Con sa­bor a Golf

Ante un nue­vo Po­lo con no po­cas sen­sa­cio­nes de mo­de­lo su­pe­rior, la ver­sión GTI se ha pues­to a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias, in­cor­po­ran­do un iné­di­to mo­tor 2.0 TSI de 200 CV que le acer­ca más que nun­ca al mí­ti­co Golf.

Autovía - - PRUEBA - LO­REN­ZO AL­CO­CER lal­co­[email protected] FOTOS: ISRAEL GARDYN

Es­ta 6ãnue­va generación del Po­lo GTI ni mu­cho menos vie­ne a usur­par el trono del Golf, pe­ro sí pa­re­ce el ªher­mano pe­que­ñoº de un de­por­ti­vo más con­tun­den­te. Lo es ya de por sí el nue­vo Po­lo, in­dis­tin­ta­men­te la ver­sión que sea. La nue­va pla­ta­for­ma MQB A0, una de­ri­va­ción acor­ta­da de la MQB del pro­pio Golf, le ha da­do un tac­to ge­ne­ral y ca­li­dad de ro­da­du­ra de uti­li­ta­rio po­li­va­len­te gran­de¼ o com­pac­to pe­que­ño. No por ello lo con­fun­di­rás con un Golf, más ro­tun­do en to­dos los sen­ti­dos, pe­ro sí pa­re­ce que en la evo­lu­ción na­tu­ral del Po­lo ha ha­bi­do tam­bién cier­to cre­ci­mien­to co­mo mo­de­lo. Y to­do esto re­per­cu­te de la mis­ma ma­ne­ra en el GTI.

UPSIZING

Otro de los as­pec­tos que pu­die­ra pa­re­cer que ele­va su ran­go de de­por­ti­vo es su mo­tor. Es la pri­me­ra vez que un Po­lo GTI (al mar­gen del con­me­mo­ra­ti­vo R WRC de la generación an­te­rior) re­ci­be un blo­que con la mis­ma ci­lin­dra­da que el Golf. El nue­vo 2.0 TSI rin­de ªso­loº 200 CV (230 el Golf), pe­ro tam­bién unos exu­be­ran­tes 32,6 mkg des­de po­co más de ra­len­tí (en­tre 1.500 y 4.400 rpm), de­ter­mi­nan­te com­pa­ra­do con el par que su­mi­nis­tran los pe­que­ños blo­ques down­si­zing 1.5/1.6 de sus prin­ci­pa­les ri­va­les, de si­mi­lar o in­clu­so ma­yor po­ten­cia. Es­tos nú­me­ros han obli­ga­do a mon­tar la ro­bus­ta ca­ja DSG con sus em­bra­gues mul­ti­dis­co ba­ña­dos en acei­te, ante la ligera DSG en se­co del GTI an­te­rior, con otra par­ti­cu­la­ri­dad: se ha op­ta­do en la hú­me­da por 6 ve­lo­ci­da­des, cuan­do la se­ca era de 7.

Es fá­cil ima­gi­nar­se que el nue­vo mo­tor apor­ta so­bre to­do una ma­yor ªpe­ga­daº des­de el mis­mo ini­cio de mar­cha. De he­cho, es tal su sol­ven­cia que el DSG pue­de lle­gar a ges­tio­nar su en­tre­ga in­ser­tan­do ver­ti­gi­no­sa­men­te (y sua­ve­men­te) to­das las ve­lo­ci­da­des en los po­cos cien­tos de me­tros que mi­de una sim­ple man­za­na ur­ba­na y mo­ver­se en 6ãpor de­ba­jo de 2.000 rpm con una enorme sen­sa­ción de reace­le­ra­ción, y no porque va­ya cor­to de de­sa­rro­llo. La 6ãde­saho­ga una bar­ba­ri­dad el ré­gi­men de gi­ro en au­to­pis­ta con sus 53,0 km/1.000 rpm (de 40,5 la 6ãdel Peu­geot 208 GTI de 208 CV) y los, en to­do ca­so, am­plios sal­tos en­tre 4ã, 5ãy 6ães­tán bien con­tra­rres­ta­dos en la ma­yo­ría de los

re­co­rri­dos más re­tor­ci­dos por el ele­va­do par de es­te 2 li­tros. Arri­ba, el DSG tra­mi­ta los cam­bios ba­jo máxima ace­le­ra­ción a 6.000 rpm, unas vuel­tas an­tes que los ªmo­li­ni­llo­sº de sus ri­va­les. Qui­zá por to­do esto más la suma de una re­fi­na­da sua­vi­dad de gi­ro pue­de pa­re­cer un mo­tor de­por­ti­va­men­te menos es­ti­mu­lan­te, pe­ro su enorme ca­pa­ci­dad de em­pu­je y tam­bién dis­cre­ta pe­ro es­pe­cia­li­za­da hue­lla so­no­ra dig­ni­fi­can so­bra­da­men­te las si­glas GTI, cuan­do ade­más los GTI de Volks­wa­gen nun­ca han com­pe­ti­do en ra­di­ca­li­dad y sí en equi­li­brio y usa­bi­li­dad. De to­das for­mas, los nú­me­ros de ace­le­ra­ción del Po­lo GTI son so­ber­bios y de he­cho ha ba­ti­do en nues­tras me­di­cio­nes en la cor­ta y lar­ga dis­tan­cia al Clio RS Trophy EDC 1.6 Tur­bo de 220 CV. Tam­bién se ha mos­tra­do pru­den­te con los con­su­mos. Volks­wa­gen ha di­se­ña­do en el nue­vo 2.0 TSI una dis­tri­bu­ción que con­mu­ta el ci­clo Miller (ma­yor efi­cien­cia) con el ci­clo Ot­to con­ven­cio­nal (pres­ta­ción), adap­tán­do­se por sí so­lo se­gún nues­tros re­que­ri­mien­tos so­bre el acelerador. Siem­pre con las re­fe­ren­cias de sus ad­ver­sa­rios, el Po­lo GTI sa­le me­jor pa­ra­do en ca­rre­te­ra que en ciu­dad.

Pa­ra to­dos los pú­bli­cos

Si la ra­di­ca­li­dad no aso­ma en el Po­lo GTI ni con el sal­to a los 200 CV de su mo­tor de 2 li­tros, su cha­sis sigue el mis­mo guion de con­ven­cer por su enorme efi­ca­cia, pe­ro qui­zá sin es­ti­mu­lar co­mo lo ha­cen sus prin­ci­pa­les ri­va­les e in­clu­so co­mo en el nue­vo Fies­ta ST ya con au­to­blo­can­te me­cá­ni­co, por su in­va­ria­ble ªbue­naº con­duc­ta. Su tac­to es siem­pre ama­ble­men­te de­por­ti­vo, equi­li­bra­da­men­te reac­ti­vo, co­mo to­do GTI de Volks­wa­gen. Mon­ta de se­rie amor­ti­gua­ción pi­lo­ta­da, con dos ta­ra­dos (nor­mal y de­por­ti­vo) en fun­ción a los mo­dos de con­duc­ción: eco, nor­mal, sport e in­di­vi­dual. Es un co­che có­mo­do de ba­cheo cuan­do to­ca y que tam­bién pi­sa fir­me, que no du­ro ni en el modo sport. Lo sien­tes fá­cil­men­te de­por­ti­vo, por su des­tre­za pa­ra gi­rar rá­pi­do, apo­yar só­li­da­men­te y sa­lir muy neu­tro de las cur­vas más ce­rra­das sin re­mar­car nin­gu­na ac­ción. Es, po­si­ble­men­te, el rival menos exi­gen­te pa­ra ro­dar rá­pi­do. Hay mu­cha fi­na pues­ta a pun­to en su emu­la­dor elec­tró­ni­co de au­to­blo­can­te y en el pro­pio con­trol de es­ta­bi­li­dad di­si­mu­lan­do sus apor­ta­cio­nes pa­ra fa­vo­re­cer el pa­so por cur­va y no co­rri­gien­do a pos­te­rio­ri, dan­do mu­cha na­tu­ra­li­dad y sen­ci­llez al com­por­ta­mien­to del Po­lo.

Fren­te a los otros “200 CV” de la ca­te­go­ría, el 2.0 TSI im­po­ne el po­de­río de su ele­va­do par a ba­jo y me­dio ré­gi­men

Por es­ta vez, la ta­pi­ce­ría mix­ta op­cio­nal res­ta va­lor, al menos emo­cio­nal, al te­ji­do de se­rie con el di­se­ño tra­di­cio­nal de los GTI de Volks­wa­gen.

De se­rie mon­ta amor­ti­gua­do­res ac­ti­vos con dos le­yes de fun­cio­na­mien­to. Es el menos exi­gen­te de con­du­cir en­tre sus ri­va­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.