LA LE­YEN­DA DEL ROLLS-ROY­CE AVE­RIA­DO

Automovil - - LIBRO DE REVISIONES -

Un acau­da­la­do per­so­na­je y su chó­fer via­jan por una re­mo­ta ca­rre­te­ra en su Rolls-Roy­ce cuan­do el co­che se de­tie­ne ave­ria­do. Co­mo pue­den lla­man a la fá­bri­ca pi­dien­do ayu­da y en un sus­pi­ro se pre­sen­tan unos me­cá­ni­cos ve­ni­dos des­de le­jos. Los téc­ni­cos re­pa­ran el co­che a gran ve­lo­ci­dad y vuel­ven a des­apa­re­cer ha­cien­do co­mo si na­da hu­bie­ra su­ce­di­do. Du­ran­te ca­si un si­glo es­ta po­pu­lar his­to­ria se ha te­ni­do por le­yen­da, o co­mo mu­cho se atri­buía, sin más de­ta­lles, a un via­je que Rud­yard Ki­pling, el fa­mo­so au­tor de “El li­bro de la selva”, hi­zo por Fran­cia en 1932. In­clu­so en Rolls-Roy­ce nos di­je­ron que no ha­bía da­tos con­cre­tos que la res­pal­da­sen.

Pe­ro en és­te nú­me­ro de Au­to­mó­vil os cuen­to la his­to­ria de­trás de la le­yen­da y la ol­vi­da­da fuen­te de la que pro­ce­de: una car­ta que Ki­pling en­vió a su ami­go Clau­de John­son, ma­na­ger de Rolls-Roy­ce, y que fue pu­bli­ca­da en 1950 por G. R. N. Min­chin en su li­bro “Un­der my bon­net”.

Rud­yard y su fa­mi­lia iban a pa­sar la pri­ma­ve­ra de 1921 en el sur de Fran­cia. Tras un via­je en bar­co a Ar­gel, en la tar­de del 23 de mar­zo su chó­fer Tay­lor les re­co­ge­ría en Mar­se­lla con “La du­que­sa”, un Rolls-Roy­ce “Sil­ver Ghost” de 1913. Su plan era con­ti­nuar via­je has­ta Ni­za pe­ro “La du­que­sa” lle­gó bas­tan­te mal­tre­cha. La ma­la ru­ta des­de Avig­non “...ha­bía ro­to la ho­ja de una ba­lles­ta del tren de­lan­te­ro y ha­bía des­trui­do o per­di­do la co­la de es­ca­pe… ¿te ima­gi­nas la si­tua­ción?” Es­ta es la ines­pe­ra­da ave­ría.

El 24 por la ma­ña­na em­pren­die­ron via­je só­lo pa­ra com­pro­bar que no po­drían lle­gar a su des­tino: “[La du­que­sa] nos lle­vó has­ta Hyé­res; 2 h 45’ pa­ra 240 km de agu­je­ros dig­nos del in­fierno, ca­rre­te­ras per­fo­ra­das y raí­les de tren”. Ki­pling veía sus va­ca­cio­nes per­di­das: si en­via­ba el co­che a re­pa­rar a Ni­za tar­da­ría una se­ma­na en re­cu­pe­rar­lo, y no ha­bía pla­za li­bre pa­ra lle­gar en tren has­ta un mes des­pués. Rud­yard de­ci­dió pe­dir ayu­da, pe­ro tam­po­co eso iba a ser fá­cil.

“Re­cor­dé que te­néis una agen­cia en Ni­za. En es­te pun­to el con­ser­je, ar­ma­do con un lis­tín de an­tes de la Gue­rra me ase­gu­ró que no lo te­níais. No pu­de en­con­trar una di­rec­ción así que de­ses­pe­ra­do (des­pués de ma­tar al con­ser­je, co­mo apa­re­ce­rá en la fac­tu­ra) man­dé un te­le­gra­ma di­ri­gi­do a ‘Agen­cia Rolls-Roy­ce, Ni­za’ y si­mul­tá­nea­men­te a R.R. en Pa­rís pa­ra pe­dir la di­rec­ción de Ni­za, y me re­sig­né pa­ra lo peor ”. Era la no­che del 24 de mar­zo de 1921, Jue­ves San­to, y el es­cri­tor se mar­chó a dor­mir sin es­pe­ran­za de éxi­to. Esa es la pe­ti­ción de ayu­da.

A las 9:30 de la ma­ña­na del vier­nes lle­gó al ho­tel un te­le­gra­ma des­de Pa­rís con la di­rec­ción del ser­vi­cio téc­ni­co de Ni­za. Ki­pling or­de­nó en­ton­ces que re­pi­tie­sen su men­sa­je de la no­che an­te­rior pa­ra ase­gu­rar­se de que al­can­za­ba su des­tino. Pe­ro “La ofi­ci­na del ho­tel me de­vol­vió el te­le­gra­ma por­que pen­sa­ban que no que­rría vol­ver a enviarlo ya que ‘ellos’ ha­bían lle­ga­do”. Rud­yard pen­só que era otra bro­ma de mal gus­to del con­ser­je pe­ro en­ton­ces ba­jó al ga­ra­je…

“... era ver­dad. Par­sons, que so­lía es­tar en vues­tro ta­ller de Pa­rís, y un asis­ten­te ha­bían lle­ga­do en un ca­mion­ce­te de co­lor azul con una ba­lles­ta y un es­ca­pe de re­cam­bio. ‘La du­que­sa’ te­nía el fron­tal subido a unos ga­tos y a las 10:15 de la ma­ña­na el tra­ba­jo es­ta­ba ya muy ade­lan­ta­do”. La po­pu­lar his­to­ria de los me­cá­ni­cos sa­lien­do de la na­da pa­ra re­pa­rar el Rolls-Roy­ce es en­ton­ces cier­ta. “Ha­bían re­ci­bi­do mi te­le­gra­ma y a las 5 de la ma­ña­na ha­bían sa­li­do de Ni­za cuan­do los te­le­gra­fis­tas fran­ce­ses aún duer­men. Pa­ra mis ne­ce­si­ta­dos ojos pa­re­cían co­mo ha­das ves­ti­das con abri­gos de piel de ca­bra”.

Tam­bién, co­mo en la his­to­ria po­pu­lar, la ope­ra­ción fue rá­pi­da. “... lo te­nían to­do re­pa­ra­do y pro­ba­do a las 3 de la tar­de. En­ton­ces ple­ga­ron las alas azul cie­lo [de su ca­mión] y se des­va­ne­cie­ron ca­mino de Ni­za. Una am­bu­lan­cia de cam­pa­ña no ha­bría si­do más rá­pi­da que aquel cir­co am­bu­lan­te”

Me­nos de 24 ho­ras des­pués de en­viar un te­le­gra­ma sin di­rec­ción a un con­ce­sio­na­rio des­co­no­ci­do de otra ciu­dad, Ki­pling te­nía a “La du­que­sa” re­pa­ra­da pa­ra con­ti­nuar sus va­ca­cio­nes. Ese mis­mo día, el vier­nes 25 de mar­zo de 1921, es­cri­bió la car­ta de agra­de­ci­mien­to a John­son: “Y es pa­ra dar­te to­dos mis elo­gios que te es­cri­bo es­ta car­ta, to­da­vía aca­lo­ra­do y re­so­plan­do des­pués de mi res­ca­te. Li­te­ral­men­te no nos he­mos re­tra­sa­do ni un mi­nu­to; por­que igual­men­te des­pués del via­je Le Ha­vre - Hyé­res ‘La du­que­sa’ ne­ce­si­ta­ba un día de fies­ta”

A ve­ces la His­to­ria es la me­jor le­yen­da.

Me­nos de 24 ho­ras des­pués de en­viar un te­le­gra­ma sin di­rec­ción a un con­ce­sio­na­rio des­co­no­ci­do de otra ciu­dad, Ki­pling te­nía a ªLa du­que­saº re­pa­ra­da pa­ra con­ti­nuar sus va­ca­cio­nes

LUIS ORTEGO His­to­ria­dor del mun­do del au­to­mó­vil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.