COM­PA­RA­TI­VA

Mercedes GLC VOL­VO XC60

Autovía - - SUMARIO - PABLO MA­LLO pma­llo@mpib.es FO­TOS: IS­RAEL GARDYN

Ya sea por la ima­gen que apor­tan, por sus bue­nos aca­ba­dos o por su tec­no­lo­gía, es­tos dos mo­de­los no es­tán en­fo­ca­dos a quie­nes se con­for­men con un SUV cual­quie­ra. Al mis­mo tiem­po, son co­ches que as­pi­ran a lo­grar un buen ni­vel de ma­tri­cu­la­cio­nes y que po­drían con­si­de­rar­se la pie­dra an­gu­lar de sus res­pec­ti­vas mar­cas, por lo que cui­dan mu­cho ca­da de­ta­lle.

Ca­pri­cho tec­no­ló­gi­co

Otra co­sa que les ale­ja del res­to es la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar sus­pen­sión neu­má­ti­ca, al­go que, de mo­men­to, es­tá po­co ex­ten­di­do en su seg­men­to. El GLC ha si­do el pri­me­ro en ofre­cer­la den­tro de su in­ter­mi­na­ble lis­ta de op­cio­nes, y du­ran­te un tiem­po ha si­do el úni­co. Des­pués ha lle­ga­do a la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción del Audi Q5 y, aho­ra, la pue­de in­cor­po­rar tam­bién el nue­vo XC60. No so­lo es una op­ción pa­ra si­ba­ri­tas ob­se­sio­na­dos por el con­fort de mar­cha y la ca­li­dad de ro­da­du­ra, sino que tam­bién apor­ta un me­jor di­na­mis­mo en cur­va y, so­bre to­do, una me­jo­ra en las ca­pa­ci­da­des pa­ra cir­cu­lar fue­ra del as­fal­to. De he­cho, la al­tu­ra li­bre al sue­lo se in­cre­men­ta en apro­xi­ma­da­men­te cua­tro cen­tí­me­tros al se­lec­cio­nar la po­si­ción más al­ta de la ca­rro­ce­ría —me­dian­te un bo­tón es­pe­cí­fi­co, en el Mercedes, y con el pro­gra­ma de con­duc­ción Of­froad, en el Vol­vo—, lle­gan­do has­ta los 22,7 cm en el ca­so del Mercedes, y a los 25,6 cm, el Vol­vo (18,1 y 21,6 cm, res­pec­ti­va­men­te, con sus­pen­sio­nes con­ven­cio­na­les). Es­te da­to nos des­ve­la una ma­yor orien­ta­ción “cam­pes­tre” por par­te del XC60, aun­que Mercedes ofre­ce pa­ra el GLC un pa­que­te téc­ni­co Off-road que aña­de pro­tec­cio­nes en los ba­jos, con­trol de des­cen­sos y 5 mo­dos de con­duc­ción adi­cio­na­les: Of­froad (pis­tas y are­na), In­cli­ne (ram­pas), Roc­king As­sist (zo­nas muy com­pli­ca­das, has­ta 20 km/h), Slip­pery (ba­rro, nie­ve y su­per­fi­cies muy des­li­zan­tes) y Trai­ler (pa­ra arran­car con re­mol­que en su­per­fi­cies po­co ad­he­ren­tes).

Bri­llan­te di­ná­mi­ca.

Es tan­to lo que ofre­cen de ca­ra al con­fort, la se­gu­ri­dad y la car­ga tec­no­ló­gi­ca, que el com­por­ta­mien­to ca­si po­dría pa­sar a un se­gun­do plano. Sin em­bar­go, es­tá a la al­tu­ra de lo es­pe­ra­do y, siem­pre con un tac­to ge­ne­ral muy re­fi­na­do, am­bos de­jan el lis­tón muy al­to en cuan­to a di­na­mis­mo, de­jan­do cla­ro que los SUV no de­jan de evo­lu­cio­nar. El buen fun­cio­na­mien­to de sus sus­pen­sio­nes neu­má­ti­cas, jun­to con el tra­ba­ja­do ais­la­mien­to acús­ti­co de sus ha­bi­tácu­los, ha­ce que en su in­te­rior ca­si te sien­tas a bor­do de au­tén­ti­cos vehícu­los de re­pre­sen­ta­ción. Los mo­vi­mien­tos de la ca­rro­ce­ría son bas­tan­te con­te­ni­dos —al­go me­nos en sus res­pec­ti­vos mo­dos

Com­fort— y el fil­tra­do de las irre­gu­la­ri­da­des, so­ber­bio. Úni­ca­men­te en Sport+ el Mercedes trans­mi­te cier­ta fir­me­za, pe­ro a cam­bio con­si­gue una es­ta­bi­li­dad y pa­so por cur­va ejem­pla­res, gra­cias tam­bién a que la al­tu­ra de su ca­rro­ce­ría ba­ja más que en el Vol­vo. Aun­que el GLC pe­sa unos ki­los más se­gún nues­tra bás­cu­la, su cen­tro de gra­ve­dad, más ba­jo, per­mi­te una pues­ta a pun­to más de­por­ti­va. Da mu­cha con­fian­za en to­do mo­men­to y avi­sa de sus lí­mi­tes con un sub­vi­ra­je muy le­ve, pe­ro sin ape­nas des­viar­se de la tra­za­da mar­ca­da por la pre­ci­sa di­rec­ción (de des­mul­ti­pli­ca­ción pro­gre­si­va y más di­rec­ta que en el XC60), ya que en ca­so de ne­ce­si­dad el eje tra­se­ro re­don­dea li­ge­ra­men­te el gi­ro.

El Vol­vo, tam­bién con im­pe­ca­bles ma­ne­ras, apor­ta un com­por­ta­mien­to ca­si igual de efi­caz, pues va muy su­je­to de am­bos tre­nes y di­fí­cil­men­te pier­de la com­pos­tu­ra, por muy ele­va­do que sea el rit­mo de mar­cha. Sus reac­cio­nes, muy neu­tras y pro­gre­si­vas, es­tán su­per­vi­sa­das por unas ayu­das elec­tró­ni­cas que, al im­pe­dir so­bre­pa­sar unos lí­mi­tes ya de por sí muy ele­va­dos, fa­ci­li­tan las co­sas al con­duc­tor y brin­dan mu­cha sen­sa­ción de se­gu­ri­dad. Por lo tan­to, tam­bién en lo re­fe­ren­te al apar­ta­do di­ná­mi­co, el lu­jo es­tá ser­vi­do.

El in­te­rior del Vol­vo lo­gra un am­bien­te muy per­so­nal y so­fis­ti­ca­do, con un equi­pa­mien­to re­ple­to de lu­jos y ma­te­ria­les de gran ca­li­dad

So­bre raí­les. Sin lle­gar al di­na­mis­mo del Mercedes, el Vol­vo apor­ta un com­por­ta­mien­to muy se­gu­ro y efi­caz, más allá de lo que es­pe­ra­rías en un SUV.

Me­dian­te pul­sa­do­res ubi­ca­dos en el por­tae­qui­pa­jes se aba­ten los asien­tos. Otro bo­tón re­ba­ja la al­tu­ra de la ca­rro­ce­ría. Los res­pal­dos tra­se­ros se pue­den co­lo­car en una po­si­ción más ver­ti­cal, pa­ra am­pliar el ma­le­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.