­ma­men­te se em­plea­rá tam­bién en el res­to de las ver­sio­nes del Mus­tang con ca­ja ma­nual.

El nue­vo Bu­llitt es­tá pin­ta­do con el mis­mo co­lor ver­de que el co­che que con­du­cía Ste­ve McQueen en la mí­ti­ca pe­lí­cu­la de los años 60 y lo úni­co que cho­ca un po­co es que las pin­zas de freno se ha­yan pin­ta­do en ro­jo; en un co­che de cier­to ai­re re­tro, el ne­gro ma­te hu­bie­ra que­da­do mu­cho me­jor. A los que no les ter­mi­ne de con­ven­cer el ver­de os­cu­ro de la ca­rro­ce­ría, siem­pre po­drán op­tar por el ne­gro, que es la otra po­si­bi­li­dad que se ofre­ce pa­ra es­ta ver­sión, pe­ro se­gu­ro que se­rán muy po­cos los que se de­can­ten por esa po­si­bi­li­dad; un Mus­tang Bu­llitt, tie­ne que ser ver­de, sí o sí. Ex­te­rior­men­te es­ta ver­sión con tan­to gla­mour tam­bién se dis­tin­gue por los anagra­mas, ya que el lo­go­ti­po de Mus­tang ha des­apa­re­ci­do por com­ple­to y en su lu­gar apa­re­cen las si­glas Bu­llitt. Las llan­tas es­tán cla­ra­men­te ins­pi­ra­das en las del mo­de­lo ori­gi­nal, si bien es ver­dad que ni las di­men­sio­nes ni las me­di­das de los neu­má­ti­cos, cam­bian con res­pec­to a las de 19” op­cio­na­les. Lo que sí va­ría son las co­las de los es­ca­pes, aho­ra con un di­se­ño más lla­ma­ti­vo, si bien el sis­te­ma no cam­bia y con­ti­núa ofre­cien­do tres eta­pas so­no­ras.

El in­te­rior es­tá ta­pi­za­do en cue­ro ne­gro con el pes­pun­te en ver­de, co­mo en el mo­de­lo ori­gi­nal tam­bién se mon­ta un po­mo de la pa­lan­ca de cam­bios en blan­co na­ca­ra­do que re­mar­ca el ai­re re­tro de es­ta ver­sión. El ver­de tam­bién se em­plea en los pa­ne­les de puer­ta y lo mis­mo ocu­rre con la se­ri­gra­fía del cua­dro de ins­tru­men­tos, si bien es­te ofre­ce di­ver­sas con­fi­gu­ra­cio­nes. Se pue­den ob­ser­var al­gu­nas in­ser­cio­nes en alu­mi­nio ma­te en el sal­pi­ca­de­ro y la pla­ca nu­me­ra­da de la uni­dad en cues­tión. Co­mo de­cía­mos al prin­ci­pio, se tra­ta de una se­rie li­mi­ta­da, pe­ro no hay de­fi­ni­do un nú­me­ro de uni­da­des, de­pen­de­rá de la de­man­da y del tiem­po que se de­ci­da man­te­ner­lo en pro­duc­ción.

Di­ná­mi­ca­men­te los 10 CV ex­tras ape­nas apor­tan ven­ta­jas y prue­ba de ello es que se anun­cian las mis­mas pres­ta­cio­nes que en el GT de 450 CV; 4,6 se­gun­dos de 0 a 100 km/h y 263 km/h de ve­lo­ci­dad má­xi­ma. A pe­sar de sus enor­mes di­men­sio­nes, el Mus­tang sor­pren­de por su gran di­na­mis­mo. El mo­tor, ade­más de cau­ti­var por el so­ni­do que emi­ten los es­ca­pes, em­pu­ja siem­pre de for­ma muy con­sis­ten­te y se es­ti­ra sin pro­ble­mas por en­ci­ma de 7.200 rpm. Por su par­te el cam­bio ma­nual po­ne la guin­da pa­ra que su ma­ne­jo se con­vier­ta en un pla­cer, ya que si bien el tac­to es du­ro, re­sul­ta muy pre­ci­so, rá­pi­do y tie­ne unos re­co­rri­dos de pa­lan­ca muy cor­tos; las re­la­cio­nes son, no obs­tan­te, un tan­to lar­gas con el ob­je­ti­vo de re­du­cir un po­co la sed del V8 at­mos­fé­ri­co y aun así es di­fí­cil que ba­je de los 12 li­tros.

Con la amor­ti­gua­ción Di­na­mic Ri­de, que en es­ta ver­sión se si­gue ofre­cien­do en op­ción, el Mus­tang tie­ne un per­fec­to equi­li­brio en­tre con­fort y es­ta­bi­li­dad. Cuan­do se con­du­ce en ca­rre­te­ra pa­re­ce mu­cho más pe­que­ño de lo que es y de­mues­tra una sor­pren­den­te agi­li­dad. El tren de­lan­te­ro es muy pre­ci­so y rá­pi­do de reac­cio­nes, mien­tras que el tra­se­ro, si bien va muy su­je­to, pue­de per­der la com­pos­tu­ra a po­co que nos ex­ce­da­mos con el pe­dal del gas en las mar­chas más cor­tas; afor­tu­na­da­men­te reac­cio­na siem­pre con la su­fi­cien­te pro­gre­si­vi­dad y no­ble­za, in­clu­so si des­co­nec­ta­mos to­tal o par­cial­men­te las ayu­das a la con­duc­ción.

El Mus­tang Bu­llitt se po­ne a la ven­ta por 55.550 €, lo que su­po­ne un in­cre­men­to de 6.000 € con res­pec­to al GT V8. Es di­ne­ro, pe­ro no tan­to, si se tie­ne en cuen­ta que mon­ta tan­to los asien­tos ca­le­fac­ta­bles, co­mo el na­ve­ga­dor o el equi­po au­dio Sha­ker Pro, mien­tras que el GT V8 se ofre­cen en un pack que cues­ta al­go más de 3.000 €. Por su par­te, los irre­nun­cia­bles asien­tos Re­ca­ro y los amor­ti­gua­do­res Mag­ne­tic Ri­de, con­ti­núan sien­do op­cio­na­les. El co­che ya es­tá dis­po­ni­ble en los con­ce­sio­na­rios de la mar­ca y por lo que he­mos po­di­do sa­ber, las uni­da­des que nues­tro mer­ca­do tie­ne ad­ju­di­ca­das de aquí a fi­nal de año, es­tán ya prác­ti­ca­men­te ven­di­das.

ES­TA VER­SIÓN RE­PRE­SEN­TA UN PRE­CIO­SO GUI­ÑO AL PA­SA­DO

EN EL HA­BI­TÁCU­LO SE PUE­DE OB­SER­VAR LOS ASIEN­TOS TA­PI­ZA­DOS EN CUE­RO CON EL PES­PUN­TE EN VER­DE. DIS­PO­NE DE UNA PLA­CA NU­ME­RA­DA EN EL SAL­PI­CA­DE­RO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.