MAZ­DA CX-3 EN LAS IS­LAS LOFOTEN

En­ci­ma del Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co se es­con­de un reino in­su­lar, es­ca­bro­so, ac­ci­den­ta­do e im­pre­sio­nan­te­men­te her­mo­so. In­clu­so los vi­kin­gos lo lla­ma­ron pa­raí­so. Ele­gi­mos los días más so­li­ta­rios pa­ra cap­tu­rar su ma­gia. Y con un per­fec­to com­pa­ñe­ro, el Maz­da CX-3

Autopista - - ESTASEMANA - DA­NI HEYNE | au­to­pis­ta@mpib.es FO­TOS: DA­NI HEYNE

Re­co­rre­mos un reino in­su­lar es­ca­bro­so y be­llo.

EL FERRY AVAN­ZA SI­LEN­CIO­SO A tra­vés de la jo­ven no­che. Las sua­ves olas no afec­tan la tra­yec­to­ria del bar­co y su grue­so cas­co, que se mue­ve có­mo­da­men­te a tra­vés de la bahía en di­rec­ción a Vestfjord, co­mo una gran cu­ña que se des­li­za en­tre la par­te con­ti­nen­tal de No­rue­ga y el Reino de los Dio­ses.

El Reino de los Dio­ses es la so­no­ra de­no­mi­na­ción que le pu­sie­ron los vi­kin­gos a Vestfjord, es­ta is­la lo­ca­li­za­da so­bre el Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co. Un lu­gar al que la na­tu­ra­le­za ha do­ta­do de cien­tos de mon­ta­ñas es­car­pa­das e irrea­les pla­yas sal­va­jes de di­fí­cil acceso. Al con­du­cir por ella, de­trás de ca­da cur­va, el vi­si­tan­te vuel­ve a res­pi­rar.

El ar­chi­pié­la­go don­de se en­cuen­tra se co­no­ce des­de ha­ce mu­cho tiem­po con el nom­bre de Lofoten, un des­tino de en­sue­ño en el nor­te. La re­vis­ta "Na­tio­nal Geo­grap­hics" la cla­si­fi­ca en­tre los tres ar­chi­pié­la­gos más be­llos del mun­do. En ve­rano, Lofoten atrae a mu­chos visitantes con sus días sin fin, sus pla­yas de are­na blan­ca y sus tem­pe­ra­tu­ras sua­ves.

¿PE­RO CÓ­MO ES EN IN­VIERNO? “El in­vierno re­sul­ta frío, tor­men­to­so y os­cu­ro” su­su­rró el guar­dia de la cu­bier­ta del trans­bor­da­dor, "sin ca­fé fuer­te, ca­si no se pue­de so­bre­vi­vir", aña­de rien­do, mien­tras com­prue­ba la po­lea de su­je­ción del Maz­da CX-3. Con neu­má­ti­cos de in­vierno pe­ro sin cla­vos, abor­da­mos la is­la más al sur de Lofoten, Mos­ke­ne­søy. Y aun­que aún que­da mu­cho pa­ra que el re­loj mar­que las 20h, so­bre el Maz­da CX-3 co­mien­zan a brillar las pri­me­ras es­tre­llas. La vis­ta nos per­mi­te in­clu­so re­co­no­cer la som­bra de las mon­ta­ñas de los al­re­de­do­res, que se ele­van en las in­me­dia­cio­nes per­fi­lán­do­se co­mo los ras­ca­cie­los de Man­hat­tan en ple­na ur­be. Y per­mi­te ha­cer­nos una idea de lo enor­mes que de­ben re­sul­tar cuan­do les lle­gue al­go de luz y nos per­mi­ta ob­ser­var to­das sus di­men­sio­nes, com­pro­ban­do có­mo la fuer­za del frío Atlán­ti­co ha mo­de­la­do las gi­gan­tes­cas ro­cas. Es sor­pren­den­te que ha­ya gente que ha en­con­tra­do aquí su si­tio pa­ra es­ta­ble­cer­se.

EX­PE­RIEN­CIA RE­LA­JAN­TE: EN LOS ME­SES DE IN­VIERNO ES­TÁS CA­SI SO­LO EN EL LOFOTEN

Ha­ce unos 6.000 años lle­ga­ron los pri­me­ros ha­bi­tan­tes, es­pe­cial­men­te pa­ra pes­car en los pro­fun­dos fior­dos. Lo que de­bió cumplir sus ex­pec­ta­ti­vas da­do que se es­ta­ble­cie­ron en la zo­na pa­ra for­mar una po­bla­ción que se vol­vió se­den­ta­ria. Has­ta la fe­cha, el ne­go­cio de la vi­da ma­ri­na es una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de in­gre­sos. Só­lo el tu­ris­mo lo ha su­pe­ra­do co­mo prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos.

El ama­ne­cer se to­ma su tiem­po. No se ha­ce to­tal­men­te de día an­tes de las 10:25h se­gún el in­for­me me­teo­ro­ló­gi­co. No­so­tros des­per­ta­mos al CX-3 po­co des­pués de las sie­te y me­dia, pa­ra co­ger las pri­me­ras lu­ces ya circulando por las es­tre­chas ca­rre­te­ras -y pa­ra mar­car­nos un pun­to exac­to de par­ti­da pa­ra es­te via­je-. Aun­que la ca­rre­te­ra es­tá as­fal­ta­da, és­ta ser­pen­tea ca­da vez más en­tre es­té­ri­les ro­cas que se li­be­ran a cá­ma­ra len­ta de la os­cu­ri­dad. Algunas to­da­vía es­tán en­vuel­tas en nu­bes, mien­tras otras se per­fi­lan ya so­bre el cie­lo azul. A sus pies se ob­ser­van vie­jas ca­sas de ma­de­ra ro­ja jun­to al agua, mien­tras la nie­ve cu­bre los bor­des de la ca­rre­te­ra, lle­nan­do el as­fal­to de zo­nas he­la­das. ¿El Maz­da? Gracias a la trac­ción a las cua­tro rue­das se des­li­za fá­cil­men­te en es­te mar­co –una ven­ta­ja fun­cio­nal que ha­rá nues­tro via­je en­tre­te­ni­do y re­la­ja­do en lo po­si­ble-. No es uno de esos SUV com­pac­tos con so­bre­pe­so. Su ba­se es el li­ge­ro Maz­da 2, do­ta­do del mo­tor 1.6 Die­sel de 105 CV, que re­sul­ta su­fi­cien­te pa­ra dis­po­ner siem­pre de una bue­na res­pues­ta y pres­ta­cio­nes. Aun­que mo­ver­nos muy de­pri­sa no es­tá en el nues­tro plan de ru­ta. El CX-3 ha en­con­tra­do el pun­to de par­ti­da de su via­je por ca­rre­te­ra: la ciu-

dad más me­ri­dio­nal de Lofoten. Su nom­bre es Å. Des­de aquí con­du­ci­re­mos el Maz­da so­lo ha­cia el nor­te, pa­ra ma­ra­vi­llar­nos con la más be­lla de las 81 is­las de Lofoten. Al mis­mo tiem­po, las pri­me­ras nu­bes se vuel­ven ro­sas y se pro­du­ce una ima­gen que se su­po­ne que nos acom­pa­ña­rá en los pró­xi­mos días: mon­ta­ñas ári­das e irre­gu­la­res a un la­do de la ca­rre­te­ra y el mar agi­ta­do al otro.

SUA­VE Y SU­GES­TI­VA LUZ. ¿Có­mo (so­bre) vi­ves aquí? És­ta es la pre­gun­ta que le ha­ce­mos a Ka­ri, guía tu­rís­ti­ca en ve­rano y que acom­pa­ña a los visitantes en el bar­co y ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas (Stan­dup-Padd­le-Boards). Nos di­ce: "Es muy di­ver­ti­do pa­ra jó­ve­nes y ma­yo­res, don­de pue­des ab­sor­ber la ma­gia de los fior­dos. Aquí te­ne­mos más que su­fi­cien­te”. En in­vierno, es­ta mu­jer ru­bia prefiere mu­dar­se a áreas más cá­li­das. "Ne­ce­si­to luz y sol. Y en in­vierno, en Lofoten, no en­cuen­tras nin­guno de los dos in­gre­dien­tes", ex­pli­ca mien­tras gui­ña un ojo, sa­bien­do que los días en ve­rano son in­fi­ni­tos. Al­go que no ocu­rre en in­vierno. Es la luz te­nue de los días fríos la que nos atra­pa ba­jo su he­chi­zo. El sol ge­ne­ral­men­te aso­ma en el ho­ri­zon­te al­re­de­dor de las diez de la ma­ña­na, y lue­go man­te­nién­do­se a es­ta al­tu­ra ca­mi­na ha­cia el oes­te, don­de aca­ba di­cien­do adiós en torno a las 16h ba­jo un be­llo cie­lo pin­ta­do de co­lo­res ro­sa­dos y ro­jos. Du­ran­te el día la pa­ra­di­sía­ca is­la se inun­da con una sua­ve y te­nue luz.

"A es­tos claros días de in­vierno, ge­ne­ral­men­te les si­guen no­ches en las que se pue­de ver la au­ro­ra bo­real bai­lan­do en el cie­lo", pro­me­te Ka­ri. Ella nos de­ja en­trar en su con­te­ne­dor, que ha adap­ta­do, re­cons­trui­do y amue­bla­do pa­ra po­der ha­bi­tar­se y que re­sul­te con­for­ta­ble. Y lo más des­ta­ca­do no es la ca­le­fac­ción por sue­lo ra­dian­te, sino la vis­ta que ofre­ce en su ex­te­rior. Una de las dos pa­re­des más lar­gas la ha sus­ti­tui­do por una su­per­fi­cie en­te­ra de cris­tal, por lo que des­de ca­da es­qui­na del pe­que­ño des­ván pue­den ob­ser­var­se las ma­ra­vi­llo­sas vis­tas de la le­ja­na bahía y la ca­de­na mon­ta­ño­sa que en­cum­bra el ho­ri­zon­te.

CUAN­DO EL CIE­LO RESPLANDECE. Po­co an­tes de la me­dia­no­che es el mo­men­to de se­guir. En el cie­lo apa­re­cen for­ma­cio­nes de nu­bes ver­des alar­ga­das, pe­ro que en reali­dad no son tal. Rá­pi­da­men­te cam­bian su for­ma, to­man­do alar­ga­das for­mas que se agi­tan li­ge­ra­men­te con el vien­to. És­tas son lo que cien­tí­fi­ca­men­te se de­no­mi­nan au­ro­ras bo­rea­les. Du­ran­te la si­guien­te me­dia ho­ra, má­gi­ca­men­te ilu­mi­nan el cie­lo, cris­pan­do y par­pa­dean­do en ver­des y ro­sa­dos to­nos silvestres por en­ci­ma del te­cho del Maz­da. No po­de­mos creer la suerte de esa ma­ña­na al po­der ob­ser­var es­te ma­ra­vi­llo­so fe­nó­meno na­tu­ral. No sa­be­mos si se re­pe­ti­rá más ve­ces du­ran­te nues­tro via­je. Las de­sier­tas Lofoten, con so­lo 23.000 ha­bi­tan­tes, son un lu­gar ideal pa­ra ob­ser­var la au­ro­ra bo­real, es­pe­cial­men­te en in­vierno.

"Pe­ro tam­bién exis­ten en ve­rano", di­ce Olé, que tra­ba­ja co­mo ta­xis­ta en las is­las. "Fue el pa­sa­do sep­tiem­bre cuan­do vi las me­jo­res au­ro­ras bo­rea­les que ha­bía dis­fru­ta­do nun­ca", di­ce con or­gu­llo. Lue­go nos ex­pli­ca por qué hay tan­tas cabañas en las is­las. "Ca­si to­das las familias tie­nen una pa­ra su re­ti­ro... Aho­ra, en es­ta zo­na, te­ne­mos que re­du­cir la ve­lo­ci­dad”. El tu­ris­mo se ha in­cre­men­ta­do mu­chí­si­mo. Ha­ce 20 años ra­ra­men­te al­guien se ha­bría per­di­do en es­te des­tino y ha­bría lle­ga­do Lofoten. Cuan­do nos es­cu­cha que va­mos a di­ri­gir­nos a Trom­sø, se ale­gra de oír­lo: "En­ton­ces dis­fru­ta­réis de to­do el es­plen­dor de la is­la del nor­te de No­rue­ga". Tie­ne ra­zón. Por­que la gente nor­mal­men­te so­lo co­no­ce la par­te sud­oes­te del enor­me ar­chi­pié­la­go de Lofoten. Ha­cia el nor­te lle­ga­re­mos a las re­gio­nes de Ves­te­rå­len, Hars­tad y North Troms que, aun­que no son tan po­pu­la­res tu­rís­ti­ca­men­te, la na­tu­ra­le­za tam­bién les ha do­ta­do de una gran be­lle­za.

Y los visitantes no de­ben ol­vi­dar de Nar­vik, un lu­gar es­pec­ta­cu­lar don­de vi­mos un ca­cha­lo­te gi­gan­te sa­lir a res­pi­rar mien­tras nos mo­vía­mos so­bre una mo­to de nie­ve en esa zo­na a tra­vés de una pis­ta pa­ra lle­gar a Trom­sø. Allí lle­ga­mos has­ta un bar de hie­lo don­de nos ser­vían la be­bi­da en va­sos de hie­lo. Por su­pues­to, to­do for­ma par­te del en­can­ta­dor Reino de los Dio­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.