CON EL VOLKS­WA­GEN UP EN BUE­NOS AI­RES

¡Bue­nas no­ches Bue­nos Ai­res! A bor­do de un VW Up!, du­ran­te la no­che, apro­ve­chan­do la au­sen­cia de trá­fi­co, he­mos atra­ve­sa­do la ca­pi­tal ar­gen­ti­na re­co­rrien­do los ba­rrios de mo­da, ad­mi­ran­do los re­tra­tos de su ido­la­tra­do Ma­ra­do­na. Y, por su­pues­to, he­mos pro­ba

Autopista - - ESTASEMANA - DANI HEYNE | au­to­pis­[email protected] FO­TOS: AR­TU­RO RIVAS

Atra­ve­sa­mos la ca­pi­tal ar­gen­ti­na re­co­rrien­do los ba­rrios de mo­da, ad­mi­ran­do los re­tra­tos de su ido­la­tra­do Ma­ra­do­na y to­man­do el me­jor he­la­do del mun­do.

L OS AR­GEN­TI­NOS SON ITA­LIA

nos que ha­blan es­pa­ñol y a los que les hu­bie­ra gus­ta­do ser in­gle­ses". Con es­ta pro­vo­ca­ti­va afir­ma­ción Die­go co­mien­za a guiar­nos por la ciu­dad. Con sus ca­be­llos ri­za­dos, al vo­lan­te de un VW Up! ro­jo, con­du­ce pa­ra lle­var­nos ha­cia el cen­tro de Bue­nos Ai­res. Una zo­na más atrac­ti­va sin du­da que en la que nos en­con­tra­mos co­mo pun­to de par­ti­da.

"¡Es tiempo de fút­bol!, co­mo ci­ta­ba el fa­mo­so es­cri­tor Jor­ge Luis Bor­ges. ¡Sin du­da al­guien muy in­ge­nio­so! “En mu­chos ba­rrios de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na, se res­pi­ra el en­tu­sias­mo por la for­ma de vi­da y es­ti­lo ita­liano", ex­pli­ca de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta Die­go y se de­tie­ne fren­te a un enor­me tea­tro con un gran lu­mi­no­so so­bre la en­tra­da con la palabra “Tan­go”. "Por su­pues­to, el bai­le se res­pi­ra y prac­ti­ca en cual­quier par­te de la ciu­dad. La gen­te lo ama y lo prac­ti­ca. No so­lo por la no­che en es­pec­tácu­los ca­ros, sino tam­bién du­ran­te el día en pe­que­ños par­ques".

Die­go es ami­go de un ami­go. Un aman­te de los co­ches. Es por eso que no pue­de ima­gi­nar na­da me­jor que ha­cer un re­co­rri­do por la ciu­dad con no­so­tros un sá­ba­do por la no­che. "Si quie­res sa­ber qué mo­de­los son ac­tual­men­te los más de­man­da­dos", co­mien­za a con­ver­sar, "en­ton­ces de­bes con­si­de­rar las con­se­cuen­cias de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y so­cial de es­ta ciu­dad. Los au­to­bu­ses en Bue­nos Ai­res son el me­dio de trans­por­te más po­pu­lar, es­tán pin­ta­dos de co­lo­res y tie­nen un es­ta­tus de cul­to. Por el con­tra­rio, cual­quie­ra que pue­da pa­gar un au­to­mó­vil sue­ña con un To­yo­ta nue­vo o un ele­gan­te VW, pe­ro ge­ne­ral­men­te con­du­cen un vie­jo Re­nault o un Peu­geot”.

Des­pués de una pe­que­ña pau­sa, agre­ga: "PSA, Ge­ne­ral Mo­tors y VW se en­cuen­tran en­tre los fa­bri­can­tes más gran­des del país. Sin em­bar­go, los ar­gen­ti­nos nun­ca han lo­gra­do te­ner una mar­ca pro­pia a pe­sar de amar el au­to­mó­vil. ¡ Qué pe­na!”. Aho­ra de­tie­ne el pe­que­ño VW fren­te a un semáforo en ro­jo, des­de don­de ob­ser­va­mos có­mo so­bre­sa­le un enor­me obe­lis­co ha­cia el cie­lo. "Es uno de los lu­ga­res ca­rac­te­rís­ti­cos de Bue­nos Ai­res, en la Pla­za de la Re­pú­bli­ca. Fue cons­trui­do en 1936 pa­ra con­me­mo­rar el 400 aniver­sa­rio de la fun­da­ción de la ciu­dad; tie­ne ca­si 70 me­tros de al­tu­ra", ex­pli­ca Die­go, co­mo si es­tu­vie­ra le­yen­do la de­fi­ni­ción en la pro­pia Wi­ki­pe­dia.

Al “fla­co” le gus­ta la ciu­dad, so­bre to­do sus con­tras­tes. Qué bri­tá­ni­ca pue­de ser, con sus clu­bes de

AFORTUNADOS Con­du­cir un au­to­mó­vil en la me­tró­po­lis es un lu­jo que no to­dos pue­den per­mi­tir­se. Los au­to­bu­ses son a me­nu­do la pri­me­ra op­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.