AU­DI A6

Hoy, cuan­do los SUV se ven­den co­mo pan ca­lien­te, una ber­li­na bien pue­de ser­vir pa­ra di­fe­ren­ciar­se. Y si es co­mo es­te A6 Die­sel, de muy ba­jo con­su­mo, ágil, rá­pi­do, tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­do y con cla­se a es­puer­tas, se­rá un pe­ca­do no pen­sar en es­te Au­di cua

Autopista - - ESTASE MANA - LUIS M. VITORIA | lm­vi­to­[email protected] FO­TOS: IS­RAEL GARDYN

Lo pro­ba­mos en su va­rian­te 45 TDI, un Die­sel de muy ba­jo con­su­mo, ágil, rá­pi­do y tec­no­ló­gi­ca­men­te muy avan­za­do.

QUIEN LO DI­RÍA, Y MÁS des­pués de ha­ber­lo po­di­do con­du­cir, pe­ro la pro­ta­go­nis­ta de es­ta prue­ba es una de las más mo­des­tas de las ver­sio­nes que com­po­nen la fa­mi­lia A6. Pe­ro es que en Au­di y cuan­do se tra­ta del A6 lo mí­ni­mo ya es su­per­la­ti­vo. Así en es­te 45 TDI no se es­ca­ti­ma pa­ra que es­ta ber­li­na man­ten­ga no só­lo su ni­vel de re­fe­ren­te tec­no­ló­gi­co, sino de con­fort, di­na­mis­mo o equi­pa­mien­to que se es­pe­ra de su por­te y ta­ma­ño: su lon­gi­tud ya es­tá a tres de­dos de los 5 me­tros, la fron­te­ra que no ha­ce mu­cho dis­tin­guía a las ber­li­nas de re­pre­sen­ta­ción o bu­si­ness de las de pu­ro lu­jo.

¿45 TDI? Pue­de que te cues­te pe­ro, por el mo­men­to, no que­da otra que ir­se fa­mi­lia­ri­zan­do con las de­no­mi­na­cio­nes que Au­di pu­so en mar­cha con el A8. En es­te ca­so, con 45 se iden­ti­fi­ca el es­ca­lón de po­ten­cia de 227 a 248 CV, que es don­de se si­túa es­ta va­rian­te del Die­sel de 3 li­tros. Siem­pre va li­ga­do a la efi­caz trac­ción to­tal y, tam­bién siem­pre, al cam­bio au­to­má­ti­co de 8 ve­lo­ci­da­des. Así mis­mo, en to­dos los A6 se uti­li­za la red de 48 vol­tios que, pa­ra el con­duc­tor, es in­vi­si­ble —no hay na­da que le in­di­que cuan­do es­tá tra­ba­jan­do esa ba­te­ría— y, sal­vo en al­gu­na si­tua­ción con­cre­ta, de dis­cre­ta su apor­ta­ción: se pro­du­ce el apa­ga­do del mo­tor por el Start& Stop, por ejem­plo, por­que nos acer­ca­mos a un se­má­fo­ro en ro­jo o a un stop —ha­bre­mos de­ja­do de ace­le­rar o has­ta ire­mos fre­nan­do— y, aún así, esa ba­te­ría nos pro­vee de ener­gía pa­ra ir con­du­cien­do, por de­ba­jo de 20 km/ h, has­ta pa­rar­nos to­tal­men­te. En esa si­tua­ción, el ro­ce al ace­le­ra­dor rearran­ca el mo­tor in­me­dia­ta­men­te y, en ese efec­to tan ra­pi­dí­si­mo, es­tá la cla­ve pa­ra ese Start&Stop nos pa­rez­ca el me­jor del mer­ca­do.

En­tre lo que más mar­ca el ca­rác­ter de es­ta ver­sión es­tá ese cam­bio que, sal­vo que se eli­ja el per­fil Sport con el Dri­ve Se­lect, bus­ca con de­nue­do la mar­cha más lar­ga po­si­ble. Y su desa­rro­llo ya es hol­ga­do: di­ga­mos que en 8º a 130 km/h va­mos

¿POR QUÉ UN SUV CON BER­LI­NAS CO­MO ÉS­TA?

a 1.700 vuel­tas. Ahí es­tá una de las cla­ves de lo po­co que gas­ta es­te A6, que tam­bién se be­ne­fi­cia de, por ejem­plo, al­gu­nas se­ña­les tras­la­da­das al con­duc­tor cuan­do se op­ta por el per­fil Efic­ciency. Es en­ton­ces cuan­do una vi­bra­ción en el pe­dal del ace­le­ra­dor apa­re­ce si es­ta­mos a pun­to de re­ba­sar la ve­lo­ci­dad le­gal que in­di­can las se­ña­les. Es­tas tam­bién de­fi­nen la ve­lo­ci­dad del con­trol de ve­lo­ci­dad, de ma­ne­ra que se ajus­ta au­to­má­ti­ca­men­te cuan­do apa­re­ce, por ejem­plo, una re­duc­ción de 120 a 90 km/h. A ve­ces, de for­ma sor­pre­si­va pa­ra el que vie­ne de­trás sin in­ten­ción de acom­pa­sar su ve­lo­ci­dad a la li­mi­ta­ción. En es­te per­fil, el cam­bio tra­ba­ja una o dos mar­chas por en­ci­ma que en Con­fort, en el que tam­bién se pro­du­ce la des­co­ne­xión de mo­tor en el mo­do iner­cia; mien­tras que en Sport, lo vie­ne ha ha­cer una por de­ba­jo de esa ley in­ter­me­dia. Eso sí, se­lec­cio­nes el ajus­te que se­lec­cio­nes, las arran­ca­das se sal­dan con un res­ba­la­mien­to cla­ro del con­ver­ti­dor de par que bien po­dría ha­ber que­da­do más ata­ja­do.

Na­die di­ría que pe­sa lo que lo ha­ce de lo bien que en­ca­ra las cur­vas, em­pe­zan­do por la pre­ci­sión con la que res­pon­de a la di­rec­ción y si­guien­do por la agi­li­dad con la que gi­ra, más allá de que la trac­ción to­tal fa­ci­li­ta la fa­se fi­nal. Vien­do co­mo se com­por­ta sin ella, sien­do exi­gen­tes, en­ten­de­mos que la di­rec­ción a las cua­tro rue­das es una op­ción que es­tá de más. Ade­más, fre­na de ci­ne y con una al­ta re­sis­ten­cia al ca­len­ta­mien­to.

Su ma­yor de­fec­to es que, con 55 CV más, el 55 TDI só­lo cues­ta 2.000 eu­ros adi­cio­na­les y, si bien no hay di­fe­ren­cias en­tre am­bos en el con­su­mo, sí las hay, por mu­cho que sean de pe­que­ño or­den, en ace­le­ra­cio­nes o re­cu­pe­ra­cio­nes.

SIN TA­CHA CON LA VOZ... O LA MANO

Di­ná­mi­ca­men­te, es­te A6 es im­pe­ca­ble, tan­to que re­sul­ta di­fí­cil has­ta echar de me­nos la di­rec­ción a las cua­tro rue­das. La pan­ta­lla in­fe­rior del sal­pi­ca­de­ro da el con­trol de di­fe­ren­tes sis­te­mas e, in­clu­so, es po­si­ble es­cri­bir so­bre ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.