Magazine Com­bus­ti­bles "Low cost"

COM­BUS­TI­BLES «LOW COST» Las ga­so­li­ne­ras de mar­ca blan­ca ron­dan el 25 por cien­to del to­tal en Es­pa­ña y en ellas se lo­gra un aho­rro me­dio de 12 cén­ti­mos por li­tro. Pe­ro, ¿su com­bus­ti­ble es tan fia­ble co­mo en las gran­des pe­tro­le­ras? ¿Có­mo ofre­cen esos pre­cio

Autovía - - SUMARIO - MIRIAM MON­TE­RO au­to­[email protected] FO­TOS MPIB

To­dos ce­le­bra­mos la nue­va Ley de Hi­dro­car­bu­ros de 2013 que aca­ba­ba con el mo­no­po­lio de las gran­des ca­de­nas de re­pos­ta­je, al li­mi­tar su cuo­ta de mer­ca­do en un 30 por cien­to por pro­vin­cia y dar pa­so a las ga­so­li­ne­ras de mar­ca blan­ca. Con la nue­va ley, aque­llos «par­ce­lis­tas» bien si­tua­dos en una ca­rre­te­ra y dis­pues­tos a in­ver­tir 200.000 eu­ros —lo que cues­ta una ins­ta­la­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas— po­dían so­li­ci­tar la li­cen­cia pa­ra mon­tar su pro­pia es­ta­ción de ser­vi­cio. Y ya se sa­be, a ma­yor com­pe­ten­cia, me­jo­res pre­cios.

Sin em­bar­go, hoy nos en­con­tra­mos an­te una es­ca­la­da de pre­cios de los com­bus­ti­bles. En el mo­men­to de ela­bo­rar es­te in­for­me (7 de no­viem­bre), el pre­cio me­dio de la ga­so­li­na de 95 oc­ta­nos en Es­pa­ña era de 1,329 €/li­tro y el del ga­só­leo A de 1,275 €/li­tro (se­gu­ro que ha­brán subido cuan­do leas es­tas lí­neas), ci­fras que aun­que nos dan un res­pi­ro en el má­xi­mo anual mar­ca­do a co­mien­zos de oc­tu­bre, si­guen man­te­nién­do­se en los ni­ve­les del boom de 2014. Así, pa­re­ce que re­pos­tar en una ga­so­li­ne­ra «low cost» es más in­tere­san­te que nun­ca pa­ra el bol­si­llo. Unos 12 cén­ti­mos de me­dia por li­tro es lo que se pue­de aho­rrar fren­te a las es­ta­cio­nes aban­de­ra­das por las gran­des pe­tro­le­ras. Pe­ro, ¿es oro to­do lo que re­lu­ce?

¿Por qué son ba­ra­tas?

El tru­co es­tá en re­du­cir cos­tes pa­ra ajus­tar más los pre­cios, co­men­zan­do con el pro­pio mon­ta­je de las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio. La apertura del mer­ca­do ha pro­pi­cia­do la apa­ri­ción de em­pre­sas de­di­ca­das a mon­tar ga­so­li­ne­ras al más pu­ro es­ti­lo Ikea, lo que se de­no­mi­na «clic & go». Son mon­ta­jes mo­du­la­res con di­se­ños es­tan­da­ri­za­dos que re­ba­jan el pre­cio de la ins­ta­la­ción. Ba­jo el mo­de­lo de ne­go­cio de la fran­qui­cia, el in­tere­sa­do apor­ta el per­mi­so y el te­rreno, y las pe­tro­le­ras se ocu­pan de las es­truc­tu­ras y el su­mi­nis­tro de com­bus­ti­ble, con una co­mi­sión por ven­ta, un ca­non y un pa­go por el mon­ta­je y la pues­ta en fun­cio­na­mien­to de la es­ta­ción, can­ti­dad que pue­de ir de 120.000 a 290.000 eu­ros en fun­ción del ta­ma­ño y re­qui­si­tos de la ins­ta­la­ción.

Ade­más, fren­te a las gran­des ca­de­nas de dis­tri­bu­ción y ven­ta, las es­ta­cio­nes «low cost» no sue­len mon­tar otros ser­vi­cios adi­cio­na­les, co­mo tien­da, ca­fe­te­ría o tú­nel de la­va­do. Con suer­te po­drás en­con­trar al­gu­na má­qui­na de «ven­ding» y, en mu­chas, te ser­vi­rás tú mis­mo el pro­duc­to y de­be­rás pa­gar a tra­vés de ca­je­ros. Es­to aba­ra­ta los cos­tes de per­so­nal, pues ca­re­cen de em­plea­dos, y tam­bién el man­te­ni­mien­to de la es­ta­ción.

¿La mis­ma ca­li­dad que las tra­di­cio­na­les?

La res­pues­ta es «sí». La ga­so­li­na es dis­tri­bui­da por CLH (Com­pa­ñía Lo­gís­ti­ca de Hi­dro­car­bu­ros) a to­das las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, «low cost» o no. Los dis­tin­tos cen­tros CLH re­par­ti­dos por to­da Es­pa­ña re­cep­cio­nan los pro­duc­tos pe­tro­lí­fe­ros en sus ins­ta­la­cio­nes y los al­ma­ce­nan has­ta su pos­te­rior dis­tri­bu­ción en ca­mio­nes cis­ter­na. Así se ase­gu­ra que to­do el com­bus­ti­ble cum­ple con las nor­mas de ca­li­dad exi­gi­das por ley, in­de­pen­dien­te­men­te del des­ti­na­ta­rio.

Pe­ro, y aquí es­tá el quid de la cues­tión, las es­ta­cio­nes de ser v icio tra­di­cio­na­les, en su bús­que­da de aña­dir un pun­to de ca­li­dad pa­ra di­fe­ren­ciar­se del res­to, in­cor­po­ran a sus com­bus­ti­bles cier­tos adi­ti­vos que en­ca­re­cen el pro­duc­to fi­nal. Es­tos pro­duc­tos quí­mi­cos ayu­dan a man­te­ner lim­pios los con­duc­tos e in­yec­to­res del mo­tor y me­jo­ran el pro­ce­so de com­bus­tión, in­clu­so los hay con un plus de oc­ta­na­je —más ca­ros— pa­ra lo­grar al­go más de po­ten­cia. Tam­bién tra­tan de que pro­duz­can me­nos es­pu­ma y bol­sas de ai­re en el re­pos­ta­je, pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia del lle­na­do —así ca­be más en el de­pó­si­to y se ha­cen más ki­ló­me­tros— y, ob­via­men­te, de que con­ta­mi­nen me­nos. En de­fi­ni­ti­va, son car­bu­ran­tes más efi­cien­tes. Co­mo se sue­le de­cir, ca­da maes­tri­llo tie­ne su li­bri­llo, y los gran­des gru­pos co­mo BP, Rep­sol, Cep­sa, Galp, Di­sa, etc, ela­bo­ran sus pro­pias «pó­ci­mas» con fór­mu­las más se­cre­tas que la del fa­mo­so re­fres­co de co­la. Así mar­can la di­fe­ren­cia.

Que los com­bus­ti­bles de mar­ca blan­ca son to­tal­men­te le­ga­les y cum­plen su fun­ción, es cier­to, pe­ro ca­re­cen de ese plus de pro­tec­ción de las ga­so­li­ne­ras aban­de­ra­das.

Las es­ta­cio­nes «low cost» no sue­len mon­tar otros ser­vi­cios adi­cio­na­les, co­mo tien­da, ca­fe­te­ría o tú­nel de la­va­do, por lo que pue­den ajus­tar más los pre­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.