Nue­vas cum­bres

El nue­vo T-Roc se po­si­cio­na por de­ba­jo del Ti­guan, se desen­vuel­ve como un Po­lo en la ciu­dad, rue­da con mu­cho agra­do en ca­rre­te­ra y, en ge­ne­ral, un Golf no lo em­pe­que­ñe­ce.

Autovía - - PRUEBA - LORENZO AL­CO­CER lal­co­cer@mpib.es FOTOS ISRAEL GARDYN POR LORENZO AL­CO­CER

Las me­di­das del T-Roc son un tan­to atí­pi­cas. Mi­de 4,23 me­tros de lar­go, 9 cen­tí­me­tros más que un Seat Aro­na y so­lo 3 me­nos que un Golf. Y es más an­cho y al­to que ellos. En con­jun­to, no es­tá muy le­jos de un Seat Ate­ca (4,36 m). De sus pro­por­cio­nes sur­ge un co­che con muy bue­na plan­ta y re­la­ción ta­ma­ño/ha­bi­ta­bi­li­dad. Si sus pla­zas tra­se­ras son sim­ple­men­te bue­nas, el ma­le­te­ro es sor­pren­den­te­men­te am­plio. El por­tón pue­de ser de aper­tu­ra au­to­ma­ti­za­da y el res­pal­do del asien­to de­lan­te­ro de­re­cho se pue­de re­cli­nar ho­ri­zon­tal­men­te ha­cia de­lan­te pa­ra con­fi­gu­rar una zo­na de car­ga muy ver­sá­til. De­lan­te, el T-Roc se sien­te muy es­pa­cio­so y, como SUV que es, la po­si­ción so­bre­ele­va­da en una jus­ta me­di­da te trans­mi­te un equi­li­bra­do do­mi­nio del en­torno. Ade­más, el pues­to de con­duc­ción re­sul­ta bueno y agra­da­ble, por tac­to de to­dos sus ele­men­tos me­cá­ni­cos (di­rec­ción, fre­nos, cam­bio, etc.) y er­go­no­mía, y el ha­bi­tácu­lo muy vis­to­so, a pe­sar de que la to­ta­li­dad de las su­per­fi­cies del sal­pi­ca­de­ro y pa­ne­les de puer­tas son de plás­ti­cos du­ros. No obs­tan­te, la ca­li­dad es­tá en los ajus­tes, ter­mi­na­ción y pre­ci­sión de to­dos sus man­dos.

Mo­derno y con­for­ta­ble

Tam­bién trans­mi­te so­fis­ti­ca­ción con su pan­ta­lla tác­til cen­tral de 8©©,con me­nús des­ple­ga­bles se­gún acer­cas el de­do, y so­bre to­do por el op­cio­nal cua­dro de re­lo­jes di­gi­tal con­fi­gu­ra­ble de 11,7©©.Pue­des ele­gir en­tre di­fe­ren­tes diseños y prio­ri­zar la in­for­ma­ción que más de­man­des en ca­da mo­men­to. Por su­pues­to, el T-Roc es­tá a la úl­ti­ma en co­nec­ti­vi­dad y pue­des in­te­grar tu smartp­ho­ne con An­droid Au­to o Ca­rP­lay.

El T-Roc rue­da con una sua­vi­dad ex­qui­si­ta, lo sien­tes li­ge­ro, muy bien asen­ta­do, es­ta­ble y ma­nio­bra­ble, to­do den­tro de un acer­ta­do equi­li­brio. Su bacheo re­sul­ta aún me­jor, por esos vi­ta­les cen­tí­me­tros de más que cuen­ta de re­co­rri­do de sus­pen­sión res­pec­to a un co­che

con­ven­cio­nal. Pi­sa de for­ma des­preo­cu­pa­da ba­ches o re­duc­to­res de ve­lo­ci­dad¼ o «dar­te un gar­beo» por pis­tas más o me­nos ro­tas. Se sien­te có­mo­do y si­len­cio­so ba­chean­do, no per­ci­bes que lo cas­ti­gas, como en otros mo­de­los, y tam­bién como apor­ta­ción de su mo­der­na pla­ta­for­ma de ge­ne­ro­sa ba­ta­lla y an­chos de vías, se sien­te un co­che pre­ci­so y es­ta­ble a pe­sar de la sua­vi­dad co­men­ta­da. La elec­tró­ni­ca no es aje­na a to­do es­to. En cur­va ce­rra­da y si te de­jas lle­var por la fa­ci­li­dad y co­mo­di­dad con que pa­re­ce ins­cri­bir­se y apo­yar­se el T-Roc, apre­cias que el con­trol de es­ta­bi­li­dad in­du­ce o ayu­da a gi­rar con un se­lec­ti­vo fre­na­do de las rue­das in­te­rio­res, per­mi­tién­do­te ir muy «li­ge­ro» con una ac­ti­tud muy neu­tra y con­fia­ble. Es­tas apor­ta­cio­nes elec­tró­ni­cas es­tán muy bien in­te­gra­das en la pro­pia di­ná­mi­ca del T-Roc, con lo que sien­tes un co­che de reac­cio­nes muy ho­mo­gé­neas y na­tu­ra­les.

Pro­ta­go­nis­ta

El mo­tor 1.0 TSI del Gru­po Volks­wa­gen se ha con­ver­ti­do en su cor­ta vi­da en to­do un vie­jo co­no­ci­do pa­ra noso- tros. Ya no hay pre­jui­cios que val­gan pa­ra nin­gu­near a es­te pe­que­ño tri­ci­lín­dri­co de ga­so­li­na de 116 CV, que des­ta­ca por su buen em­pu­je y gran sua­vi­dad. Ofre­ce el tí­pi­co brío fá­cil y des­preo­cu­pa­do des­de muy ba­jas vuel­tas de un mo­tor tur­bo, que en­gar­za con un me­dio ré­gi­men de em­pu­je li­neal, cons­tan­te y po­de­ro­so. No es un mo­tor que ha­ga al T-Roc un co­che ra­bio­sa­men­te rá­pi­do, pe­ro sí sol­ven­te y muy agra­da­ble. Se bas­ta de las pri­me­ras 3.500 rpm pa­ra sen­tir­se ágil en cual­quier si­tua­ción. Es a par­tir de 4.000 rpm don­de su so­no­ri­dad y gi­ro «irre­gu­lar» le de­la­tan como tri­ci­lín­dri­co, pe­ro pa­re­ce un mar­gen de uti­li­za­ción in­ne­ce­sa­rio.

La for­ta­le­za a ba­jo/me­dio ré­gi­men del mo­tor 1.0 TSI, que re­sul­ta com­pa­ti­ble con unos desa­rro­llos de cam­bio ge­ne­ro­sos, le per­mi­te es­ta­bi­li­zar consumos en ca­rre­te­ra bue­nos, en torno a los 5/6 li­tros ca­da 100 km, pe­ro tam­bién sa­be­mos que se dis­pa­ran si cam­bia­mos abrup­ta­men­te nues­tra for­ma de con­du­cir, o bien por la exi­gen­cias de la oro­gra­fía. En cual­quier ca­so, es una op­ción ra­zo­na­ble­men­te eco­nó­mi­ca, pe­ro no de ad­qui­si­ción. La moda tiene un pre­cio, y no le fal­ta ex­clu­si­vi­dad, ca­li­dad y ca­pa­ci­da­des pa­ra de­fen­der­lo, pe­ro po­si­cio­nar­lo por en­ci­ma de un Golf equi­va­len­te pa­re­ce una apues­ta arries­ga­da.

El pa­so por cur­va es­tá si­gi­lo­sa­men­te tu­te­la­do por el con­trol de es­ta­bi­li­dad y com­bi­na mu­cha co­mo­di­dad con guia­dos muy pre­ci­sos.

El cua­dro de re­lo­jes op­cio­nal es­tá for­ma­do por una pan­ta­lla di­gi­tal de 11,7 pul­ga­das que se pue­de con­fi­gu­rar en fun­ción a la in­for­ma­ción de­man­da­da.

Por re­fi­na­mien­to, agra­do, pres­ta­cio­nes y ra­zo­na­bles consumos, el 1.0 TSI es una bue­na al­ter­na­ti­va al 1.6 TDI

Tam­bién lle­va el aca­ba­do bi­tono a la ca­rro­ce­ría, con el te­cho —con o sin ba­rras— en con­tras­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.