FE­RRA­RI 812 VS LAM­BORG­HI­NI AVEN­TA­DOR

Dos pro­ta­go­nis­tas mo­vi­dos por mo­to­res de do­ce ci­lin­dros y dos días pa­ra pro­bar­los en un es­ce­na­rio tan es­pe­cial y úni­co co­mo St. Mo­ritz. Ho­nes­ta­men­te, ha ha­bi­do días de tra­ba­jo mu­cho más duros.

Autopista - - ESTASEMANA - STE­FAN HELMREICH | au­to­pis­ta@mpib.es FO­TOS: R. GARGOLOV

ES­TÁ­BA­MOS AN­SIO­SOS POR LA pla­ni­fi­ca­ción de es­ta prue­ba. El re­to era afron­tar la com­pa­ra­ti­va sin de­jar­nos em­bria­gar por nues­tros apa­sio­nan­tes pro­ta­go­nis­tas, y lo­grar una dis­tan­cia emo­cio­nal que nos per­mi­tie­ra ana­li­zar­los con la ob­je­ti­vi­dad y juicio ne­ce­sa­rio.

Atra­ve­sa­mos el Ju­lier Pass pa­ra lle­gar a la la­gu­na nor­te del gla­mu­ro­so re­ti­ro de in­vierno sui­zo de St. Mo­ritz. Un ma­ra­vi­llo­so pai­sa­je se abría an­te no­so­tros. El cie­lo sin nu­bes, las fuer­tes pen­dien­tes a iz­quier­da y de­re­cha ta­pa­das por un grue­so man­to blan­co, las cum­bres per­fi­lán­do­se con­tra el ho­ri­zon­te co­mo en una pe­lí­cu­la y, en el me­dio, en la ca­rre­te­ra que ser­pen­tea a tra­vés de es­ta su­ce­sión de imá­ge­nes, dos do­ce ci­lin­dros de san­gre ca­lien­te, que ni si­quie­ra la es­car­cha más du­ra pue­de de­jar fríos.

Uno, la de­li­ca­de­za pu­ra pin­ta­da de ama­ri­llo, ca­si dos ve­ces más an­cho que al­to, in­clu­so más po­de­ro­so de lo que pa­re­ce, ben­de­ci­do con la mal­di­ción de su abru­ma­do­ra atrac­ción. A di­fe­ren­cia de su al­ter ego, en lu­gar de mos­trar sus en­can­tos di­rec­ta­men­te du­ran­te el con­tac­to vi­sual, los pre­sen­ta co­mo si de un ra­mo de flo­res se tra­ta­ra. Sus lí­neas flu­yen ro­mán­ti­ca­men­te mien­tras los de­ta­lles re­fle­jan par­te de su en­can­to, trans­mi­tien­do to­do su “sex ap­peal” en sus for­mas y pro­por­cio­nes. Su ri­val, la di­va pin­ta­da con un ro­jo co­mo el del lá­piz la­bial de Mó­ni­ca Be­lluc­ci,

re­sul­ta irre­sis­ti­ble pa­ra un vam­pi­ro. Y es que en am­bos ca­sos, re­sis­tir no es una op­ción.

Por lo tan­to, he­mos de­ci­di­do ig­no­rar nues­tra ob­je­ti­va char­la de ayer y ex­ten­der des­de el prin­ci­pio las ar­mas del pe­rio­dis­mo del mo­tor pa­ra ob­je­ti­var nues­tro juicio de va­lor. “Pul­gar es­ti­ra­do en lu­gar de de­do ín­di­ce le­van­ta­do”. Y aun­que es­to ya era un po­co pre­de­ci­ble da­do el con­tex­to, y a pe­sar del tra­ba­jo de per­sua­sión en el pe­río­do pre­vio a es­ta his­to­ria, el en­cuen­tro con nues­tros pro­ta­go­nis­tas fue más su­ges­ti­vo y com­pro­me­te­dor de lo es­pe­ra­do.

Lam­borg­hi­ni se en­tu­sias­mó de in­me­dia­to con la propuesta. ¡El Aven­ta­dor S en la nie­ve! ¡Per­fec­to, gran­de!, so­lo di­nos cuán­do y dón­de. Fe­rra­ri, sin em­bar­go, no se mos­tró tan en­tu­sias­ma­da con la idea al prin­ci­pio. De he­cho se pu­sie­ron muy se­rios. Pue­de que se de­bie­ra a la hos­ti­li­dad (bien en­ten­di­da) con sus ri­va­les, aun­que más bien ha­bría que de­du­cir que esa pri­me­ra reac­ción es­ta­ba más re­la­cio­na­da con los neu­má­ti­cos de in­vierno con los que cal­za­ría­mos am­bos co­ches y que dis­tor­sio­na­rían el so­fis­ti­ca­do comportamiento de su cria­tu­ra. Des­pués de to­do, el 812 Su­per­fast no so­lo es la con­ti­nua­ción de la tra­di­ción in­ter­na de sus hí­per de­por­ti­vos, sino que es­tá do­ta­do de un ela­bo­ra­do en­jam­bre de al­ta tec­no­lo­gía pa­ra afi­nar al má­xi­mo sus cua­li­da­des di­ná­mi­cas. Es­to in­clu­ye ele­men­tos co­mo el con­trol la­te­ral de des­li­za­mien­to, una so­fis­ti­ca­da ae­ro­di­ná­mi­ca ac­ti­va, eje tra­se­ro di­rec­cio­nal y la nue­va di­rec­ción elec­tro­me­cá­ni­ca, que co­lo­can el um­bral de con­duc­ción en unos lí- mi­tes muy al­tos. Sus reac­cio­nes al lí­mi­te se so­li­di­fi­can pa­ra ofre­cer esa suerte úni­ca, con la ca­pa­ci­dad de con­trol de los de­rra­pes al em­pu­jar la ca­rro­ce­ría, que ajus­ta el án­gu­lo de la di­rec­ción lle­van­do el vo­lan­te a la po­si­ción óp­ti­ma. Reac­cio­nes sua­ves, pe­ro bas­tan­te efec­ti­vas.

To­dos es­tos sis­te­mas es­tán in­ter­co­nec­ta­dos, in­ter­ac­túan y se be­ne­fi­cian unos de otros. Por su­pues­to, pa­ra po­der per­ci­bir, uti­li­zar o ex­plo­tar com­ple­ta­men­te es­ta red de re­la­cio­nes, se ne­ce­si­ta una llan­ta que pue­da lle­var ta­les su­ti­le­zas a la ca­rre­te­ra. Y el Pi­re­lli Sot­to­ze­ro, un neu­má­ti­co de in­vierno, no pa­re­ce la me­jor op­ción pa­ra ex­plo­tar la tec­no­lo­gía del 812 Su­per­fast, co­mo he­mos ex­pli­ca­do. Pe­ro, que­ri­dos ami­gos de Ma­ra­ne­llo, ¿de ver­dad creéis que juz­ga­ría­mos el comportamiento de un sú­per de­por­ti­vo cal­za­do con una mon­tu­ra inade­cua­da? ¿En se­rio? Pa­ra ser ho­nes­to, eso se­ría co­mo po­ner­le un guan­te a un pia­nis­ta y lue­go re­pro­char­le no gol­pear ade­cua­da­men­te las no­tas.

A ve­ces sú­per de­por­ti­vo, a ve­ces GT. En nin­gún mo­men­to nos he­mos plan­tea­do la idea de juz­gar al 812 Su­per­fast co­mo si de una prue­ba con­ven­cio­nal se tra­ta­ra, en­tre otras co­sas por el he­cho de que el cal­za­do ele­gi­do no se adap­ta a sus ca­rac­te­rís­ti­cas. To­do lo con­tra­rio. Que­re­mos ver sus reac­cio­nes en un es­ce­na­rio tan es­pe­cial co­mo en el que va­mos a mo­ver­nos, con sus par­ti­cu­la­ri­da­des, mo­vién­do­nos tam­bién por su­per­fi­cies ne­va­das. A me­di­da que con­du­ci­mos el Fe­rra­ri, com­pro­ba­mos la su­ti­le­za de sus reac­cio­nes, de có­mo en­cuen­tra la tra­za­da per­fec­ta pa­ra fun­dir­se con los vér­ti­ces de

EL V12 DEL AVEN­TA­DOR SIM­BO­LI­ZA EL DRA­MA Y LA BRU­TA­LI­DAD; IN­FUN­DE MIE­DO

la ca­rre­te­ra. Co­mo se co­lo­ca su es­ti­ra­da fi­gu­ra en el pun­to exac­to que que­re­mos, pa­ra bus­car con la mis­ma pre­ci­sión la si­guien­te cur­va. Es tan fas­ci­nan­te co­mo la se­re­ni­dad que trans­mi­te cuan­do le das rien­da suel­ta en ca­rre­te­ras abier­tas. Le­van­ta­mos el pie del ace­le­ra­dor pa­ra re­du­cir la ace­le­ra­ción la­te­ral, y en­ton­ces mues­tra la otra per­so­na­li­dad que es­con­de el Su­per­fast, trans­for­mán­do­se de un sú­per de­por­ti­vo a un ejem­plar GT.

Los amor­ti­gua­do­res mues­tran la ten­sión de la ci­ne­má­ti­ca, cuan­do a con­ti­nua­ción ha­ce­mos clic en el Ma­net­tino que se­lec­cio­na los mo­dos de con­duc­ción pa­ra co­lo­car­lo des­de la po­si­ción “Ra­ce” al mo­do Sport. Mo­men­to en el que ade­más el mo­tor va­ría el tono “de rock sua­ve” que emi­ten los tu­bos de es­ca­pe, ha­cien­do que un tran­seún­te, sor­pren­di­do, vuel­va la ca­be­za en ese ins­tan­te. Prác­ti­ca­men­te el úni­co que se mue­ve por la ca­lle en es­ta lo­ca­li­dad un mar­tes del mes de enero; no hay de­ma­sia­da gente al­re­de­dor. La lu­jo­sa lo­ca­li­dad de Sant Mo­ritz real­men­te pa­re­ce dor­mi­da. Los di­ver­sos he­li­cóp­te­ros de al­qui­ler tie­nen sus as­pas pa­ra­das, y el con­ser­je del pa­la­cio de Ba­drutt pue­de en­trar de nue­vo a ca­len­tar­se los pies en el hall del ho­tel ya que no hay clien­tes en­tran­do o sa­lien­do, e in­clu­so las tien­das de Pra­da, Guc­ci y Bul­ga­ri, frente a la de Louis Vuit­ton, es­tán aho­ra ca­si sin clien­tes. El la­go tam­bién des­can­sa si­len­cio­so.

En el pueblo, un par de clien­tes VIP de Fiat es­tán pro­ban­do el dul­ce ve­neno del 500X. Mien­tras tan­to, se es­tá pre­pa­ran­do la ce­le­bra­ción del fa­mo­so even­to de po­lo en nie­ve, lo que se ha­ce es­pe­cial­men­te evi­den­te cuan­do ob­ser­va­mos al­gu­nos re­mol­ques mo­vién­do­se por las ca­lles, con la afi­la­da na­riz de los ca­ba­llos so­bre­sa­lien­do del mis­mo -ti­ra­dos por Bentley Ben­tay­ga co­mo un cli­ché obli­ga­do-.

Ya allí, di­mos una vuel­ta di­ri­gién­do­nos ha­cia Ma­lo­ja-Pass, la ru­ta sur ha­cia Win­ter Won­der­land. Al de­te­ner­nos en un pa­so de ce­bra pa­ra de­jar pa­sar a dos se­ño­ras, és­tas se que­dan ex­ta­sia­das an­te la pre­sen­cia de los dos ita­lia­nos. Lue­go em­pren­de­mos la mar­cha y una al­fom­bra de so­ni­do re­co­rre to­do el va­lle. Los ele­va­dos acor­des de un con­cier­to de tam­bo­res y trom­pe­tas, que emi­ten con­jun­ta­men­te el Aven­ta­dor S y 812 Su­per­fast, si­len­cian to­do lo de­más des­de nues­tra po­si­ción al vo­lan­te. Am­bos mo­vi­dos por un do­ce ci­lin­dros, am­bos sin tur­bo­com­pre­so­res, am­bos con mo­tor cen­tral –lon­gi­tu­di­nal de­lan­te en el Fe­rra­ri; lon­gi­tu­di­nal de­trás en el Lam­borg­hi­ni; am­bos mo­to­res ca­pa­ces de gi­rar has­ta ca­si has­ta las 9.000 rpm, am­bos con una ci­lin­dra­da de al­re­de­dor de 6,5 li­tros y am­bos con un ca­ris­ma y ca­rác­ter que nin­gún otro pro­pul­sor lo­gra. Un V8 se pue­de mos­trar apa­sio­na­do, un diez ci­lin­dros

te pue­de trans­mi­tir una to­tal fas­ci­na­ción, pe­ro só­lo la ex­ce­len­cia del V12 pue­de lle­var tu al­ma a al­can­zar la cul­mi­na­ción, al éx­ta­sis to­tal.

AC/DC Y MOZART. Po­co des­pués del inicio, cuan­do el es­truen­do de los es­ca­pes sa­le gra­dual­men­te des­pe­di­do, se pue­de sen­tir su sin­gu­la­ri­dad. Ese su­til me­ló­di­co ma­tiz del rui­do de la com­bus­tión, el fun­cio­na­mien­to se­do­so y, por su­pues­to, su fuer­za ele­men­tal. És­ta lle­ga, sin em­bar­go, en for­ma de una de­li­ca­da des­car­ga me­cá­ni­ca -co­mo una es­pe­cie de fu­sión de rock du­ro con música clá­si­ca-.

Es­ta vul­gar elo­cuen­cia une al Aven­ta­dor S y al 812 Su­per­fast, que com­par­ten ar­qui­tec­tu­ra en sus res­pec­ti­vos mo­to­res, aun­que ca­da uno con sus ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias. En el Lam­borg­hi­ni, el V12 sim­bo­li­za el dra­ma y la bru­ta­li­dad, in­fun­de mie­do y da la sen­sa­ción de evo­car un vol­cán. Es aho­ga­do por su sis­te­ma de es­ca­pe, con un rui­do os­cu­ro y ser­vi­do por un en­gra­na­je de la ca­ja de cam­bios que pa­re­ce azo­tar­lo li­te­ral­men­te. En la vi­da co­ti­dia­na, lle­var­lo fuera del flu­jo de la co­rrien­te a ple­na car­ga ha­ce que las sen­sa­cio­nes sean tan pu­ras co­mo pa­ra con­si­de­rar crear un fon­do de res­ca­te pa­ra vehícu­los mo­les­tos de cua­tro rue­das. Pe­ro ob­je­ti­va­men­te o no, la vio­len­cia en­ca­ja con el Aven­ta­dor S: una apa­rien­cia bes­tial, un robusto cha­sis, una res­pues­ta an­gu­lar del ace­le­ra­dor y una des­car­ga de po­ten­cia que no es más que una erup­ción de pro­por­cio­nes bí­bli­cas. To­do ello es­tá pre­sen­te. El Aven­ta­dor, con un pe­so de al­re­de­dor de 1.700 kg, desata to­da es­ta

fuer­za de la na­tu­ra­le­za. Al ace­le­rar con de­ci­sión, lo que de­ja tras de sí son los ecos de su im­pre­sio­nan­te so­ni­do, ras­tros de hu­mo de las rue­das al trac­cio­nar con fuer­za y es­pí­ri­tus aban­do­na­dos.

El Fe­rra­ri apun­ta a que es aún más ex­tre­mo. En­tre­ga 60 CV y ca­si 30 Nm más (800 frente a 740 CV y 718 an­te los 690 Nm del Lam­borg­hi­ni), ma­yor ren­di­mien­to a la vez que un me­nor pe­so del conjunto. Sin em­bar­go, es más fá­cil de pro­ce­sar, tan­to men­tal­men­te co­mo en su fun­cio­na­mien­to me­cá­ni­co. La de­mos­tra­ción de la ex­plo­si­va fuer­za se trans­for­ma en un so­ni­do bur­bu­jean­te cuan­do el mo­tor sube de vuel­tas, más ca­lien­te que el in­fierno. Un so­ni­do con­tun­den­te que acom­pa­ña la subida de re­vo­lu­cio­nes co­mo un su­til con­cier­to de trom­bo­nes que bro­ta del ban­co de ci­lin­dros cons­trui­dos con una in­cli­na­ción inusual de 65 gra­dos -un le­ga­do de prin­ci­pios dé­ca­da de los no­ven­ta en los mo­to­res de Fór­mu­la 1-.

Y a di­fe­ren­cia del Aven­ta­dor S, el 812 no trans­mi­te to­das las sen­sa­cio­nes de su exor­bi­tan­te po­ten­cia. Por fa­vor, en­tién­de­me co­rrec­ta­men­te. Cier­ta­men­te la música de su mo­tor no da una no­ta tan al­ta al ser ex­pul­sa­da a tra­vés de los cua­tro ba­zo­cas que com­po­nen su ba­te­ría de es­ca­pes y un sin nú­me­ro de ca­na­li­za­cio­nes que atra­vie­san su ca­rro­ce­ría des­de el pro­pul­sor. Sin em­bar­go, su tra­je pa­re­ce ca­si ve­lar por los he­chos. La de­no­mi­na­ción sim­bo­li­za lo que el Fe­rra­ri es­con­de den­tro: 800 sim­bo­li­za su po­ten­cia, los 12 re­pre­sen­ta el nú­me­ro de ci­lin­dros y el tér­mino Su­per­fast es al­go así co­mo la con­se­cuen­cia ló­gi­ca.

En 7,9 segundos, se­gún nos mues­tran los datos ofi­cia­les, lan­zas es­te es­pec­ta­cu­lar bi­pla­za de 1.630 kg a 200 ki­ló­me­tros por ho­ra. Su­pe­raría el tiem­po del Aven­ta­dor S en ca­si un se­gun­do y me­dio, que cuan­do nos mo­ve­mos en es­ta di­men­sión es una ci­fra con­si­de­ra­ble. Ofre­ce una ace­le­ra­ción su­pe­rior, aso­cia­do al cam­bio de doble em­bra­gue que per­mi­te ex­pri­mir las mar­chas con efec­ti­vi­dad, con cam­bios cor­tos y rá­pi­dos. Al mo­ver­nos a al­ta ve­lo­ci­dad, és­ta se siente me­nos que en el Aven­ta­dor; la fric­ción ae­ro­di­ná­mi­ca no es tan in­ten­sa co­mo en el Lam­borg­hi­ni V12.

CO­MO EN LA CA­JA DE UNA PIZ­ZA. En los al­re­de­do­res de Saint Mo­ritz, el 30 por cien­to de las vías es­tán re­ser­va­das pa­ra cir­cu­lar en bi­ci­cle­ta, un de­re­cho de­ter­mi­na­do por los sui­zos de por vi­da. Se­gui­mos con­du­cien­do y sa­lien­do si nos des­pis­ta­mos co­rre­mos el ries­go de me­ter­nos equi­vo­ca­da­men­te en un tú­nel que lle­va ha­cia Lu­cer­na.

En se­rio, la arran­ca­da, la elas­ti­ci­dad y la ca­pa­ci­dad atlé­ti­ca del 812 Su­per­fast son tan ex­tre­mas que se ne­ce­si­ta un buen tra­mo de au­to­pis­ta ale­ma­na pa­ra em­pe­zar a en­ten­der lo que uno tie­ne en­tre ma­nos. En és­ta pu­di­mos dar­nos cuenta que la ex­plo­sión de tan­ta fuer­za re­sul­ta di­fí­cil de asi­mi­lar. A 3.500 rpm ya en­tre­ga el 80 por cien­to del par má­xi­mo, y en­se­gui­da ve­mos en la es­fe­ra del cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes có­mo la agu­ja lle­ga a las 7.000 rpm, don­de en­tre­ga 718 Nm, cul­mi­nan­do a 8.500 rpm, si bien el cor­te se pro­du­ce a las 8.900 rpm. El Fe­rra­ri mues­tra una en­tre­ga de po­ten­cia to­tal­men­te uni­for­me. Sin em­bar­go, en tér­mi­nos de sen­sa­cio­nes, el des­pla­za­mien­to y el tiem­po sim­ple­men­te se com­pri­men a má­xi­ma ve­lo­ci­dad. Las dos pri­me­ras ve­lo­ci­da­des las sal­ta­mos ca­si co­mo una es­pon­tá­nea ig­ni­ción, e in­ser­tar la ter­ce­ra y cuar­ta ya re­sul­ta su­fi­cien­te pa­ra per­der por com­ple­to de vis­ta de los es­pe­jos re­tro­vi­so­res al de­por­ti­vo me­dio ale­mán. Ya en quin­ta si­gue el em­pu­je bru­tal, con un desa­rro­llo más lar­go en las si­guien­tes dos mar­chas. Los dí­gi­tos en el ve­lo­cí­me­tro di­gi­tal van au­men­tan­do ra­pi­dí­si­ma­men­te. Só­lo al al­can­zar los 340 km/h, cae el te­lón de es­te es­pec­tácu­lo. Diez ki­ló­me­tros por ho­ra an­tes que en el Aven­ta­dor, que lle­ga a al­can­zar los 350 km/h. ¡En ese pun­to en­tra el li­mi­ta­dor!

LA DE­NO­MI­NA­CIÓN SU­PER­FAST EN EL FE­RRA­RI ES AL­GO ASÍ CO­MO LA CON­SE­CUEN­CIA LÓ­GI­CA

Pe­ro aquí y aho­ra los lí­mi­tes son otros. Las in­nu­me­ra­bles pa­tru­llas de po­li­cía, por ejem­plo, que sa­ben bien có­mo ocul­tar su Su­ba­ru de­trás de los mu­ros de nie­ve. O las com­pli­ca­das con­di­cio­nes de la ca­rre­te­ra que tam­bién nos lle­van a com­por­tar­nos co­mo es debido. Co­mo en un de­li­ca­do mo­men­to por el que pa­sa­mos, cuan­do ca­si se que­dan en­ce­rra­das nues­tras dos pre­cio­si­da­des ba­jo un guar­da­rraíl frente a St. Mo­ritz. Una pla­ca de hie­lo, una pen­dien­te pro­nun­cia­da, de­ma­sia­do im­pul­so... lue­go mus­go –uff, va­ya sus­to-.

Da­das sus di­men­sio­nes ba­jas y cua­dra­das del Aven­ta­dor, en ca­rre­te­ra tie­nes la di­ver­ti­da sen­sa­ción

de en­con­trar­te co­mo en la ca­ja de una piz­za. Sin em­bar­go, en el cur­so de su evo­lu­ción, ha ido en­con­tran­do las for­mas y medios pa­ra ges­tio­nar me­jor sus án­gu­los des­de el pun­to de vi­sión del con­duc­tor. Por ejem­plo, tras la úl­ti­ma pues­ta al día ha adop­ta­do un sis­te­ma di­rec­cio­nal del eje tra­se­ro que re­du­ce vir­tual­men­te la dis­tan­cia en­tre ejes y lo ha he­cho más ma­ne­ja­ble y ágil, me­jo­ran­do tam­bién la ca­pa­ci­dad de fre­na­da. El úni­co pro­ble­ma es que real­men­te las di­men­sio­nes no dis­mi­nu­yen, aun­que in­ti­mi­dan me­nos des­de el pues­to de con­duc­ción. Y, des­de aquí, tras el vo­lan­te, no que­re­mos pen­sar có­mo se sen­ti­ría una ca­ja de piz­za si se en­cuen­tra de re­pen­te con un au­to­bús.

FIR­MES REAC­CIO­NES. El más pro­por­cio­na­do, más cla­ro y tam­bién más con­for­ta­ble 812 es cier­ta­men­te más fá­cil de con­du­cir que el Aven­ta­dor. En ge­ne­ral, di­ná­mi­ca­men­te se com­por­ta de for­ma más flui­da, sua­ve y ágil. La ven­ta­ja de la trac­ción a las cua­tro rue­das del Lam­borg­hi­ni no es tan evi­den­te co­mo uno po­dría pen­sar. Es­to si rea­li­za­mos una in­ter­pre­ta­ción muy es­tric­ta de lo que se siente, si en­tien­des lo que quie­ro de­cir.

Por otro la­do, el Fe­rra­ri sim­ple­men­te no tie­ne una trac­ción tra­se­ra con­ven­cio­nal. Dis­po­ne de una tec­no­lo­gía es­pe­cial, que com­bi­na los sis­te­mas pro­pios E-Diff (di­fe­ren­cial tra­se­ro elec­tró­ni­co) y F1- Trac. Lle­va un tiem­po sa­car par­ti­do a la ca­pa­ci­dad de trac­ción que ofre­ce, ajus­tar las con­di­cio­nes, pe­ro lue­go se po­ne ma­nos a la obra en el ver­da­de­ro sen­ti­do de la pa­la­bra. Cur­va lar­ga, as­fal­to muy mo­ja­do, se­gun­da mar­cha… Tu ce­re­bro te di­ce, ten cui­da­do da­da la can­ti­dad de hu­mo que des­pren­den las rue­das. Pe­ro el eje tra­se­ro res­pon­de con fir­me­za, “así que va­mos, lo ha­ré”. Y tan bien que lo ha­ce. Sin re­co­ger, sin afe­rrar­se, sin sa­cu­di­das, sin com­pli­ca­cio­nes, so­lo to­ne­la­das de pre­ci­sa trac­ción. In­creí­ble. Real.

Lue­go ca­si se aca­bó, y per­ci­bi­mos la vuel­ta a la reali­dad. Nos que­da­mos un buen ra­to allí, en la os­cu­ri­dad, pe­ro con to­do el en­tu­sias­mo im­pre­so en nues­tras al­mas. Ha au­men­ta­do la ve­lo­ci­dad del vien­to, aun­que la luz tras la cum­bre se ha apa­ga­do ha­ce mu­cho tiem­po. De­trás de no­so­tros, los do­ce ci­lin­dros aho­ra rugen pa­cí­fi­ca­men­te; en las es­qui­nas de­lan­te­ras del Aven­ta­dor to­da­vía cuelga un po­co de nie­ve, mien­tras el Fe­rra­ri se ha em­pol­va­do la na­riz con la sal de la ca­rre­te­ra.

Una vez de­vuel­tos los co­ches no en­cuen­tro nin­gu­na ra­zón pa­ra en­ta­blar una con­ver­sa­ción con na­die. La sen­sa­ción de tris­te­za me em­bar­ga, y ade­más es­ta vez no hay na­da con que lle­nar el es­tó­ma­go en la des­pe­di­da de nues­tros dos pro­ta­go­nis­tas. Y, sin em­bar­go, ten­go un nu­do bas­tan­te grue­so en la gar­gan­ta. Es la sen­sa­ción de vuel­ta a la reali­dad.

TO­QUE DE CABALLERÍA Con ter­nu­ra uno no lle­ga le­jos en el Aven­ta­dor. El to­ro re­quie­re ser aga­rra­do por los cuer­nos y re­gre­sa nue­va­men­te. Su comportamiento es ner­vio­so, las sen­sa­cio­nes úni­cas. El Fe­rra­ri es más dó­cil y su­pera al Lam­borg­hi­ni en ace­le­ra­ción, aun­que no en ve­lo­ci­dad pun­ta.

PO­TEN­CIA CON CON­TROL Las pis­tas ne­va­das ob­via­men­te no son el si­tio ideal pa­ra que nues­tros pro­ta­go­nis­tas desaten su bru­tal po­der. Pe­ro en el gla­mour de St. Mo­titz sí se sien­ten a gus­to.

EN LA MON­TA­ÑA El 812 se des­li­za tan fá­cil co­mo un su­po­si­to­rio a tra­vés de un canal de hie­lo. El Aven­ta­dor tam­bién se siente ágil en es­te es­ce­na­rio, apo­yán­do­se en su eje tra­se­ro di­rec­triz.

ATRAC­CIÓN TO­TAL Las dos en­can­ta­do­ras da­mas de la fo­to de­re­cha que­da­ron im­pre­sio­na­das. Lue­go quisieron sa­ber si los dos co­ches real­men­te eran nues­tros. Fui­mos ho­nes­tos...

MA­NET­TINO El vo­lan­te del Fe­rra­ri concentra los sis­te­mas de con­trol, con el bo­tón de arran­que o el Ma­net­tino pa­ra se­lec­cio­nar los di­fe­ren­tes mo­dos de con­duc­ción.

MO­TO­RES CEN­TRA­LES Am­bos mo­to­res V12, at­mos­fé­ri­cos, van co­lo­ca­dos en­tre los ejes trans­ver­sa­les, en el Fe­rra­ri de­lan­te y en el Lam­borg­hi­ni en la par­te pos­te­rior.

CO­MO UNA NA­VE ES­PA­CIAL Las man­dos aglu­ti­na­dos en la ma­si­va con­so­la cen­tral, al prin­ci­pio ate­mo­ri­zan de ca­ra a su ma­ne­jo. Pe­ro to­das las fun­cio­nes es­tán per­fec­ta­men­te or­de­na­das y muy a mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.