LE­WIS HA­MIL­TON

Es al­go que so­ña­ba, pe­ro ni en un mi­llón de años pen­sé que es­ta­ría aquí hoy, cin­co ve­ces cam­peón del mun­do

Autopista - - SPORT AUTO - Pi­lo­to de Mercedes

Al­can­zar a Fan­gio era un ob­je­ti­vo, pe­ro no el úni­co. La ca­rre­ra de­por­ti­va de Le­wis Ha­mil­ton no se en­tien­de sin el pro­tec­to­ra­do de Den­nis fren­te a Alon­so en McLa­ren, pe­ro des­de aque­lla le­ja­na tem­po­ra­da de 2007, el bri­tá­ni­co se ha ido mar­can­do me­tas ca­da vez más am­bi­cio­sas. Si Alon­so quie­re ser el más gran­de, lo­gran­do tí­tu­los en va­rias dis­ci­pli­nas, Le­wis Ha­mil­ton quie­re ser­lo en la F1, y pa­ra ello ten­drá que su­pe­rar a Mi­chael Schu­ma­cher, el pi­lo­to al que sus­ti­tu­yó en Mercedes en 2013. Le­wis es­tá en su ma­du­rez de­por­ti­va, en lo más al­to de su ca­rre­ra, en lo me­jor de su pi­lo­ta­je, co­mo di­ría Sen­na: "es­tá to­ca­do por Dios". Fren­te a él los ri­va­les, en es­te ca­so Vet­tel, pier­den la pa­cien­cia, los ner­vios y los pun­tos, co­mo le ocu­rrió a Fer­nan­do en 2007. Ha­mil­ton ha si­do el úni­co ca­paz de sa­car de sus ca­si­llas a Fer­nan­do, y sin du­da aque­lla tem­po­ra­da fra­guó mu­cho el ca­rác­ter de­por­ti­vo del bri­tá­ni­co, que apren­dió a su­frir a un pi­lo­to que era más gran­de que él, y su­po sa­lir ai­ro­so y ca­si vic­to­rio­so del due­lo. A ve­ces esos en­fren­ta­mien­tos en los que se sa­le de­rro­ta­do sir­ven pa­ra apren­der de las si­tua­cio­nes y no co­me­ter los mis­mos erro­res. En eso se dis­tin­guen los campeones de los que no lo son: apren­den de los ri­va­les y de los erro­res pro­pios.

Se­gu­ro que Vet­tel va a pen­sar se­ria­men­te si con­tra­ta a al­guien a su la­do pa­ra que le ayu­de men­tal­men­te a su­pe­rar si­tua­cio­nes co­mo las que le han lle­va­do a per­der el tí­tu­lo es­te año, erro­res de­bi­dos a una fal­ta de pre­pa­ra­ción men­tal. Al­go le fa­lla en su men­ta­li­dad, si no, no se en­tien­de que nun­ca ha­ya ga­na­do sa­lien­do más allá del ter­cer pues­to. Con esa de­bi­li­dad es im­pen­sa­ble que pue­da ga­nar a Ha­mil­ton en una tem­po­ra­da con 21 ca­rre­ras. El bri­tá­ni­co ha sa­bi­do so­bre­po­ner­se a to­do es­te año. Ca­rre­ras co­mo la de Mon­za, con una men­ta­li­dad de cam­peón, son las que le han da­do el tí­tu­lo, cuan­do

en mu­chas oca­sio­nes te­nía to­do en con­tra. En Sil­vers­to­ne Ha­mil­ton su­frió una de las ma­yo­res hu­mi­lla­cio­nes de la tem­po­ra­da: Vet­tel ga­nó, pe­ro en Ale­ma­nia se ven­gó, ade­más cons­cien­te­men­te. Eli­gió no en­trar en bo­xes en un mo­men­to de la ca­rre­ra sa­lien­do por la hier­ba del ca­rril que le lle­va­ba al cam­bio de rue­das. Un de­ci­sión así so­lo la to­ma al­guien que do­mi­na la si­tua­ción, que se sa­be lí­der, que pue­de im­po­ner su cri­te­rio en el ga­ra­je, que no te­me a un je­fe con ma­la le­che co­mo Arri­va­be­ne. El ale­mán ase­gu­ró en Mé­xi­co que el error de Ale­ma­nia no fue de­ter­mi­nan­te, pe­ro a par­tir de ahí ya nun­ca li­de­ró el mun­dial y fue a me­nos. En Mon­za Ha­mil­ton, que no ol­vi­da una, de­vol­vió la hu­mi­lla­ción a Vet­tel y le de­jó a 30 pun­tos. Ese nue­vo gol­pe mo­ral fue de­fi­ni­ti­vo pa­ra el ale­mán y Fe­rra­ri. El equi­po ya no reac­cio­na­ba, no es­ta­ban

BA­ÑO DE MUL­TI­TU­DES Le­wis ha sa­bi­do ga­nar­se al pú­bli­co den­tro y fue­ra de los cir­cui­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.