ADAP­TA­CIÓN

Autopista - - UNASEMANA - MA­RI­NA Gª DEL CAS­TI­LLO mg­cas­ti­[email protected]

Co­mo si de unos ni­ños de pri­me­ro de in­fan­til se tra­ta­ra, los con­duc­to­res ma­dri­le­ños he­mos pa­sa­do por un pe­rio­do de adap­ta­ción con res­pec­to a las eti­que­tas de la DGT. A es­tas al­tu­ras to­dos de­be­ría­mos te­ner cla­ro, al me­nos, qué eti­que­ta le co­rres­pon­de a nues­tro co­che. Y, des­de ya, tam­bién to­dos de­be­ría­mos te­ner­la pues­ta en el parabrisas. Tiem­po de so­bra he­mos te­ni­do. El Ayun­ta­mien­to de Ma­drid ya ha co­men­za­do a mul­tar a to­do aquel que no lle­ve la su­so­di­cha pe­ga­ti­na. Has­ta el mo­men­to, no se ha­bía fi­ja­do de for­ma exac­ta la san­ción eco­nó­mi­ca de los vehícu­los que in­cum­plie­ran con es­ta nor­ma­ti­va. La Ley con­tem­pla­ba un má­xi­mo de 100 eu­ros, pe­ro el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid ha de­ci­di­do fi­jar de­fi­ni­ti­va­men­te en 15 eu­ros la mul­ta.

Ha­brá quien di­ga... "bueno, si me pi­llan, pa­go los 15 eu­ros y ya es­tá". Sin em­bar­go, hay otros con­duc­to­res que, a pe­sar de no vi­vir en Ma­drid, pre­fie­ren te­ner las co­sas bien ata­das y se pre­gun­tan có­mo les afec­ta a ellos di­cha obli­ga­ción. Pues bien, to­dos los co­ches que cir­cu­len por las ca­lles de la ca­pi­tal ten­drán que lle­var bien vi­si­bles el dis­tin­ti­vo que le co­rres­pon­de, si es que le co­rres­pon­de al­guno. Y es­ta obli­ga­ción es ex­ten­si­ble a to­dos los vehícu­los ma­tri­cu­la­dos en Es­pa­ña, ya que la nor­ma­ti­va no ha­ce nin­gún ti­po de dis­tin­ción en­tre quie­nes re­si­den en la ca­pi­tal, via­jan por tu­ris­mo o só­lo en­tran en ella por mo­ti­vos de tra­ba­jo. Así que, es­táis to­dos avi­sa­dos. Quie­nes quie­ran re­co­rrer las ca­lles de Ma­drid con su co­che par­ti­cu­lar, de­be­rán lle­var pe­ga­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.