LA IN­DUS­TRIA 4.0 HA LLE­GA­DO PA­RA QUE­DAR­SE

AutoRevista - - Opinión -

A es­tas al­tu­ras ya na­die dis­cu­te si la In­dus­tria 4.0 es una mo­da pa­sa­je­ra más. Vie­ne pi­san­do fuer­te y ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se. Ello apre­mia a que los di­rec­ti­vos com­pren­dan con cla­ri­dad sus fun­da­men­tos pa­ra así iden­ti­fi­car de qué ma­ne­ra pue­de con­tri­buir a crear va­lor aña­di­do de ma­ne­ra só­li­da en sus ne­go­cios. Más allá de la di­gi­ta­li­za­ción, la trans­for­ma­ción ha­cia un mo­de­lo de fa­bri­ca­ción avan­za­da 4.0 de­be afron­tar­se con ma­yor pers­pec­ti­va. Es un pro­ce­so de cam­bio en el que de­ben con­si­de­rar­se as­pec­tos de or­ga­ni­za­ción, tec­no­lo­gías de fa­bri­ca­ción, per­so­nas y TICs (Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y la Co­mu­ni­ca­ción) avan­za­das. Un mo­de­lo in­te­gral que de­be ac­tuar so­bre las pa­lan­cas clave: Agi­li­dad: Fle­xi­bi­li­dad y po­li­va­len­cia de los me­dios pa­ra una res­pues­ta per­so­na­li­za­da y ágil al mer­ca­do. Ro­bus­tez: Con­cep­ción e in­dus­tria­li­za­ción de los pro­ce­sos pa­ra una fa­bri­ca­ción ro­bus­ta con la mí­ni­ma va­ria­bi­li­dad.

Supply chain: Desa­rro­llo in­te­gra­do de la ca­de­na de va­lor y de su lo­gís­ti­ca in­ter­na. Fá­bri­ca in­te­li­gen­te: Pro­fun­di­dad de co­no­ci­mien­to de los pro­ce­sos pa­ra su má­xi­ma op­ti­mi­za­ción e in­no­va­ción des­de el pro­ce­so. Fá­bri­ca hu­ma­na: Ca­pa­ci­ta­ción, desa­rro­llo y ac­ti­va­ción del ta­len­to de las per­so­nas pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia en el nue­vo es­ce­na­rio. Fá­bri­ca di­gi­tal: In­ter­co­ne­xión de ele­men­tos e in­cor­po­ra­ción de TIC’s avan­za­das pa­ra la ges­tión proac­ti­va y en tiem­po real. Las em­pre­sas más com­pe­ti­ti­vas ya se han pues­to ma­nos a la obra im­plan­tan­do ca­sos de éxi­to tan­gi­bles, in­clu­so con plan­tas que se han con­ver­ti­do en cen­tros de re­fe­ren­cia 4.0 a ni­vel mun­dial den­tro de gran­des gru­pos mul­ti­na­cio­na­les, ac­ti­van­do nue­vas pa­lan­cas de com­pe­ti­ti­vi­dad y de­mos­tran­do que la an­ti­ci­pa­ción tie­ne su re­com­pen­sa. Es ha­bi­tual pa­ra mí en­con­trar­me con di­rec­ti­vos de mul­ti­na­cio­na­les que, aun­que es­tán muy sen­si­bi­li­za­dos con la ne­ce­si­dad de co­men­zar a ac­tuar, se en­cuen­tran a la es­pe­ra de re­ci­bir di­rec­tri­ces des­de la cen­tral del gru­po. Di­rec­tri­ces que no aca­ban de lle­gar, re­tra­san­do las ini­cia­ti­vas y per­dien­do opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio y de po­si­cio­na­mien­to a lar­go pla­zo. Creo que es po­si­ble y muy re­co­men­da­ble an­ti­ci­par­se sin ir a la con­tra de di­rec­tri­ces más am­plias, con­tri­bu­yen­do a desa­rro­llar ca­sos de éxi­to que son apro­ve­cha­dos por el gru­po y que per­mi­ten con­so­li­dar las plan­tas lo­ca­les co­mo cen­tros de re­fe­ren­cia de alto va­lor aña­di­do. Tam­bién coin­ci­do con em­pre­sas con una apro­xi­ma­ción di­fe­ren­te, que apues­tan por crear “los ci­mien­tos 4.0” an­tes de po­ner en mar­cha ini­cia­ti­vas que co­se­chen re­sul­ta­dos. Por ejem­plo, de­di­cán­do­se a la sen­so­ri­za­ción pro­fun­da de to­dos los ele­men­tos po­si­bles, in­vir­tien­do enor­mes can­ti­da­des de eu­ros y de tiem­po (ha­bla­mos de años). De­be bus­car­se un sano equi­li­brio en­tre las ac­cio­nes SANO EQUI­LI­BRIO de ba­se y las ac­cio­nes de fo­co, com­pa­ti­bi­li­zan­do la cons­truc­ción de los ci­mien­tos con

De­ben con­si­de­rar­se as­pec­tos de or­ga­ni­za­ción, tec­no­lo­gías de fa­bri­ca­ción, per­so­nas y TICs avan­za­das

la ob­ten­ción de re­sul­ta­dos a cor­to pla­zo que per­mi­tan ge­ne­rar ca­ja pa­ra afron­tar pró­xi­mos pa­sos. Si que­re­mos in­cre­men­tar nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad en es­ta nue­va era del co­no­ci­mien­to de­be­mos in­terio­ri­zar con ra­pi­dez las nue­vas opor­tu­ni­da­des que apa­re­cen de la mano de la In­dus­tria 4.0 y pa­sar a la ac­ción pa­ra ge­ne­rar ri­que­za in­dus­trial y em­pleo de alto va­lor aña­di­do. Ello con­vier­te en una ne­ce­si­dad la de­fi­ni­ción de una ho­ja de ru­ta de­ta­lla­da que abor­de el pro­ce­so de trans­for­ma­ción de una ma­ne­ra con­tro­la­da an­tes de que la iner­cia del mer­ca­do nos obli­gue a rea­li­zar­lo en el peor mo­men­to ba­jo un yu­go que obs­ta­cu­li­ce nues­tros in­tere­ses. Una ho­ja de ru­ta que cum­pla las si­guien­tes pre­mi­sas: Desa­rro­llan­do una vi­sión es­truc­tu­ra­da

Sen­si­bi­li­zan­do a la or­ga­ni­za­ción y Plan - ali­nean­do ini­cia­ti­vas Ali­nea­do – de par­ti­da Ate­rri­za­da a la reali­dad del pun­to Rea­lis­ta -

Con­cre­tan­do eco­nó­mi­ca­men­te el apor­te de va­lor al ne­go­cio Re­sul­ta­dos -

Ma­te­ria­li­zan­do aho­rros que ase­gu­ren el re­torno en el cor­to pla­zo Quick wins-

Ase­gu­ran­do el desa­rro­llo coor­di­na­do de las seis pa­lan­cas clave men­cio­na­das con an­te­rio­ri­dad In­te­gral - Es el mo­men­to de plan­tear nue­vos ca­mi­nos, nue­vas for­mas de ha­cer que has­ta hoy eran in­via­bles téc­ni­ca y eco­nó­mi­ca­men­te. No de­be pa­sar des­aper­ci­bi­do que, co­mo to­da trans­for­ma­ción, su­po­ne un es­fuer­zo por par­te de las em­pre­sas. Un es­fuer­zo que fun­da­men­tal­men­te de­pen­de de la proac­ti­vi­dad de ca­da una de las em­pre­sas. Co­mo re­sul­ta­do de diag­nós­ti­cos rea­li­za­dos a em­pre­sas de di­ver­sa ti­po­lo­gía, se ha de­mos­tra­do que el ni­vel de com­pe­ti­ti­vi­dad no es­tá mar­ca­do por el sec­tor ni por las tec­no­lo­gías de fa­bri­ca­ción uti­li­za­das sino por la proac­ti­vi­dad y ni­vel de ex­ce­len­cia al­can­za­do por ca­da em­pre­sa con­cre­ta. Quien aún no ha­ya em­pren­di­do el via­je 4.0, es el mo­men­to de su­pe­rar la fa­se de ob­ser­va­ción y pa­sar a la ac­ción.

El ni­vel de com­pe­ti­ti­vi­dad no es­tá mar­ca­do por el sec­tor ni por las tec­no­lo­gías de fa­bri­ca­ción uti­li­za­das sino por la proac­ti­vi­dad y el ni­vel de ex­ce­len­cia

Borja Are­na­za DI­REC­TOR DE FA­BRI­CA­CIÓN AVAN­ZA­DA DE SIS­TE­PLANT

“Más allá de la di­gi­ta­li­za­ción, la trans­for­ma­ción ha­cia un mo­de­lo de fa­bri­ca­ción avan­za­da 4.0 de­be afron­tar­se con ma­yor pers­pec­ti­va”.

In­ter­co­ne­xión de ele­men­tos e in­cor­po­ra­ción de TIC’s avan­za­das pa­ra la ges­tión proac­ti­va y en tiem­po real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.