MERCEDES CLA­SE B

Autopista - - ESTASEMANA -

Se re­nue­va y se ha­ce más fa­mi­liar que mo­no­vo­lu­men.

LA DI­FE­REN­CIA ESEN­CIAL QUE HAY EN­tre el Mercedes Cla­se A, pre­sen­ta­do unos me­ses atrás, y el Cla­se B, del que co­no­ce­re­mos los pre­cios a lo lar­go de di­ciem­bre y que se co­mer­cia­li­za­rá efec­ti­va­men­te en fe­bre­ro, se tra­du­ce en cen­tí­me­tros y, en mu­chí­si­ma me­nor me­di­da, en ki­los. Por un la­do, en los 12 cen­tí­me­tros que se­pa­ran la al­tu­ra de la ca­rro­ce­ría de uno fren­te al otro: a los 1,44 m de la ber­li­na compacta el nue­vo mo­de­lo, la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la sa­ga de mo­no­vo­lú­me­nes, opo­ne 1,56, en tan­to que el res­to de di­men­sio­nes de ca­rro­ce­ría, dis­tan­cia en­tre ejes o vías son idén­ti­cas. Por otro, y se­gún la ver­sión, la di­fe­ren­cia de ma­sa se mue­ve en­tre los 25 a 55 ki­los.

Cier­to que, for­mal­men­te, hay po­cos ele­men­tos in­ter­cam­bia­bles en­tre las ca­rro­ce­rías de am­bos, pe­ro el ADN com­par­ti­do es evi­den­te y en el Cla­se B se tra­du­ce en pa­rri­lla, fa­ros, etc de ma­yor ta­ma­ño. Tam­bién las puer­tas y en ellas, por su­pues­to, las ven­ta­ni­llas. Que cam­bien és­tas se tra­du­cen en una mí­ni­ma ven­ta­ja de la an­chu­ra in­te­rior. Con­se­cuen­te­men­te con su ca­rro­ce­ría más al­ta, la co­ta ver­ti­cal pos­te­rior (he­mos po­di­do me­dir una uni­dad con te­cho pa­no­rá­mi­co) tam­bién es fa­vo­ra­ble pa­ra el re­cién lle­ga­do. Sin em­bar­go, no he­mos de­tec­ta­do ven­ta­ja en es­pa­cio lon­gi­tu­di­nal pa­ra el Cla­se B, más de la que da la al­tu­ra de sus asien­tos.

Por el mo­men­to, el mo­no­vo­lu­men tie­ne po­cos ele­men­tos de ca­ra a po­ten­ciar su uti­li­dad. Sus re­cur­sos se ci­ñen a la po­si­bi­li­dad de aba­tir los res­pal­dos tra­se­ros en tres par­tes, con una pro­por­ción 40/20/40; y a si­tuar el sue­lo de ma­le­te­ro en dos al­tu­ras di­fe­ren­tes: una, la más al­ta, en la que ese sue­lo en­ra­sa con los res­pal­dos pos­te­rio­res de aba­tir­se; y otra, 7,5 cm por de­ba­jo y que con­lle­va 60 li­tros más, en la que se bus­ca la má­xi­ma ca­pa­ci­dad del ma­le­te­ro.

Pa­ra mi­tad del año que vie­ne el Cla­se B in­cor­po­ra­rá op­cio­nes co­mo el re­gla­je lon­gi­tu­di­nal de las ban­que­tas tra­se­ras, la re­gu­la­ción de in­cli­na­ción de sus res­pal­dos, ya con­fi­gu­ra­dos en pro­por­ción 60/40; y la po­si­bi­li­dad de aba­tir el res­pal­do del acom­pa­ñan­te pa­ra, de ese mo­do, po­der trans­por­tar ob­je­tos lar­gos en el in­te­rior del ha­bi-

tácu­lo. De lo que sí dis­pon­drá des­de su lan­za­mien­to se­rá del por­tón mo­to­ri­za­do y la fun­ción Hands-free Ac­cess, que per­mi­te abrir­lo pa­san­do el pie ba­jo el pa­ra­cho­ques.

He­mos en­con­tra­do un es­pa­cio pa­ra la car­ga muy se­me­jan­te al del Cla­se B, si to­ma­mos co­mo re­fe­ren­cia la po­si­ción más al­ta del sue­lo mó­vil. Que los vo­lú­me­nes sean tan apro­xi­ma­dos pue­de ex­pli­car­se por­que, mien­tras que pro­fun­di­dad a ras de sue­lo y an­chu­ra no hay cam­bios de uno a otro, sí los hay en cuan­to a la al­tu­ra has­ta la ban­de­ja o la pro­fun­di­dad a la al­tu­ra de és­ta: el pri­mer fac­tor pue­de fa­vo­re­cer al Cla­se A y el se­gun­do siem­pre lo ha­ce al B. CA­LI­DAD DE RO­DA­DU­RA. Sen­ta­dos en el in­te­rior del Cla­se B no se tie­ne la per­cep­ción de ir mu­cho más al­to que en la ber­li­na. Cier­to que con la amor­ti­gua­ción pi­lo­ta­da en el mo­do Com­fort se de­tec­ta un ba­lan­ceo su­pe­rior y, tam­bién, más ten­den­cia al sub­vi­ra­je; pe­ro de ele­gir el mo­do sport es­te mo­no­vo­lu­men se sien­te ágil. In­clu­so con esa de­ter­mi­na­ción, uno de los as­pec­tos más re­se­ña­bles con el 220 Die­sel que pu­di­mos con­du­cir es la ca­li­dad de ro­da­du­ra, por­que es­te Mercedes no só­lo se sien­te gran­de se­gún pi­sa el as­fal­to, sino que tam­bién tie­ne un con­fort de ba­cheo for­mi­da­ble. Con to­do, un me­jor ais­la­mien­to de rui­do y vi­bra­cio­nes, sien­do ba­jos, le ha­rían ga­nar mu­cho. Co­mo en el Cla­se A, la geo­me­tría de la sus­pen­sión tra­se­ra va­ría de un eje de tor­sión a un pa­ra­le­lo­gra­mo de­for­ma­ble. Es­ta se com­bi­na hoy con el de 190 CV, con mo­to­res in­ter­me­dios si se eli­gen las llan­tas de 19" o las con­fi­gu­ra­cio­nes de sus­pen­sión que in­cor­po­ren la amor­ti­gua­ción pi­lo­ta­da.

El sal­pi­ca­de­ro del Cla­se B es muy pa­re­ci­do al del com­pac­to y la pro­ta­go­nis­ta si­gue sien­do la in­te­gra­ción en un mis­mo plano de la ins­tru­men­ta­ción y la pan­ta­lla de in­foen­tre­te­ni­mien­to. En és­ta se si­túa aho­ra una nue­va uti­li­dad que se su­ma a la de la ac­ti­va­ción por co­man­dos vo­ca­les de un buen nú­me­ro de fun­cio­nes de con­fort. Y es que apa­re­ce la na­ve­ga­ción con reali­dad au­men­ta­da que uti­li­za la cá­ma­ra fron­tal pa­ra, so­bre la ima­gen que pro­por­cio­na, su­per­po­ner las in­di­ca­cio­nes de guia­do. Por su­pues­to, es­tas tam­bién pue­den estar pre­sen­tes en el Head-up dis­play op­cio­nal.

A los asien­tos, pa­ra los que bá­si­ca­men­te hay dos ver­sio­nes, tam­bién lle­gan nue­vos re­cur­sos. Es el ca­so de una fun­ción Ener­gi­zing que mo­di­fi­ca, au­to­má­ti­ca y le-

PA­RA EL ME­JOR CLA­SE B HA­BRÁ QUE ES­PE­RAR A LOS RE­CUR­SOS ÚTI­LES QUE LE LLE­GA­RÁN EN 2019

ve­men­te, la re­gu­la­ción de al­tu­ra de la ban­que­ta y de in­cli­na­ción del res­pal­do pa­ra, de ese mo­do, fa­vo­re­cer el con­fort pos­tu­ral.

COM­PAR­TI­DOS CON EL CLA­SE A. A ex­cep­ción del mo­tor de la ver­sión AMG pre­sen­ta­da si­mul­tá­nea­men­te con el Cla­se B y del 2.0 de ga­so­li­na de 224 CV de los A 250; el res­to de los mo­to­res son com­par­ti­dos con el Cla­se A. Se uti­li­zan, por tan­to, en Die­sel, el 1.5 de 115 CV y los 2.0 con 150 y 190 CV, mien­tras que en ga­so­li­na se re­cu­rre a los 1.33 de 136 y 163 CV. Todos, por el mo­men­to, só­lo se com­bi­nan con ca­jas de cam­bios de do­ble em­bra­gue. Son de sie­te ve­lo­ci­da­des en el Die­sel me­nos po­ten­te y los dos de ga­so­li­na, lo que su­po­ne que es­tos cuen­ten con des­co­ne­xión se­lec­ti­va de ci­lin­dros —las ver­sio­nes ma­nua­les no con­ta­rían con ella—; mien­tras que los 2.0 Die­sel usan una ca­ja de ocho ve­lo­ci­da­des que nos ha de­ja­do muy bue­na im­pre­sión por su rá­pi­da ac­tua­ción, es­ca­lo­na­mien­to de mar­chas o ma­ne­jo en ma­nio­bras. A tra­vés del man­do Dy­na­mic Se­lect se pue­den se­lec­cio­nar los mo­dos In­di­vi­dual, Sport, Com­fort y Eco, ca­so és­te en el que se ac­ti­va la fun­ción de pla­neo.

LA AL­TU­RA, DE­FI­NE La reali­dad ob­je­ti­va di­ce que las di­fe­ren­cias con el Cla­se A, se­gún los asien­tos que se com­pa­ren, os­ci­lan en­tre los 4 y 6 cen­tí­me­tros de­lan­te, mien­tras que atrás hay más, 7.

PRO­TA­GO­NIS­TAS, LAS PAN­TA­LLAS Tal cual el A, pue­den pre­sen­tar­se de tres ta­llas, con dos de 7”, sus­ti­tu­yén­do­se la se­gun­da, la pla­ta­for­ma del MBUX, por una de 10,25”; o por dos de es­te ta­ma­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.