Vía rá­pi­da

Automovil - - SUMARIO -

Es evi­den­te que los po­lí­ti­cos que nos go­bier­nan tie­nen una pro­fun­da ani­mad­ver­sión por el au­to­mó­vil. El ejem­plo más cla­ro lo te­ne­mos en la ciu­dad de Ma­drid, don­de es­ta­mos ca­da vez más li­mi­ta­dos en el uso del vehícu­lo pri­va­do. Es fá­cil com­pro­bar que en los úl­ti­mos tiem­pos se ha re­du­ci­do el nú­me­ro de ca­rri­les de cir­cu­la­ción en mu­chas ca­lles, pe­ro la me­di­da más res­tric­ti­va es la pues­ta en mar­cha de lo que se ha ve­ni­do a lla­mar co­mo Ma­drid Cen­tral. Con es­ta ini­cia­ti­va se res­trin­ge la cir­cu­la­ción en la al­men­dra cen­tral de la ca­pi­tal a los vehícu­los que no ten­gan las eti­que­tas Ce­ro o Eco y se im­pi­de el pa­so a los que no ten­gan eti­que­ta me­dioam­bien­tal. Ahí no aca­ban las li­mi­ta­cio­nes, ya que tam­bién se ha re­du­ci­do la ve­lo­ci­dad má­xi­ma a unos ri­dícu­los 30 km/h en ca­lles de un so­lo ca­rril y por si es­to fue­ra po­co, da la sen­sa­ción que se es­tán pro­vo­can­do atas­cos de for­ma un tan­to in­ten­cio­na­da al im­pe­dir la cir­cu­la­ción du­ran­te me­ses por una se­rie de tú­ne­les de la ca­pi­tal, alu­dien­do a obras que mu­chas ve­ces no se lle­van a ca­bo.

La cru­za­da con­tra el au­to­mó­vil es­tá de mo­da en­tre los po­lí­ti­cos y ha­ce al­gu­nos me­ses a la mi­nis­tra de tran­si­ción eco­ló­gi­ca, Te­re­sa Ri­be­ra no se le ocu­rrió na­da me­jor que de­cla­rar que los co­ches dié­sel te­nían los días con­ta­dos. Por su­pues­to que los dié­sel tie­nen los días con­ta­dos, ella co­mo mi­nis­tra tam­bién y no­so­tros co­mo ha­bi­tan­tes de la tie­rra, pe­ro es­ta es una afir­ma­ción que un res­pon­sa­ble po­lí­ti­co de se­me­jan­te ni­vel no pue­de sol­tar a la li­ge­ra. Por­que con es­te ti­po de de­cla­ra­cio­nes se po­ne en pe­li­gro la es­ta­bi­li­dad de una in­dus­tria que re­pre­sen­ta al­go más del 10% de PIB en nues­tro país; una im­pru­den­cia en to­da re­gla que com­pro- me­te los pla­nes de pro­duc­ción de los fa­bri­can­tes, el stock de los con­ce­sio­na­rios y la in­dus­tria del au­to­mó­vil en ge­ne­ral. Ade­más de­mues­tra una in­cul­tu­ra au­to­mo­vi­lís­ti­ca ab­so­lu­ta, ya que si bien es ver­dad que ha­ce al­gu­nos años los co­ches die­sel eran muy con­ta­mi­nan­tes, en la ac­tua­li­dad no es así y prue­ba de ello es que son ya bas­tan­tes los au­to­mó­vi­les ali­men­ta­dos por ga­só­leo que han con­se­gui­do la eti­que­ta ECO, la mis­ma que los hí­bri­dos.

El aco­so y de­rri­bo que es­tá su­frien­do la in­dus­tria del au­to­mó­vil por par­te del Go­bierno no ter­mi­na ahí, ya que re­cien­te­men­te al eje­cu­ti­vo no ha te­ni­do otra ocu­rren­cia que anun­ciar que pre­ten­de prohi­bir la ven­ta de co­ches con mo­tor de com­bus­tión, in­clui­dos los hí­bri­dos pa­ra 2040 y su cir­cu­la­ción diez años des­pués. Es­to me re­cuer­da un po­co al «ge­nio» de Mi­guel Se­bas­tián, cuan­do con el an­te­rior go­bierno so­cia­lis­ta de Za­pa­te­ro, el por aquel en­ton­ces mi­nis­tro de in­dus­tria ase­gu­ra­ba que pa­ra 2014 ha­bría cir­cu­lan­do en nues­tro país 250.000 co­ches eléc­tri­cos y ape­nas se lle­ga­ron a 400. Es­tas afir­ma­cio­nes son de nue­vo una im­pru­den­cia por par­te de nues­tros ac­tua­les di­ri­gen­tes que, con tal de que­dar co­mo los más eco­lo­gis­tas del mun­do mun­dial, lanzan es­te ti­po de men­sa­jes, sin ni si­quie­ra ha­blar con el sec­tor y a sa­bien­das de que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble lle­var­las a ca­bo. Es más, el pro­pio Par­la­men­to Eu­ro­peo no apo­ya es­te ti­po de prohi­bi­cio­nes y su pro­pues­ta se cen­tra en re­du­cir las emi­sio­nes me­dian­te una es­tra­te­gia co­mún.

El ca­so es que una vez más la in­dus­tria del au­to­mó­vil se ha vis­to se­ria­men­te afec­ta­da por la im­pru­den­cia del Go­bierno, co­mo así lo de­mues­tra el fuer­te ba­jón que han ex­pe­ri­men­ta­do las ven­tas en los úl­ti­mos me­ses.

Aun­que es evi­den­te que el mun­do del au­to­mó­vil es­tá cam­bian­do a una ve­lo­ci­dad in­creí­ble y to­do pa­re­ce in­di­car que el co­che eléc­tri­co y so­bre to­do el de hi­dró­geno mar­ca­ran el fu­tu­ro, no des­car­te­mos que, con los avan­ces que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do en los úl­ti­mos tiem­pos los mo­to­res de com­bus­tión, a la lar­ga pue­dan ser in­clu­so me­nos con­ta­mi­nan­tes que el co­che eléc­tri­co, ya que el re­ci­cla­je de las ba­te­rías tam­po­co es un pro­ble­ma fá­cil de so­lu­cio­nar y al me­nos, de mo­men­to, la ma­yo­ría de la elec­tri­ci­dad que se pro­du­ce no pro­vie­ne de re­no­va­bles. Pa­ra ter­mi­nar, no nos po­de­mos ol­vi­dar de otro de nues­tros po­lí­ti­cos, el ac­tual Di­rec­tor Ge­ne­ral de Trá­fi­co, Pe­re Na­va­rro. Ina­se­qui­ble al des­alien­to, vuel­ve por sus fue­ros con las mis­mas po­lí­ti­cas ba­sa­das en la re­pre­sión que ya apli­có en el pa­sa­do. Su ima­gi­na­ción no da pa­ra más y de nue­vo vuel­ve a la car­ga con más ra­da­res, san­cio­nes más du­ras y re­duc­ción de los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad; si por él fue­ra, vol­ve­ría­mos al ca­rro de ca­ba­llos. Otras po­lí­ti­cas, co­mo pue­den ser las me­jo­ras en for­ma­ción de los con­duc­to­res, re­no­va­ción y pues­ta al día de las ca­rre­te­ras, se­ña­li­za­ción más efi­caz o in­cen­ti­vos pa­ra re­no­var uno de los par­ques au­to­mo­vi­lís­ti­cos más vie­jos de Eu­ro­pa, pa­re­cen no in­tere­sar a es­te se­ñor.

ªLa in­dus­tria del au­to­mó­vil es­tá su­frien­do una ope­ra­ción de aco­so y de­rri­bo por par­te de los po­lí­ti­cos y to­do ello sin pen­sar que se po­nen en jue­go mi­les de pues­tos de tra­ba­jo"

JUAN CO­LLÍN Test y téc­ni­ca jco­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.