Ten­den­cias en packaging de perfumería y cos­mé­ti­ca.

Ena­mo­rar al con­su­mi­dor al pri­mer ins­tan­te. És­te es en la ac­tua­li­dad el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio del sector de packaging de perfumería y cos­mé­ti­ca y, para ello, se sir­ve de las ten­den­cias en be­lle­za y a ni­vel so­cial para lle­var a ca­bo una rein­ven­ción cons­tan­te

BeautyProf - - SUMARIO - Texto: Bea­triz Suá­rez

En la ac­tua­li­dad, y en ma­yor me­di­da en la cam­pa­ña na­vi­de­ña, el packaging se con­vier­te en un ele­men­to cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­dor de los pro­duc­tos de perfumería y cos­mé­ti­ca para el con­su­mi­dor en el mo­men­to de la com­pra, con­vir­tién­do­se en un ver­da­de­ro amor a pri­me­ra vis­ta. Al mar­gen de los va­lo­res que trans­mi­te el en­va­se y de las ca­rac­te­rís­ti­cas in­trín­se­cas del pro­duc­to y su va­lor emo­cio­nal, el packaging se con­vier­te, se­gún Au­re­lio Mo­dre­go, Beauty Ma­na­ger en Es­tal, “en el ele­men­to esen­cial que de­be agru­par to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­duc­to y dar­las a co­no­cer a pri­me­ra vis­ta, de for­ma to­tal­men­te efi­cien­te y ve­loz”.

Los cam­bios acon­te­ci­dos en el mun­do del packaging, que ha pa­sa­do de ser un me­ro ele­men­to para al­ma­ce­nar y trans­por­tar el pro­duc­to a con­ver­tir­se en una po­ten­te he­rra­mien­ta de mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción tan­to de la ima­gen de mar­ca co­mo de men­sa­jes al con­su­mi­dor, han mar­ca­do un an­tes y un des­pués en es­te sector, apre­cián­do­se una trans­for­ma­ción en el di­se­ño del packaging en to­dos los mer­ca­dos y es­pe­cial­men­te en el de perfumería y cos­mé­ti­ca. Se­gún Mo­dre­go, “es­ta nue­va si­tua­ción ha mar­ca­do cam­bios im­por­tan­tes en la per­cep­ción y ne­ce­si­da­des en el di­se­ño del packaging en to­dos los mer­ca­dos. Es­te nue­vo en­torno no so­lo ha mo­di­fi­ca­do los cri­te­rios en los mer­ca­dos co­mo el de pro­duc­tos ‘pres­ti­ge’, don­de tra­di­cio­nal­men­te la ima­gen y la mar­ca han sido siem­pre pri­mor­dia­les, sino que han cam­bia­do los cri­te­rios en la ma­yo­ría de pro­duc­tos y ca­na­les de ven­ta. Un ejem­plo po­drían ser el mer­ca­do mass mar­ket o la cos­mé­ti­ca de far­ma­cia, en los que has­ta ha­ce po­co tiem­po lo pri­mor­dial re­sul­ta­ba el cos­te y la fun­cio­na­bi­li­dad, y don­de ac­tual­men­te se ha im­plan­ta­do

la ne­ce­si­dad de dar a sus pro­duc­tos un packaging atrac­ti­vo y mo­derno sien­do es­te con­cep­to pri­mor­dial en la ma­yo­ría de oca­sio­nes para de­ci­dir la con­cep­ción y com­pra de los en­va­ses”.

Des­de Vi­ros­pack aña­den, en es­ta lí­nea, que el packaging es “el ele­men­to más ven­de­dor que exis­te y hoy las mar­cas lo sa­ben y lo va­lo­ran, y lo uti­li­zan co­mo ele­men­to de co­mu­ni­ca­ción, más allá de su principal fun­ción que es con­te­ner y pre­ser­var la fór­mu­la an­tes y du­ran­te su uso”. Ivan Bo­rre­go, ge­ren­te del Beauty Clus­ter Bar­ce­lo­na (BCB), aña­de al res­pec­to que “un buen packaging apor­ta el va­lor di­fe­ren­cial al pro­duc­to”. En re­su­men, el packaging de perfumería y cos­mé­ti­ca desem­pe­ña en la ac­tua­li­dad una su­ma de “pa­pe­les” co­mo he­rra­mien­ta de mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción, au­nan­do una im­pre­sión atrac­ti­va y lla­ma­ti­va en esa pri­me­ra im­pre­sión en la es­tan­te­ría, el re­fle­jo de los va­lo­res de la mar­ca y de las ten­den­cias ac­tua­les, la co­ne­xión emo­cio­nal con el con­su­mi­dor, etc. En opi­nión de Ju­lie Ver­gnion, Ma­na­ger de la Di­vi­sion de Skin­ca­re de Quad­pack, “una vez que el pro­duc­to ha sido com­pra­do, pue­de ser juz­ga­do por su efi­ca­cia, pe­ro es el packaging y el di­se­ño lo que de­ter­mi­na la com­pra en pri­mer lugar”.

APUES­TA POR LO “ECO-FRIENDLY”

Siem­pre en res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des del con­su­mi­dor y en lí­nea con las ten­den­cias del mer­ca­do y las nue­vas for­mas de con­su­mo, el mer­ca­do del packaging cos­mé­ti­co y de perfumería cen­tra sus es­fuer­zos para ajus­tar­se a las ne­ce­si­da­des de sus clien­tes ofre­cien­do so­lu­cio­nes úni­cas y que cu­bran sus ex­pec­ta­ti­vas y, por en­de, las del con­su­mi­dor fi­nal. So­nia Ce­ra­to, Ma­na­ger de la Di­vi­sión de Ma­ke-Up de Quad­pack, ase­gu­ra que “es im­pres­cin­di­ble com­pren­der las ne­ce­si­da­des y de­seos del con­su­mi­dor al que se di­ri­ge y se­guir las ten­den­cias en el sector de la be­lle­za”. Si bien es cier­to que no exis­te una úni­ca ten­den­cia que im­pe­re en es­te mer­ca­do, son di­ver­sas las ten­den­cias de las que “be­be” el sector del packaging de perfumería y cos­mé­ti­ca. En­tre ellas se en­cuen­tra el res­pe­to al me­dio am­bien­te y la ten­den­cia “eco”. En pa­la­bras de Mo­dre­go, “el con­cep­to ‘green’ es­tá en al­za en la so­cie­dad y en­tre los con­su­mi­do­res. Des­de las fra­gan­cias de los per­fu­mes pa­san­do por los com­po­nen­tes de las fór­mu­las y lle­gan­do fi­nal­men­te al pac­ka-

EL PACKAGING SE CON­VIER­TE EN EL ELE­MEN­TO ESEN­CIAL QUE DE­BE AGRU­PAR TO­DAS LAS CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS DEL PRO­DUC­TO Y DAR­LAS A CO­NO­CER A PRI­ME­RA VIS­TA, DE FOR­MA TO­TAL­MEN­TE EFI­CIEN­TE Y VE­LOZ AU­RE­LIO MO­DRE­GO, BEAUTY MA­NA­GER EN ES­TAL LA TEN­DEN­CIA ECO/ ECO ES­TÁ LLE­VAN­DO A CON­CEP­TOS SOS­TE­NI­BLES TA­LES CO­MO EN­VA­SES RE­LLE­NA­BLES, MA­TE­RIA­LES NA­TU­RA­LES CO­MO MA­DE­RA O CRIS­TAL, Y EN­VA­SES FÁ­CI­LES DE DES­MON­TAR PARA SU RE­CI­CLA­JE ISA­BE­LLE DE MAIS­TRE, MA­NA­GER DE LA DI­VI­SIÓN DE FRA­GAN­CIA DE QUAD­PACK LOS MI­LLEN­NIALS BUS­CAN EX­PE­RIEN­CIAS Y EL EN­VA­SE DE­BE PROPORCIONÁRSELAS RES­PON­SA­BLES DE VI­ROS­PACK

ging, las re­fe­ren­cias a la eco­lo­gía y a los pro­duc­tos na­tu­ra­les es­tán ca­da día más pre­sen­tes. En el ca­so del sector de perfumería y cos­mé­ti­ca, la ima­gen y el di­se­ño con­ti­núa sien­do un fac­tor cla­ve a la ho­ra de desa­rro­llar el en­va­se, pe­ro ca­da vez más los as­pec­tos acerca de la sos­te­ni­bi­li­dad cons­ti­tu­yen un ele­men­to bá­si­co en nues­tra in­dus­tria y pro­duc­tos”. Tal y co­mo ex­pli­ca An­na Escribano, Ge­ne­ral Ma­na­ger de Ra­fe­sa, “los usua­rios bus­can en los pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca y perfumería en­va­ses res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te desa­rro­lla­dos con ma­te­ria­les sos­te­ni­bles”. Mo­dre­go in­di­ca, ade­más, que “el con­su­mi­dor es ca­da vez más cons­cien­te de la im­por­tan­cia de la sos­te­ni­bi­li­dad del pla­ne­ta y es­ta per­cep­ción es­tá pre­sen­te en sus cri­te­rios de com­pra en la vi­da dia­ria”, de ahí que el packaging eco-friendly con la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les so­cial y eco­ló­gi­ca­men­te res­pon­sa­bles sea una de las prin­ci­pa­les ten­den­cias.

Asi­mis­mo, Mo­dre­go apun­ta la exis­ten­cia de va­rios cri­te­rios cla­ves para el desa­rro­llo y éxi­to de es­te ti­po de en­va­ses: “de­ben ser en­va­ses al­ta­men­te re­ci­cla­bles y a po­der ser re­uti­li­za­bles. Hay que di­men­sio­nar el en­va­se, re­du­cir el pe­so y op­ti­mi­zar los pro­ce­sos de pro­duc­ción ob­te­nien­do co­mo re­sul­ta­do una hue­lla eco­ló­gi­ca pe­que­ña. Los ma­te­ria­les de fa­bri­ca­ción de­ben de ser na­tu­ra­les, re­ci­cla­dos y al­ta­men­te res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te y a su vez con­ti­nuar tras­mi­tien­do la esen­cia de la mar­ca. No hay que creer que es­ta fi­lo­so­fía se ha im­plan­ta­do úni­ca­men­te en los pro­duc­tos 100% eco­ló­gi­cos con en­va­ses más sim­ples y un pú­bli­co me­nos exi­gen­te. Las gran­des mar­cas tam­bién se han he­cho par­tí­ci­pes de es­ta cla­ra ten­den­cia en el mer­ca­do y em­pre­sas del sector es­tán in­tro­du­cien­do ca­da vez más ele­men­tos en sus en­va­ses (ma­de­ra, vi­drio re­ci­cla­do, ‘ta­rros re­fill’) para con­se­guir aso­ciar su ima­gen y di­se­ño cla­ra­men­te ha­cia un am­bien­te y cons­cien­cia de sos­te­ni­bi­li­dad y eco­lo­gía”.

Se­gún Isa­be­lle de Mais­tre, Ma­na­ger de la Di­vi­sión de Fra­gan­cia de Quad­pack,

“la ten­den­cia eco/eco es­tá lle­van­do a con­cep­tos sos­te­ni­bles ta­les co­mo en­va­ses re­lle­na­bles, ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo ma­de­ra o cris­tal, y en­va­ses fá­ci­les de des­mon­tar para su re­ci­cla­je”. En es­te sen­ti­do, ase­gu­ra que el con­cep­to de “re­lle­nar, re­du­cir, re­ci­clar” se es­tá ex­ten­dien­do y des­ta­ca, en­tre otros ma­te­ria­les na­tu­ra­les, el uso de la ma­de­ra que, en su opi­nión, “apor­ta el ca­rac­te­rís­ti­co ‘úni­co’ a cual­quier en­va­se, al pro­duc­to de ma­de­ra que sea úni­co en el mun­do, co­mo un re­ga­lo de la na­tu­ra­le­za mis­ma; des­de nues­tra fá­bri­ca de Tech­no­traf es­ta­mos em­pu­jan­do el con­cep­to aún más, ofre­ce­mos di­fe­ren­tes de­co­ra­cio­nes o for­mas en un so­lo pro­duc­to, res­pon­dien­do así a la de­man­da de pro­duc­tos sos­te­ni­bles”. Y aña­de que “las prác­ti­cas sos­te­ni­bles son ca­da vez más im­por­tan­tes, por lo que una po­lí­ti­ca am­bien­tal ca­si se es­tá con­vir­tien­do en una ne­ce­si­dad; eso sig­ni­fi­ca re­du­cir la hue­lla de car­bono, pro­ce­sar re­si­duos, con­tro­lar las emi­sio­nes, ga­ran­ti­zar el uso res­pon­sa­ble de la ener­gía, el re­ci­cla­je, etc.”. Por su par­te, Escribano in­di­ca que “la cla­ve del éxi­to en es­ta apues­ta es con­se­guir la per­so­na­li­za­ción de es­tos pro­duc­tos sin per­der su ca­li­dad de packaging sostenible”.

LU­JO EN EL DÍA A DÍA

Ade­más de es­ta apues­ta sostenible, el sector del packaging tam­bién re­fle­ja otras ten­den­cias que se ajus­tan a las ne­ce­si­da­des de las mar­cas de cos­mé­ti­ca y perfumería se­lec­ti­va. En es­te sen­ti­do, des­de Vi­ros­pack apun­tan “una ten­den­cia cla­ra que se ajus­ta a la ne­ce­si­dad del con­su­mi­dor ac­tual que es la de la di­fe­ren­cia­ción. Las mar­cas siem­pre han que­ri­do di­fe­ren­ciar­se de su com­pe­ten­cia pe­ro es­te de­seo es hoy ya una ne­ce­si­dad, por­que el con­su­mi­dor así lo exi­ge; quie­re ale­jar­se de la glo­ba­li­za­ción y bus­ca ca­da vez más ser­vi­cio y bie­nes­tar

UNA VEZ QUE EL PRO­DUC­TO HA SIDO COM­PRA­DO, PUE­DE SER JUZ­GA­DO POR SU EFI­CA­CIA, PE­RO ES EL PACKAGING Y EL DI­SE­ÑO LO QUE DE­TER­MI­NA LA COM­PRA EN PRI­MER LUGAR JU­LIE VER­GNION, MA­NA­GER DE LA DI­VI­SION DE SKIN­CA­RE DE QUAD­PACK

y, en es­te sen­ti­do, bus­ca ex­clu­si­vi­dad. Es­ta cus­to­mi­za­ción es la que per­mi­te a las mar­cas di­fe­ren­ciar­se, ya que el mer­ca­do cos­mé­ti­co es ca­da vez más di­ná­mi­co, con no­ve­da­des ca­da día más fre­cuen­tes y en pla­zos más cor­tos y lan­za­mien­tos cons­tan­tes y ca­da vez más pa­re­ci­dos en­tre sí”. En su apues­ta por la di­fe­ren­cia­ción y la ex­clu­si­vi­dad, el sector apues­ta por la in­no­va­ción en el packaging, “un desa­rro­llo que bus­ca ob­te­ner di­se­ños ex­clu­si­vos y úni­cos”, ase­gu­ra Escribano.

El es­ti­lo de vi­da ac­tual mar­ca otra de las ten­den­cias en packaging: los for­ma­tos “easy to go”. Ce­ra­to ha­ce re­fe­ren­cia a es­ta “cos­mé­ti­ca para lle­var” (tam­bién de­no­mi­na­da “Beauty on the go”) “para ma­yor co­mo­di­dad y por­ta­bi­li­dad, para ga­ran­ti­zar el as­pec­to per­fec­to en cual­quier mo­men­to y en cual­quier lugar.

Eso sig­ni­fi­ca ta­ma­ños có­mo­dos para el bol­so, apli­ca­do­res in­te­gra­dos, en­va­ses de dos (o tres) en uno, en­va­ses her­mé­ti­cos...”. De es­te mo­do, triun­fan for­ma­tos para lle­var en el bol­so y otros que per­mi­ten tam­bién la prue­ba del pro­duc­to du­ran­te un pla­zo ra­zo­na­ble co­mo para va­lo­rar­lo, pues “hoy en día el con­su­mi­dor in­ves­ti­ga y com­pa­ra an­tes de com­prar y, des­de lue­go, prue­ba; es un ver­da­de­ro ras­trea­dor que se in­for­ma y ase­gu­ra an­tes de la com­pra”, apun­tan

fuen­tes de Vi­ros­pack.

Des­de el BCB, Bo­rre­go apun­ta que “tam­bién es­ta­mos apre­cian­do una cla­ra ten­den­cia de acer­car el pro­duc­to cos­mé­ti­co al sector clí­ni­co, por eso ve­mos en­va­ses de lí­neas mi­ni­ma­lis­tas, cla­ras y rec­tas que re­cuer­dan al la­bo­ra­to­rio”. Y aña­de, ade­más, el pro­ta­go­nis­mo en el te­rreno pre­mium del “packaging de co­lor ne­gro, de lí­neas ele­gan­tes y so­fis­ti­ca­das, con de­co­ra­cio­nes en me­tal que ha­cen alu­sión al lu­jo de los me­ta­les pre­cio­sos”.

IN­FI­NI­TAS PO­SI­BI­LI­DA­DES

“Tan­to nues­tro clien­te co­mo el con­su­mi­dor fi­nal desea per­ci­bir que su pro­duc­to sea úni­co y ori­gi­nal”, ase­gu­ra Mo­dre­go, por lo que la per­so­na­li­za­ción, ya sea por el di­se­ño o me­dian­te los di­fe­ren­tes pro­ce­sos de de­co­ra­ción, se con­vier­te en uno de los va­lo­res di­fe­ren­cia­les para las com­pa­ñías de packaging, res­pon­dien­do a ca­da clien­te con el di­se­ño y fa­bri­ca­ción de so­lu­cio­nes se­gún sus ne­ce­si­da­des y re­que­ri­mien­tos es­pe­cí­fi­cos.

Las po­si­bi­li­da­des de per­so­na­li­za­ción que el sector ofre­ce con sus so­lu­cio­nes son in­fi­ni­tas: téc­ni­cas de de­co­ra­ción es­tán­da­res (se­ri­gra­fía, tam­po­gra­fía, la­ca­do, hot sam­pling...), la­ser et­ching, la­ca­do in­te­rior, téc­ni­cas de im­pre­sión di­gi­tal, cua­tri­co­mía en se­ri­gra­fía para una per­so­na­li­za­ción to­tal de los en­va­ses, etc.

OB­JE­TI­VO MILLENNIAL: SEN­TIR­SE ÚNI­CO Y EX­CLU­SI­VO

Pe­se a su ju­ven­tud, el pú­bli­co millennial cons­ti­tu­ye, en pa­la­bras de Ivan Bo­rre­go, “un gru­po de con­su­mi­do­res ex­tre­ma­da­men­te exi­gen­tes y bien in­for­ma­dos con to­tal ac­ce­so a da­tos que pue­den ayu­dar­le a de­can­tar­se por pro­duc­to u otro en el mis­mo pun­to de ven­ta. Es­to se con­vier­te en una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va por­que ayu­da a la me­jo­ra del sector por los al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad que re­quie­ren”. Por otro la­do, el ge­ren­te del

LA PER­SO­NA­LI­ZA­CIÓN EVO­LU­CIO­NA­RÁ MU­CHO EN LOS PRÓ­XI­MOS ME­SES; A ME­DI­DA QUE LAS MAR­CAS SE CO­MER­CIA­LI­CEN EN RE­DES SO­CIA­LES Y PLA­TA­FOR­MAS ON-LI­NE SO­NIA CE­RA­TO, MA­NA­GER DE LA DI­VI­SIÓN DE MA­KE-UP DE QUAD­PACK

UNO DE LOS RE­TOS MÁS IM­POR­TAN­TES SE­RÁ EL DE SA­BER ADAP­TAR­SE A LAS TEN­DEN­CIAS Y A LAS EXI­GEN­CIAS DEL CON­SU­MI­DOR IVAN BO­RRE­GO, GE­REN­TE DEL BEAUTY CLUS­TER BAR­CE­LO­NA

BCB apun­ta que es­te con­su­mi­dor “es­tá ávi­do de pro­bar pro­duc­tos in­no­va­do­res y dis­tin­tos, por lo que la no­ve­dad es, sin du­da, un plus”.

Los fac­to­res más va­lo­ra­dos por los mi­llen­nials son la emo­ción, la in­me­dia­tez, la ex­clu­si­vi­dad, la per­so­na­li­za­ción y la sos­te­ni­bi­li­dad. Des­de Vi­ros­pack opi­nan que “los mi­llen­nials bus­can ex­pe­rien­cias y el en­va­se de­be proporcionárselas”, aña­dien­do que “bus­can di­fe­ren­cia­ción, sen­tir­se es­pe­cia­les, úni­cos; y para sen­tir­se ex­clu­si­vos ne­ce­si­tan in­ter­ac­tuar con las mar­cas, sen­tir­se ase­so­ra­dos, mi­ma­dos, co­nec­ta­dos... y el packaging se­rá una de las vías para con­se­guir­lo”. En es­ta mis­ma lí­nea, Mo­dre­go apun­ta que “es ne­ce­sa­rio atraer su in­te­rés me­dian­te di­se­ños de packaging crea­ti­vos, in­no­va­do­res, lla­ma­ti­vos y que a la vez trans­mi­tan sen­sa­cio­nes, mien­tras que en tér­mi­nos fun­cio­na­les, los en­va­ses prin­ci­pal­men­te tie­nen que re­sul­tar fá­ci­les de usar, brin­dar un be­ne­fi­cio ex­tra, úti­les, eco-friendly y es­té­ti­ca­men­te atrac­ti­vos”. Res­pec­to a la in­me­dia­tez, Escribano ase­gu­ra que “para los mi­llen­nials es muy im­por­tan­te atraer su aten­ción con di­se­ños de packaging in­no­va­do­res y lla­ma­ti­vos. Es­te pú­bli­co ne­ce­si­ta una sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta, por ello es fun­da­men­tal que el packaging de perfumería y cos­mé­ti­ca sea muy su­ge­ren­te” y aña­de que “ade­más es muy im­por­tan­te agra­dar a es­te pú­bli­co a pri­me­ra vis­ta, las re­des so­cia­les son muy im­por­tan­tes en su vi­da, y son uno de los pres­crip­to­res más po­ten­tes”.

Para Ce­ra­to, los nue­vos en­va­ses di­ri­gi­dos al pú­bli­co millennial se ca­rac­te­ri­zan por los si­guien­tes con­cep­tos: “cos­mé­ti­cos sel­fie (por­tá­til, có­mo­do y her­mé­ti­co); packaging sostenible, rea­li­za­do con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos y/o na­tu­ra­les, jun­to con con­cep­tos de re­lleno; per­so­na­li­za­ción, brin­dan­do a los con­su­mi­do­res una sen­sa­ción de ex­clu­si­vi­dad; y co­ne­xión emo­cio­nal, per­mi­tien­do que los con­su­mi­do­res ex­pe­ri­men­ten un pro-

duc­to y, por lo tan­to, la mar­ca”. Te­nien­do en cuen­ta la re­la­ción con la tec­no­lo­gía de es­te pú­bli­co, Ver­gnion se­ña­la que ve­re­mos nue­vos gestos que emu­lan la tec­no­lo­gía de co­mu­ni­ca­cio­nes ac­tual: gestos de des­li­za­mien­to, gestos de pul­gar, etc.

LOS RE­TOS DEL PRE­SEN­TE

Te­nien­do en cuen­ta el di­na­mis­mo del sector del packaging, en cuanto a que las mo­das y las ten­den­cias son ca­da vez más nu­me­ro­sas y al mis­mo tiem­po más efí­me­ras, uno de los re­tos más im­por­tan­tes a los que se en­fren­ta es­te mer­ca­do es, tal y co­mo ex­pli­ca Mo­dre­go, “la ne­ce­si­dad de es­tar muy aten­tos a las di­fe­ren­tes ten­den­cias (mi­llen­nials, eco-packaging, etc.) y pro­po­ner en to­do mo­men­to so­lu­cio­nes adap­ta­das a las ne­ce­si­da­des y prio­ri­da­des de nues­tros clien­tes”. Es­ta opi­nión es com­par­ti­da por Ivan Bo­rre­go, que ase­gu­ra que “uno de los re­tos más im­por­tan­tes se­rá el de sa­ber adap­tar­se a las ten­den­cias y a las exi­gen­cias del con­su­mi­dor”.

Para los res­pon­sa­bles de Vi­ros­pack “la per­so­na­li­za­ción es, sin du­da, el re­to cla­ve; la di­fe­ren­cia­ción era has­ta hoy un de­seo de mar­cas y con­su­mi­do­res pe­ro hoy ya es una ne­ce­si­dad, una ne­ce­si­dad al al­za a la que de­be­rá en­fren­tar­se la in­dus­tria del packaging para res­pon­der a la bús­que­da de la ex­clu­si­vi­dad exi­gi­da por los mi­llen­nials”. Se­gún Ce­ra­to, “la per­so­na­li­za­ción evo­lu­cio­na­rá mu­cho en los pró­xi­mos me­ses; a me­di­da que las mar­cas se co­mer­cia­li­cen en las re­des so­cia­les y las pla­ta­for­mas on-li­ne, es­tos ca­na­les au­men­ta­rán su im­por­tan­cia, para co­nec­tar con los con­su­mi­do­res y para que los con­su­mi­do­res com­par­tan su ex­pe­rien­cias”. En es­te sen­ti­do, des­ta­ca el papel que desem­pe­ña­rá el packaging co­nec­ta­do.

Mo­dre­go ase­gu­ra que “para dar res­pues­ta a es­tas nue­vas ne­ce­si­da­des es bá­si­ca la ca­pa­ci­dad de in­no­var” y “de ca­ra a un fu­tu­ro te­ne­mos que ser ca­pa­ces de pro­po­ner so­lu­cio­nes nue­vas que ayu­den a nues­tros clien­tes a po­si­cio­nar sus pro­duc­tos de la ma­ne­ra más efi­cien­te en el mer­ca­do y que les ofrez­can so­lu­cio­nes téc­ni­cas que be­ne­fi­cien tan­to a nues­tros clien­tes co­mo al con­su­mi­dor fi­nal”.

Por otro la­do, Ce­ra­to des­ta­ca que “la de­man­da de sos­te­ni­bi­li­dad em­pu­ja­rá a las em­pre­sas a for­ma­li­zar las po­lí­ti­cas de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial, ya que el ‘ma­qui­llar de ver­de’ (o ‘green-wa­shing’) ya no se­rá acep­ta­ble”. Para Escribano, “la com­bi­na­ción de la in­no­va­ción y la sos­te­ni­bi­li­dad es el gran re­to del packaging ac­tual y de los pró­xi­mos años”.

LOS USUA­RIOS BUS­CAN EN LOS PRO­DUC­TOS DE COS­MÉ­TI­CA Y PERFUMERÍA EN­VA­SES RES­PE­TUO­SOS CON EL ME­DIO AM­BIEN­TE DESA­RRO­LLA­DOS CON MA­TE­RIA­LES SOS­TE­NI­BLES AN­NA ESCRIBANO, GE­NE­RAL MA­NA­GER DE RA­FE­SA

FO­TO: QUAD­PACK

FO­TO: QUAD­PACK

FO­TO: VI­ROS­PACK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.