VOLKS­WA­GEN T-CROSS

Tras tí­mi­das in­cur­sio­nes con ver­sio­nes cros­so­ver del Po­lo, en 2019 Volks­wa­gen de­bu­ta­rá en el seg­men­to de los SUV pe­que­ños con un mo­de­lo que por ima­gen, pe­ro so­bre to­do ap­ti­tu­des, pre­ten­de si­tuar­se co­mo re­fe­ren­cia en su ca­te­go­ría.

Autopista - - ESTASEMANA - MI­GUEL GAR­CÍA-VIDAL | mgar­[email protected]

A la ven­ta en no­viem­bre, com­ple­ta­rá la ga­ma SUV de la mar­ca. Lo con­du­ci­mos.

CON EL T-CROSS, VOLKS­WA­GEN CIE­rra el círcu­lo de su ga­ma SUV con la re­cien­te re­no­va­ción de su bu­que in­sig­nia Toua­reg, ya por su ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, el Ti­guan de se­gun­da ge­ne­ra­ción que irrum­pió en 2016, pa­ra un año des­pués apa­re­cer por pri­me­ra vez la ver­sión de ba­ta­lla lar­ga con sie­te pla­zas Alls­pa­ce y el trans­gre­sor T-Roc, tam­bién con pla­ta­for­ma MQB pe­ro con un es­pí­ri­tu más di­ná­mi­co. Cin­co op­cio­nes que com­po­nen una am­plia ofer­ta des­de el seg­men­to B en el que arran­ca con el T-Cross a los que po­dría­mos aña­dir los gran­des Atlas y Te­rra­mont des­ti­na­dos pa­ra el mer­ca­do ame­ri­cano y asiá­ti­co res­pec­ti­va­men­te.

Pe­ro cen­tré­mo­nos en el T-Cross, que no es más que la ver­sión SUV de­ri­va­da del Po­lo, con el que com­par­te pla­ta­for­ma MQB A0, mo­to­res y so­lu­cio­nes téc­ni­cas. Es la res­pues­ta ale­ma­na al Seat Aro­na o al más tar­dío en lle­gar Sko­da Po­lar, que es co­mo pro­ba­ble­men­te se lla­me la apues­ta che­ca. Aún ca­mu­fla­das par­cial­men­te, las uni­da­des que he­mos po­di­do pro­bar bre­ve­men­te co­rres­pon­den a las de va­li­da­ción fi­nal, por lo que an­tes de que lle­guen las ver­sio­nes de pro­duc­ción ha­brá cam­bios de pues­ta a pun­to. Su ima­gen de­fi­ni­ti­va no se ha­rá pú­bli­ca has­ta el 25 de oc­tu­bre, si bien con el ma­te­rial gráfico pro­por­cio­na­do po­de­mos ha­cer­nos una idea muy apro­xi­ma­da, con una am­plia pa­rri­lla cromada, es­ti­li­za­dos fa­ros —que pue­den ser ha­ló­ge­nos con lám­pa­ras H7 o de led—, unos ca­rac­te­rís­ti­cos an­ti­nie­bla cua­dra­dos con sus aris­tas re­don­dea­das con gran pre­sen­cia en la zo­na in­fe­rior del pa­ra­gol­pes y am­plios pa­sos de rue­da; con llan­tas que van des­de las 16 a las 18”. Pe­ro lo más ori­gi­nal es su zo­na pos­te­rior, por pri­me­ra vez en un Volks­wa­gen con una an­cha ban­da re­flec­tan­te que re­co­rre to­do el por­tón e in­te­gra el lo­go­ti­po VW pa­ra fun­dir­se con los pi­lo­tos.

PE­QUE­ÑO POR FUE­RA, NO POR DEN­TRO. Con 4,11 me­tros de lon­gi­tud es­te T-Cross se con­fi­gu­ra co­mo uno de los más cor­tos de su ca­te­go­ría mien­tras as­pi­ra a es­tar en­tre los de ma­yor habitabili­dad. Mi­de 3 cm me­nos que un Aro­na, unos 9 fren­te al fu­tu­ro Po­lar y 13 si lo com­pa­ra­mos con el T-Roc. En Chi­na

CON EL T-CROSS VW OFRE­CE­RÁ EN NUES­TRO MER­CA­DO HAS­TA 5 SUV DI­FE­REN­TES

y Su­da­mé­ri­ca se fa­bri­ca­rá una ver­sión 9 cm ma­yor que no se con­tem­pla pa­ra Eu­ro­pa. Con su al­tu­ra de 1,56 m se si­túa por en­ci­ma de la me­dia del seg­men­to mien­tras que su an­chu­ra, con 1,76 m, se re­du­ce en 2 cm res­pec­to a su ri­val es­pa­ñol, al que re­cuer­da por su am­pli­tud al ac­ce­der a su in­te­rior, aun­que no por di­se­ño. No en vano, ex­hi­be una ima­gen más jo­vial, con unas atrac­ti­vas mol­du­ras que re­co­rren to­do el sal­pi­ca­de­ro, mar­co de la con­so­la cen­tral y vo­lan­te que se pue­den pe­dir en el mis­mo co­lor de la ca­rro­ce­ría e in­clu­so con mo­ti­vos tri­di­men­sio­na­les. Co­mo en el Po­lo, op­cio­nal­men­te la ins­tru­men­ta­ción pue­de ser digital, con el «Digital Cock­pit» de 10,2”, con bue­na de­fi­ni­ción y sin re­fle­jos, mien­tras que la pan­ta­lla tác­til pa­ra ma­ne­jar el sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to pue­de ser de 6,5 u 8”. Cuen­ta con cua­tro puer­tos USB, dos pa­ra las pla­zas de­lan­te­ras y otros dos pa­ra las tra­se­ras, car­ga­dor inalám­bri­co pa­ra smartp­ho­ne y un buen nú­me­ro de hue­cos pa­ra de­jar ob­je­tos, con uno muy pe­cu­liar sin ta­pa en la zo­na su­pe­rior del sal­pi­ca­de­ro.

A su vo­lan­te se va sen­ta­do a 597 mm del sue­lo, es de­cir unos 10 cm por en­ci­ma de un Po­lo, mien­tras que atrás son 652 mm, 11 cm por en­ci­ma del uti­li­ta­rio, lo que apor­ta bue­na vi­si­bi­li­dad des­de cual­quier pla­za. Los res­pal­dos de los asien­tos tra­se­ros se di­vi­den en dos sec­cio­nes asi­mé­tri­cas y cuen­ta con una prác­ti­ca ban­que­ta des­li­zan­te lon­gi­tu­di­nal­men­te en un ran­go de 15 cm. En su po­si­ción más re­tra­sa­da es en­tre sus ri­va­les uno de los que ma­yor es­pa­cio ofre­ce pa­ra las pier­nas, mien­tras que en la más ade­lan­ta­da es de los que ma­yor vo­lu­men de maletero ofre­ce, só­lo su­pe­ra­do por el Ci­troën C3 Air­cross. Así, con­fi­gu­ra un maletero con un vo­lu­men ho­mo­lo­ga­do de en­tre 385 y 455 li­tros que se com­ple­men­ta con un sue­lo móvil que se pue­de po­si­cio­nar a dos al­tu­ras for­man­do en la su­pe­rior una zo­na de car­ga pla­na al aba­tir los res­pal­dos de los asien­tos tra­se­ros con has­ta 1.281 li­tros. Ade­más, pa­ra tras­por­tar ob­je­tos lar­gos ofre­ce la po­si­bi­li­dad de aba­tir com­ple­ta­men­te el res­pal­do del asien­to del acom­pa­ñan­te delantero.

BUE­NAS SEN­SA­CIO­NES. Aun­que ya ha­ya­mos te­ni­do una pe­que­ña to­ma de con­tac­to, con uni­da­des al 90/95 por cien­to en su fa­se de desa­rro­llo, ha­brá que es­pe­rar has­ta ma­yo de 2019 pa­ra que lle­gue a los con­ce­sio­na­rios. Con tres mo­to­res de ga­so­li­na TSI, con fil­tro de par­tí­cu­las pa­ra mo­to­res Ot­to. 1.0 tri­ci­lín­dri­co con 95 CV y cam­bio ma­nual de 5 ve­lo­ci­da­des, de 115 CV con cam­bio ma­nual de 6 re­la­cio­nes o el au­to­ma­ti­za­do de do­ble em­bra­gue DSG de 7, 1.5 TSI Evo de 150 CV con DSG7 —con sis­te­ma de des­co­ne­xión se­lec­ti­va

de ci­lin­dros— y, en Die­sel, 1.6 TDI de 95 CV con cam­bio ma­nual de 5 ve­lo­ci­da­des o DSG de 7.

Son mo­to­res agra­da­bles en to­dos los ca­sos aun­que sin un gran po­der a ba­jo ré­gi­men en los 1.0 TSI y 1.6 TDI y que se sien­ten su­fi­cien­te­men­te re­fi­na­dos. Di­ná­mi­ca­men­te so­bre­sa­le por su agi­li­dad y fa­ci­li­dad de con­duc­ción, con una amor­ti­gua­ción al­go me­nos fir­me que en el Aro­na pe­ro sin por ello ga­nar ca­li­dad de ro­da­du­ra, don­de am­bos so­bre­sa­len res­pec­to a otras crea­cio­nes de la ca­te­go­ría.

Otro pun­to en el que pre­ten­de des­ta­car es en su ofer­ta de equi­pa­mien­to, con cin­co aca­ba­dos —in­clui­do R-Li­ne— y un am­plio ar­se­nal de asis­ten­tes elec­tró­ni­cos de ayu­da a la con­duc­ción, mu­chos de ellos de se­rie, en­tre los que so­bre­sa­len: de vi­gi­lan­cia «Front As­sist», de pro­tec­ción proac­ti­va (que cie­rra ven­ta­nas, te­cho y pre­ten­sa cin­tu­ro­nes an­te un ac­ci­den­te in­mi­nen­te), de­tec­tor de fa­ti­ga, de man­te­ni­mien­to de ca­rril, de avi­so de sa­li­da del ca­rril, de de­tec­ción de pea­to­nes, cam­bio au­to­má­ti­co en­tre luz de cru­ce y de ca­rre­te­ra, de vehícu­los en el án­gu­lo muer­to, de apar­ca­mien­to con aler­ta de trá­fi­co cru­za­do tra­se­ro… Y mu­chas más co­sas que co­no­ce­re­mos cuan­do en tres me­ses des­ve­le sus for­mas de­fi­ni­ti­vas en la «pre­sen­ta­ción mun­dial» de un mo­de­lo que, al igual que el Po­lo, sal­drá de la fac­to­ría que la mar­ca tie­ne en Lan­da­ben (Na­va­rra) que, co­mo los otros MQB A0 del Gru­po Volks­wa­gen, con el nue­vo Au­di A1, Seat Ibi­za y Aro­na, se pro­du­cen en nues­tro te­rri­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.