F1: JA­PÓN

El acier­to de Ha­mil­ton y el enési­mo error de Vet­tel de­jan el cam­peo­na­to en ma­nos del bri­tá­ni­co, que lo­gró su no­ve­na vic­to­ria de la tem­po­ra­da y le de­ja a un pa­so de igua­lar a Fan­gio.

Autopista - - ESTASEMANA - JO­SÉ Mª RUBIO | au­to­pis­ta@mpib.es FO­TOS: RUBIO/LARREINA/IMAGO

El due­lo en­tre Ha­mil­ton y Vet­tel vi­ve un nue­vo ca­pí­tu­lo en el cir­cui­to de Su­zu­ka, en Ja­pón.

FE­RRA­RI, CON SU ERROR del sá­ba­do en calificación al sa­car a sus dos co­ches con in­ter­me­dias cuan­do to­dos lle­va­ban las de se­co, y lue­go en carrera otro fa­llo de Vet­tel al cho­car con Vers­tap­pen, han de­ja­do el tí­tu­lo en ma­nos de Ha­mil­ton, que acep­tó el re­ga­lo y es­ta­ba exul­tan­te. El cuar­to do­ble­te de la tem­po­ra­da, el se­gun­do con­se­cu­ti­vo y sin aso­mo ya de re­bel­día por par­te de Bot­tas, cie­rran la tem­po­ra­da a fal­ta del re­sul­ta­do fi­nal, que no ha de ser otro que el quin­to tí­tu­lo de Le­wis. Si el ob­je­ti­vo de Alon­so es ha­cer­se con tres cam­peo­na­tos del mun­do, el de Le­wis es con­se­guir ocho tí­tu­los de F1, e in­clu­so ter­mi­nar vis­tien­do de ro­jo en el oc­ta­vo, emu­lan­do a Michael. To­dos los pi­lo­tos sue­ñan con ves­tir de ro­jo a lo lar­go de su carrera.

Alon­so ya lo hi­zo, y si Sen­na no, fue por­que su afán ga­na­dor le lle­vó a Wi­lliams prác­ti­ca­men­te gra­tis, cuan­do los co­ches ita­lia­nos no eran los me­jo­res. Prost o Man­sell tam­bién es­tu­vie­ron en la Scu­de­ría, con re­sul­ta­dos de­cep­cio­nan­tes. Ha­mil­ton re­ma­ta­ría ahí su carrera de­por­ti­va. En Su­zu­ka pu­so una pie­dra más de su edi­fi­cio de cin­co pi­sos an­te un Vet­tel que no su­po es­pe­rar su turno, lleno de pri­sas e in­ten­tan­do lo im­po­si­ble. Vers­tap­pen es jo­ven, pe­ro es un ejem­plo a se­guir. Se ha ga­na­do el res­pe­to de to­dos con su ca­rác­ter du­ro y com­ba­ti­vo. Na­die va a ir a en­fren­tar­se con él si tie­ne al­go que per­der. So­lo Vet­tel, que vio hue­co, pe­ro se ol­vi­dó que que­da­ba mu­cha carrera y que te­nía de­lan­te al ho­lan­dés. No su­po ges­tio­nar sus pri­sas, po­día ha­ber es­pe­ra­do a la zo­na de DRS, pe­ro cre­yó que Max abri­ría la puer­ta co­mo mu­chos otros. Es im­po­si­ble pen­sar que Vet­tel no su­pie­ra lo que iba a pa­sar. En Chi­na Max lle­gó en­ci­ma de Vet­tel y se lo lle­vó pues­to. En Su­zu­ka el ale­mán en­tró a sa­co, pe­ro sa­lió mal pa­ra­do.

Ha­mil­ton no per­do­nó y es­tu­vo im­pe­rial to­do el fin de se­ma­na. Él bus­ca ser el me­jor en la F1 mien­tras que Fer­nan­do Alon­so quie­re ser el me­jor pi­lo­to de to­dos los tiem­pos, pe­ro no so­lo aquí, sino en to­das las ca­te­go­rías. Dos for­mas de ver las co­sas aun­que con el mis­mo ob­je­ti­vo: la bús­que­da de la per­fec­ción. Ha­mil­ton sa­be que en la F1 lo pue­de lo­grar, mien­tras que Alon­so, sa­be­dor que aquí se le ha ter­mi­na­do el tiem­po y las opor­tu­ni­da­des, po­ne rum­bo a otros pro­yec­tos, y es­te fin de se­ma­na, sin descanso, via­ja has­ta otro cir­cui­to ja­po­nés pa­ra dispu­tar

HA­MIL­TON Reali­zó una carrera sin erro­res dominando de prin­ci­pio a fin, las 53 vuel­tas.

CE­LE­BRA­CIÓN En Mer­ce­des te­nían mu­cho que ce­le­brar; aca­ri­cian los dos tí­tu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.