MUN­DIAL DE FOR­MU­LA

Fan­gio, Mi­chael y Ha­mil­ton. Los tres úni­cos que han lo­gra­do cin­co tí­tu­los. El ham­bre de Le­wis en su me­jor tem­po­ra­da le ha he­cho mar­car­se co­mo ob­je­ti­vo los 7 en­tor­cha­dos de Mi­chael.

Autopista - - ESTASE MANA - JO­SÉ Mª RUBIO | au­to­pis­[email protected] FO­TOS: RUBIO/URIAR­TE/IMA­GO

Lle­ga el G.P. de Mé­xi­co al Au­tó­dro­mo Her­ma­nos Ro­drí­guez.

LAS LÁ­GRI­MAS DE VET­TEL en el po­dio y en la rue­da de pren­sa pos­te­rior a la ca­rre­ra con­tras­ta­ban con un Ha­mil­ton fe­liz, que afir­mó que és­ta ha­bía si­do su me­jor tem­po­ra­da. Al me­nos ha si­do la más com­pe­ti­da y so­lo los erro­res de Vet­tel han de­ci­di­do a fa­vor del bri­tá­ni­co. Vet­tel ter­mi­nó llo­ran­do co­mo un ni­ño lo que no su­po de­fen­der en la pis­ta, lo que de­mues­tra que una vez más Ha­mil­ton pu­do en la lu­cha psi­co­ló­gi­ca, la mis­ma que pro­vo­có la re­ti­ra­da de Ros­berg, o la que im­pi­dió el ter­cer tí­tu­lo de Alon­so.

Le­wis se ha con­ver­ti­do en el me­jor show que tie­ne la F1, ca­si en el úni­co jun­to a Ric­ciar­do. Es­ta tem­po­ra­da más que nun­ca, la vic­to­ria de Ha­mil­ton se ha fra­gua­do fue­ra de la pis­ta y en eso Le­wis es tam­bién un cam­peón. Si per­dió con Ros­berg en 2016 fue por pro­ble­mas me­cá­ni­cos. Ha­mil­ton apren­dió que no so­lo hay que ga­nar en la pis­ta, sino tam­bién fue­ra de ella y tu­vo en Alon­so el me­jor maes­tro, am­bos arra­san a sus com­pa­ñe­ros de equi­po. Pri­me­ro se ha­ce ami­go su­yo, apren­de sus pun­tos dé­bi­les y, a par­tir de ahí, de­rro­ta­dos. Le­wis ha si­do el úni­co que ha plan­ta­do ca­ra a Alon­so en ese te­rreno ga­nán­do­le y des­qui­cian­do al as­tu­riano, que co­mo Vet­tel per­dió el tí­tu­lo fue­ra de la pis­ta.

Ha­mil­ton lle­gó a la pre­sen­ta­ción de los pi­lo­tos en pa­ti­ne­te, con una más­ca­ra blan­ca y ves­ti­do de blan­co, con una re­la­ja­ción pro­pia de al­guien que se sa­be cam­peón, so­lo ne­ce­si­ta­ba aca­bar sép­ti­mo si ga­na­ba Vet­tel...

Lo que más sor­pren­de son las lá­gri­mas de Vet­tel, que no po­día es­pe­rar mi­la­gros y que sa­bía des­de Aus­tin que no te­nía na­da que ha­cer, y sin em­bar­go se mos­tró mu­cho más de­rro­ta­do de lo que se po­día es­pe­rar. Ter­mi­nar llo­ran­do, cuan­do no hu­bo sor­pre­sa en el tí­tu­lo de Le­wis, no es una si­tua­ción que ayu­de mu­cho a la ima­gen del ale­mán, que cuen­ta con cua­tro tí­tu­los, pe­ro que no go­za del re­co­no­ci­mien­to del pú­bli­co en ge­ne­ral, ni in­clu­so del ale­mán. Otro tan­to se po­día de­cir de Ros­berg, mien­tras que con Ha­mil­ton ocu­rre to­do lo con­tra­rio. Se quie­ra o no, Le­wis do­mi­nó den­tro y fue­ra la pis­ta, su­po mar­car los tiem­pos, des­qui­ciar a su ri­val, sa­car par­ti­do a un co­che me­nos efi­caz que el Fe­rra­ri en nu­me­ro­sas oca­sio­nes, has­ta igua­lar a Fan­gio con cin­co tí­tu­los. La fa­mi­lia del ar­gen­tino ya se ha­brá pues­to en con­tac­to con Le­wis pa­ra ha­cer­le un ho­me­na­je, re­ga­lán­do­le al­gún ob­je­to muy que­ri­do de Juan Ma­nuel al ter­cer pi­lo­to en la his­to­ria que lo­gra cin­co tí­tu­los.

No es un día muy fe­liz pa­ra mí, pe­ro una co­sa es es­tar aba­jo y otra no po­der le­van­tar­me SE­BAS­TIAN VET­TEL Pi­lo­to de Fe­rra­ri

Mien­tras Vet­tel llo­ra­ba, Ric­ciar­do cla­ma­ba ven­gan­za y sa­ca­ba los pies del ties­to ata­can­do du­ra­men­te a Red Bull por no dar­le un co­che más fia­ble. Daniel, el otro hom­bre es­pec­tácu­lo de la F1, es­ta­ba frus­tra­do, pe­ro en lu­gar de re­cla­mar con­tra quien le ha pa­ga­do su ca­rre­ra y le ha da­do to­do, lo que de­bie­ra ha­cer es lla­mar a Viry y pre­gun­tar a sus fu­tu­ros je­fes qué es lo que pa­sa con el mo­tor y ac­ce­so­rios, de esa for­ma ten­dría una res­pues­ta más cla­ra y no ne­ce­si­ta­ría mor­der la mano que le ha da­do de co­mer to­do es­te tiem­po. A Red Bull los “hi­jos” se le vuel­ven en con­tra en cuan­to hay un con­tra tiem­po. Eso es al­go nor­mal en la mar­ca aus­tria­ca, ya que ha ocu­rri­do tra­di­cio­nal­men­te con to­dos sus pi­lo­tos, que al fi­nal tie­nen la sen­sa­ción de es­ta ex­pri­mi­dos. Ya pa­só con Vet­tel tam­bién, y Vers­tap­pen no ocul­ta sus frus­tra­cio­nes en cuan­to las co­sas no sa­len bien, ata­can­do a Re­nault es­pe­cial­men­te. La mar­ca del rom­bo, que dio los cua­tro tí­tu­los que tie­ne Red Bull, siem­pre ha si­do vi­li­pen­dia­da en esa re­la­ción amor-odio y que se aca­ba­rá por fin en Abu Da­bi.

El am­bien­te, la or­ga­ni­za­ción, la for­ma de ha­cer las co­sas y so­bre to­do el pú­bli­co. Una gen­te apa­sio­na­da que aho­rra to­do el año pa­ra asis­tir a la “Fies­ta” de la F1, que es co­mo se vi­ve el GP en Mé­xi­co. La po­ca fia­bi­li­dad del co­che de Ric­ciar­do, au­tor de una mag­ní­fi­ca “po­le”. Los pro­ble­mas de Sainz (ba­te­ría) y Pé­rez (fre­nos) que les de­ja­ron a 0 cuan­do as­pi­ra­ban a lu­char por el sex­to pues­to.

CA­RA Y CRUZ Vet­tel fe­li­ci­tó a ha­mil­ton na­da más aca­bar la ca­rre­ra, pe­ro la pro­ce­sión iba por den­tro. RIC­CIAR­DO Los pun­tos se atri­bu­yen en la ca­rre­ra y la po­le fue una ale­gría efí­me­ra pa­ra el asu­tra­liano. VERS­TAP­PEN Max se apro­ve­chó de que Ha­mil­ton sa­có la cal­cu­la­do­ra y lo­gró su quin­ta vic­to­ria.

HA­MIL­TON Le­wis con­tro­ló la tem­po­ra­da tan­to den­tro co­mo fue­ra de la pis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.