Al­gu­na que otra anéc­do­ta…

Autopista - - MAGAZINE CAR | UN AÑO DE AUTOPISTA -

re­co­rri­dos, co­rre­gir­los, pe­gar y des­pe­gar post-it…

JUAN CAR­LOS GON­ZÁ­LEZ.

Los even­tos de las mar­cas a ve­ces nos lle­van has­ta los si­tios más cu­rio­sos. Con Su­zu­ki es­tu­vi­mos en el ya­ci­mien­to bur­ga­lés de Ata­puer­ca, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, don­de nos en­se­ña­ron el Crá­neo 5, un fó­sil ex­cep­cio­nal­men­te con­ser­va­do y con más de 400.000 años de an­ti­güe­dad, que re­ci­be el nom­bre de “Mi­gue­lón” en ho­nor a Mi­guel In­du­ráin, 5 ve­ces cam­peón del Tour de Fran­cia. Tam­bién es­tá la pel­vis “El­vis”, en ho­me­na­je al rey del rock&roll.

PA­BLO MA­LLO.

Lo más re­se­ña­ble del año ha si­do cum­plir un sue­ño que to­do aman­te de

Fe­rra­ri de­be­ría ha­cer una vez en la vi­da, pi­lo­tar en la pis­ta de Fio­rano una de las úl­ti­mas crea­cio­nes de la mar­ca. Aho­ra cual­quier co­che me pa­re­ce “del mon­tón” —en reali­dad, no to­dos—, aun­que ya me voy re­co­bran­do.

JUAN CAR­LOS PAYO.

Es­te es so­lo uno de los tan­tos bue­nos re­cuer­dos que me ha re­ga­la­do 2019, qui­zás el más in­ti­mis­ta pa­ra mí... Echo la vis­ta atrás ca­si cin­co dé­ca­das y veo a mi pa­dre y su pri­mer co­che, un Seat 1.500, y con am­bos me he po­di­do en­con­trar gra­cias a nues­tro Mo­tor Clá­si­co Rall­ye. Fue ese co­che que yo con­du­cía des­de el asien­to de atrás an­tes de ma­rear­me fru­to de los va­po­res que fluían cuan­do se re­ca­len­ta­ba aquel es­cay ca­mino del pue­blo, de la pla­ya, de cual­quier si­tio… Aquel tan­que del ayer hoy me ha pa­re­ci­do un co­che has­ta ágil don­de he dis­fru­ta­do con­du­cien­do, en­tran­do en esa má­qui­na del tiem­po Seat pa­ra tras­la­dar­me a mi in­fan­cia, a mi To­le­do, a mi fa­mi­lia, a mis pai­sa­jes… Va por ti, ¡pa­dre!

MA­RI­NA Gª CASTILLO.

Fue du­ran­te una sa­li­da pa­ra de­vol­ver un co­che de prue­bas. La se­gu­ri­dad que te da lle­var Goo­gle Maps en el mó­vil cuan­do no sa­bes exac­ta­men­te don­de tie­nes que ir y, so­bre to­do, cuan­do tus com­pa­ñe­ros no te es­pe­ran. El nom­bre del lu­gar me so­na­ba, pe­ro cuan­do fui a me­ter­lo en Goo­gle pa­ra ver la di­rec­ción me di cuen­ta de que no te­nía da­tos mó­vi­les… ¿Có­mo? ¿Qué ha pa­sa­do? Mi hi­ja ma­yor se ha­bía fun­di­do to­dos los gi­gas que com­par­tía­mos. Así que… me to­có un po­co ir a la aven­tu­ra. ¿Có­mo lo ha­cía­mos an­tes cuan­do no te­nía­mos es­tos maravillos­os smartp­ho­nes? ¡Ben­di­tos sean!

RA­FA GUI­TART.

Nun­ca pen­sé que los neu­má­ti­cos de los avio­nes se pu­die­ran pin­char con fa­ci­li­dad... El ca­so es que, con mo­ti­vo de asis­tir a la pre­sen­ta­ción de un nue­vo mo­de­lo en Es­ta­dos Uni­dos, en el vue­lo des­tino a Los Án­ge­les, con es­ca­la en Lon­dres, el avión su­frió un pin­cha­zo que tar­da­ron tres ho­ras en re­pa­rar (sin per­mi­tir des­em­bar­car

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.