La ca­ra os­cu­ra

Automovil - - SUMARIO -

Elon Musk (fun­da­dor de Tes­la, en­tre otras com­pa­ñías) cree fir­me­men­te que, en el fu­tu­ro, de­ja­re­mos de con­du­cir co­mo me­dio de trans­por­te. Se­gún él, te­ner un co­che “se­rá co­mo te­ner un ca­ba­llo. Real­men­te so­lo lo ha­rás por ra­zo­nes sen­ti­men­ta­les”. Es irre­le­van­te que Musk sea un ge­nio, un es­ta­fa­dor, las dos co­sas o nin­gu­na. Co­mo el ar­gu­men­to ad ho­mi­nem es una fa­la­cia, ser lo que sea no le qui­ta la ra­zón. Y, en esa vi­sión del fu­tu­ro, creo que la tie­ne. Se­gu­ra­men­te, lle­ga­rá el día en que na­die se des­pla­za­rá en co­che igual que hoy na­die lo ha­ce a ca­ba­llo, sal­vo por pla­cer. El que se lo en­cuen­tre cla­ro. A mí lo de ir mon­ta­do en al­go con vo­lun­tad pro­pia no me atrae en ab­so­lu­to.

Los sis­te­mas elec­tró­ni­cos del co­che ca­da vez son más com­ple­jos pe­ro, de mo­men­to, no de­jan de ser una pro­gra­ma­ción, no vo­lun­tad. Ve­re­mos qué pa­sa en el fu­tu­ro con la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial por­que, des­de que los co­ches es­tán li­ga­dos a la informática, tam­bién les afec­ta la lla­ma­da “Ley de Moo­re”: la ca­pa­ci­dad de los pro­ce­sa­do­res se du­pli­ca ca­da dos años. En ri­gor no es una ley, pe­ro el ca­so es que se vie­ne cum­plien­do des­de que Gor­don Moo­re lo ex­pu­so, en 1965.

En 1982, el pe­rio­dis­ta Mike Dood­son con­ta­ba que una de las cla­ves del cua­tro ci­lin­dros de BMW en Fór­mu­la 1 (con el que Nel­son Pi­quet se­ría el pri­mer cam­peón con un mo­tor tur­bo, el año si­guien­te) era un “ce­re­bro elec­tró­ni­co” que con­tro­la­ba la in­yec­ción y el en­cen­di­do. Ci­ta­ba en su ar­tícu­lo a un in­ge­nie­ro de BMW Mo­tors­port, Horst Rech, que de­cía del “mi­cro-pro­ce­sa­dor” de Bosch que “cuen­ta con tal can­ti­dad de po­si­bi­li­da­des que aún no he­mos con­se­gui­do co­no­cer­las to­das”. Real­men­te se tra­ta­ba de una ver­sión más desa­rro­lla­da del sis­te­ma Bosch Mo­tro­nic, que se mon­tó por pri­me­ra vez en el BMW 732i, en 1979. La elec­tró­ni­ca sor­pren­día in­clu­so a un in­ge­nie­ro de Fór­mu­la 1, aun­que la ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to y la me­mo­ria de aquel sis­te­ma de­bían ser me­no­res que las del man­do a dis­tan­cia de al­gún co­che de hoy.

An­tes in­clu­so del sis­te­ma Mo­tro­nic, Bosch ha­bía pues­to en el mer­ca­do un an­ti­blo­queo de fre­nos elec­tró­ni­co mul­ti­ca­nal (an­te­rior­men­te hu­bo va­rios sis­te­mas an­ti­blo­queo, pe­ro mu­cho me­nos efi­ca­ces y sin con­ti­nui­dad). Con él, el co­che po­día lle­var la con­tra­ria al con­duc­tor: aun­que pi­sa­ra a fon­do el pe­dal, el sis­te­ma re­du­cía la pre­sión. En 1986, con el con­trol de trac­ción ASR, se lle­gó aún más le­jos: el co­che por su cuen­ta po­día ge­ne­rar pre­sión y fre­nar las rue­das cuan­do el con­duc­tor no es­ta­ba to­can­do el freno.

He­mos lle­ga­do a to­do ti­po de sis­te­mas de ayu­da a la con­duc­ción, unos muy úti­les, otros no. Al­gu­nos son un pa­so in­ter­me­dio has­ta la con­duc­ción au­tó­no­ma y aho­ra pue­den ser más un es­tor­bo que otra co­sa. Le ten­go es­pe­cial ma­nía al pro­gra­ma­dor de ve­lo­ci­dad ac­ti­vo, que man­tie­ne una dis­tan­cia pro­gra­ma­da con el vehícu­lo pre­ce­den­te. Eso sig­ni­fi­ca que nues­tro co­che lo va con­du­cien­do el que va de­lan­te. Si es un buen con­duc­tor, que ha­ce la go­ma cuan­do hay trá­fi­co den­so pa­ra va­riar la ve­lo­ci­dad lo me­nos po­si­ble, per­fec­to. Si es un pi­sa­pe­da­les que ace­le­ra y fre­na siem­pre más de lo ne­ce­sa­rio, nues­tro co­che ha­rá lo mis­mo.

Va­mos más allá. En el nue­vo BMW Se­rie 3, BMW es­tre­na un “asis­ten­te di­gi­tal”, co­mo el de los te­lé­fo­nos lis­tos. Ade­más de que us­ted le pue­de po­ner el nom­bre que quie­ra (no Si­ri o Ale­xa) y que res­pon­de al len­gua­je na­tu­ral (“Ayr­ton, va­mos a ca­sa”), di­ce BMW que “in­clu­so pue­de pro­por­cio­nar una con­ver­sa­ción in­for­mal: “Ho­la BMW ¿cual es el sen­ti­do de la vi­da?”. Al pa­so que va­mos, un co­che aca­ba­rá sien­do la par­te del smartp­ho­ne que sir­ve pa­ra ir de un si­tio a otro. Lo di­go desapa­sio­na­da­men­te. No pre­ten­día que es­to fue­ra un llan­to de nos­tal­gia y mi­so­neís­mo. De he­cho, ten­go ga­nas de que lle­gue el día en que un co­che ven­ga a bus­car­me él so­lo y me lle­ve por ahí.

Pe­ro, nos gus­te o no, es­to se aca­ba. La pro­gre­sión que lle­va has­ta la de­sa­pa­ri­ción del co­che co­mo el me­dio de trans­por­te que co­no­ce­mos es geo­mé­tri­ca. A la luz de la afir­ma­ción de Elon Musk, por fin he en­ten­di­do al­go que di­jo Ferry Pors­che ha­ce ca­si me­dio si­glo: “el úl­ti­mo co­che que se fa­bri­ca­rá se­rá un de­por­ti­vo”.

An­tes o des­pués, el au­to­mó­vil de­ja­rá de ser un me­dio de trans­por­te per­so­nal. Co­mo di­ce Elon Musk ªse­rá co­mo te­ner un ca­ba­lloº.

MR. DARK Tes­ti­go anónimo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.