Ric­ciar­do, siem­pre al ace­cho

Autopista - - CAMPEONATO DEL MUNDO DE F1: CHINA -

Lo que pa­re­cía un pa­seo pa­ra Vet­tel se con­vir­tió en un infierno or­ques­ta­do, sin que­rer, por los equi­pos Red Bull. Pri­me­ro los dos mo­no­pla­zas de To­ro Ros­so, con Gasly en plan Vers­tap­pen lle­ván­do­se por de­lan­te a su com­pa­ñe­ro de equi­po. La pis­ta se que­dó lle­na de tro­zos de am­bos mo­no­pla­zas, y los co­mi­sa­rios chi­nos, co­mo si al­guien les di­je­ra que no ha­bía pri­sa, lim­pia­ron la pis­ta tras va­rias vuel­tas sin mo­ver­se y ya con el co­che de se­gu­ri­dad ro­dan­do len­ta­men­te y agru­pan­do el pe­lo­tón. Era co­mo si la pre­mi­sa fue­se que ha­bía que ter­mi­nar la pro­ce­sión en que se ha­bía con­ver­ti­do la ca­rre­ra. A Fernando le vino mal el co­che de se­gu­ri­dad, ha­bía en­tra­do en bo­xes dos vuel­tas an­tes, pe­ro la ca­rre­ra se re­vol­vió de una ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar en su se­gun­da par­te. Vers­tap­pen es­tá des­qui­cia­do, ve que pa­sa el tiem­po y no con­cre­ta sus cua­li­da­des con re­sul­ta­dos, y Ric­ciar­do le ga­na la par­ti­da y le do­bla en pun­tos. Su agre­si­vi­dad de Ba­réin au­men­tó y has­ta Hel­mut Mar­ko le echó la char­la des­pués de la ca­rre­ra. Vet­tel, que pa­re­cía te­ner las co­sas con­tro­la­das an­tes del co­che de se­gu­ri­dad, se vio en un lío, y pa­ra col­mo Ma­xVers­tap­pen se lo lle­vó por de­lan­te al fi­nal de la rec­ta. Ha­mil­ton, cu­yos neu­má­ti­cos no rin­die­ron co­mo po­dían es­pe­rar, sal­vó los mue­bles y es­tá ca­si co­mo el año pa­sa­do tras tres ca­rre­ras, a 9 pun­tos del lí­der, por lo que la de­ba­cle de Mer­ce­des fue me­nos de lo que po­día ha­ber si­do.

Jo­sé Ma­ría Ru­bio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.