MUN­DIAL DE F-1

Le­wis Ha­mil­ton igua­la­rá los cin­co tí­tu­los de Juan Ma­nuel Fan­gio a fi­nal de es­ta tem­po­ra­da y su ob­je­ti­vo es al­can­zar, o in­clu­so su­pe­rar, los 7 de Schu­ma­cher. El "sor­pas­so" po­dría ha­cer­lo in­clu­so de ro­jo.

Autopista - - ESTASEMANA - JO­SÉ Mª RU­BIO | au­to­pis­[email protected] FO­TOS: RU­BIO/LARREINA/IMAGO

Ana­li­za­mos to­do lo que su­ce­dió en el Gran Pre­mio de Ja­pón.

1 ¿Ha­mil­ton en la cum­bre

gra­cias al equi­po?

Sí. El bri­tá­ni­co es­tá en la cum­bre de su pi­lo­ta­je, de su ma­du­rez, de su es­ti­lo, de su do­mi­nio de to­das las si­tua­cio­nes y se­rá el me­re­ci­do cam­peón es­ta tem­po­ra­da. Ha si­do el me­jor, pe­ro Mer­ce­des ha ac­tua­do co­mo un equi­po arro­pan­do a su cam­peón. No se en­tien­de la vic­to­ria de uno sin un equi­po uni­do de­trás. Eso le fal­tó a Fe­rra­ri, unión y cla­ri­dad de ideas. La F1 es un de­por­te in­di­vi­dual por­que se "ado­ra" a un pi­lo­to, pe­ro siem­pre ha si­do un de­por­te de equi­po, y sin la ayu­da de to­dos el triun­fo se­ría im­po­si­ble. "Lo vol­ve­ría a ha­cer de nue­vo sin du­da", de­cía Bottas re­cor­dan­do la ce­sión de vic­to­ria a Le­wis en Ru­sia. Ha­mil­ton no ha fa­lla­do, pe­ro su co­che no ha si­do el me­jor a lo lar­go de la tem­po­ra­da, sin em­bar­go su equi­po sí. En Abu Da­bi igua­la­rá a Fan­gio, pe­ro el ar­gen­tino tam­bién ne­ce­si­tó ayu­da y ór­de­nes de equi­po pa­ra lo­grar sus tí­tu­los. En el G.P. de Eu­ro­pa en Reims en 1951, Al­fa Romeo hi­zo que Fa­gio­li, a pe­sar su­yo, de­ja­se su vo­lan­te a Fan­gio, cu­yo co­che ha­bía te­ni­do pro­ble­mas. Una ca­rre­ra de 3h22 tras la que Fa­gio­li ya no qui­so co­rrer más al con­si­de­rar­se hu­mi­lla­do, y eso que la vic­to­ria con Fan­gio le con­vir­tió en el pi­lo­to de más edad en ga­nar un GP con más de 53 años. Fe­rra­ri, que tan­to se que­ja de las ór­de­nes de equi­po, ha si­do un asi­duo de és­tas mu­cho an­tes que lle­ga­ra Schu­ma­cher. En 1956 Lui­gi Mus­so se ne­gó a de­jar el co­che a Fan­gio en Mon­za, y Pe­ter Co­llins de­jó el su­yo al "chue­co", per­dien­do unos pun­tos que le po­día ha­ber da­do el tí­tu­lo al bri­tá­ni­co. Fe­rra­ri siem­pre dio lec­cio­nes de ha­cer equi­po, a ve­ces pa­té­ti­cas co­mo la de Aus­tria 2002, que su­pu­so la abo­li­ción de las ór­de­nes de equi­po, res­tau­ra­das en 2010, tras el fa­mo­so: "Alon­so is fas­ter than you" a Mas­sa en Ale­ma­nia. Ha­mil­ton se ga­nó los ga­lo­nes en el equi­po y na­die se pue­de que­jar de ello, ni Bottas, que ha com­pren­di­do que si quie­re

En su si­tua­ción co­mien­zas a oír rui­dos ex­tra­ños en cual­quier par­te del co­che TOTO WOLFF Team Prin­ci­pal de Mer­ce­des

ga­nar el tí­tu­lo ten­drá que apli­car­se fuer­te des­de el ini­cio de 2019 y plan­tar ca­ra, y so­bre to­do ga­nar a Ha­mil­ton pa­ra ser te­ni­do en cuen­ta co­mo po­si­ble cam­peón, sino se­rá de nue­vo su es­cu­de­ro. Los ga­lo­nes se ga­nan en las ba­ta­llas y Le­wis sa­be muy bien eso.

2 ¿Se ave­ci­na una gue­rra Li­berty-equi­po?

Sí. La ca­ra ama­ble y son­rien­te de Ca­rey no se es­tá tra­du­cien­do en na­da po­si­ti­vo pa­ra las es­cu­de­rías, que so­lo ven cam­bios de ma­qui­lla­je en la F1 y na­da que de ver­dad me­jo­re el es­pec­tácu­lo ni la for­ma de fun­cio­nar. Al­gu­nos de los di­rec­to­res de equi­po com­pa­ran a lo que pa­sa a los "tri­le­ros" de la bo­li­ta. Nun­ca sa­bes de­ba­jo de qué cu­bi­le­te es­tá la bo­la y se em­pie­zan a can­sar de bue­nas pa­la­bras y po­cas pro­pues­tas reales. En los tiem­pos de Ber­nie Ec­cles­to­ne los equi­pos man­te­nían reunio­nes pri­va­das fre­cuen­te­men­te, le­jos de la mi­ra­da y las es­cu­chas de FOM y FIA, reunio­nes des­ti­na­das a adop­tar una po­si­ción co­mún fren­te a los es­ta­men­tos ofi­cia­les. Es­te ti­po de reunio­nes es­ca­sea­ban úl­ti­ma­men­te, y des­de Ma­la­sia 2017 no ha­bía ha­bi­do nin­gu­na. Fren­te a las mu­chas in­cóg­ni­tas que se plan­tean a par­tir de 2020, Toto Wolff, lí­der den­tro y fue­ra de la pis­ta, en de­tri­men­to de Arri­va­be­ne -con una po­si­ción dé­bil in­clu­so den­tro de Fe­rra­ri-, con­vo­có a to­dos pa­ra ha­blar de as­pec­tos eco­nó­mi­cos y de for­ma­to y ha­cer fren­te co­mún a FOM y FIA. La or­ga­ni­za­ción ame­ri­ca­na, con su bue­na ima­gen, ad­mi­tió a to­dos al Gru­po de Es­tra­te­gia, pe­ro eso fue una ma­nio­bra pa­ra evi­tar reunio­nes pri­va­das co­mo la del vier­nes en Su­zu­ka. Esa "tram­pa" la cap­ta­ron las es­cu­de­rías un po­co tar­de, y aho­ra van a man­te­ner reunio­nes en gru­po, sin es­pías y sin or­den del día pre­fi­ja­do, pa­ra dar una opi­nión co­le­gia­da en mu­chos as­pec­tos. El pri­me­ro, la me­jo­ra del es­pec­tácu­lo y el se­gun­do el re­par­to de fon­dos. De lo que no van a ha­blar nun­ca ahí es de te­mas téc­ni­cos, don­de hay

mu­chas dis­cre­pan­cias. Una gran preo­cu­pa­ción es la FE y quie­ren ha­cer fren­te a ella me­jo­ran­do el es­pec­tácu­lo, al­go que sí lo da en te­le­vi­sión, en pis­tas muy es­tre­chas pa­ra di­si­mu­lar en la pan­ta­lla la fal­ta de ve­lo­ci­dad, pe­ro su mar­ke­ting ha atraí­do a nue­ve mar­cas ya y la F1 a nin­gu­na. Mer­ce­des ten­drá nue­vo res­pon­sa­ble má­xi­mo en bre­ve y ha­brá que ver qué opi­na del dis­pen­dio de la F1. Re­nault, sino ga­na pron­to se irá, que­dán­do­se so­lo Fe­rra­ri. Es­ta­mos an­te una re­edi­ción de la FOTA de 2008, que se di­sol­vió en 2014. Se fundó pa­ra en­fren­tar­se con fuer­za a la FIA y FOM a la ho­ra de ne­go­ciar los nue­vos acuer­dos de la Con­cor­dia de en­ton­ces. Aho­ra Li­berty y la FIA es­tán tar­dan­do en ha­cer sus pro­pues­tas pa­ra más allá de 2020 y se van a en­con­trar con una si­tua­ción si­mi­lar a 2010, cuan­do se plan­teó un cam­peo­na­to pa­ra­le­lo, al­go que Li­berty no pue­de per­mi­tir, ya que se­ría su rui­na. Cha­se Ca­rey, a pe­sar de no es­tar pre­vis­to en el pro­gra­ma del fin de se­ma­na, reac­cio­nó rá­pi­do y reunió a to­dos de nue­vo el do­min­go con la ex­cu­sa de ver di­ver­sos pun­tos del fu­tu­ro, pe­ro esa con­vo­ca­to­ria de Ca­rey so­nó a de­bi­li­dad y sus­to an­te la del vier­nes más que a otra co­sa, pa­ra ale­gría de los equi­pos.

3 ¿Saiz con la men­te en McLa­ren?

Sí. El ma­dri­le­ño en Su­zu­ka eclip­só a Hul­ken­berg y ha te­ni­do un cam­bio de ac­ti­tud. Se tie­ne que me­ter en la piel de un lí­der el año que vie­ne y es­tá en­tre­nan­do pa­ra ello y se no­tó en ca­li­fi­ca­ción. Lle­ga­rá a un equi­po que arran­ca­rá de ce­ro y no pue­de de­frau­dar. Los in­ten­sos con­tac­tos de su manager con McLa­ren sir­ven pa­ra co­no­cer bien dón­de va a es­tar el año que vie­ne, y Car­los quie­re la ma­yor in­for­ma­ción po­si­ble. Las reunio­nes con Alon­so en te­rri­to­rio McLa­ren han si­do fre­cuen­tes en las úl­ti­mas ca­rre­ras. Car­los de­be ser el re­vul­si­vo hu­mano del equi­po, pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­rá una me­cá­ni­ca a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias.

Nos fal­ta­ban reunio­nes en­tre no­so­tros, co­mo se ha­cía en tiem­pos de Ber­nie, y he­mos vuel­to a las bue­nas cos­tum­bres CYRIL ABITEBOUL Team Prin­ci­pal de Re­nault Sport

AMÉ­RI­CA

Fer­nan­do hi­zo el "pa­ra­de" a bor­do del co­che más ame­ri­cano pen­san­do en Indy, un Shelby Co­bra.

OCON El fran­cés pue­de ter­mi­nar son­rien­do gra­cias a su amis­tad con Stroll y man­te­ner­se en F.In­dia.

ALAR­MA RO­JA Tras la ca­rre­ra, Per­ma­ne, Ni­co y Cyril es­ta­ban se­rios a pe­sar del mi­la­gro­so pun­to de Sainz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.