LOS FA­ROS LED

Autopista - - ESTASEMANA - LUIS M. VITORIA | lm­vi­to­[email protected]

Son una ten­den­cia téc­ni­ca irre­ver­si­ble por las ven­ta­jas que apor­ta... y se ha­rán uni­ver­sa­les.

Del mis­mo mo­do que, sí o sí, en el fu­tu­ro la elec­tri­fi­ca­ción de los sis­te­mas de pro­pul­sión es­tá can­ta­da o la in­cor­po­ra­ción de ma­yor can­ti­dad de ayu­das a la con­duc­ción nos lle­va­rá has­ta el co­che au­tó­no­mo, hay una ten­den­cia téc­ni­ca irre­ver­si­ble por las ven­ta­jas que apor­ta: la uni­ver­sa­li­za­ción de la ilu­mi­na­ción con leds.

DES­CAR­TA­DA POR COS­TO­SA LA ILU-mi­na­ción por dio­dos lá­ser, que que­da­rá pa­ra mo­de­los eli­tis­tas; y su­pe­ra­das téc­ni­ca­men­te tan­to las bom­bi­llas ha­ló­ge­nas, con fi­la­men­tos en gas iner­te, que se hi­cie­ron uni­ver­sa­les en los años 60; co­mo los fa­ros de des­car­ga de xe­nón en los que, por cier­to, se usa va­por de mer­cu­rio sa­tu­ra­do, el fu­tu­ro es de los leds.

De mo­do análo­go a có­mo se ca­na­li­za el agua pa­ra con­se­guir que lle­gue con pre­sión al fi­nal de la red se ha­ce con la luz de los DRL, pues­to que des­de los dio­dos que lo emi­ten has­ta don­de aca­ba la «tu­be­ría» por la que se pro­pa­ga la luz, pue­de ha­ber una dis­tan­cia con­si­de­ra­ble. El ob­je­ti­vo, pues, es con­se­guir que la luz se dis­tri­bu­ya por to­do el tu­bo que sir­ve de «fo­co» del DRL de for­ma ho­mo­gé­nea. Pa­ra ello que se ca­na­li­za gra­cias a pris­mas más pe­que­ños en la zo­na más pró­xi­ma a los dio­dos y que, a me­di­da que se va to­man­do dis­tan­cia de ellos, se van ha­cien­do de ma­yor ta­ma­ño.

• Qui­zá te ha­yas pre­gun­ta­do por­que no se usan los emi­so­res de la luz día o DRL pa­ra ofre­cer una fir­ma acor­de con el lo­go­ti­po de la mar­ca de ese co­che. La ra­zón es que la ley di­fi­cul­ta es­ta sig­na­tu­ra da­do que po­dría lla­mar a con­fu­sión o ser dis­trac­ti­va. Por ejem­plo, si un Seat en lu­gar de uti­li­zar mo­ti­vos trian­gu­la­res en sus fa­ros em­plea­se una S co­mo la de su lo­go, sus fa­ros po­drían ser iden­ti­fi­ca­dos, vis­tos fu­gaz­men­te, co­mo par­te de una va­lla pu­bli­ci­ta­ria. Lo que no qui­ta pa­ra que los BMW usen cua­tro aros… pe­ro no son Au­di.

• Por qué aho­ra se usan plás­ti­cos cur­vos pa­ra la cu­bier­ta de los fa­ros y an­tes cris­ta­les pla­nos? La ra­zón es­tá en la ca­pa­ci­dad de cálcu­lo con la que se cuen­ta aho­ra gra­cias a los or­de­na­do­res y que per­mi­te si­tuar el es­pe­jo jus­to don­de se ne­ce­si­ta pe­ro te­nien­do en

cuen­ta mi­llo­nes de da­tos. Ta­ma­ña ca­pa­ci­dad de compu­tación em­pe­zó a per­mi­tir rea­li­zar cur­vas —ha­bla­mos de fi­na­les del si­glo pa­sa­do— don­de an­tes só­lo se po­dían uti­li­zar rec­tas, con lo que eso su­pu­so de sal­to en el di­se­ño.

• La re­gu­la­ción au­to­má­ti­ca de al­tu­ra de las lu­ces era obli­ga­to­ria con los fa­ros de xe­nón pe­ro, ¿y con leds? Por el mo­men­to no es­tá le­gis­la­do, pe­ro ya se es­tá tra­ba­jan­do en que, sea cual sea la fuen­te de luz, si se so­bre­pa­san los 1.000 lú­me­nes sea ne­ce­sa­rio con­tar con esa re­gu­la­ción.

• Por qué en co­ches co­mo el Seat Ta­rra­co es po­si­ble ver la luz a tra­vés de la re­ji­lla de ven­ti­la­ción? Es­to responde a que, vis­to des­de un án­gu­lo la­te­ral de 45º y de -15º en ho­ri­zon­tal, la nor­ma es­ta­ble­ce que ha de ser po­si­ble ver ilu­mi­na­ción de los dos fa­ros prin­ci­pa­les. Sin em­bar­go, en co­ches co­mo es­te SUV la po­si­ción re­tra­sa­da o hun­di­da de los fa­ros res­pec­to a esa re­ja ha­ce

que es­to no sea po­si­ble. De ahí que se fil­tre in­ten­cio­na­da­men­te luz por ella.

• No to­dos los fa­ros de leds in­cor­po­ran ven­ti­la­do­res en su zo­na pos­te­rior, que es don­de es­tán los im­pres­cin­di­bles di­si­pa­do­res de ca­lor, aun­que sí mu­chos lo ha­cen. Cier­tos me­ta­les ali­vian la tem­pe­ra­tu­ra (su ta­rea es es­ta­ble­cer­la 90 o 95ºC) que se pro­du­ce por la cir­cu­la­ción de electrones en los led, pe­ro tan im­por­tan­te co­mo es­to es el di­se­ño de esos «ra­dia­do­res» si­tua­dos en el in­te­rior de los fa­ros. El ca­lor en los leds es­tá en la zo­na pos­te­rior de su pla­ca, no en el pun­to de ilu­mi­na­ción, de mo­do que pue­de pro­du­cir­se el em­pa­ña­mien­to del in­te­rior de los fa­ros. Pa­ra evi­tar­lo se tra­ta de en­viar ca­lor ha­cia de­lan­te, con­duc­tos que in­cre­men­tan la pre­sión del ai­re pa­ra ge­ne­rar as­pi­ra­ción (efec­to Ven­tu­ri)…

• La du­ra­bi­li­dad de los leds y que que­da cer­ti­fi­ca­da por el pro­vee­dor ha­ce que no se con­tem­ple su sus­ti­tu­ción du­ran­te la vi­da del co­che —la es­ti­ma­ción es, en al­gu­nos ca­sos, de has­ta 20.000 ó 25.0000 ho­ras de uso—. Los leds se co­nec­tan en se­rie, de mo­do que si uno fa­lla, es im­pres­cin­di­ble cam­biar to­dos ellos y, con­se­cuen­te­men­te, el cir­cui­to im­pre­so en el que se si­túan.

• Con los leds ma­tri­cia­les es po­si­ble con­se­guir que sean las lu­ces de ca­rre­te­ra o lar­gas las que es­tán fun­cio­nan­do du­ran­te ca­si to­do el tiem­po. Eso es po­si­ble por­que, pa­ra evi­tar el des­lum­bra­do a los con­duc­to­res de otros vehícu­los, se apa­gan se­lec­ti­va­men­te unos u otros leds gra­cias a la ayu­da de una cá­ma­ra. Por tan­to, uno de los fac­to­res que más cuen­ta pa­ra con­se­guir el me­jor fun­cio­na­mien­to de es­te ti­po de fa­ros es con­tar con tan­tos más leds, me­jor. Hoy hay sis­te­mas con 8 leds, co­mo el que usan los Opel As­tra, por ejem­plo; y otros con 84, co­mo los que tie­nen los Au­di A8 o Mer­ce­des Cla­se S.

• Los in­ter­mi­ten­tes di­ná­mi­cos (esos en los que la in­di­ca­ción cre­ce pro­gre­si­va­men­te) es­tán de mo­da, sí, pe­ro tam­bién son un ele­men­to más se­cu­ri­zan­te. Es­tu­dios de­ter­mi­nan que, fren­te a la in­ter­mi­ten­cia con­ven­cio­nal, és­ta di­ná­mi­ca per­mi­te re­co­no­cer mu­cho más rá­pi­da y fá­cil­men­te en qué sen­ti­do gi­ra­rá o es­tá ha­cién­do­lo ya un vehícu­lo.

• En los co­ches con leds tam­bién pa­ra las fun­cio­nes de ilu­mi­na­ción de los pi­lo­tos se uti­li­zan más dio­dos que en los de­lan­te­ros. La ra­zón es que es­tán dis­tri­bui­dos uni­for­me­men­te jus­to de­trás de los ele­men­tos que ve­mos y dan for­ma a esa fir­ma pos­te­rior. Sin em­bar­go, son mu­cho me­nos po­ten­tes que los de­lan­te­ros, siem­pre mu­chos me­nos: en el Ta­rra­co se usan 5 de­lan­te por 24 atrás, por ejem­plo.

• En los vehícu­los eléc­tri­cos se usa­rán di­fe­ren­tes leds, pa­ra ga­ran­ti­zar un con­su­mo de ener­gía aún me­nor pe­ro, so­bre to­do, la ver­da­de­ra evo­lu­ción es­ta­rá tan li­ga­da a nue­vos dio­dos co­mo a una sen­si­ble me­jo­ra de las óp­ti­cas. Los re­flec­to­res di­rec­tos y más leds pue­den dar los lú­me­nes que se pue­den lle­gar a ne­ce­si­tar.

FO­TOS: SEAT

LAR­GA VI­DA DE LOS LEDS Si ha­bla­mos de la du­ra­bi­li­dad de los leds, la es­ti­ma­ción es, en al­gu­nos ca­sos, de has­ta 20.000 o 25.000 ho­ras de uso.

LEDS PA­RA TO­DO Los leds han lle­ga­do no só­lo pa­ra que­dar­se, sino pa­ra im­po­ner­se en to­das la fun­cio­nes de ilu­mi­na­ción, tan­to in­te­rior, co­mo ex­te­rior. Ejem­plos hay a de­ce­nas pe­ro, en­tre los úl­ti­mos, el Seat Ta­rra­co, en el que se des­tie­rran en to­da la ga­ma to­da ilu­mi­na­ción que no re­cu­rra a leds. Las prue­bas de tem­pe­ra­tu­ra son fun­da­men­ta­les pa­ra ga­ran­ti­zar su du­ra­bi­li­dad.

POR EN­CI­MA DE LA LEY En la re­gu­la­ción de al­tu­ra, a la que tan­to afec­ta el pe­so, se va más allá de la exi­gen­cia de la nor­ma.

LUZ CO­MO EL AGUA Pa­ra con­se­guir la dis­tri­bu­ción ho­mo­gé­nea de la fir­ma lu­mí­ni­ca la cla­ve es­tá en su ca­na­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.