DE ILU­SIÓN TAM­BIÉN SE VI­VE

Autopista - - SPORTAUTO - Jo­sé Ma­ría Rubio

Cuan­do se oye de­cir a Se­bas­tian Vet­tel que "nues­tro es­pí­ri­tu si­gue in­tac­to", no se pue­de evi­tar la son­ri­sa. Se­bas­tian vol­vía del “co­rra­li­to”, don­de se con­tes­tan a las pre­gun­tas de los re­por­te­ros de las te­le­vi­sio­nes, son­rien­te mien­tras le iban en­tre­vis­tan­do. Pa­re­cía que ha­bía ga­na­do o que se­guía en la lu­cha por el tí­tu­lo. Mien­tras él son­reía, Bri­ta, su je­fa de pren­sa, le oía con ca­ra de cir­cuns­tan­cias. La con­sig­na de los ita­lia­nos es que hay que se­guir lu­chan­do, pe­ro me­jor ha­rían en po­ner los pies en el sue­lo y co­men­zar a pen­sar en el co­che del año pró­xi­mo, al­go que es­cu­de­rías co­mo Mer­ce­des y Red Bull lle­van ha­cien­do ha­ce tiem­po. Esa es la reali­dad que de­bie­ra mo­ver a Fe­rra­ri, pe­ro la idea es otra, es co­mo si no mi­ra­ran LA CLA­SI­fi­CA­CIóN DE PI­LO­TOS, PE­RO LO QUE es peor: es co­mo si no vie­ran lo que ocu­rre en la pista, don­de hay un co- che pla­tea­do que ma­ne­ja las si­tua­cio­nes a su an­to­jo, co­mo ha­cía an­tes. No sé si el do­ble sen­sor en la par­te eléc­tri­ca les anu­la al­gu­na ven­ta­ja irre­gu­lar que te­nían, pe­ro lo cier­to es que el Fe­rra­ri se ha es­tan­ca­do, no ha pro­gre­sa­do y ha ido ha­cia atrás. Cuan­do en el GP de Es­pa­ña ha­bla­ban de ór­de­nes de equi­po en Fe­rra­ri, al pre­gun­tar si eso era cier­to, ca­si te pe­ga­ban con la pis­to­la de cam­biar rue­das. Les so­na­ba a bro­ma de mal gus­to, a ca­chon­deo, por­que en Fe­rra­ri no es­tán pa­ra ór­de­nes de equi­po y más cuan­do sus pi­lo­tos es­ta­ban se­pa­ra­dos por 40 se­gun­dos. Qui­zás lo que ha­bía que pre­gun­tar en Fe­rra­ri es otra co­sa: "si hay or­den den­tro del equi­po".

Aun­que las dos úl­ti­mas se­ma­nas no han si­do fá­ci­les, nues­tro es­pí­ri­tu si­gue in­tac­to SE­BAS­TIAN VET­TEL Pi­lo­to de Fe­rra­ri

las 6 Ho­ras de Fu­ji, don­de sí que tie­ne mu­chas op­cio­nes de vic­to­ria y lu­cha por ga­nar el tí­tu­lo del WEC.

Por de­trás de Ha­mil­ton es­tá Vet­tel, que ve con de­ses­pe­ra­ción co­mo se le aca­ba­ron las opor­tu­ni­da­des, y sin que na­die lo re­me­die, al fi­na­li­zar el pró­xi­mo GP de Es­ta­dos Uni­dos, si Ha­mil­ton tie­ne 8 pun­tos más que los 67 de aho­ra, se­ría cam­peón ma­te­má­ti­co. Los erro­res de Fe­rra­ri y los ma­yúscu­los del ale­mán a lo lar­go de la tem­po­ra­da, de­ja­rán a Fe­rra­ri sin tí­tu­los, pe­ro ro­da­rán ca­be­zas. La pri­me­ra de ellas se­rá la de Mau­ri­zio Arri­va­be­ne. El ita­liano, que uti­li­zan­do co­mo tram­po­lín su pues­to en mar­ke­ting de Marl­bo­ro pa­ra lle­gar a di­ri­gir Fe­rra­ri, ha fra­ca­sa­do cuan­do te­nían un co­che ga­na­dor. En es­to, co­mo en el fút­bol, es más fá­cil des­pe­dir al en­tre­na­dor, y en es­te ca­so, co­mo ocu­rrie­ra con Bou­llier en McLa­ren, él se­rá el sa­cri­fi­ca­do. Jock Clear, que se las veía ve­nir, se ha he­cho a un la­do y se ha apun­ta­do a ser el in­ge­nie­ro de pista de Le­clerc, sal­van­do su ca­be­za, que era otra de las que es­ta­ban des­ti­na­das al ce­se.

VERS­TAP­PEN En carrera to­có a los dos Fe­rra­ri: pri­me­ro a Raik­ko­nen (en la fo­to) y lue­go a Vet­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.