FORD FIES­TA AC­TI­VE

El prin­ci­pal atrac­ti­vo de es­tas nue­vas ver­sio­nes cros­so­ver no só­lo ra­di­ca en las mo­di­fi­ca­cio­nes que apor­ta el aca­ba­do Ac­ti­ve, sino en se­guir sien­do au­tén­ti­cos Fies­ta, y lo que es me­jor, lo que eso im­pli­ca en ca­li­dad o sen­sa­cio­nes de con­duc­ción.

Autovía - - SUMARIO - RAÚL RON­CE­RO rron­ce­[email protected] FÉ­LIX MA­CÍAS

Cu­bier­to por el Ecos­port co­mo au­tén­ti­co y polivalente SUV que es, Ford no de­ja pa­sar una bue­na opor­tu­ni­dad de ves­tir al Fies­ta con tra­je de guerra pa­ra quie­nes bus­quen un mayor im­pac­to vi­sual sin re­nun­ciar a las ven­ta­jas de un co­che más li­ge­ro, ba­jo, efi­cien­te y con me­jor com­por­ta­mien­to. Aun­que apa­ren­te­men­te só­lo pa­rez­ca una ope­ra­ción de ci­ru­gía, tam­bién es­con­den cier­tas evo­lu­cio­nes a ni­vel téc­ni­co.

Tra­ta­mien­to Ac­ti­ve

Es­tas ver­sio­nes tie­nen 18 mm más de al­tu­ra al li­bre al sue­lo que los Fies­ta nor­ma­les, aun­que en reali­dad el mue­lle só­lo apor­ta 6 mi­lí­me­tros adi­cio­na­les: el res­to pro­ce­de de la di­fe­ren­cia de rue­da siem­pre y cuan­do com­pa­res los Ac­ti­ve —equi­pa­dos en ori­gen con llan­ta de 17 pul­ga­das— con Fies­ta sin sus­pen­sión de­por­ti­va —los ST Li­ne van 10 mm más ba­jos— y su llan­ta de 16 pul­ga­das. Así las co­sas, la dis­tan­cia de la ca­rro­ce­ría al as­fal­to no apor­ta real­men­te be­ne­fi­cio al­guno ya sea pa­ra me­jo­rar el ac­ce­so al vehícu­lo, te­ner una pos­tu­ra de con­duc­ción más do­mi­nan­te, ofre­cer ven­ta­jas pa­ra sal­var al­gún que otro bor­di­llo a la ho­ra de apar­car ni aban­do­nar el as­fal­to con un mí­ni­mo de ga­ran­tías

Si bien, tam­bién el Fies­ta Ac­ti­ve es­con­de otros ele­men­tos que no se ven, pe­ro se sien­ten. En­tre ellos,

unos amor­ti­gua­do­res di­fe­ren­tes, con nue­vos to­pes hi­dráu­li­cos, que sua­vi­zan las sa­cu­di­das de sus­pen­sión al cir­cu­lar por su­per­fi­cies muy ro­tas y cu­ya pre­sen­cia es no­ta­ble só­lo en la par­te fi­nal de com­pre­sión de la amor­ti­gua­ción. Eso sí, a mi modo de ver par­te de los be­ne­fi­cios des­apa­re­cen al equi­par un neu­má­ti­co per­fil muy ba­jo que apor­ta más ima­gen que ese plus adi­cio­nal en fil­tra­do que po­drías es­pe­rar. Así, sal­vo cir­cuns­tan­cias muy es­pe­cia­les, no vas a sen­tir un co­che cla­ra­men­te más con­for­ta­ble que los Fies­ta nor­ma­les que ya de por sí van de ci­ne y des­ta­can, pre­ci­sa­men­te, por te­ner uno de los me­jo­res cha­sis de la ca­te­go­ría, lo cual su­po­ne ofre­cer un tac­to y com­por­ta­mien­to impecable y un guia­do hí­per pre­ci­so, aun­que en es­te ca­so, el con­trol de es­ta­bi­li­dad re­sul­ta al­go más in­tru­si­vo. En par­te li­ga­do a él, es­tas ver­sio­nes in­clu­yen un modo es­pe­cí­fi­co de con­duc­ción pa­ra si­tua­cio­nes de ba­ja ad­he­ren­cia que ac­túa so­bre el con­trol de trac­ción y que, por lo que he po­di­do pro­bar, tam­po­co lo veo co­mo un ele­men­to ver­da­de­ra­men­te de­ci­si­vo.

Pe­que­ño gi­gan­te

El 1.0 Eco­boost, en es­te ca­so en su ver­sión de 125 CV, re­sul­ta, tam­bién aquí, un mo­tor glo­bal­men­te bri­llan­te. Una vez acos­tum­bra­do a su “arrit­mia” a ba­jos re­gí­me­nes de­bi­do a su ar­qui­tec­tu­ra, sín­to­ma que pa­ra na­da im­pli­ca fal­ta de fuer­za, em­pe­za­rás a apro­ve­char con más na­tu­ra­li­dad ese pri­mer ter­cio de gi­ro de mo­tor con el que sí pue­des mo­ver­te con pro­gre­si­vi­dad y agi­li­dad de res­pues­ta. Ha si­do al­go más len­to en ace­le­ra­ción que el Fies­ta “nor­mal” con el mis­mo mo­tor, ca­si un se­gun­do que, en par­te, se “pier­de” en los pri­me­ros me­tros de nues­tro ejer­ci­cio de ace­le­ra­ción. Gas­ta po­co en cir­cu­la­ción nor­mal, aun­que es cier­to que re­quie­re una con­duc­ción muy fi­na, pe­ro a al­ta ve­lo­ci­dad sus ci­fras lle­gan a ser ma­yo­res que las de otros mo­to­res ri­va­les, don­de des­ta­ca es­pe­cial­men­te el 1.0 TSi con 116 CV de, por ejem­plo, un Seat Ibi­za. Si aún te que­da al­go de fe en los Die­sel, re­cuer­da que los Fies­ta Ac­ti­ve tam­bién tie­nen uno ex­tra­or­di­na­rio, en es­pe­cial su ver­sión de 120 CV, por 897 eu­ros que más que 1.0 Eco­boost/125, di­fe­ren­cia que no tar­da­rás en amor­ti­zar por su me­nor con­su­mo, y que ade­más te pro­por­cio­na una res­pues­ta, agra­do y pres­ta­cio­nes to­da­vía me­jo­res.

De Fies­ta a Fies­ta Ac­ti­ve, a igual­dad de mo­tor y con equi­pa­mien­to equi­va­len­te, la di­fe­ren­cia es de 1.400 eu­ros.

Co­mo pez en el agua La res­pues­ta del 1.0 Eco­boost es bas­tan­te agra­da­ble en ciu­dad y con­sis­ten­te en ca­rre­te­ra. Sus con­su­mos es­tán en lí­nea con su po­ten­cia y no con su ci­lin­dra­da.

Mí­ni­mos cam­bios es­té­ti­cos y me­cá­ni­cos que pa­ra na­da al­te­ran las me­jo­res cua­li­da­des de los Fies­ta: su mag­ní­fi­co com­por­ta­mien­to.

Nor­mal, Eco y Des­li­zan­te. Afec­tan a la res­pues­ta del mo­tor y, el úl­ti­mo de ellos, al ajus­te del con­trol de trac­ción.

Sus asientos son al­go es­tre­chos en la zo­na de la es­pal­da, pe­ro ofre­cen buen aga­rre la­te­ral.

La amor­ti­gua­ción del Fies­ta, sea Ac­ti­ve o no, tie­ne un equi­li­brio ex­tra­or­di­na­rio: es un co­che muy có­mo­do y muy ágil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.