LAND CRUI­SER TO­YO­TA

TO­YO­TA LAND CRUI­SER 2.8 D-4D LI­MI­TED AU­TO Ya ape­nas que­dan co­ches co­mo el Land Crui­ser, que ha ex­pe­ri­men­ta­do una gran evolución pa­ra se­guir sien­do el mis­mo co­che, con me­jo­res ap­ti­tu­des y adap­ta­do a la vi­da mo­der­na.

Autovía - - SUMARIO - DANEIL CUA­DRA­DO dcua­dra­do@mpib.es FO­TOS MIKAEL HELSING POR DA­NIEL CUA­DRA­DO

En es­ta nue­va ge­ne­ra­ción se ha vuel­to más so­fis­ti­ca­do, uti­li­zan­do, eso sí, la mis­ma ba­se de la an­te­rior. Hay nue­vo di­se­ño in­te­rior y ex­te­rior, man­tie­ne las ca­rro­ce­rías de tres y cin­co puer­tas y tie­ne ca­pa­ci­dad has­ta pa­ra sie­te ocu­pan­tes. La es­truc­tu­ra no cam­bia. Aña­de un di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te tor­sen tra­se­ro y afi­na sus­pen­sio­nes, que no es po­co. Tam­bién lle­va el mis­mo mo­tor e in­cor­po­ra nue­vas me­di­das de se­gu­ri­dad y un equi­pa­mien­to más am­plio. Su ob­je­ti­vo aho­ra no es re­vo­lu­cio­nar, sino adap­tar­se a los tiem­pos que co­rren, so­bre to­do en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y co­nec­ti­vi­dad sin per­der ap­ti­tu­des ªof­froa­dº.

Enor­me

Cin­co adul­tos via­ja­ran có­mo­dos, sien­do el ac­ce­so el úni­co in­con­ve­nien­te en fun­ción de la al­tu­ra de ca­da uno; es un co­che al­to, es más una ca­rac­te­rís­ti­ca que un de­fec­to. La ban­que­ta cen­tral se des­pla­za lon­gi­tu­di­nal­men­te o se aba­te, pu­dien­do ofre­cer un ma­le­te­ro in­men­so si se es­ta­ble­ce el ha­bi­tácu­lo con so­lo dos pla­zas. Con cin­co asien­tos he­mos me­di­do en­tre 515 y 620 li­tros has­ta la ban­de­ja, en fun­ción de dón­de co­lo­que­mos la fi­la. La ter­ce­ra fi­la es­tá ocul­ta en el fon­do del ma­le­te­ro. Se sa­ca con fa­ci­li­dad, si bien hay que en­trar en el ma­le­te­ro pa­ra ha­cer­lo. Las dos pla­zas adi­cio­na­les son más jus­tas que el res­to pe­ro de las más gran­des que he­mos en­con­tra­do en los sie­te pla­zas, so­bre to­do en co­ta de al­tu­ra. Con ellas fue­ra el ma­le­te­ro es de 115 li­tros, con muy po­ca pro­fun­di­dad, por lo que si car­gas al­go es po­si­ble que se cai­ga al abrir el por­tón. Es­te úl­ti­mo se abre ti­po puer­ta, con las bi­sa­gras a la de­re­cha.

Es­to es im­por­tan­te por­que da­da su an­chu­ra, alar­ga la lon­gi­tud to­tal del vehícu­lo, no pu­dien­do abrir­lo si te­ne­mos un co­che o pa­red jus­to de­trás. Pa­ra ello ofre­ce la ven­ta­na con aper­tu­ra ti­po por­tón; es­tá muy bien y so­lu­cio­na la car­ga li­ge­ra en apar­ca­mien­tos pe­ro, de nue­vo, hay que sal­var la al­tu­ra; to­do bien mien­tras el co­che es­té lim­pio.

Des­de el pues­to de con­duc­ción se lle­ga a to­do y la in­for­ma­ción es cla­ra. El mu­lli­do de asien­tos es con­for­ta­ble y la pos­tu­ra es ti­po si­lla. To­dos los man­dos tie­nen un ac­cio­na­mien­to sua­ve y agra­da­ble. La vi­si­bi­li­dad es bue­na gra­cias a la al­tu­ra y a los enor­mes re­tro­vi­so­res, si bien en ma­nio­bras las es­qui­nas de la ca­rro­ce­ría y la par­te tra­se­ra re­quie­ren ha­cer ca­so a los con­tro­les de dis­tan­cia y cá­ma­ras que lle­va de se­rie. Me­jo­ra en to­do lo re­fe­ren­te a la co­nec­ti­vi­dad e in­te­gra­ción de te­lé­fo­nos mó­vi­les, po­nién­do­se al día sa­tis­fac­to­ria­men­te. Ade­más hay con­trol de ve­lo­ci­dad con, ade­más, avi­so de po­si­ble co­li­sión. El cam­bio es au­to­má­ti­co y man­tie­ne el mo­tor dié­sel de cua­tro ci­lin­dros la an­te­rior ge­ne­ra­ción. Ha pe­sa­do 2.385 kg, de ahí se en­tien­da que no es un co­che rá­pi­do. Se mue­ve con sol­tu­ra den­tro de lo que se es­pe­ra de él, tar­dan­do ca­si 13 se­gun­dos en al­can­zar los 100 km/h. Es un co­che pa­ra gen­te tran­qui­la y su ma­yor vir­tud no es la ve­lo­ci­dad. Co­mo era de es­pe­rar, el con­su­mo es al­to, pu­dien­do su­pe­rar los 10 li­tros de me­dia con fa­ci­li­dad.

Fue­ra del as­fal­to el lí­mi­te lo po­nen los neu­má­ti­cos que ha­yas de­ci­di­do mon­tar (mix­tos, as­fal­to, tie­rra, in­vierno¼) y tus ga­nas de ªa­ra­ñar­loº, por­que si por él fue­se pa­sa­ría por más si­tios de lo que tu men­te de ciu­dad te pue­de su­ge­rir. Si sa­bes sa­car­le par­ti­do con ex­pe­rien­cia, cal­ma, el gru­po cor­to, el di­fe­ren­cial blo­quea­do y usan­do el con­trol de ve­lo­ci­dad, tran­si­ta­rás por tria­le­ras co­mo si fue­sen au­to­pis­tas. Es ca­paz de es­ti­rar la sus­pen­sión más de me­dio me­tro y man­te­ner el neu­má­ti­co en con­tac­to con el sue­lo, des­aco­plan­do au­to­má­ti­ca­men­te las ba­rras es­ta­bi­li­za­do­ras. So­bre as­fal­to va acep­ta­ble­men­te bien y no plan­tea pro­ble­mas de se­gu­ri­dad. Si no es­tás fa­mi­lia­ri­za­do con el tos­co tac­to de un to­do­te­rreno, al ini­cio lo sen­ti­rás ar­cai­co de reac­cio­nes por el eje rí­gi­do tra­se­ro, y ten­drás que acos­tum­brar­te a sus iner­cias y al ba­lan­ceo de la ca­rro­ce­ría, es­pe­cial­men­te al fre­nar al­go más brus­co de lo nor­mal; si quie­res ofre­cer lar­gos re­co­rri­dos de sus­pen­sión sin una ca­ra amor­ti­gua­ción neu­má­ti­ca, es­to es inevi­ta­ble. Pe­ro si eres cal­ma­do con­du­cien­do, ten­drás un buen co­che, có­mo­do y muy agra­da­ble, un ex­ce­len­te com­pa­ñe­ro de via­je y que te enamo­ra­rá con el pa­so de los ki­ló­me­tros. Con el Aca­ba­do VXL no echa­rás na­da en fal­ta, si bien exis­te la ver­sión NX (co­mer­cial) que cues­ta 21.500 eu­ros me­nos, muy in­tere­san­te co­mo vehícu­lo de tra­ba­jo.

Los SUV pro­me­ten li­ber­tad, pe­ro don­de se de­tie­nen el Land Crui­ser ini­cia su ca­mino, sea el que sea

Tie­ne re­duc­to­ra y blo­queo de di­fe­ren­cial cen­tral.

So­lo 4 ci­lin­dros. En Es­pa­ña se ven­de uni­ca­men­te con el Die­sel de 177 CV, que ofre­ce pres­ta­cio­nes jus­tas en as­fal­to y más que acep­ta­bles fue­ra de él.

Es un gran co­che de cam­po, pe­ro tam­bién un buen fa­mi­liar. Si tie­nes dón­de guar­dar­lo y no hay pri­sa pa­ra via­jar, es re­co­men­da­ble.

Los neu­má­ti­cos de se­rie van bien en cual­quier si­tua­ción. Pa­ra un uso más es­pe­cia­li­za­do es me­jor po­ner los ade­cua­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.