AUDI Q3

Ade­más de un ni­vel de so­fis­ti­ca­ción muy su­pe­rior, el nue­vo Q3 brin­da cua­li­da­des di­ná­mi­cas ca­si im­pro­pias de un SUV. Y lo ha­ce in­cre­men­tan­do di­men­sio­nes y ver­sa­ti­li­dad.

Autovía - - SUMARIO - PABLO MA­LLO pma­llo@mpib.es

Cuan­do apa­re­ció el ªpe­que­ñoº Q2, bas­tan­te cre­ci­do en ta­ma­ño y con una ha­bi­ta­bi­li­dad muy res­pe­ta­ble, era de es­pe­rar que el Q3 ga­na­se unos cen­tí­me­tros en su si­guien­te en­tre­ga, pa­ra dis­tan­ciar­se del re­cién lle­ga­do. Y así ha si­do en es­ta se­gun­da ge­ne­ra­ción del SUV com­pac­to, que pa­sa de los an­te­rio­res 4,39 me­tros de lon­gi­tud a 4,48, ci­fra que le si­túa por en­ci­ma de ri­va­les co­mo el BMW X1 (4,44 m), el Ja­guar E-Pa­ce (4,4 m) o el Mercedes GLA (4,42 m). La an­chu­ra tam­bién se ha in­cre­men­ta­do (de 1,83 a 1,86 m), y lo mis­mo sucede con la dis­tan­cia en­tre ejes, que se be­ne­fi­cia de ca­si 8 cm adi­cio­na­les y se re­fle­ja po­si­ti­va­men­te en un desaho­ga­do in­te­rior. Res­pec­to a la al­tu­ra, tam­bién se pro­lon­ga 2 cm, aun­que por sus pro­por­cio­nes no lo pa­re­ce a sim­ple vis­ta, de­bi­do al au­men­to del res­to de co­tas. Y tam­po­co da esa sen­sa­ción al con­du­cir­lo, pues el asien­to del con­duc­tor es­tá po­si­cio­na­do más ba­jo que an­tes, al­go que con­tri- bu­ye a adop­tar una pos­tu­ra de con­duc­ción me­nos de SUV y más de tu­ris­mo, con un sal­pi­ca­de­ro muy en­vol­ven­te y el vo­lan­te más ver­ti­cal que an­tes.

Otro pun­to en el que da un con­si­de­ra­ble pa­so ade­lan­te es en el equi­pa­mien­to dis­po­ni­ble, ale­ján­do­se aquí tam­bién de su her­mano me­nor, que ya ha­cía al­go más que pi­sar­le los ta­lo­nes. El nue­vo Q3 pue­de dis­po­ner de ele­men­tos que no ofre­ce el Q2, co­mo los fa­ros led ma­tri­cia­les o un com­ple­tí­si­mo sis­te­ma de in­for­ma­ción y en­tre­te­ni­mien­to to­ma­do di­rec­ta­men­te del A8, aun­que con só­lo una pan­ta­lla tác­til en lu­gar de dos y al­gu­nas fun­cio­nes sim­pli­fi­ca­das. Al igual que es­tá ocu­rrien­do en los úl­ti­mos lan­za­mien­tos de la mar­ca de los cua­tro aros, se pres­cin­de del man­do gi­ra­to­rio del MMI, al­go que per­mi­te un di­se­ño in­te­rior más lim­pio, pe­ro que re- quie­re una ma­yor aten­ción du­ran­te la con­duc­ción a la ho­ra de ma­ne­jar los sis­te­mas, a pe­sar de lo in­tui­ti­vo de sus me­nús. El cua­dro de ins­tru­men­tos es di­gi­tal, con va­rios es­ti­los de vi­sua­li­za­ción y mu­cha in­for­ma­ción.

Ca­si un tu­ris­mo

In­clu­so si no amas los SUV, el Q3 tie­ne bas­tan­tes pa­pe­le­tas pa­ra gus­tar a to­do ti­po de pú­bli­co, en­tre otras co­sas por­que su com­por­ta­mien­to pa­re­ce ob­viar en la me­di­da de lo po­si­ble mu­chas de las li­mi­ta­cio­nes de es­te ti­po de vehícu­lo. Tras un bre­ve re­co­rri­do por au­to­pis­ta, nues­tra to­ma de con­tac­to trans­cu­rrió por el Pas­so de­lle Er­be, uno de los puer­tos más be­llos y me­nos co­no­ci­dos de los Do­lo­mi­tas ita­lia­nos, a lo lar­go de una es­tre­cha y re­vi­ra­da ca­rre­te­ra de mon­ta­ña. Al me­nos con la di­rec­ción de ra­dio pro­gre­si­vo y amor­ti­gua­do­res adap­ta­ti­vos de nues­tra uni­dad Ð am­bos ele­men­tos op­cio­na­le­sÐ , se sien­te li­ge­ro y pre­ci­so, con muy po­co ba­lan­ceo en cur­vas y sin ape­nas

mo­vi­mien­tos pa­rá­si­tos de la ca­rro­ce­ría. El buen tra­ba­jo del cha­sis y el com­ple­men­to de unas ayu­das elec­tró­ni­cas ca­da vez me­jor in­te­gra­das Ð con fun­ción de fre­na­do se­lec­ti­vo de las rue­das in­te­rio­res pa­ra ha­cer más in­ci­si­vos los gi­ro­sÐ , dan co­mo re­sul­ta­do reac­cio­nes muy in­me­dia­tas a nues­tras ór­de­nes La trac­ción to­tal apor­ta un bri­llan­te equi­li­brio en­tre tre­nes, y has­ta cuan­do el eje tra­se­ro se ve obli­ga­do a des­li­zar li­ge­ra­men­te pa­ra re­don­dear el gi­ro, en to­do mo­men­to re­sul­ta muy neu­tro, sin ape­nas des­viar­nos de la tra­za­da ni com­pli­car la con­duc­ción. Por otro la­do, no fal­ta con­trol de des­cen­sos ni los ha­bi­tua­les mo­dos de con­duc­ción (au­to, com­fort, dy­na­mic, of­froad, ef­fi­ciency e in­di­vi­dual) pa­ra adap­tar la per­so­na­li­dad del co­che a nues­tro gus­to, y que ac­túan so­bre la di­rec­ción, el cam­bio au­to­má­ti­co y su fun­ción de cir­cu­la­ción por iner­cia, la res­pues­ta del mo­tor, la du­re­za de los amor­ti­gua­do­res pi­lo­ta­dos, los fa­ros adap­ta­ti­vos, el cli­ma­ti­za­dor, el con­trol de cru­ce­ro ac­ti­vo y has­ta el sis­te­ma pre­co­li­sión. La di­rec­ción cuen­ta con bas­tan­te asis­ten­cia in­clu­so en mo­do dy­na­mic, lo que con­tri­bu­ye a lo­grar la men­cio­na­da sen­sa­ción de li­ge­re­za, mien­tras que la ca­li­dad de ba­cheo se man­tie­ne a muy buen ni­vel, aun­que no lo­gra tan­to con­fort co­mo en el res­to de pro­gra­mas de con­duc­ción. Es, en de­fi­ni­ti­va, muy con­vin­cen­te en to­dos los apar­ta­dos, a pe­sar de unos desa­rro­llos del cam­bio bas­tan­te lar­gos (en el ca­so del ma­nual que he­mos con­du­ci­do) que le res­tan al­go de agi­li­dad en las re­cu­pe­ra­cio­nes.

Los fa­ros de se­rie son de ti­po led. En op­ción se aña­den fun­cio­nes adap­ta­ti­vas pa­ra cur­va y au­to­pis­ta, o los so­fis­ti­ca­dos Ma­trix Led

As­pec­to cui­da­do y muy mo­derno, con in­ser­cio­nes tex­ti­les que apor­tan un to­que dis­tin­ti­vo al ha­bi­tácu­lo.

La fi­la tra­se­ra des­li­zan­te es una de las no­ve­da­des. Es­tá in­clui­da en el equi­pa­mien­to de se­rie y otor­ga una ma­yor ver­sa­ti­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.