Ci­troën C3 Air­cross Pu­reTech SHI­NE

Autovía - - MAGAZINE -

El C3 Air­cross con­fir­ma que al­go es­tá cam­bian­do y que ad­mi­ten que hay vi­da más allá de la co­mo­di­dad al ro­dar, en bus­ca de con­cep­tos más am­plios. Que sí, que en el ca­mino los asien­tos del Air­cross no te su­je­tan en una con­duc­ción de­ci­di­da... pe­ro es que tam­po­co te in­vi­ta a ella. En cuan­to lle­gas a ata­car el pri­mer cono del es­la­lon, te das cuen­ta de que ya pue­des ir de­jan­do fre- nar­se al co­che, por­que el rit­mo al que de­bes ajus­tar­te no es­tá al ni­vel del res­to. Nin­guno de los ejer­ci­cios ªes­pe­cia­le­sº a los que les he­mos so­me­ti­do, de pu­ra di­ná­mi­ca de co­che, le gus­tan. Ya nos lo ha­bían ad­ver­ti­do, Ci­troën vol­ve­rá a apos­tar por el con­fort co­mo ba­za fun­da­men­tal y es­te Air­cross so­lo es el pri­mer pa­so. Eso sí, no te trai­cio­na, lo sien­tes se­gu­ro y aplo­ma­do, una vez que te ajus­tas a su rit- mo. Su pro­pio rit­mo. Su es­pa­cio in­te­rior es fan­tás­ti­co más allá de lo que di­ga un me­tro por có­mo se sien­te uno. Pue­des ajus­tar la dis­tan­cia lon­gi­tu­di­nal de la ban­que­ta pos­te­rior e in­clu­so in­cli­nar el res­pal­do tra­se­ro. La pla­za cen­tral es de las que un adul­to pue­de uti­li­zar, por­que las guías de los asien­tos de­lan­te­ros es­tán ade­lan­ta­das y per­mi­ten po­ner los pies sin echar a tus acom­pa­ñan­tes. ¿Y el ma­le­te­ro? Enor­me y adap­ta­ble. Es en los as­pec­tos más con­ven­cio­na­les de un co­che don­de sim­ple­men­te cum­ple. Al mo­tor tri­ci­lín­dri­co le fal­ta al­go de re­fi­na­mien­to y ha si­do el me­nos po­ten­te al pa­sar por nues­tro ban­co de po­ten­cia, agra­de­ce­ría más elas­ti­ci­dad y, ade­más, el cam­bio no con­si­gue en­mas­ca­rar­lo con so­lo cin­co mar­chas, ni su ma­ne­jo es to­do lo agra­da­ble que desea­ría­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.