SUPERCOMPA­RATIVA

Co­mo son hoy los SUV, las ber­li­nas de ga­so­li­na fue­ron ha­ce años tam­bién ob­je­to de de­seo y sím­bo­lo au­to­mo­vi­lís­ti­co, un valor que se re­vi­ve en to­da su pu­re­za con es­tos por­ten­to­sos Giu­lia, In­sig­nia y Ar­teon.

Autopista - - ESTASEMANA - LO­REN­ZO AL­CO­CER | lal­co­[email protected] FOTOS: MIKAEL HELSING

Al­fa Romeo Giu­lia, Opel In­sig­nia y Volks­wa­gen Ar­teon, tres ber­li­nas de ga­so­li­na.

CUAN­DO UNA FUER­TE CO

rrien­te so­cial nos lle­va hoy a sus­pi­rar (no a to­dos) por un SUV, a fi­na­les del pa­sa­do si­glo la as­pi­ra­ción per­so­nal es­ta­ba en el aca­ba­do “full equip”, en las si­glas de­por­ti­vas o en los mo­to­res de 6 ci­lin­dros de los ge­ne­ra­li­za­dos com­pac­tos o ber­li­nas de ga­so­li­na que ma­yo­ri­ta­ria­men­te con­for­ma­ban el grue­so de nues­tro par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co. A pos­te­rio­ri, los mo­to­res Die­sel re­vo­lu­cio­na­ron aque­llos mis­mos au­to­mó­vi­les. Y hoy son los SUV los mo­de­los con los due­ños más or­gu­llo­sos… y qui­zá ma­ña­na sean los eléc­tri­cos. Pe­ro sí, pa­ra los que no lo vi­vie­ron, hu­bo una épo­ca en la que una con­cre­ta ver­sión de ga­so­li­na de un po­pu­lar com­pac­to o una ber­li­na era el re­fe­ren­te so­cial. Pe­ro con el tiem­po, co­mo con­ta­ba, nos he­mos “die­se­li­za­do” y pau­la­ti­na­men­te ol­vi­da­do de las pu­ras sen­sa­cio­nes de una bue­na ber­li­na de ga­so­li­na, una com­bi­na­ción que sal­vo por al­gu­na ver­sión muy es­pe­cí­fi­ca ha des­apa­re­ci­do co­mer­cial­men­te del mer­ca­do. De he­cho, nos he­mos pre­gun­ta­do en nues­tra re­dac­ción cuán­to tiem­po ha­ce que no jun­tá­ba­mos tres ber­li­nas de ga­so­li­na. Lle­ga­do el mo­men­to, lo he­mos he­cho con las ver­sio­nes más ex­clu­si­vas y po­de­ro­sas (mo­to­res de 260/280 CV, cam­bios au­to­má­ti­cos y trans­mi­sio­nes in­te­gra­les),

NO HAY OTRO CO­CHE CON UN TREN DELANTERO TAN REAC­TI­VO Y, A PAR­TIR DE AHÍ, SU CON­DUC­CIÓN ES MUY ES­TI­MU­LAN­TE Y EFI­CAZ

pe­ro que con­ser­van su plan­tea­mien­to básico de ber­li­na fa­mi­liar, por tan­to ob­vian­do, en el ca­so del Al­fa Romeo, al Giu­la Qua­dri­fo­glio, que con sus 510 CV y mu­chas es­pe­ci­fi­ca­cio­nes pro­pias se po­dría ca­ta­lo­gar pri­me­ra­men­te co­mo un es­tric­to sú­per-de­por­ti­vo.

EMO­CIÓN. En cual­quier ca­so, el Al­fa tie­ne tan­ta per­so­na­li­dad que cual­quier ver­sión, em- pe­zan­do por la me­cá­ni­ca­men­te más dis­cre­ta, bas­ta pa­ra sen­tir­la una ber­li­na es­pec­ta­cu­lar. Su pues­to de con­duc­ción (muy ba­jo de asien­to, vo­lan­te muy ver­ti­cal y con­so­la cen­tral ele­va­da) y res­pues­ta de cha­sis ha­cen del Giu­lia una ber­li­na pa­ra los más en­tu­sias­tas de la con­duc­ción de­por­ti­va. Su tren delantero es dia­bó­li­ca­men­te rá­pi­do y, en con­jun­to, su agi­li­dad di­ná­mi­ca pro­pues­ta con muy po­co vo­lan­teo pue­de lle­gar a

exi­gir­te que lo asi­mi­les. Na­da que no con­si­gas a la ter­ce­ra cur­va y en­ton­ces ya no que­rrás otra pues­ta a pun­to de ac­ción/reac­ción. Pue­de pa­re­cer una exa­ge­ra­ción de­cir que el Al­fa va me­jor en cur­va que en rec­ta, cuan­do las exi­gen­cias di­ná­mi­cas en cur­va son in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rio­res, pe­ro es en las cur­vas, y cuan­to más ce­rra­das me­jor, don­de su com­por­ta­mien­to te lle­va a sen­tir­lo ex­tre­ma­da­men­te bien ela­bo­ra­do y efi­caz pa­ra ese co­me­ti­do de en­trar, tra­zar y sa­lir. Es muy rá­pi­do, muy pre­ci­so, muy in­ci­si­vo… y muy sen­ci­llo, cuan­do has asi­mi­la­do sus tiem­pos, que to­do sur­ja así. Ade­más, lo ha­ce con una sus­pen­sión muy equi­li­bra­da (dis­po­ne de amor­ti­gua­do­res va­ria­bles), que te re­por­ta igual­men­te una bue­na ca­li­dad de ba­cheo y una ra­zo­na­ble sua­vi-

dad ge­ne­ral de mar­cha. Su exi­gen­cia, di­fi­cul­tad o in­fe­rio­ri­dad no es­tá tan­to en el tam­bién ra­pi­dí­si­mo au­to-ali­nea­mien­to de la di­rec­ción al sa­lir de la cur­va, co­mo en una geo­me­tría del tren delantero y en un prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te jue­go cen­tral de vo­lan­te que ha­cen que el Giu­lia “hus­meé” se­gún qué as­fal­tos has­ta en lí­nea rec­ta, obli­gán­do­te a re­di­ri­gir­lo en cier­tas si­tua­cio­nes con pe­que­ños movimiento­s de mu­ñe­ca.

EQUI­LI­BRIO. El Opel In­sig­nia GSI lle­va su de­por­ti­vi­dad al ex­tre­mo opues­to del Al­fa Romeo Giu­lia Ve­lo­ce. Hay un tra­ba­jo es­pe­cí­fi­co (geo­me­trías, mue­lles, amor­ti­gua­do­res, es­ta­bi­li­za­do­ras, fre­nos etc,) res­pec­to al In­sig­nia Ex­clu­si­ve con el mis­mo mo­tor y trans­mi­sión, pe­ro su con- fi­gu­ra­ción, si bien di­na­mi­za y es­ta­bi­li­za su con­duc­ta, le ha­ce una ver­sión tam­bién ex­qui­si­ta­men­te equi­li­bra­da, agra­da­ble y con­for­ta­ble co­mo de­por­ti­vo. De he­cho, po­dría pa­sar por una va­rian­te no es­tric­ta­men­te de­por­ti­va, co­mo su­gie­ren sus his­tó­ri­cas si­glas. En nin­gún ca­so el GSI exal­ta al­gún ti­po de ac­ti­tud co­mo lo pue­den lle­gar a ha­cer sus ri­va­les, si­quie­ra cuan­do op­tas por el mo­do de con­duc­ción “Com­pe­ti­tion”, que ges­tio­na con las le­yes más de­por­ti­vas la res­pues­ta de la amor­ti­gua­ción, di­rec­ción, ace­le­ra­dor, trans­mi­sión y con­trol de es­ta­bi­li­dad. Por com­pa­ra­ción con sus ri­va­les, don­de más pier­de el In­sig­nia GSI es en cur­va muy ce­rra­da, don­de no lle­ga a ser tan rá­pi­do, in­ci­si­vo y pre­ci­so. Pe­ro tam­bién, en tra­za­dos ape­nas más abier­tos

su equi­li­brio con­fort/es­ta­bi­li­dad es im­pe­ca­ble y su con­duc­ción muy des­preo­cu­pa­da.

El pun­to de par­ti­da del VW Ar­teon R Li­ne no se ale­ja mu­cho del In­sig­nia GSI, pe­ro Volks­wa­gen acen­túa mu­cho más los cam­bios so­bre la amor­ti­gua­ción, di­rec­ción y ace­le­ra­dor (y so­ni­do de es­ca­pe) de los dis­tin­tos mo­dos de con­duc­ción. En su mo­do Con­fort pue­de sen­tir­se tan sua­ve de pi­sa­da co­mo el In­sig­nia en Tour (no es mu­cho me­nos el Al­fa en Nor­mal) y en mo­do Sport in­clu­so más só­li­do que el Giu­lia ba­jo sus le­yes Dy­na­mic. En nin­gún ca­so su tren delantero se vuel­ve tan reac­ti­vo co­mo el de la ber­li­na ita­lia­na, pe­ro el con­jun­to sí se mues­tra muy pre­ci­so en to­do ti­po de cur­va y tra­za­do. El Ar­teon trans­mi­te más de­por­ti­vi­dad que el In­sig­nia y, aun­que no sea tan emo­cio­nan­te el Volks­wa­gen co­mo el Al­fa Romeo, su com­por­ta­mien­to ge­ne­ral siem­pre es so­ber­bio en cual­quier en­torno.

OR­GU­LLO ME­CÁ­NI­CO. Los tres ofre­cen mu­cha y muy bue­na me­cá­ni­ca. Tan­to los 280 CV del Al­fa y VW co­mo los 260 del Opel pro­vie­nen de blo­ques 2 li­tros tur­bo de 4 ci­lin­dros. El

Giu­lia tie­ne el “valor téc­ni­co” de lle­var­lo co­lo­ca­do lon­gi­tu­di­nal­men­te, dic­ta­do por la pro­pul­sión tra­se­ra de las ver­sio­nes 4x2. In­sig­nia y Ar­teon lo lle­van trans­ver­sal. Así, ca­da uno a su ma­ne­ra re­ci­ben trans­mi­sio­nes in­te­gra­les, con ma­yor pre­pon­de­ran­cia el eje tra­se­ro del Giu­lia y los de­lan­te­ros en los In­sig­nia y Ar­teon; y cam­bios au­to­má­ti­cos, por con­ver­ti­dor de par y 8 ve­lo­ci­da­des en Al­fa y Opel y un do­ble em­bra­gue de 7 en el Volks­wa­gen. Las tres op­cio­nes se mues­tran es­pec­ta­cu­la­res, por el pro­pio fun­cio­na­mien­to de los mo­to­res: des­de la sua­vi­dad de gi­ro, el em­pu­je

AR­TEON E IN­SIG­NIA SON MÁS EQUI­LI­BRA­DOS, PE­RO EL VW PUE­DE RE­MAR­CAR MÁS SU CA­RÁC­TER DE­POR­TI­VO QUE EL OPEL

PA­RA LA FO­TO El Giu­lia uti­li­za­do en las fotos de ex­te­rior no es el Ve­lo­ce de la prue­ba, que cuen­ta con do­ble sa­li­da de es­ca­pe y pa­ra­gol­pes di­fe­ren­tes de as­pec­to más de­por­ti­vo. Su trac­ción in­te­gral le im­pri­me cier­to ca­rác­ter so­bre­vi­ra­dor, pe­ro prác­ti­ca­men­te tie­ne una ac­ti­tud muy neu­tra y efi­caz.

MO­DO SE­CUEN­CIAL Las gran­des le­vas del cam­bio siem­pre las en­cuen­tras, in­clu­so vo­lan­tean­do. La pan­ta­lla cen­tral re­sul­ta al­go pe­que­ña.

XXXX XXXXXXX Xxxxxxxx xxxxxxxx. Xxxx xxx. Xxxx xxxxxxxx­xXx xxxxxx? Xxxxx xxx xx xxxxxxxxx xxxxxxxx.

ES­TA­BI­LI­ZA­DO Los asien­tos de­lan­te­ros su­je­tan bas­tan­te bien. La ban­que­ta es ex­ten­si­ble. De­trás es el me­nos es­pa­cio­so y de ac­ce­so más in­có­mo­do.

AM­BIEN­TE IN­TE­RIOR Pue­des ir muy ba­jo y es­ti­ra­do. El pues­to de con­duc­ción es muy de­por­ti­vo: vo­lan­te ver­ti­cal, pa­lan­ca (ti­po jois­tick) ele­va­da... y re­lo­jes analó­gi­cos.

ES­TI­LO BA­QUET La sujeción, fir­me­za y as­pec­to de los asien­tos del GSI re­sul­tan ex­tra­or­di­na­rias. La caí­da del te­cho pe­na­li­za al­go el ac­ce­so a un ha­bi­tácu­lo muy ge­ne­ro­so.

DE ES­PE­CIA­LIS­TA Los fre­nos Brem­bo del GSI se han mos­tra­do so­ber­bios por su ca­pa­ci­dad de fre­na­do.

DE­POR­TI­VI­DAD GSI Equi­li­bra­da­men­te có­mo­do y de­por­ti­vo. El In­sig­nia re­sul­ta muy agra­da­ble de con­du­cir. Dis­po­ne de mu­cho equi­pa­mien­to, bas­tan­te op­cio­nal, de ahí el pre­cio de par­ti­da tan ajus­ta­do.

SIN ES­TRI­DEN­CIAS Dis­cre­to de ima­gen y tam­po­co su di­ná­mi­ca se ra­di­ca­li­za. Qui­zá co­mo de­por­ti­vo le fal­ta cier­to ca­rác­ter, pe­ro no mo­tor ni cha­sis.

ES­TI­LO PAS­SAT El Ar­teon no di­si­mu­la de don­de de­ri­va y el sal­pi­ca­de­ro es prác­ti­ca­men­te igual que el Pas­sat. Trans­mi­te ca­li­dad y no le fal­tan so­lu­cio­nes van­guar­dis­tas, co­mo el cua­dro digital de re­lo­jes con­fi­gu­ra­ble.

XXXX XXXXXXX Xxxxxxxx xxxxxxxx. Xxxx xxx. Xxxx xxxxxxxx­xXx xxxxxx? Xxxxx xxx xx xxxxxxxxx xxxxxxxx.

FUN­CIO­NA­LI­DAD En el Ar­teon e In­sig­nia, am­bos con por­to­nes tra­se­ros, el res­pal­do pos­te­rior se pue­de aba­tir. Es fi­jo y tie­ne ta­pa el Giu­lia. Aun sin for­mas tan mar­ca­das, los asien­tos del Ar­teon re­sul­tan bue­nos. COUPÉ MUY FA­MI­LIAR El Ar­teon mez­cla so­lu­cio­nes de coupé (las ven­ta­ni­llas no tie­nen mar­co) con for­mas muy fun­cio­na­les: tie­ne un ex­tra­or­di­na­rio maletero y me­jo­res pla­zas tra­se­ras y ac­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.