Los con­ta­mi­nan­tes

Autopista - - TERRITORIO HÍBRIDO -

QUÉ ES EL NOX. POR QUÉ EL DÍESEL LO GE­NE­RA

NOx, óxi­do de ni­tró­geno, del que tan­to se lle­va ha­blan­do en la in­dus­tria del au­to­mó­vil des­de que es­ta­lló el co­no­ci­do co­mo "es­cán­da­lo del Die­sel­ga­te". ¿Có­mo afec­ta? ¿Por qué es tan im­por­tan­te conocer ya sus va­lo­res? ¿En qué au­to­mó­vi­les se pro­du­ce? Se tra­ta de un gas que se pro­du­ce en los co­ches du­ran­te las com­bus­tio­nes a muy al­ta tem­pe­ra­tu­ra en un at­mós­fe­ra ri­ca en oxí­geno, co­mo la nues­tra, y que, en el trans­por­te, fun­da­men­tal­men­te se ge­ne­ra en los mo­to­res dié­sel.

El NOx es un gas con­ta­mi­nan­te que afec­ta di­rec­ta­men­te a la ca­li­dad del ai­re y por tan­to de for­ma ne­ga­ti­va a la sa­lud de to­dos los se­res vi­vos. Aun­que gra­cias a la nue­va tec­no­lo­gía en lim­pie­za de emi­sio­nes los co­ches dié­sel más mo­der­nos han con­se­gui­do re­du­cir no­ta­ble­men­te su pro­duc­ción (per­dien­do eso sí ren­di­mien­to y ge­ne­ran­do ade­más más ave­rías), to­da­vía sus emi­sio­nes ge­ne­ran los va­lo­res más al­tos en­tre to­dos los car­bu­ran­tes. Los mo­to­res en­cen­di­dos por chispa, co­mo los de ga­so­li­na, pro­du­cen a cam­bio una can­ti­dad muy re­du­ci­da de NOx, por lo que los co­ches hí­bri­dos sin en­chu­fe im­pul­sa­dos par­cial­men­te por un mo­tor eléc­tri­co con­tri­bu­yen en gran me­di­da a la re­duc­ción fren­te a esas otras tec­no­lo­gías con­ven­cio­na­les.

QUÉ ES EL CO2. LA EMI­SIÓN LI­GA­DA AL CON­SU­MO

CO2, dió­xi­do de car­bono, du­ran­te años con­si­de­ra­do en la in­dus­tria del au­to­mó­vil co­mo la emi­sión con­ta­mi­nan­te mal­di­ta. Pero, en reali­dad y a prio­ri, el CO2 no es gas con­ta­mi­nan­te co­mo tal, lo que su­ce­de es que al ge­ne­rar­se en de­ma­sia­da can­ti­dad ter­mi­na por ser la cau­sa prin­ci­pal del efec­to in­ver­na­de­ro: la fuen­te del ca­len­ta­mien­to cli­má­ti­co. Es de­cir, mien­tras el NOx afec­ta di­rec­ta­men­te a la sa­lud de las per­so­nas, el CO2 cas­ti­ga al pla­ne­ta, a la ca­pa de ozono. Pero, ¿qué co­ches en es­te ca­so lo pro­du­cen y por qué?

Los co­ches que más CO2 ge­ne­ran son aque­llos im­pul­sa­dos por mo­to­res de ga­so­li­na, por­que apa­re­ce di­rec­ta­men­te li­ga­da al con­su­mo de com­bus­ti­ble. Aun­que tam­bién en es­ta tec­no­lo­gía los in­ge­nie­ros han lo­gra­do re­du­cir hoy sus emi­sio­nes en los co­ches más mo­der­nos, la cla­ve si­gue es­tan­do pues en el gas­to de com­bus­ti­ble por ca­da 100 ki­ló­me­tros: por lo ge­ne­ral, los co­ches con con­su­mos más ba­jos, res­pe­tan más la ca­li­dad del ai­re. Y en ese gru­po hoy sin du­da tam­bién po­de­mos in­cluir ya a los co­ches hí­bri­dos sin en­chu­fe de To­yo­ta, cu­yos mo­to­res eléc­tri­cos no so­lo apo­yan al de com­bus­tión, sino que lle­gan a mo­ver­se más de un 80% del tiem­po co­mo eléc­tri­cos, se­gún da­tos del INSIA, ob­te­nien­do, en la prác­ti­ca, los me­no­res con­su­mos.

OTRAS PAR­TÍ­CU­LAS EN SUS­PEN­SIÓN QUE AFEC­TAN A LA SA­LUD

A to­do ello po­dría­mos su­mar, por úl­ti­mo, otro ti­po de par­tí­cu­las en sus­pen­sión que ge­ne­ran los co­ches, al­gu­nas por com­bus­tio­nes in­com­ple­tas de los mo­to­res dié­sel, y otras pro­du­ci­das por la fric­ción ge­ne­ra­da en los fre­nos y los neu­má­ti­cos a su con­tac­to con el sue­lo, afec­tan­do en es­ta oca­sión a la ca­pa­ci­dad res­pi­ra­to­ria y a do­len­cias car­dio­vas­cu­la­res. Al con­tar con un pro­pul­sor eléc­tri­co y otro de ga­so­li­na, los co­ches hí­bri­dos tam­bién re­du­cen no­ta­ble­men­te es­tas emi­sio­nes, so­bre to­do cuan­do el mo­tor eléc­tri­co in­ter­vie­ne, por lo que en ciu­dad son es­pe­cial­men­te lim­pios.

HAY UNOS OB­JE­TI­VOS ME­DIOAM­BIEN­TA­LES MAR­CA­DOS

si­ble conocer tan­to los con­su­mos co­mo las emi­sio­nes reales de los co­ches.

En las úl­ti­mas prue­bas se cons­ta­ta que ya hay co­ches que sa­len muy bien pa­ra­dos en cuan­to a emi­sio­nes de NOx, que son los co­ches de ga­so­li­na. En cam­bio, emi­ten mu­cho CO2, por­que su con­su­mo es ele­va­do. Sí, el CO2 ter­mi­na do­lien­do tam­bién al bol­si­llo del usua­rio ca­da vez que usa el co­che.

LA SO­LU­CIÓN AL PRO­BLE­MA: LOS HÍBRI

DOS ELÉC­TRI­COS. Sin em­bar­go, exis­ten ya esos co­ches que pue­den emi­tir muy poco NOx y, a la vez, muy poco CO2: los hí­bri­dos eléc­tri­cos sin en­chu­fe, co­mo los mo­de­los de la ga­ma To­yo­ta. Co­mo fun­cio­nan con ga­so­li­na, emi­ten poco NOx. Y co­mo em­plean tam­bién un mo­tor eléc­tri­co para mo­ver­se o de apo­yo al de com­bus­tión, con­si­guen así op­ti­mi­zar tam­bién el con­su­mo y, por tan­to, el CO2. Y ade­más, co­mo los hí­bri­dos eléc­tri­cos sin en­chu­fe no pre­ci­san de una po­ten­cia exu­be­ran­te de mo­tor eléc­tri­co, ni tam­po­co gran ca­pa­ci­dad de la ba­te­ría, se pue­den po­ner en el mer­ca­do al mis­mo tiem­po con un pre­cio tam­bién atrac­ti­vo... por lo que esos es­tu­dios ini­cia­les de vehícu­los de com­bus­ti­ble más eco­nó­mi­co em­pie­zan a fun­dir­se tam­bién con los de sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.