OPEL CORSA GSI

Pa­ra aque­llos que si­guen dis­fru­tan­do al vo­lan­te, las si­glas GSi ha­cen del Corsa un au­to­mó­vil de los que ca­da vez que­dan me­nos: rá­pi­do, ágil y muy en­fo­ca­do a la con­duc­ción.

Autopista - - ESTASEMANA - PA­BLO MA­LLO | pma­[email protected] FO­TOS: IS­RAEL GARDYN

Pa­ra aque­llos que si­guen dis­fru­tan­do al vo­lan­te: un Corsa rá­pi­do, ágil y muy en­fo­ca­do a la con­duc­ción.

LA DE­NO­MI­NA­CIÓN GSI (GRAND Sport in­jec­tion) ha ca­rac­te­ri­za­do des­de 1984 a los Opel con cier­to ta­lan­te de­por­ti­vo, en su ma­yo­ría in­tere­san­tes ver­sio­nes que tra­di­cio­nal­men­te han sa star la ate el a a que, de pa­so, han con­tri­bui­do a crear una só­li­da ima­gen de mar­ca. Con el In­sig­nia se han re­cu­pe­ra­do es­tas si­glas, que es­ta­ban en desuso des­de 2012, y aho­ra tam­bién de­sig­nan a la ver­sión más po­ten­te del ac­tual Corsa, al me­nos mien­tras no ha­ya nin­gún OPC a la vis­ta. En es­tos mo­men­tos no hay mu­chas al­ter­na­ti­vas con es­te ni­vel de po­ten­cia, pues, de­bi­do a las nor­ma­ti­vas an­ti­con­ta­mi­na­ción, se han ido res­trin­gien­do las ga­mas de to­dos los fa­bri­can­tes y ha­brá que es­pe­rar has­ta que se ho­mo­lo­guen nue­va­men­te cier­tas ver­sio­nes, aun­que ten­drán prio­ri­dad las de mayor vo­lu­men de ven­tas.

AGRA­DO ME­CÁ­NI­CO. Los 150 CV de es­te Corsa GSi pro­ce­den de un pro­pul­sor 1.4 tur­bo de cua­tro cilindros —la an­te­rior ge­ne­ra­ción, tam­bién de 150 CV, mon­ta­ba un 1,6 li­tros tur­bo—, que em­pie­za a mos­trar sus me­jo­res cua­li­da­des a par­tir de 3.000 vuel­tas, mul­ti­pli­can­do su em­pu­je a me­di­da que la agu­ja as­cien­de por el cuen­ta­vuel­tas. No es una po­ten­cia des­me­su­ra­da, pe­ro gra­cias a unos desa­rro­llos del cam­bio re­la­ti­va­men­te cor­tos, que per­mi­ten apro­ve­char bien la zo­na óp­ti­ma del mo­tor, se pue­de lo­grar un bri­llan­te di­na­mis­mo. No tie­ne la “pa­ta­da” tur­bo ni el ca­rác­ter ex­plo­si­vo de su por aho­ra ex­tin­to her­mano mayor OPC, sin em­bar­go se mues­tra muy pro­gre­si­vo, dos a le a m e a a al­ta r tra ar­te es s a e re a res e pre­ci­sión a las ór­de­nes del pe­dal de­re­cho, por lo que, en con­jun­to con el pre­ci­so cam­bio, re­sul­ta muy agra­da­ble de uti­li­zar in­clu­so en ciu­dad. Eso sí, no es su te­rreno pre­fe­ri­do, al me­nos con las llantas op­cio­na­les de 18 pul­ga­das, por­que el diá­me­tro de gi­ro re­sul­ta al­go ele­va­do y en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias de­be­mos ha­cer más ma­nio­bras de las ha­bi­tua­les en un mo­de­lo de su ta­ma­ño.

Co­mo de­jan in­tuir no só­lo su agre­si­va est t a s tam s s rmes s s e s es es uno de esos co­ches que, cuan­to más rá­pi­do

vas, más vir­tu­des mues­tra. De he­cho, su cha­sis y sis­te­ma de fre­nos son los del Corsa OPC, aun­que en es­te ca­so se pres­cin­de de di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te o de cual­quier sis­te­ma elec­tró­ni­co que lo emu­le, con­for­mán­do­se con los usua­les ESP y con­trol de trac­ción, nin­guno de ellos des­co­nec­ta­ble.

LO­GRA­DO COM­POR­TA­MIEN­TO. No obs­tan­te, la elec­tró­ni­ca no co­bra ex­ce­si­vo pro­ta­go­nis­mo en nin­gún mo­men­to, ya que ac­túa con cier­to re­tar­do pa­ra no re­sul­tar in­tru­si­va, in­clu­so per­mi­te cier­to pa­ti­na­mien­to de la rue­da de­lan­te­ra in­te­rior si ace­le­ras en pleno apo­yo, al­go que no afec­ta a la tra­yec­to­ria mar­ca­da por la di­rec­ción. Si in­sis­tes con el gas en los gi­ros más ce­rra­dos, el ESP sí que ac­túa de ma­ne­ra más con­tun­den­te, e in­clu­so re­du­ce la po­ten­cia, pe­ro bas­ta adap­tar­se y no ace­le­rar a fon­do an­tes de tiem­po pa­ra no “des­per­tar” a las ayu­das elec­tró­ni­cas. Sus reac­cio­nes son muy no­bles y, tan­to en even­tua­les si­tua­cio­nes de sub­vi­ra­je co­mo de so­bre­vi­ra­je, ha­ce ga­la de una gran pro­gre­si­vi­dad pa­ra un co­che de su ta­ma­ño, a pe­sar de una rá­pi­da di­rec­ción de radio va­ria­ble que obli­ga a man­te­ner al­to el ni­vel de con­cen­tra­ción. La en­tra­da en cur­va es in­ci­si­va —al­go me­nos si afron­tas el gi­ro sin le­van­tar el pie de­re­cho—, y el ni­vel de re­don­deo del eje tra­se­ro se pue­de mo­du­lar a ba­se de ace­le­ra­dor —cie­rra el gi­ro al ahue­car y lo abre li­ge­ra­men­te al dar gas—, por lo que pro­por­cio­na una con­duc­ción muy se­gu­ra er al m sm t em e tre­te a e - caz. Otra ca­rac­te­rís­ti­ca dig­na de elo­gio es que com­bi­na una no­ta­ble agi­li­dad en tra­mos tor­tuo­sos, pe­ro sin pres­cin­dir de un gran aplo­mo

y es­ta­bi­li­dad en cur­vas rá­pi­das. In­clu­so en fre­na­das en apo­yo no re­sul­ta ner­vio­so. Y es que la hue­lla de Nür­bur­gring es­tá en su ge­né­ti­ca, a pe­sar de no te­ner el exó­ti­co ape­lli­do OPC.

Pe­ro, co­mo ca­bría es­pe­rar en un pe­que­ño de­por­ti­vo, no to­do son vir­tu­des y hay que ha­cer al­gu­na con­ce­sión de ca­ra al con­fort. Las sus­pen­sio­nes son al­go se­cas si el as­fal­to no es­tá en buen es­ta­do y el ni­vel so­no­ro den­tro del ha­bi­tácu­lo re­sul­ta ele­va­do. Tam­po­co la pos­tu­ra de con­duc­ción se adap­ta co­mo un guan­te a to­do ti­po de con­duc­to­res, a pe­sar de unos asien­tos Re­ca­ro de ex­ce­len­te factura que se ofre­cen co­mo equi­pa­mien­to op­cio­nal. En cuan­to a la di­rec­ción, no re­sul­ta de­ma­sia­do in­for­ma­ti­va, aun­que es­to es al­go bas­tan­te co­mún en nues­tros días. Por lo de­más, ofre­ce ele­men­tos que ha­cen la vi­da a bor­do más pla­cen­te­ra, co­mo la ca­le­fac­ción en los asien­tos y el vo­lan­te, una buena vi­si­bi­li­dad ha­cia to­dos los án­gu­los o pe­da­les de alu­mi­nio, que es­tán po­si­cio­na­dos de ma­ne­ra óp­ti­ma pa­ra po­der rea­li­zar la ma­nio­bra de pun­ta-ta­cón. En ge­ne­ral, tie­ne el sen­ci­llo plan­tea­mien­to que es­pe­ra­rías de un mo­de­lo de su ca­te r a s emas a as r t ras a pre­pon­de­ran­cia a las cua­li­da­des di­ná­mi­cas. Tam­po­co cuen­ta con mo­dos de con­duc­ción, ex­cep­to un bo­tón Eco que ac­ti­va o des­ac­ti­va el sis­te­ma Stop/Start, sin em­bar­go ha­ce uso de amor­ti­gua­do­res se­mi­ac­ti­vos Ko­ni (sin com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos), que sin du­da pa­re­cen dar sus fru­tos. Sien­do fran­cos, y aun­que no le fal­ta en­can­to, no trans­mi­te la sen­sa­ción de mo­der­ni­dad de al­guno de sus ri­va­les de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, pe­ro tam­bién es cier­to que su pre­cio de par­ti­da es bas­tan­te más com­pe­ti­ti­vo.

RE­COR­DAN­DO AL OPC Ofre­ce asien­tos Re­ca­ro ti­po ba­quet con muy buena su­je­ción la­te­ral. No son im­pres­cin­di­bles. DE­POR­TI­VO, PE­RO NO RA­DI­CAL Aun sien­do de radio va­ria­ble, la di­rec­ción es muy di­rec­ta y exi­ge con­cen­tra­ción. Las reac­cio­nes del cha­sis son muy no­bles.

VO­LAN­TE AL­TO A pe­sar del re­gla­je lon­gi­tu­di­nal y en al­tu­ra de la co­lum­na de la di­rec­ción, pa­ra en­con­trar la pos­tu­ra co­rrec­ta al vo­lan­te hay que lle­var el res­pal­do en po­si­ción muy ver­ti­cal.

ANALÓGICO Y DI­GI­TAL La pan­ta­lla mul­ti­fun­ción del or­de­na­dor de via­je apor­ta mu­cha in­for­ma­ción. PE­QUE­ÑOS LU­JOS Aun­que al­gún bo­tón que­da ocul­to tras el vo­lan­te, se agra­de­ce tan­to equi­pa­mien­to.

TA­PI­ZA­DO EN PIEL No re­nun­cia a cier­ta prac­ti­ci­dad, aun­que no es de los co­ches más có­mo­dos pa­ra via­jar atrás.

CON PIN­ZAS RO­JAS El cha­sis de­ri­va del OPC, al igual que los fre­nos, con dis­cos de­lan­te­ros de ge­ne­ro­so diá­me­tro y, en es­te ca­so, llantas op­cio­na­les de 18 pul­ga­das. AGRE­SI­VA IMA­GEN Adi­ta­men­tos es­pe­cí­fi­cos y em­be­lle­ce­do­res en sí­mil fi­bra de car­bono realzan la ima­gen de­por­ti­va. No fal­ta un dis­cre­to spoiler tra­se­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.