Seat Arona 1.0 TSI Xce­llen­ce

Autovía - - MAGAZINE -

Ra­zo­na­ble­men­te con­te­ni­do en di­men­sio­nes, su apro­ve­cha­mien­to in­te­rior es sor­pren­den­te. Tan­to el es­pa­cio que pue­des me­dir, co­mo la sen­sa­ción de es­pa­cio en cual­quie­ra de sus pla­zas es muy bue­na. De­trás la ban­que­ta es­tá re­cor­ta­da y mol­dea­da pa­ra dos pla­zas, pe­ro la cen­tral en­cuen­tra un es­pa­cio ra­zo­na­ble. Un re­po­sa­bra­zos de pri­me­ra con asi­de­ro en ca­da una de las puer­tas re­ma­ta una po­si­ción ex­ce­len­te. Sin em­bar­go, don­de el Arona de­mues­tra su ver­da­de­ra bri­llan­tez es cuan­do ha­bla­mos de mo­vi­mien­to. Su mo­tor de tres ci­lin­dros no pue­de ocul­tar es­ta con­di­ción, se mues­tra su­fi­cien­te­men­te fino, pe­ro so­bre to­do vo­lun­ta­rio­so. Re­ba­ja un ki­lo el pe­so en la bás­cu­la al CX-3 de nues­tra com­pa­ra­ti­va y otro pu­ña­do de ki­los al más pe­que­ño del lo­te, el Kia Sto­nic. Con es­ta pre­mi­sa, un cam­bio de seis mar­chas bien ajus­ta­do y de ma­ne­jo rá­pi­do y agra­da­ble, no es de ex­tra­ñar que sus pres­ta­cio­nes bri­llen por en­ci­ma de la com­pe­ten­cia. Y con es­ta bue­na ba­se, el con­su­mo se ha re­ve­la­do mu­cho más ba­jo que el de sus ri­va­les so­bre los mis­mos re­co­rri­dos. Lo me­jor de to­do es que no ba­sa en la me­cá­ni­ca sus atri­bu­tos, sino que el con­fort de sus­pen- sio­nes es en­co­mia­ble, tan­to con el co­che car­ga­do co­mo con el con­duc­tor so­lo. És­te es, qui­zá, quien más dis­fru­te del Arona. El tren de­lan­te­ro es in­ci­si­vo, pe­ro so­bre to­do, su cha­sis le per­mi­te apli­car gas en la cur­va pron­to sin que se al­te­re la tra­yec­to­ria o se pier­da trac­ción, ha­cién­do­lo un co­che rá­pi­do. Y to­do, sin re­cu­rrir a una sus­pen­sión muy rí­gi­da pa­ra te­ner que con­te­ner el ba­lan­ceo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.