Er­nes­to Co­lla­do

Crea­dor de Bra­va­na­riz

BeautyProf - - SUMARIO - Tex­to: Bea­triz Suá­rez

En Bra­va­na­riz me­te­mos el pai­sa­je en bo­te­lla”

El diag­nós­ti­co de una en­fer­me­dad neu­ro­nal de­no­mi­na­da fan­tos­mia (o alu­cio­na­cio­nes ol­fa­ti­vas), jun­to con un pa­sa­do fa­mi­liar vin­cu­la­do al mun­do del per­fu­me y su fas­ci­na­ción por los pai­sa­jes y la na­tu­ra­le­za, lle­va­ron a Er­nes­to Co­lla­do a crear Bra­va­na­riz. Es­ta mar­ca de per­fu­mes de au­tor na­tu­ra­les con acei­tes esen­cia­les de plan­tas sil­ves­tres del Em­por­dà (Bar­ce­lo­na) ofre­ce una nue­va y rompe­dora for­ma de in­ter­ac­ción en­tre el pai­sa­je y el mun­do per­fu­mís­ti­co.

Con una lar­ga tra­yec­to­ria co­mo ac­tor, di­rec­tor y crea­dor es­cé­ni­co con­tem­po­rá­neo, ¿qué le mo­ti­vó a in­tro­du­cir­se en el mun­do de la

per­fu­me­ría?

Lle­va­ba tiem­po bus­can­do un cam­bio, un gi­ro brus­co de ti­món que die­ra un nue­vo rum­bo a mi vi­da. No sé ha­cer na­da sin po­ner­le pa­sión. Igual que en su día me enamo­ré de las ar­tes es­cé­ni­cas (yo es­tu­dia­ba ve­te­ri­na­ria en­ton­ces), un buen día co­men­cé a des­ena­mo­rar­me. Las co­sas me iban me­jor que nun­ca, te­nía­mos gi­ras, nue­vos pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les… Pe­ro se fue “el amor”. En­ton­ces me diag­nos­ti­ca­ron una ra­ra en­fer­me­dad neu­ro­nal lla­ma­da fan­tos­mia o alu­ci­na­cio­nes ol­fa­ti­vas. Mi ce­re­bro in­ven­ta­ba olo­res que no exis­tían; en con­cre­to uno, que per­ci­bía en to­do mo­men­to y lu­gar. Pa­sa­do el sus­to y des­car­ta­das las cau­sas más feas (tu­mor ce­re­bral, Par­kin­son, Alz­hei­mer...), mi neu­ró­lo­go me re­co­men­dó rea­li­zar ol­fac­cio­nes dia­rias pa­ra en­tre­nar mi ló­bu­lo ol­fa­ti­vo. Y vi­vien­do en el Em­por­dà y sien­do un apa­sio­na­do de la na­tu­ra­le­za, em­pe­cé por lo que te­nía más cer­ca: las plan­tas.

¿Có­mo fue­ron sus ini­cios en es­te cam­po?

Te­nía la ne­ce­si­dad de sa­ber que los de­más olían lo mis­mo que yo, es de­cir, que­ría cons­ta­tar que el olor de mis pa­seos y de los pai­sa­jes que ama­ba eran reales y no una alu­ci­na­ción, así que de­ci­dí cap­tu­rar­los: des­ti­lar su esen­cia pa­ra com­par­tir­la des­pués con per­so­nas cer­ca­nas a mí. Com­pré un pe­que­ño alam­bi­que, bus­qué to­da la bi­blio­gra­fía que pu­de en­con­trar, leí so­bre ca­mi­nos neu­ro­na­les, mo­lé­cu­las ol­fa­ti­vas, acei- tes esen­cia­les... Fren­te a mí se abría un mun­do fas­ci­nan­te y de­ci­dí se­guir mi ol­fa­to.

¿En qué mo­men­to de­ci­dió crear su pro­pia mar­ca?

Mi abue­lo fue un im­por­tan­te quí­mi­co per­fu­mis­ta y tra­ba­jó pa­ra al­gu­nas de las mar­cas cos­mé­ti­cas más im­por­tan­tes del país (My­rur­gia, Dan­na, Luque de Te­na...) crean­do al­gu­nos de sus bes­tse­llers co­mo la co­lo­nia Sim­pa­tía o la lí­nea de to­ca­dor Ma­ja. Tras la gue­rra, de­jó de for­mu­lar pa­ra otros y mon­tó un la­bo­ra­to­rio de des­ti­la­ción y rec­ti­fi­ca­ción de acei­tes esen­cia­les na­tu­ra­les. Su­pon­go que al prin­ci­pio las mar­cas pa­ra las que ha­bía tra­ba­ja­do se le echa­ron en­ci­ma, pe­ro

él pro­me­tió no for­mu­lar por su cuen­ta. De­fen­dió has­ta el fi­nal la pu­re­za y su­pe­rio­ri­dad de las esen­cias na­tu­ra­les, pe­ro na­da po­día pa­rar ya la en­tra­da de una nue­va for­ma de ha­cer per­fu­mes. De re­pen­te, en uno de mis pa­seos ol­fa­ti­vos, lo vi cla­ro. Eran mu­chas las co­sas que se con­ju­ga­ban: mi pa­sa­do fa­mi­liar, mi fas­ci­na­ción por los pai­sa­jes, las plan­tas y el en­torno, mi ex­cén­tri­ca na­riz... El cam­bio que tan­to an­he­la­ba lo te­nía en las na­ri­ces (nun­ca me­jor di­cho).

Lla­mé a Xa­vi Sol­de­vi­la, un “crack” ase­so­ran­do pro­yec­tos de em­pren­di­du­ría em­pre­sa­rial y quien en­se­gui­da se en­tu­sias­mó por el pro­yec­to. Yo po­nía la na­riz, él me ayu­dó a po­ner­le ca­ra y ojos al ne­go­cio y así es co­mo co­men­zó to­do.

¿Cuál es el ori­gen de su nom­bre: Bra­va­na­riz?

Bra­va­na­riz sig­ni­fi­ca na­riz atre­vi­da, va­lien­te, in­tré­pi­da. Su­fi­cien­te­men­te va­lien­te co­mo pa­ra de­jar los ca­mi­nos tri­lla­dos e ir más allá de los aro­mas sin­té­ti­cos que nos ale­jan de la reali­dad. Mi fa­mi­lia es muy tau­ri­na, eso tam­bién ha in­flui­do; sé va­lo­rar la no­ble­za de un buen to­ro bra­vo, su te­na­ci­dad, su en­tre­ga. Y, ade­más, la Cos­ta Bra­va, nues­tra cos­ta, es un cla­ro re­fe­ren­te te­rri­to­rial que en­mar­ca la per­so­na­li­dad lo­cal y me­di­te­rrá­nea de la mar­ca y que re­sue­na allá don­de va­yas. Por úl­ti­mo, es­tá la ex­pre­sión “Bra­vo! O Bra­va!”, que en­cie­rra cier­ta exal­ta­ción y una ca­pa­ci­dad inago­ta­ble pa­ra sor­pren­der­se y ma­ra­vi­llar­se, la mis­ma que la mar­ca pro­po­ne dia­ria­men­te an­te la na­tu­ra­le­za que nos ro­dea.

Tal y co­mo ex­pli­ca en su ma­ni­fies­to, Bra­va­na­riz no crea per­fu­mes, sino “cap­tu­ras ol­fa­ti­vas”. ¿En qué con­sis­ten exac­ta­men­te es­tas crea­cio­nes?

No es tan­to un pro­duc­to co­mo un pro­ce­so crea­ti­vo y un con­cep­to úni­co en el mer­ca­do. Con­sis­te en cap­tu­rar la esen­cia aro­má­ti­ca de un lu­gar. Li­te­ral­men­te, me­te­mos el pai­sa­je en una bo­te­lla. Pa­ra ello uti­li­za­mos só­lo acei­tes esen­cia­les, tin­tu­ras e hi­dro­la­tos 100% na­tu­ra­les pro­ve­nien­tes de plan­tas re­co­lec­ta­das en su pro­pio há­bi­tat y que crecen de for­ma sil­ves­tre en el lu­gar que que­re­mos cap­tu­rar.

Lo im­por­tan­te no es atra­ve­sar el pai­sa­je sino de­jar­se atra­ve­sar por él. Por eso lo pri­me­ro es pa­sar ho­ras re­co­rrién­do­lo, de­ján­do­se afec­tar y trans­for­mar por su per­so­na­li­dad aro­má­ti­ca. Lue­go vie­ne la re­co­lec­ción, ver­da­de­ro y úni­co mo­men­to in­ter­ven­ti­vo (lo que co­rres­pon­de­ría a la “for­mu­la­ción”), ya que és­ta se ha­ce con las ma­nos in situ, re­co­gien­do o des­car­tan­do plan­tas, so­pe­san­do den­si­da­des, in­ter­pre­tan­do in­ten­si­da­des. Des­pués to­do va “al caldero”; las plan­tas se des­ti­lan to­das jun­tas en el alam­bi­que. Y aquí es­tá la au­tén­ti­ca “he­re­jía” per­fu­mís­ti­ca, el

quid de la cues­tión.

¿Qué fi­lo­so­fía se es­con­de de­trás de sus cap­tu­ras ol­fa­ti­vas?

En la na­tu­ra­le­za no hay na­da más mons­truo­so que un ár­bol so­li­ta­rio. Eso só­lo so­mos ca­pa­ces de ha­cer­lo los hu­ma­nos.

No sé ha­cer na­da sin po­ner­le pa­sión

Cap­tu­ra­mos la esen­cia aro­má­ti­ca de un lu­gar

Lo mis­mo pa­sa con 100 hec­tá­reas de tri­go. La na­tu­ra­le­za es mu­cho más ma­ra­vi­llo­sa y com­ple­ja que eso y ba­sa su fuer­za en la co­la­bo­ra­ción. Una plan­ta no se com­por­ta igual en su en­torno, in­ter­ac­tuan­do y re­la­cio­nán­do­se con otras plan­tas, fa­mi­lias y es­pe­cies, que en la or­de­na­ción de un cul­ti­vo. No­so­tros lo sa­be­mos. Por eso las des­ti­la­mos to­das jun­tas. Tam­po­co fil­tra­mos nuestros pro­duc­tos. Con ello per­de­ría­mos ma­ti­ces im­por­tan­tes, im­pu­re­zas que le dan su per­so­na­li­dad al pai­sa­je que que­re­mos cap­tu­rar, por­que se tra­ta de eso, de cap­tu­rar la esen­cia del pai­sa­je. No es con­cep­tual o poé­ti­co. Es real.

Con ello que­re­mos in­vi­tar al con­su­mi­dor a re­co­nec­tar con nues­tro en­torno na­tu­ral de una for­ma mu­cho más ins­tin­ti­va, au­tén­ti­ca y ani­mal.

¿Qué no­ve­dad apor­tan sus crea­cio­nes al pa­no­ra­ma de la per­fu­me­ría?

No es una no­ve­dad, sim­ple­men­te es otra co­sa. Otra for­ma de in­ter­ac­tuar con el mun­do ol­fa­ti­vo. Uti­li­za­mos el ol­fa­to co­mo vehícu­lo por­que, sin du­da, es el sen­ti­do más pri­mi­ti­vo, el que nos co­nec­ta con nues­tra na­tu­ra­le­za más ani­mal e ins­tin­ti­va. Pe­ro el ob­je­ti­vo es dis­tin­to: bus­ca­mos una per­cep­ción más com­ple­ta y au­tén­ti­ca de nues­tro en­torno, no una ver­sión dis­fra­za­da o “ma­qui­lla­da” de la mis­ma. Y tam­bién una ma­yor cons­cien­cia de nues­tra per­so­na­li­dad ol­fa­ti­va. El le­ma que apa­re­ce en nues­tro lo­go re­za “Sme­lling wild” y fun­cio­na en dos sen­ti­dos: oler sal­va­je y oler sal­va­je­men­te. Es­ta do­ble in­ter­pre­ta­ción no es for­tui­ta y asu­me tan­to un re­co­no­ci­mien­to co­mo una de­ci­sión que mue­ve a la ac­ción.

Sus fragancias son ela­bo­ra­das con com­po­nen­tes 100% na­tu­ra­les. ¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les es­pe­cies uti­li­za­das en sus for­mu­la­cio­nes?

Las más uti­li­za­das son romero, to­mi­llo, man­za­ni­lla, hi­no­jo, siem­pre­vi­va, pino, len­tis­co, enebro, ci­prés, sal­via ver­be­na­ca y men­ta. El mus­go de ro­ble y las ja­ras (Cis­tus mons­pe­lien­sis, Cis­tus al­bi­dus, Cis­tus la­da­ni­fer) son nues­tra fi­ja­ción na­tu­ral.

¿Qué ven­ta­jas pre­sen­ta apli­car pro­duc­tos na­tu­ra­les en la piel?

Los acei­tes esen­cia­les na­tu­ra­les con­ser­van to­das las pro­pie­da­des aro­ma­te­ra­péu­ti­cas de la plan­ta y nos co­nec­tan de for­ma po­de­ro­sa con la na­tu­ra­le­za, tan­to la que nos ro­dea co­mo la in­te­rior. Nuestros pro­duc­tos, al no es­tar blin­da­dos sin­té­ti­ca­men­te, se aca­ban de for­mu­lar con las pie­les de ca­da uno, acen­tuan­do la per­so­na­li­dad ol­fa­ti­va de ca­da per­so­na. Eso los ha­ce to­tal­men­te uni­sex y su­po­nen una re­la­ción mu­cho más ín­ti­ma y emo­ti­va con el per­fu­me. No es­tán he­chos tan­to pa­ra se­du­cir a los de­más co­mo pa­ra re­con­quis­tar­se a uno mis­mo. Hue­len bien y sien­tan bien. Y no hay per­so­na más se­duc­to­ra que la que se sien­te bien con­si­go mis­ma.

¿Có­mo in­flu­ye su amor por el cam­po y la na­tu­ra­le­za en las crea­cio­nes de Bra­va­na­riz?

De una for­ma di­rec­ta. Hay mu­cha ver­dad y mu­cho amor en nuestros pro­duc­tos, y eso se no­ta. Las ho­ras que pa­so re­co­lec­tan­do, en el cam­po, me ha­cen sen­tir enor­me­men­te afor­tu­na­do. Bra­va­na­riz es un in­ten­to de com­par­tir esa fas­ci­na­ción por el en­torno. Esa for­ma de mi­rar, de per­ci­bir y de sen­tir.

¿De qué ma­ne­ra lo­gra esa co­ne­xión per­so­nal con la na­tu­ra­le­za y el en­torno a tra­vés del ol­fa­to?

Co­mo ya he co­men­ta­do, el ol­fa­to es nues­tro ins­tin­to más ani­mal. Es­tá si­tua­do en el ce­re­bro rep­ti­liano, el más pri­mi­ti­vo de los tres, con la pe­cu­lia­ri­dad de que el ló­bu­lo ol­fa­ti­vo es­tá co­nec­ta­do di­rec­ta­men­te con el sis­te­ma lím­bi­co, es de­cir, con las emo­cio­nes. Su po­der evo­ca­ti­vo es enor­me e im­pre­vi­si­ble. Los acei­tes esen­cia­les na­tu­ra­les no en­ga­ñan y apun­tan di­rec­ta­men­te a la emo­ción y el es­ta­do aními­co. Cuan­do rea­li­za­mos nues­tras cap­tu­ras ol­fa­ti­vas, las fragancias es­tán vi­vas y en mo­vi­mien­to, y así las man­te­ne­mos en la bo­te­lla. Sien­tan bien por­que te trans­for­man y se trans­for­man. Se adap­tan a ti, de­vi­nien­do per­so­na­les y ex­clu­si­vas. In­te­rac­túan con tu olor per­so­nal y evo­lu­cio­nan con­ti­go. Res­pi­ran con­ti­go. Y tú res­pi­ras un pe­da­zo del mun­do con ellas. Por­que so­mos na­tu­ra­le­za, aun­que lo ol­vi­de­mos a me­nu­do.

En es­te sen­ti­do, des­cri­ba bre­ve­men­te los dos gru­pos de cap­tu­ras ol­fa­ti­vas de Bra­va­na­riz: Lands­ca­pe Scents y Off Road Cap­tu­res.

Los Lands­ca­pe Scents son nues­tra per­so­nal in­ter­pre­ta­ción del Alt Em­por­dà más sal­va­je. Sus tres fragancias -Bosc, Mu­ga y Ca­la- pro­po­nen un via­je ol­fa­ti­vo a tra­vés de los pai­sa­jes más re­pre­sen­ta­ti­vos de la re­gión, des­de los bos­ques hú­me­dos de la Al­be­ra y las Sa­li­nes, si­guien­do el río Mu­ga por la lla­nu­ra has­ta lle­gar a las agres­tes ca­las del ca­bo de Creus.

En Bra­va­na­riz ofre­ce­mos otra for­ma de in­ter­ac­tuar con el mun­do ol­fa­ti­vo

Es­tán ela­bo­ra­das con tin­tu­ras e hi­dro­la­tos de plan­tas au­tóc­to­nas, re­co­lec­ta­das por no­so­tros en su me­dio na­tu­ral. To­dos los acei­tes esen­cia­les son 100% na­tu­ra­les y de pri­me­ra ca­li­dad.

Por su par­te, los Off Road Cap­tu­res son 100% de re­co­lec­ción sal­va­je. Pai­sa­je en una bo­te­lla. Por ejem­plo, ca­da Ca­mí es un pa­seo que só­lo lle­va lo que cre­ce de for­ma na­tu­ral en ese es­pa­cio e in­ter­va­lo de tiem­po. Es una Cap­tu­ra Ol­fa­ti­va en sen­ti­do li­te­ral. Se for­mu­la con las ma­nos. Des­pués to­do va al fras­co, sin aña­dir na­da, sin mie­do, a la bra­va. Se tra­ta de edi­cio­nes muy li­mi­ta­das.

Los Boi­ra/Clea­ring Mist son pu­ra agua des­ti­la­da de plan­tas, mus­gos y flo­res, con to­das sus pro­pie­da­des y be­ne­fi­cios. Na­da más, sin al­cohol ni aña­di­dos.

¿Qué ofre­cen en sus Off Road Ex­pe­rien­ces?

Los Off Road Ex­pe­rien­ces son nues­tra for­ma de in­vi­tar al con­su­mi­dor a des­cu­brir la ver­dad del pro­yec­to. En ellos par­ti­ci­pa del pro­ce­so crea­ti­vo que nos ha­ce úni­cos, re­co­lec­tan­do y des­ti­lan­do con no­so­tros pa­ra cap­tu­rar la esen­cia del pai­sa­je. Apar­te de apren­der so­bre las plan­tas y sus pro­pie­da­des y des­cu­brir al­gu­nos de los rin­co­nes na­tu­ra­les más sal­va­jes y her­mo­sos del Alt Em­por­dà, co­no­ce de pri­me­ra mano los mé­to­dos tra­di­cio­na­les de ob­ten­ción de acei­tes esen­cia­les y al­gu­nos de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos de la ela­bo­ra­ción de per­fu­mes. Lo que más sor­pren­de a la gen­te es que, apar­te de ir­se con­ten­tos y he­chos pai­sa­je, se lle­van la fra­gan­cia de su pa­seo. Su ex­pe­rien­cia en una bo­te­lla. So­mos los úni­cos que ha­ce­mos eso.

La con­ser­va­ción del pai­sa­je re­sul­ta fun­da­men­tal en su fi­lo­so­fía. ¿Có­mo de­fi­ni­ría su pro­to­co­lo de re­co­lec­ción y pro­duc­ción pa­ra ase­gu­rar es­ta con­ser­va­ción?

En los ini­cios de Bra­va­na­riz, cuan­do pro­yec­ta­mos la pro­duc­ción de cap­tu­ras ol­fa­ti­vas de re­co­lec­ción sal­va­je, va­rias du­das nos asal­ta­ron con ur­gen­cia: ¿Po­de­mos ha­cer­lo sin da­ñar el equi­li­brio del eco­sis­te­ma? ¿Afec­ta­ría al desa­rro­llo de la plan­ta? ¿En qué me­di­da pue­de eso trans­for­mar el pai­sa­je? Era vi­tal pa­ra no­so­tros te­ner las res­pues­tas.

Pa­ra ello con­tac­ta­mos con San­dra Sau­ra Mas, bió­lo­ga am­bien­tó­lo­ga de re­co­no­ci­da ex­pe­rien­cia, es­tre­cha­men­te li­ga­da al pai­sa­je Am­pur­da­nés por sus tra­ba­jos de ase­so­ra­mien­to en la crea­ción de los par­ques na­tu­ra­les del Cap de Creus, El Mont­grí y La Al­be­ra. Con ella rea­li­za­mos un es­tu­dio ex­haus­ti­vo de los pa­ra­jes de re­co­lec­ción en los que Bra­va­na­riz te­nía ya con­tra­tos pri­va­dos de ce­sión. Los re­sul­ta­dos de es­te es­tu­dio nos sir­vie­ron pa­ra di­se­ñar un ex­clu­si­vo pro­to­co­lo de re­co­lec­ción sos­te­ni­ble que reúne una se­rie de me­di­das y me­to­do­lo­gías di­se­ña­das pa­ra res­pe­tar al má­xi­mo la evo­lu­ción na­tu­ral de las plan­tas y su en­torno.

Es­te pro­to­co­lo, úni­co en Es­pa­ña, nos sir­ve de guía en nues­tro tra­ba­jo e in­clu­ye una mo­ni­to­ri­za­ción pe­rió­di­ca de las zo­nas más ha­bi­tua­les de re­co­lec­ción pa­ra po­der va­lo­rar el re­sul­ta­do de nues­tras ac­cio­nes y así po­der co­rre­gir, si es ne­ce­sa­rio, nues­tra in­fluen­cia en el en­torno.

De ca­ra a los pró­xi­mos me­ses, ¿qué pro­yec­tos de fu­tu­ro tie­ne en men­te pa­ra Bra­va­na­riz?

Son mu­chos los pro­yec­tos. Bra­va­na­riz se ca­rac­te­ri­za por una in­quie­tud cons­tan­te y una cu­rio­si­dad inago­ta­ble. Nues­tro mo­tor son las pre­gun­tas. La pri­me­ra que nos hi­ci­mos era: ¿Có­mo ser pai­sa­je? La res­pues­ta más ins­tin­ti­va fue: lle­ván­do­lo pues­to. En nues­tro la­bo­ra­to­rio no de­ja­mos de in­ves­ti­gar. Ya es­ta­mos tra­ba­jan­do en un nue­vo Lands­ca­pe Scent a ba­se ex­clu­si­va­men­te de pino (re­si­na, ma­de­ra agu­jas y pi­ñas ver­des de las dis­tin­tas es­pe­cies), que re­fle­ja­rá las sen­sa­cio­nes de un pa­seo por los pi­na­res de la cos­ta bra­va. Pe­ro más allá de nue­vos pro­duc­tos o de abrir mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, nues­tro pro­yec­to más am­bi­cio­so es el de ela­bo­rar un “ma­pa ol­fa­ti­vo” del Me­di­te­rrá­neo; cap­tu­rar la esen­cia de sus pai­sa­jes más ca­rac­te­rís­ti­cos y sal­va­jes de los 18 paí­ses de la cuen­ca me­di­te­rrá­nea.

Nues­tro pro­yec­to más am­bi­cio­so es el de ela­bo­rar un ‘ma­pa ol­fa­ti­vo’ del Me­di­te­rrá­neo

FOTO: MÓNICA BEDMAR Y ÁL­VA­RO DE SANZ

FOTO: MÓNICA BEDMAR Y ÁL­VA­RO DE SANZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.