Au­tó­no­mo y co­nec­ta­do

Autopista - - EL AUTOMÓVIL EN 2030-40 -

Otra de las in­cóg­ni­tas que más preo­cu­pan a los automovili­stas es­tán re­la­cio­na­das so­bre có­mo afec­ta­rán las nue­vas tec­no­lo­gías a los vehícu­los y a su con­duc­ción. El co­che au­tó­no­mo es uno de los interrogan­tes: ¿se con­se­gui­rá en ape­nas diez años avan­zar pa­ra im­ple­men­tar la con­duc­ción au­to­ma­ti­za­da? Tec­no­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do, es po­si­ble y trae con­si­go in­nu­me­ra­bles ven­ta­jas.

Se­gún el in­for­me de Mc­Kin­sey, la ex­pan­sión de los vehícu­los au­tó­no­mos aca­rrea­rá un au­men­to con­si­de­ra­ble de los be­ne­fi­cios so­cia­les: se ci­fra en 800 bi­llo­nes de dó­la­res al año el aho­rro que se lo­gra­ría en 2030 si en EE.UU se per­mi­tie­se la cir­cu­la­ción li­bre de los vehícu­los au­tó­no­mos. Una ter­ce­ra par­te de

es­tos be­ne­fi­cios es­ta­ría en la re­duc­ción de su­per­fi­cies de­di­ca­das al apar­ca­mien­to de au­to­mó­vi­les, un 15% en la me­jo­ra de efi­cien­cia de la mo­vi­li­dad de los tra­ba­ja­do­res y más de la mi­tad de los efec­tos po­si­ti­vos es­ta­rían re­la­cio­na­dos con los ac­ci­den­tes pro­vo­ca­dos por los erro­res hu­ma­nos y sus con­se­cuen­cias (me­nos ac­ci­den­tes equi­val­drían a me­nos gas­tos mé­di­cos).

Por su par­te, en el es­tu­dio de KPMG se abor­dan las ba­rre­ras exis­ten­tes pa­ra que los vehícu­los cien por cien au­tó­no­mos se desa­rro­llen. En opi­nión de los fa­bri­can­tes, se­rá ne­ce­sa­rio se­pa­rar las cal­za­das de cir­cu­la­ción, lo que ori­gi­na­rá la im­ple­men­ta­ción de nue­vas in­fra­es­truc­tu­ras y re­gu­la­cio­nes, al­go que no ocu­rri­rá has­ta 2030 se­gún las es­ti­ma­cio­nes tan­to de los fa­bri­can­tes co­mo de los con­su­mi­do­res. En cuan­to a quié­nes li­de­ra­rá en 2025 el cam­po de los vehícu­los au­tó­no­mos, BMW, Tes­la y To­yo­ta for­ma­rán el trío ga­na­dor.

La con­duc­ción au­tó­no­ma, ade­más, re­que­ri­rá la re­co­pi­la­ción y ges­tión de una gran can­ti­dad de da­tos pa­ra que, con ellos, los al­go­rit­mos ma­te­má­ti­cos to­men las de­ci­sio­nes co­rrec­tas en ca­da mo­men­to. Lo que aún no es­tá cla­ro es de dón­de se to­ma­rán esos da­tos… Se­gún el 54% de los di­rec­ti­vos del sec­tor de la au­to­mo­ción pre­gun­ta­dos por KPMG, esos da­tos se re­co­pi­la­rán tan­to de los sen­so­res que ten­ga el pro­pio au­to­mó­vil co­mo del en­torno de es­te (co­mo, por ejem­plo, se­má­fo­ros o edificios). Pa­ra lo­grar­lo, se­rá fun­da­men­tal rea­li­zar in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ras de con­trol y en la co­mu­ni­ca­ción Vehi­cle2G­rid (V2G).

Pa­ra el in­for­me Mc­Kin­sey, el in­ter­cam­bio de da­tos se­rá al­go mu­cho más com­ple­jo, al tiem­po que apa­sio­nan­te, y ge­ne­ra­rá un nue­vo eco­sis­te­ma tan­to pa­ra los fa­bri­can­tes co­mo pa­ra los con­duc­to­res, in­clu­yen­do a las dis­tin­tas em­pre­sas pro­vee­do­ras de in­for­ma­ción y de ser­vi­cios. Por ejem­plo, si du­ran­te un re­co­rri­do un con­duc­tor tie­ne ham­bre, po­dría uti­li­zar los co­man­dos de co­mu­ni­ca­ción con el vehícu­lo pa­ra que es­te bus­ca­se los res­tau­ran­tes; in­clu­so el co­che po­dría co­mu­ni­car­se con ellos pa­ra sa­ber qué ofre­cen de menú, pro­po­nér­se­los al con­duc­tor y, si es­te es­tá de acuer­do, re­ser­var una me­sa.

Los ex­per­tos de Mc­Kin­sey iden­ti­fi­can cin­co ni­ve­les de co­nec­ti­vi­dad que se pue­den o po­drían dar en un fu­tu­ro, to­do en fun­ción de có­mo, dón­de y pa­ra qué se ob­ten­gan los da­tos. Así, es­tos po­drían uti­li­zar­se úni­ca­men­te pa­ra ser usa­dos en mo­men­tos pun­tua­les –por ejem­plo, pa­ra sa­ber si el co­che de­be pa­sar por el ta­ller - o po­drían ser des­ti­na­dos a me­jo­rar la con­duc­ción au­tó­no­ma. Lo des­ta­ca­ble, se­gún la con­sul­to­ra, es que los coches co­nec­ta­dos no so­lo ge­ne­ra­rán en un fu­tu­ro me­jo­res ex­pe­rien­cias a los ocu­pan­tes de los vehícu­los: tam­bién abren la po­si­bi­li­dad a nue­vos mo­de­los de ne­go­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.