7 ven­ta­jas de pe­so

Autovía - - MAGAZINE -

1 TO­DO IN­CLUI­DO. Una cuo­ta y to­dos los ser­vi­cios aso­cia­dos al uso del vehícu­lo in­clui­dos, así es el ren­ting. Des­de el man­te­ni­mien­to y las re­vi­sio­nes del vehícu­lo, in­clu­yen­do el cam­bio de neu­má­ti­cos y las po­si­bles ave­rías que pue­dan sur­gir du­ran­te el tiem­po del con­tra­to -to­das las ope­ra­cio­nes de ta­ller es­tán in­clui­das-, has­ta los im­pues­tos del vehícu­lo, asis­ten­cia en ca­rre­te­ra, co­che de sus­ti­tu­ción -si así se con­tra­ta-, se­gu­ro e, in­clu­so, tar­je­ta de com­bus­ti­ble.

2 TO­DO EL GAS­TO PRE­VIS­TO. Des­de el prin­ci­pio sa­bes lo que vas a des­em­bol­sar du­ran­te to­do el pe­rio­do, el cos­te fi­nal, sin sor­pre­sas aña­di­das. La cuo­ta men­sual es fija du­ran­te el tiem­po que du­ra el con­tra­to y así se es­pe­ci­fi­ca en el mis­mo. No hay des­em­bol­sos im­pre­vis­tos y no te afec­ta que en es­te pe­rio­do se in­cre­men­te el pre­cio de las re­pa­ra­cio­nes, del se­gu­ro a to­do ries­go del vehícu­lo o de los im­pues­tos, por po­ner al­gu­nos ejem­plos.

3 MAN­TE­NI­MIEN­TO AL DÍA. El man­te­ni­mien­to y las re­pa­ra­cio­nes del vehícu­lo de ren­tig se ha­cen en los pla­zos pre­vis­tos por el fa­bri­can­te y, por su­pues­to, en ta­lle­res de ga­ran­tía. En el ca­so de SEAT Ren­ting, por ejem­plo, se rea­li­zan en sus ta­lle­res ofi­cia­les con la ventaja que su­po­ne en cuan­to a pie­zas ori­gi­na­les, co­no­ci­mien­to pro­fun­do del vehícu­lo y ga­ran­tía del mis­mo.

4 NO ASUMES LA DE­VA­LUA­CIÓN. Los vehícu­los son bie­nes que le­jos de ganar, sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes, pier­den va­lor con el uso y el tiem­po de for­ma rá­pi­da. Al ca­bo de los 4 años el va­lor del vehícu­lo ha caí­do has­ta el 50 por cien­to del pre­cio por el que lo com­pra­mos en el me­jor de los ca­sos, lle­gan­do, a me­nu­do, a ron­dar el 40 por cien­to. Pues bien, esa de­va­lua­ción no la asu­mi­mos no­so­tros, cuan­do “ad­qui­ri­mos” por ren­ting nues­tro vehícu­lo.

5 NO HAY IN­CER­TI­DUM­BRES. La po­lí­ti­ca cam­bian­te de las ciu­da­des en cuan­to a las res­tric­cio­nes de ac­ce­so a las mis­mas por mo­ti­vos me­dioam­bien­ta­les crea in­cer­ti­dum­bre en los pro­pie­ta­rios de vehícu­los. Un co­che con el que hoy po­de­mos ac­ce­der, ma­ña­na no po­dre­mos ha­cer­lo. El ren­ting es ideal pa­ra pro­gra­mar­se a cor­to-me­dio pla­zo. En tres o cua­tro años pue­des cam­biar­lo por otro.

6 NO NE­CE­SI­TAS FI­NAN­CIA­CIÓN. Pa­ra con­tra­tar un ren­ting de un vehícu­lo no se­rá ne­ce­sa­rio que so­li­ci­te­mos fi­nan­cia­ción en nin­gún mo­men­to del pro­ce­so. A di­fe­ren­cia de la ad­qui­si­ción tra­di­cio­nal del vehícu­lo, la mul­ti­op­ción, el lea­sing y el res­to de fór­mu­las de com­pra. No se rea­li­za el pa­go de una vez, sino frac­cio­na­do en me­ses, con to­das las ven­ta­jas que esto con­lle­va.

7 NO TIE­NES CUO­TA INI­CIAL. En el ren­ting tra­di­cio­nal no se tie­ne que abo­nar una cuo­ta ini­cial ni una cuo­ta fi­nal. Aho­ra bien, hay pro­duc­tos de ren­ting en el mer­ca­do que sí tie­nen la pri­me­ra cuo­ta y al fi­nal del con­tra­to te per­mi­ten que­dar­te con el vehícu­lo por el pre­cio acor­da­do con el pro­pie­ta­rio, la em­pre­sa de ren­ting o el fa­bri­can­te del vehícu­lo, con­for­me a su va­lor re­si­dual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.