PORS­CHE 911 CA­RRE­RA T

50 años des­pués del pri­mer 911 T, Pors­che lan­za es­ta ver­sión con­me­mo­ra­ti­va que se su­ma a la in­ter­mi­na­ble ga­ma 911, apor­tan­do, ade­más de un gran atrac­ti­vo a ni­vel téc­ni­co, una con­duc­ción de lo más equi­li­bra­da y pla­cen­te­ra.

Autopista - - ESTASEMANA - PA­BLO MA­LLO | pma­llo@mpib.es FO­TOS: AMS

Es­ta ver­sión con­me­mo­ra­ti­va apor­ta una con­duc­ción de lo más equi­li­bra­da y pla­cen­te­ra.

NIN­GÚN AU­TO­MÓ­VIL DE­POR­TI­VO cuenta con una ga­ma tan va­ria­da co­mo el 911. Y lo peor no es eso, sino lo di­fí­cil que pue­de ser de­can­tar­se por una ver­sión con­cre­ta. No es ra­ro que, por unos mo­ti­vos u otros, ya sean ra­cio­na­les o emo­cio­na­les, ca­da 911 que con­du­ces se con­vier­ta en tu nue­vo pre­fe­ri­do. La úni­ca so­lu­ción pa­sa por com­prar­se va­rios o, si es­to no es po­si­ble, al me­nos con­vie­ne te­ner un or­den de pre­fe­ren­cias es­ta­ble­ci­do pa­ra cuan­do lle­gue ese hi­po­té­ti­co mo­men­to per­fec­to, en el que al fin ga­nas la lo­te­ría. Pues bien, en esa “lis­ta de la com­pra”, sin du­da, de­be­ría ha­ber un hue­co pa­ra el Ca­rre­ra T.

A gran­des ras­gos, el T se ba­sa en el Ca­rre­ra nor­mal. Es­tá im­pul­sa­do por el mo­tor de ac­ce­so a la ga­ma, pe­ro lle­va de se­rie al­gu­nas de las me­jo­ras op­cio­na­les que cual­quier pu­ris­ta aña­di­ría a su 911, co­mo el sis­te­ma de es­ca­pe de­por­ti­vo o el pa­que­te Sport Ch­rono. Tam­bién mon­ta sus­pen­sión adap­ta­ti­va PASM, re­ba­ja­da 20 mi­lí­me­tros, y ofre­ce la po­si­bi­li­dad de aña­dir eje tra­se­ro di­rec­cio­nal (nues­tra uni­dad no lo lle­va­ba), dos ele­men­tos que no es­tán dis­po­ni­bles pa­ra el Ca­rre­ra con­ven­cio­nal. Con la in­ten­ción de re­ba­jar pe­so, la luna tra­se­ra —sin sis­te­ma de des­em­pa­ña­do— y las ven­ta­ni­llas tra­se­ras son más del­ga­das, la can­ti­dad de ma­te­rial fo­no­ab­sor­ben­te se ha re­du­ci­do y, sal­vo que lo so­li­ci­tes sin cos­te adi­cio­nal, no equi­pa asien­tos tra­se­ros ni sis­te­ma mul­ti­me­dia. Los ti­ra­do­res in­ter­nos de las puer­tas, de te­la, tam­bién sir­ven pa­ra lu­char con­tra la bás­cu­la, pe­ro so­bre to­do apor­tan un to­que muy ra­cing al ha­bi­tácu­lo. No fal­ta di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te (no exis­te es­ta po­si­bi­li­dad pa­ra el Ca­rre­ra) y, en el ca­so de la ver­sión ma­nual, que si­gue te­nien­do 7 mar­chas, los desa­rro­llos del cam­bio se han acor­ta­do. Es el cóc­tel idó­neo.

CON 370 CV BAS­TA. Le­jos de que­dar­se cor­to, el mo­tor es una au­tén­ti­ca go­za­da, tan­to por su so­ni­do, lleno de ma­ti­ces se­gún el ré­gi­men de gi­ro y el án­gu­lo del ace­le­ra­dor —so­bre to­do si he­mos pul­sa­do la te­cla del es­ca­pe de­por­ti- vo—, co­mo por la for­ma que tie­ne de en­tre­gar la po­ten­cia, con ca­rác­ter más que de so­bra, pe­ro muy do­si­fi­ca­ble y sin lle­gar a des­bor­dar­te. La so­bre­ali­men­ta­ción se sien­te tan na­tu­ral, dis­cre­ta y bien cal­cu­la­da que apenas co­bra pro­ta­go­nis­mo, sal­vo por el buen ren­di­mien­to que pro­por­cio­na en to­da la ban­da de uti­li­za­ción, in­clu­so en la zo­na al­ta, a pe­sar de no ser un pro­pul­sor pun­tia­gu­do co­mo el an­te­rior at­mos­fé­ri­co. No es ne­ce­sa­rio es­ti­rar tan­to las mar­chas pa­ra lo­grar rit­mos real­men­te ele­va­dos, por lo

que po­dría ser una gran com­bi­na­ción jun­to con el cam­bio ma­nual, aun­que nues­tra uni­dad es­ta­ba do­ta­da del so­bre­sa­lien­te PDK de do­ble em­bra­gue. A par­tir de 4.000 vuel­tas no hay nin­gún ti­po de re­tar­do en la res­pues­ta de sus dos tur­bos, una ca­rac­te­rís­ti­ca que no de­ja de sor­pren­der­nos y que con­vier­te al pe­dal de­re­cho en una au­tén­ti­ca he­rra­mien­ta de precisión en con­duc­ción de­por­ti­va, co­mo tam­bién lo son sus fre­nos, su cha­sis y su mi­li­mé­tri­ca di­rec­ción, que ya no “lee” la ca­rre­te­ra co­mo en an­te­rio- res ge­ne­ra­cio­nes, ni obli­ga a rea­li­zar fre­cuen­tes co­rrec­cio­nes, aun­que nos gus­ta­ría que fue­se al­go más in­for­ma­ti­va.

SA­TIS­FAC­CIÓN DI­NÁ­MI­CA. Al igual que en to­do 911, la pues­ta a pun­to es im­pe­ca­ble. Su ma­yor par­ti­cu­la­ri­dad téc­ni­ca, es de­cir el mo­tor co­lo­ca­do por de­trás del eje tra­se­ro, es­tá más que do­mi­na­da con el pa­so de los años y, en lu­gar de ser un in­con­ve­nien­te, se ha con­ver­ti­do en una ven­ta­ja pa­ra me­jo­rar la trac­ción y la fre­na­da, que in­clu­so con el sue­lo mo­ja­do, que es co­mo es­tu­vo du­ran­te to­da la se­ma­na que tu­vi­mos el co­che, re­sul­tan más que no­ta­bles (el bri­llan­te con­trol de trac­ción tam­bién ha­ce lo su­yo). Las ayu­das elec­tró­ni­cas, ca­da vez más re­fi­na­das y con más fun­cio­nes, se con­vier­ten en un alia­do a la ho­ra de sa­car el má­xi­mo par­ti­do del bas­ti­dor, con­si­guien­do que sea más in­ci­si­vo y mi­ti­gan­do po­si­bles iner­cias. Eso sí, el con­trol de es­ta­bi­li­dad no es tan per­mi­si­vo co­mo lo re­cor­dá­ba­mos, ni si­quie­ra en el mo­do Sport+, aun­que apenas in­ter­fie­re con la con­duc­ción si lo que se bus­ca es efi­ca­cia. En cuan­to a los sin­gu­la­res mo­vi­mien­tos de ca­rro­ce­ría que pue­de oca­sio­nar es­ta dis­po­si­ción me­cá-

AUN­QUE EL PDK ES PO­SI­BLE­MEN­TE EL ME­JOR CAM­BIO DE DO­BLE EM­BRA­GUE, A ES­TA VER­SIÓN DEL 911 LE IRÍA BIEN EL MA­NUAL

ni­ca al cir­cu­lar so­bre as­fal­tos irre­gu­la­res, prác­ti­ca­men­te se eli­mi­nan al se­lec­cio­nar los mo­dos Sport o Sport+, que en­du­re­cen los amor­ti­gua­do­res sin sa­cri­fi­car de­ma­sia­do con­fort. Res­pec­to a otros 911 an­te­rio­res, se sien­te un ma­yor aplo­mo del tren de­lan­te­ro, tan­to al ins­cri­bir­se en los gi­ros co­mo al ace­le­rar en apo­yo, pues se des­car­ga me­nos y abre muy po­co su tra­yec­to­ria al dar gas en ple­na cur­va, por lo que ya no se ha­ce tan ne­ce­sa­rio ni en­trar fre­nan­do has­ta el vér­ti­ce, ni redondear li­ge­ra­men­te el gi­ro con el des­li­za­mien­to con­tro­la­do del tren tra­se­ro pa­ra lo­grar la má­xi­ma ve­lo­ci­dad de pa­so por cur­va. De for­ma pa­ra­le­la, en ca­so de pro­vo­car­lo a ba­se de ace­le­ra­dor, el so­bre­vi­ra­je vie­ne pre­ce­di­do de una mí­ni­ma de­ri­va del tren de­lan­te­ro a mo­do de avi­so. El equi­li­brio es la no­ta dominante de es­ta ver­sión que, sea cual sea el ti­po de uti­li­za­ción que le quie­ras dar, se adap­ta co­mo un guan­te y de ma­ne­ra ma­gis­tral. In­clu­so si se tra­ta de des­pla­za­mien­tos co­ti­dia­nos ro­dea­dos de trá­fi­co, el con­fort y el re­fi­na­mien­to del mo­tor y del cam­bio lo con­vier­ten en to­do un pla­cer.

La cues­tión es, ¿me­re­ce la pe­na pa­gar 15.000 eu­ros adi­cio­na­les res­pec­to a un Ca­rre­ra? Y aquí vie­ne la ex­pli­ca­ción ra­cio­nal: si su­ma­mos el pre­cio de to­dos los equi­pa­mien­tos aña­di­dos de se­rie en el Ca­rre­ra T ( pa­que­te Sport Ch­rono, re­tro­vi­so­res Sport De­sign, sis­te­ma de es­ca­pe de­por­ti­vo, sus­pen­sión PASM, au­to­blo­can­te, vo­lan­te de­por­ti­vo, llan­tas de 20 pul­ga­das, etc.), que en Pors­che no son pre­ci­sa­men­te ba­ra­tos, la di­fe­ren­cia de pre­cio se re­du­ci­ría a apro­xi­ma­da­men­te 5.000 €, ci­fra que, si no se amor­ti­za­se con un va­lor de re­ven­ta pre­vi­si­ble­men­te su­pe­rior, a buen se­gu­ro lo ha­rá por me­dio de un dis­fru­te al vo­lan­te mu­cho ma­yor.

VO­LAN­TE DE­POR­TI­VO El man­do gi­ra­to­rio cam­bia el mo­do de con­duc­ción. El vo­lan­te de­por­ti­vo es de se­rie.

DE TE­LA PA­RA AHO­RRAR PE­SO Los ti­ra­do­res de las puer­tas se pue­den per­so­na­li­zar en di­fe­ren­tes co­lo­res.

GUAR­DAN­DO LA COM­POS­TU­RA La ca­pa­ci­dad de trac­ción es in­clu­so me­jor que la fre­na­da. Con ca­da nue­va cur­va te dan ga­nas de reace­le­rar un po­co an­tes, po­nien­do a prue­ba el au­to­blo­can­te. Los 20 mm de al­tu­ra re­ba­ja­da le apor­tan efi­ca­cia y precisión, aun­que...

TA­PI­CE­RÍA SPORT-TEX Es es­pe­cí­fi­ca de es­ta ver­sión. El ajus­te en al­tu­ra y del res­pal­do es eléc­tri­co. Hay ba­quets en op­ción. CA­RÁC­TER PRO­PIO Los es­ca­pes cen­tra­les pin­ta­dos en ne­gro, los lo­go­ti­pos la­te­ra­les y las llan­tas en co­lor gris ti­ta­nio dis­tin­guen a...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.