AU­DI A4 VS PEU­GEOT 508

Con gran fuer­za en su di­se­ño y una con­duc­ción que no de­frau­da, el am­bi­cio­so 508 tie­ne ar­gu­men­tos pa­ra de­jar hue­lla en un seg­men­to don­de el “tra­di­cio­nal” A4 su­po­ne to­da una re­fe­ren­cia.

Autopista - - ESTASE MANA - PA­BLO MA­LLO | pma­llo@mpib.es FO­TOS: MIKAEL HELSING

Due­lo de ber­li­nas. El am­bi­cio­so Peu­geot 508 des­plie­ga to­dos sus ar­gu­men­tos pa­ra de­jar hue­lla en un seg­men­to don­de el "tra­di­cio­nal" Au­di A4 es to­da una re­fe­ren­cia.

LA MO­DA SUV DE LOS ÚL­TI

mos años ha he­cho que las ber­li­nas ha­yan que­da­do co­mo un seg­men­to mi­no­ri­ta­rio, sin em­bar­go, no de­jan de ser ex­ce­len­tes au­to­mó­vi­les. Prue­ba de ello es el A4, que em­plea la mis­ma ar­qui­tec­tu­ra que el A8 y com­par­te gran par­te de su tec­no­lo­gía, por lo que se tra­ta de un mo­de­lo de lo más so­fis­ti­ca­do, so­bre to­do si nos de­ja­mos ten­tar por la ex­ten­sa lis­ta de ex­tras. El 508, con ele­men­tos de equi­pa­mien­to po­co o na­da fre­cuen­tes pa­ra una mar­ca ge­ne­ra­lis­ta, tam­bién ele­va el ni­vel en mu­chos as­pec­tos y se po­si­cio­na co­mo un co­che di­fe­ren­te y muy desea­ble, una es­pe­cie de re­in­ter­pre­ta­ción mo­der­na de la ber­li­na tra­di­cio­nal.

DI­SE­ÑO DI­FE­REN­CIA­DO. Si el Au­di se ca­rac­te­ri­za por re­sal­tar las for­mas tí­pi­cas de una ber­li­na, con 3 vo­lú­me­nes muy de­fi­ni­dos y una lí­nea bas­tan­te clá­si­ca, Peu­geot apues­ta por un es­ti­lo cla­ra­men­te de­por­ti­vo con el 508, que tie­ne cier­tas re­mi­nis­cen­cias de coupé, in­clui­das las ven­ta­ni­llas sin mar­co en to­das las puer­tas, al­go que no pa­re­ce afec­tar ne­ga­ti­va­men­te al ais­la­mien­to acús­ti­co. A pe­sar de su au­daz apa­rien­cia no de­ja de la­do la prac­ti­ci­dad, pues cuen­ta con un ge­ne­ro­so por­tón tra­se­ro que, op­cio­nal­men­te, pue­de es­tar mo­to­ri­za­do y do­ta­do de fun­ción de aper­tu­ra y cie­rre “sin ma­nos”, pa­san­do el pie por de­ba­jo del pa­ra­cho­ques. Eso sí, a cam­bio de po­der pre­su­mir de es­té­ti­ca, hay que es­tar dis­pues­tos a per­der al­go de al­tu­ra en las

pla­zas tra­se­ras, que se no­ta so­bre to­do al ac­ce­der al ha­bi­tácu­lo, ya que la lí­nea des­cen­den­te del te­cho obli­ga a los pa­sa­je­ros a aga­char­se más pa­ra en­trar. El in­te­rior, su­ma­men­te vis­to­so, no cuen­ta con la le­gen­da­ria ca­li­dad de ter­mi­na­cio­nes del A4, pe­ro sí que su­pera a la ma­yo­ría de sus ri­va­les ge­ne­ra­lis­tas y te tras­la­da a un am­bien­te es­pe­cial, tan­to por ma­te­ria­les co­mo por di­se­ño. Man­tie­ne la dis­po­si­ción de los úl­ti­mos Peu­geot de vo­lan­te pe­que­ño, si­tua­do muy ba­jo pa­ra po­der ver el cua­dro de man­dos di­gi­tal por en­ci­ma del aro, una po­si­ción que per­mi­te lle­var los hom­bros más des­can­sa­dos, aun­que tam­bién re­quie­re cier­ta adap­ta­ción por nues­tra par­te, pues de­man­da mo­vi­mien­tos pre­ci­sos en gi­ros y ma­nio­bras. Qui­zá por ello no cuen­ta con una des­mul­ti­pli­ca­ción de­ma­sia­do rá­pi­da, co­mo ca­bría es­pe­rar por su de­por­ti­vo as­pec­to, ya que re­sul­ta­ría más exi­gen­te pa­ra el con­duc­tor.

ilu­mi­na­ción am­bien­tal, asien­tos con fun­ción de ma­sa­je, fa­ros led (pue­den ser ma­tri­cia­les en el Au­di), Head-Up Dis­play y to­do ti­po de asis­ten­tes a la con­duc­ción, in­clui­do un sis­te­ma de vi­sión noc­tur­na con re­co­no­ci­mien­to de pea­to­nes en el 508, que fun­cio­na real­men­te bien.

La con­duc­ción no de­frau­da en nin­guno de los dos ca­sos, si bien el A4 con­si­gue un ma­yor con­fort, fru­to de la ma­yor sua­vi­dad del con­jun­to mo­tor/cam­bio, una so­ber­bia in­so­no­ri­za­ción y me­jor vi­si­bi­li­dad ha­cia to­dos los án­gu­los. La di­fe­ren­cia en cuan­to a ta­ra­do de sus­pen­sio­nes no es tan apre­cia­ble, am­bos con amor­ti­gua­do­res adap­ta­ti­vos y buen ni­vel de fil­tra­do pe­se a sus lla­ma­ti­vas llan­tas y neu­má­ti­cos de per­fil ba­jo, aun­que el A4 vuel­ve a de­mos­trar aquí su en­fo­que pre­mium y con­si­gue un me­jor equi­li­brio al con­te­ner los mo­vi­mien­tos de la ca­rro­ce­ría. El mo­de­lo ale­mán re­sul­ta más es­ta­ble y pre­ci­so, no só­lo por su ma­yor dis­tan­cia en­tre ejes, tam­bién por el “ar­ma se­cre­ta” que su­po­ne su di­rec­ción ac­ti­va op­cio­nal. És­ta con­si­gue re­du­cir las vuel­tas de vo­lan­te al apar­car o do­blar es­qui­nas, pe­ro tam­bién, es­ta­bi­li­zar la mar­cha a al­ta ve­lo­ci­dad e in­clu­so “mi­ti­gar” las le­yes de la fí­si­ca ac­tuan­do en co­la­bo­ra­ción con el ESP de ma­ne­ra an­ti­ci­pa­ti­va, aun­que a ve­ces no­te­mos cier­tos mo­vi­mien­tos au­tó­no­mos —no del vo­lan­te, sino de las rue­das— que ge­ne­ran, en oca­sio­nes pun­tua­les, sen­sa­ción de des­co­ne­xión en­tre nues­tras ma­nos y el as­fal­to. Por ejem­plo, si ace­le­ras con de­ci­sión en ple­na cur­va la tra­za­da se cie­rra más de lo es­pe­ra­do, ca­si co­mo si se tra­ta­se de un co­che de pro­pul­sión, y en ca­so de lle­var a ca­bo una con­duc­ción su­ma­men­te de­por­ti­va, pue­de lle­gar a rea­li­zar con­tra­vo­lan­te por su cuen­ta. El

re­sul­ta­do es un co­che muy efi­caz y, al mis­mo tiem­po, fá­cil de lle­var. El 508 no es tan di­ná­mi­co en cur­va y su di­rec­ción, me­nos pre­ci­sa de lo que nos gus­ta­ría, no in­for­ma ape­nas de lo que ocu­rre ba­jo las rue­das, por lo que lle­ga­do el ca­so de so­bre­pa­sar sus al­tos lí­mi­tes de aga­rre, el sub­vi­ra­je apa­re­ce sin de­ma­sia­do avi­so, aun­que de for­ma mo­de­ra­da. Tam­bién es un co­che muy rá­pi­do, pe­ro no se sien­te tan di­rec­to ni tan li­ge­ro co­mo su ri­val a la ho­ra de bus­car sus lí­mi­tes, y su tren tra­se­ro es me­nos par­ti­ci­pa­ti­vo.

Qui­zá el ele­men­to que más afec­ta a la con­duc­ción en los des­pla­za­mien­tos co­ti­dia­nos son sus res­pec­ti­vos cam­bios au­to­má­ti­cos. Au­di ha con­se­gui­do al­can­zar un gran re­fi­na­mien­to en su S tro­nic de do­ble em­bra­gue, que no só­lo es muy rá­pi­do, sino tam­bién sua­ve en con­di­cio­nes en las que, sal­vo hon­ro­sas ex­cep­cio­nes, es­te ti­po de trans­mi­sión no sue­le com­por­tar­se de ma­ne­ra tan li­neal y pre­de­ci­ble co­mo un cam­bio au­to­má­ti­co por con­ver­ti­dor de par, léa­se ma­nio­bras de apar­ca­mien­to, arran­ca­das y de­ten­cio­nes. La ca­ja del 508, que uti­li­za con­ver­ti­dor de par, es más que co­rrec­ta, pe­ro no tan in­me­dia­ta, ni per­mi­te re­du­cir va­rias mar­chas de gol­pe con las le­vas, y no siem­pre es es­pe­cial­men­te sua­ve en la fa­se fi­nal de la fre­na­da —el Au­di sí, in­clu­so cuan­do el Stop/Start pa­ra el mo­tor con el co­che to­da­vía en mo­vi­mien­to—. Na­da que em­pa­ñe la ex­pe­rien­cia al vo­lan­te, aun­que en es­te apar­ta­do el 508 no re­sul­ta tan bri­llan­te co­mo su con­trin­can­te.

En de­fi­ni­ti­va, los dos des­ti­lan so­fis­ti­ca­ción por los cua­tro cos­ta­dos, y no ca­be du­da de que, ca­da uno en su es­ti­lo, se tra­ta de dos mo­de­los pla­ga­dos de atrac­ti­vos.

MÁS AN­CHU­RA Y AL­TU­RA El Au­di es al­go más es­pa­cio­so. Am­bos cuen­tan con va­rios pro­gra­mas de ma­sa­je en los asien­tos de­lan­te­ros. SIN POR­TÓN Su con­fi­gu­ra­ción de 4 puer­tas le con­fie­re una bo­ca de car­ga más pe­que­ña que en el 508, que es 5 puer­tas.

LU­CES Y SOM­BRAS Fren­te a la dis­cre­ción del A4, el 508 lla­ma la aten­ción allá por don­de pa­sa. Ofre­ce sis­te­ma de vi­sión noc­tur­na con de­tec­ción de pea­to­nes; el A4, fa­ros led ma­tri­cia­les.

LLA­MA­TI­VO El ma­ne­jo ma­nual/ se­cuen­cial del cam­bio es úni­ca­men­te me­dian­te las le­vas del vo­lan­te.

SI­LUE­TA DE­POR­TI­VA La for­ma del mar­co de la puer­ta, muy des­cen­den­te, con­di­cio­na li­ge­ra­men­te el ac­ce­so a las pla­zas tra­se­ras. MÁS PRÁC­TI­CO El por­tón del 508 ofre­ce ac­cio­na­mien­to eléc­tri­co au­to­má­ti­co, pa­san­do el pie por de­ba­jo del pa­ra­cho­ques. Su bo­ca de car­ga es ma­yor.

SO­BRE RAÍ­LES La di­rec­ción ac­ti­va y los amor­ti­gua­do­res pi­lo­ta­dos au­men­tan la es­ta­bi­li­dad y pre­ci­sión del A4. Es­te aca­ba­do del 508 in­clu­ye de se­rie amor­ti­gua­do­res adap­ta­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.