En pis­ta de prue­bas

Autopista - - OCHO COMPACTOS A PRUEBA -

Al­go que he­mos po­di­do sa­car en cla­ro es el buen ni­vel de se­gu­ri­dad ac­ti­va que ofre­ce es­te seg­men­to. In­clu­so lle­ván­do­los a sus lí­mi­tes en nues­tro circuito del INTA, que si­mu­la una ca­rre­te­ra re­vi­ra­da, las reac­cio­nes de to­dos ellos han si­do sa­tis­fac­to­rias, pri­man­do la fa­ci­li­dad de con­duc­ción en to­do mo­men­to. En la ma­yo­ría de los ca­sos su ESP ac­túa de mo­do pre­ven­ti­vo, sin de­jar­nos lle­gar a si­tua­cio­nes crí­ti­cas en las que no ha­ya vuel­ta atrás, y pen­san­do en con­duc­to­res de to­dos los ni­ve­les. Tam­bién es cier­to que nos he­mos en­con­tra­do con coches cu­yas es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de neu­má­ti­cos su­pe­ran de lar­go una pre­ten­di­da orien­ta­ción de­por­ti­va de coches co­mo Fo­cus o León, cu­rio­sa­men­te, los que me­jor han re­suel­to los ejer­ci­cios. La pis­ta de fre­na­da asi­mé­tri­ca (en la fo­to), es­tá for­ma­da por una su­per­fi­cie de ba­sal­to pu­li­do que, al mo­jar­se, re­sul­ta ca­si tan des­li­zan­te co­mo el hie­lo. Pa­ra rea­li­zar la fre­na­da hay que si­tuar dos rue­das so­bre el as­fal­to y otras dos en la men­cio­na­da pis­ta, al­go que obli­ga a las ayu­das elec­tró­ni­cas a em­plear­se a fon­do pa­ra man­te­ner la es­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.