1916 MUER­TE EN EL MAR

Autopista - - MAGAZINECA­R | MISTERIOS DEL MOTOR -

El 29 de septiembre de 1913, Ro­dol­fo Die­sel em­bar­có en el va­por S.S. Dres­den con des­tino a Lon­dres. Des­pués de ce­nar, se re­ti­ró a su ca­ma­ro­te y pi­dió que lo des­per­ta­ran a las 6 de la ma­ña­na. Sus com­pa­ñe­ros de via­je, al ver que no lle­ga­ba a desa­yu­nar, com­pro­ba­ron que su ca­ma es­ta­ba he­cha y que ha­bía des­apa­re­ci­do del bar­co. Al­gu­nas se­ma­nas des­pués, unos ma­ri­ne­ros en­con­tra­ron un cuer­po en des­com­po­si­ción en el Mar del Nor­te y re­co­gie­ron al­gu­nos de sus efec­tos per­so­na­les, aun­que no el ca­dá­ver. Eu­gen Die­sel, hi­jo del in­ven­tor, con­fir­mó que eran de su pa­dre. La ex­pli­ca­ción ofi­cial fue sui­ci­dio, aun­que no ha­bía nin­gu­na prue­ba que lo in­di­ca­ra. Die­sel via­ja­ba a Lon­dres pa­ra una reunión que po­dría pro­mo­cio­nar su in­ven­to en Gran Bre­ta­ña. En­ton­ces su mo­tor era tec­no­lo­gía pun­ta y, aun­que en co­ches no se uti­li­za­ba, pa­ra los bar­cos era no­ta­ble­men­te su­pe­rior a los de va­por. Co­mo la Gue­rra Eu­ro­pea pe­re­cía in­mi­nen­te, hay quien sos­tie­ne que agen­tes del Reich evi­ta­ron esa no­che que Die­sel tra­ba­ja­ra pa­ra el ene­mi­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.