COM­PA­RA­TI­VA BMW X1 XDRIVE 20D VOL­VO XC40 2.0 D4 AWD

Son SUV pa­ra lar­gas es­ca­pa­das, pe­ro eres tú quien de­bes sa­lir de la en­cru­ci­ja­da y des­pe­jar la in­cóg­ni­ta. X de gran di­na­mis­mo y vi­gor me­cá­ni­co, o de con­fort, má­xi­mo ri­gor, buen gus­to y aten­ción por el de­ta­lle. Si­gue la pis­ta y sal­drás por ti mis­mo de es­te

Autovía - - SUMARIO - RAÚL RON­CE­RO RRON­CE­[email protected]

Son los dos re­cién lle­ga­dos a la ca­te­go­ría y, no so­lo eso, sino que uno pa­re­ce es­tar he­cho a ima­gen y se­me­jan­za del otro. Si mi­ras la des­crip­ción téc­ni­ca de am­bos, resulta prác­ti­ca­men­te idén­ti­ca, con ex­cep­cio­nes de las que pron­to te per­ca­ta­rás co­mo, por ejem­plo, el pe­so, as­pec­to que en par­te ha­ce que ca­da mon­tu­ra se desen­vuel­va de ma­ne­ra di­fe­ren­te con el mis­mo mo­tor de 190 CV y 40,8 mkg.

Ga­lác­ti­co X1

Si pa­sas a ob­ser­var di­rec­ta­men­te el cua­dran­te de pres­ta­cio­nes, ve­rás co­mo el trián­gu­lo que de­ter­mi­na el ren­di­mien­to de un co­che cae en ma­nos del mo­de­lo que ima­gi­nas. Sí, el BMW X1 barre en ace­le­ra­ción, re­cu­pe­ra­cio­nes y con­su­mos, pe­ro, ¿por qué es­tá di­fe­ren­cia?. Sin em­bar­go, no lla­man tan­to la aten­ción los ex­cep­cio­na­les va­lo­res del X1 co­mo las mo­des­tas ci­fras ob­te­ni­das por el XC40 D4, así que to­ca ir ana­li­zan­do más de­te­ni­da­men­te pun­to a pun­to, em­pe­zan­do por los ki­los. Vol­vo es­tre­na en el XC40 una pla­ta­for­ma di­fe­ren­te a la de sus her­ma­nos ma­yo­res y en­tre sus vir­tu­des no pa­re­ce es­tar la li­ge­re­za. Mien­tras que en­tre un X1 y un X3, a igual­dad de mo­tor y trans­mi­sión, hay 216 ki­los de pe­so (203 kg en­tre un Q3 y un Q5), en­tre un XC40 y XC60 ape­nas les se­pa­ra 125 ki­los. A cam­bio, la de­no­mi­na­da ar­qui­tec­tu­ra CMA de Vol­vo se sien­te rí­gi­da co­mo una ro­ca, tie­ne ab­so­lu­ta fle­xi­bi­li­dad pa­ra ac­tua­li­zar fu­tu­ras ac­tua­li­za­cio­nes elec­tró­ni­cas y, to­do sea di­cho, el co­che en sí tie­ne ca­li­dad y pre­sen­cia ex­cep­cio­na­les, y la ver­sión R-Desing pro­ba­da ve­nía equi­pa­da has­ta la mé­du­la. Aun­que lo pa­rez­ca, no es más gran­de que el X1 pe­ro sí tie­ne más su­per­fi­cie fron­tal y, a ve­lo­ci­da­des de au­to­pis­ta, su re­sis­ten­cia al avan­ce es cla­ra­men­te ma­yor, fac­tor que in­ci­de di­rec­ta­men­te en el con­su­mo de com­bus­ti­ble, sien­do ade­más más li­neal el del X1 cuan­do se avi­va el rit­mo. Pe­ro ha­blar de es­te as­pec­to su­po­ne in­te­grar a los mo­to­res en la ju­ga­da y, más que eso, po­der ha­cer­lo in­ter­cam­bian­do el vo­lan­te en­tre uno y otro co­che.

Ci­fras al mar­gen, el D4 es un mo­tor de ex­ce­len­te tac­to. Vi­bra y sue­na muy po­co y en la reali­dad del trá­fi­co no ca­re­ce de ener­gía. Si te de­jas lle­var, pue­des cir­cu­lar a pun­ta de gas con ab­so­lu­ta des­preo­cu­pa­ción de caer en un ba­che de ren­di­mien­to; res­pon­de bas­tan­te rá­pi­do y tie­ne po­de­ro­sos me­dios. No es po­co, pe­ro no lo su­fi­cien­te cuan­do el ri­val es el dos li­tros ale­mán. Mis­ma in­me­dia­tez des­de ba­jas vuel­tas, pe­ro más con­sis­ten­cia en me­dios y pro­gre­sión efec­ti­va has­ta bien me­ti­do en las cin­co mil rpm, don­de lle­ga ple­tó­ri­co de ener­gía. Si lle­vas has­ta ahí el D4 sue­co, pier­des más de los que ga­nas. Y es que, pe­se a la igual­dad de po­ten­cia y par ofi­cial, son mo­to­res de ta­lan­te di­fe­ren­te.

Si to­ca ti­rar de cues­tio­nes no me­su­ra­bles, el pro­pul­sor del BMW se dis­tin­gue por una cua­li­dad in­dis­cu­ti­ble: sus sen­sa­cio­nes, un mo­tor que te ofre­ce ki­ló­me­tros lle­nos de vi­gor me­cá­ni­co y me­nor cos­te de uso.

En­tre al­go­do­nes

A ve­ces no to­do se mi­de en tiem­po, li­tros o ve­lo­ci­dad de pa­so por cur­va. Es­te XC40 es uno de esos co­ches que yo que­rría te­ner en ca­sa. Me agra­da enor­me­men­te con­du­cir­lo, es­tá he­cho de ci­ne, me pa­re­ce di­fe­ren­te al res­to y me apor­ta una al­tí­si­ma per­cep­ción de se­gu­ri­dad; son otro ti­po de sen­sa­cio­nes que lo­gran que un co­che en­gan­che. Pe­ro ana­li­zar sus chasis nos lle­va a una si­tua­ción equi­va­len­te a la de sus mo­to­res: sien­do am­bos co­ches ex­tra­or­di­na­rios, hay más que ma­ti­ces. Vol­vo afi­na el aca­ba­do R-Desing con la amor­ti­gua­ción de­por­ti­va de se­rie y, en

es­ta uni­dad, con la pi­lo­ta­da Four-C, con un muy equi­li­bra­do ajus­tes bá­si­co y un ex­tre­mo al lí­mi­te de re­sul­tar se­ca en ca­rre­te­ras en mal es­ta­do. No­ta más su mo­tor los ki­los que el chasis, por­que es­te XC40 pi­sa con mu­cho ri­gor y sien­tes en to­do mo­men­to por don­de lle­vas el eje de­lan­te­ro gra­cias a una di­rec­ción me­nos asis­ti­da de lo que sue­le ser ha­bi­tual en Vol­vo. Se­gu­ri­dad man­da, y la fa­ci­li­dad de con­duc­ción de es­te Vol­vo vie­ne “de se­rie”.

Del X1 me gus­ta­ría una di­rec­ción al­go más asis­ti­da en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes, o que su pun­to cen­tral no tu­vie­ra un mo­do “la­ten­te” de asis­ten­cia en ca­rre­te­ra, pe­ro pue­de se­guir pre­su­mien­do de ser el GTi de en­tre los SUV de su es­pe­cie. El tren de­lan­te­ro tie­ne un lí­mi­te muy su­pe­rior al ri­val, re­don­dea gi­ros con mu­cha na­tu­ra­li­dad, fre­na es­ta­ble en apo­yo y, pe­se a su agi­li­dad, no sa­tu­ra.

Su pues­ta a pun­to es ex­cep­cio­nal, pe­ro tam­bién te re­ga­la ki­ló­me­tros con gran aplo­mo a al­ta ve­lo­ci­dad y una ca­li­dad de ba­cheo li­ge­ra­men­te su­pe­rior a la del ri­val, es­pe­cial­men­te fue­ra del as­fal­to: al me­nos con la sus­pen­sión Four-C, el XC40 resulta in­có­mo­do en cual­quie­ra de sus po­si­bles per­fi­les de con­duc­ción. Ven­ce BMW por di­ná­mi­ca, pe­ro Vol­vo con­ven­ce, y de qué ma­ne­ra, de­jan­do un es­pe­cial re­gus­to.

Vol­vo ofre­ce un tac­to de co­che ex­qui­si­to; BMW, ade­más, un su­pe­rior vi­gor me­cá­ni­co y una con­duc­ción más “de con­duc­tor"

So­lo Vol­vo ofre­ce un per­fil de con­duc­ción pa­ra cam­po, ope­ra­ti­vo has­ta 40 km/h. En es­te es­ce­na­rio, su amor­ti­gua­ción lle­ga a ser más se­ca que la del X1.

Su di­se­ño es más clá­si­co, pe­ro el ha­bi­tácu­lo del X1 go­za de una gran ca­li­dad de rea­li­za­ción y es­tá muy bien or­de­na­do. De­jar el equi­pa­mien­to al ni­vel del aca­ba­do R-Desing de Vol­vo im­pli­ca su­mar no po­cas op­cio­nes y, por tan­to, es­tar igua­la­dos en pre­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.