SUPERCOMPA­RATIVA

Autopista - - ESTA SEMANA - LO­REN­ZO AL­CO­CER | lal­co­[email protected] FOTOS: MI­KAEL HELSING

BMW Se­rie 3 fren­te al Vol­vo S60. Dos idea­rios so­bre el con­cep­to de ber­li­na de­por­ti­va.

Los idea­rios de BMW y Vol­vo so­bre el con­cep­to de ber­li­na de­por­ti­va te ase­gu­ran al­tas pres­ta­cio­nes, gran efi­ca­cia di­ná­mi­ca y mu­cho agra­do de pi­lo­ta­je, pe­ro el fuer­te ca­rác­ter del 330i y el equi­li­brio del S60 T5 te ha­rán sen­tir­los sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te di­fe­ren­tes.

NO CREO QUE A ES­TAS AL

tu­ras –ni nun­ca an­tes- con­fun­da­mos un BMW con un Vol­vo, o vi­ce­ver­sa. Se­gu­ra­men­te sean dos de las mar­cas con una ima­gen tan de­fi­ni­da y asi­mi­la­da por el usua­rio, que no le lle­va­rá a error sa­ber cuál es cuál ni có­mo son. Es­to no qui­ta pa­ra que un BMW pue­da ser tam­bién una re­fe­ren­cia en se­gu­ri­dad o que un Vol­vo pre­ten­da te­ner un com­por­ta­mien­to de afi­na­do de­por­ti­vo. Ya la mar­ca sue­ca, que a lo lar­go de los úl­ti­mos lus­tros ha ido “di­na­mi­zan­do” su ima­gen, anun­ció el pa­sa­do año que el nue­vo y ac­tual V60 se­ría el Vol­vo más di­ná­mi­co de su ga­ma; que en su con­fi­gu­ra­ción est ndar ofre­ce­ría ma­yor di­na

mis­mo que un V90 con la con­fi­gu­ra­ción m s de­por­ti­va, al­go que se pue­de tras­la­dar per­fec­ta­men­te a es­te nue­vo S60. Si adem s es la ver­sión T5 R De­sign, que im­pli­ca una pues­ta a pun­to de cha­sis es­pe­cí­fi­ca, la apues­ta me­re­ce ser to­ma­da en cuen­ta si bus­cas una ber­li­na se­gu­ra… y de­por­ti­va.

DE BA­SE. La de­por­ti­vi­dad siem­pre ha ve­ni­do de se­rie en la Se­rie 3, y en es­ta 7 ge­ne­ra­ción, por si ha­bía al­gu­na du­da tras los en­vi­tes de una la­se de Mer­ce­des pro­gre­si­va­men­te m s din mi­ca y la lle­ga­da del ri­gu­ro­so y es­tric­to Al­fa omeo iu­lia, BM ha re­mar­ca­do to­da­vía m s los va­lo­res in­trín­se­cos de la mar­ca. n cha­sis m s rí­gi­do, sus­pen­sio­nes m s fir­mes y la in­ne­go­cia­ble

LA TRAC­CIÓN DEL VOL­VO Y LA PRO­PUL­SIÓN DEL BMW NO MAR­CAN SO­LO LA AC­TI­TUD DI­NÁ­MI­CA DE CA­DA UNO, HAY MÁS.

pro­pul­sión tra­se­ra pro­po­nen una ba­se de par­ti­da di­ná­mi­ca­men­te ex­tra­or­di­na­ria. Téc­ni­ca­men­te la pro­pues­ta de BMW es muy “pu­ris­ta”; mo­tor lon­gi­tu­di­nal y la ci­ta­da pro­pul­sión tra­se­ra, fren­te al mo­tor trans­ver­sal y trac­ción de­lan­te­ra del Vol­vo. Pe­ro ade­más, BMW ofre­ce una se­rie de op­cio­nes que ha­cen de la Se­rie 3 un de­por­ti­vo con ca­rro­ce­ría de ber­li­na. La amor­ti­gua­ción ac­ti­va pue­de es­tar pre­sen­te en am­bos Se­rie 3 y S60 (co­mo en las uni­da­des pro­ba­das) pe­ro so­lo en el BMW se ofre­ce la po­si­bi­li­dad de con­tar con otra di­rec­ción, de des­mul­ti­pli­ca­ción va­ria­ble, y un au­to­blo­can­te, op­cio­nes tam­bién in­clui­das en la ver­sión de la com­pa­ra­ti­va.

FIR­ME SUA­VI­DAD. Tan­to el 330i co­mo el S60 5 trans­mi­ten un tac­to de pi­sa­da fir­me y a la vez muy agra­da­ble por la sua­vi­dad ge­ne­ral que

acom­pa­ña a to­do, pe­ro en el BMW to­do se vi­ve con ma­yor in­ten­si­dad. Es muy di­rec­to de di­rec­ción, ace­le­ra­dor y freno, tan­to que in­clu­so con me­nos ac­ción por tu par­te so­bre vo­lan­te y pe­da­les, el 330i gi­ra, co­rre y fre­na an­tes y más que el T5. En cier­ta me­di­da, el 330i pue­de pa­re­cer­te “ex­qui­si­ta­men­te” ex­tre­mo, co­mo el S60 más equi­li­bra­do y re­fi­na­do. Am­bos ofre­cen di­fe­ren­tes mo­dos de con­duc­ción pa­ra mo­di­fi­car el tac­to y la res­pues­ta de la di­rec­ción, amor­ti­gua­ción y cam­bio, pe­ro el mo­do de­por­ti­vo Dy­na­mic (Eco, Con­fort e In­di­vi­dual son los otros mo­dos) del Vol­vo nun­ca ha­ce del S60 un co­che tan reac­ti­vo co­mo el 330i en mo­do Con­fort (Eco­pro, Con­fort, Sport, Sport y Adap­ta­ti­ve son sus otros pro­gra­mas). El BMW te trans­mi­te un ma­yor aplo­mo, pa­re­ce un sólido ro­di­llo y que, sin ser se­co ni spe­ro, tam­po­co tie­ne mu­cha peor fil­tra­ción de ro­da­du­ra del Vol­vo. Y en tra­za­dos si­nuo­sos agra­de­ces ese pun­to de con­fian­za que te trans­mi­te su só­li­da y di­rec­ta pi­sa­da. Sin to­le­ran­cias lo ins­cri­bes dia­bó­li­ca­men­te en cur­va con un mí­ni­mo gi­ro de di­rec­ción (2,1 vuel­tas en­tre to­pes, fren­te a las 2,8 del S60 pa­ra el mis­mo diá­me­tro de gi­ro) y el eje tra­se­ro asis­ti­do por el au­to­blo­can­te te so­bre­agi­li­za por gas igual­men­te la sa­li­da con una ac­ti­tud ge­ne­ral ex­cep­cio­nal, en­ten­di­do así si an­te­po­nes el ca­rác­ter de­por­ti­vo a to­do lo de­más en un ber­li­na.

El T5 no te in­vi­ta a ser tan “ra­di­cal” co­mo con el 330i, tam­bién por una di­rec­ción que no te trans­mi­te tan­to y tan rá­pi­do con­trol cuan­do lle­ga la cur­va, pe­ro su tren de­lan­te­ro re­sul­ta so­ber­bio por su al­tí­si­ma ca­pa­ci­dad di­rec­cio­nal en for­tí­si­mos apo­yos (pen­sa­ría que in­clu­so es me­nos sub­vi­ra­dor que el BMW). Por el tren de

lan­te­ro del Vol­vo, com­pues­to por una ela­bo­ra­da es­truc­tu­ra de do­ble trián­gu­los, pa­sa to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de en­tra­da y sa­li­da de la cur­va y lo ha­ce de for­ma bri­llan­tí­si­ma, por esa ca­pa­ci­dad di­rec­cio­nal co­men­ta­da y tam­bién por su apa­ren­te gran trac­ción, no sin una bue­na ges­tión elec­tró­ni­ca, sin trans­mi­tir sos­pe­cho­sas in­ter­fe­ren­cias so­bre la di­rec­ción. No hay que ne­gar que es me­nos es­ti­mu­lan­te el S60 T5, que no quie­re de­cir que sea me­nos efi­caz que el 330i y sí me­nos exi­gen­te de con­du­cir.

TUR­BO Y “BRU­TO”.

Por otro la­do, que 330i y T5 re­cu­rran a sen­dos blo­ques 2.0 so­bre­ali­men­ta­dos, de 258 CV el ale­mán y 250 el sue­co, y que es­pe­ci­fi­ca­cio­nes al mar­gen tam­po­co se pa­rez­can en mu­cho, vie­ne a con­fir­mar la per­so­na­li­dad que ca­da fa­bri­can­te ha da­do a sus res­pec­ti­vos mo­de­los. El sua­ve y agra­da­ble tac­to de am­bos mo­to­res sí es co­mún, pe­ro uno em­pu­ja co­mo un ángel y el otro co­mo un de­mo­nio. Y ya sa­bes cuál es cuál. Ace­le­ra­dor y cam­bio son tam­bién res­pon­sa­bles de que el BMW reac­cio­ne a la me­nor so­li­ci­tud con una im­pron­ta (y un so­ni­do) que te ha­ce pen­sar que pue­da ren­dir has­ta 50 CV más que su ri­val. Su ace­le­ra­ción, las tran­si­cio­nes en­tre los cam­bios de mar­chas y has­ta có­mo es­ti­ra has­ta la zo­na ro­ja y se man­tie­ne ahí si lo lle­vas en mo­do ma­nual con los pro­gra­mas Sport y Sport+ le dan al BMW un ca­rác­ter ya no al­ta­men­te pres­ta­cio­nal, sino muy de­por­ti­vo. El Vol­vo es agra­da­bi­lí­si­mo y sien­tes que dis­po­nes siem­pre de mu­cho em­pu­je pa­ra sol­ven­tar cual­quier si­tua­ción, pe­ro sim­ple­men­te no tie­ne la ra­bia del BM . urio­sa­men­te, en au­to­pis­ta el 330i tam­bién pue­de ro­dar más desaho­ga­do al dis­po­ner de una 8ª mar­cha más ge­ne­ro­sa. La de­por­ti­vi­dad de am­bos no est re­ñi­da con la efi­cien­cia ru­te­ra y sus cam­bios se des­aco­plan en los mo­dos Eco pa­ra ro­dar a vela, per­mi­tien­do ob­te­ner con­su­mos muy ra­zo­na­bles… que se dis­pa­ran a po­co que que­ra­mos de­lei­tar­nos de la fa­ce­ta m s din mi­ca de es­tos 330i y S60 5… epor­ti­vo fa­mi­liar o ber­li­na de­por­ti­va La de­ci­sión es tu­ya. Y no hay mar­gen de error. Uno es un BMW y otro es un Vol­vo. Ni pa­re­ci­dos ra­zo­na­bles.

TRANVERSAL No es ma­lo, pe­ro el S60 no apro­ve­cha la dis­po­si­ción de su mo­tor pa­ra ofre­cer mer­jo­res co­tas de ha­bi­ta­bi­li­dad y ma­le­te­ro que el Se­rie 3.

CONFIGURAB­LES Tan­to el BMW (arri­ba) co­mo el Vol­vo (aba­jo) ofre­cen cua­dros di­gi­ta­les configurab­les pa­ra prio­ri­zar cier­ta in­for­ma­ción o cam­biar el di­se­ño.

LU­JO DI­GI­TAL La pan­ta­lla cen­tral tác­til mar­ca el di­se­ño es­té­ti­co y fun­cio­nal del S60. Ape­nas unos po­cos man­dos fí­si­cos se con­ser­van. Tam­bién ad­mi­te ór­de­nes vo­ca­les. El in­te­rrup­tor pa­ra arran­car/ pa­rar el mo­tor en la con­so­la re­sul­ta pe­cu­liar.

AC­CIÓN, REAC­CIÓN El S60 T5 re­sul­ta más equi­li­bra­do de mo­vi­mien­tos y res­pues­ta me­cá­ni­ca, más re­fi­na­do ro­da­dor. Muy tem­pe­ra­men­tal el BMW.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.