Ten­den­cias y re­tos de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral en Es­pa­ña

La trans­pa­ren­cia y la in­for­ma­ción se­rán cla­ves pa­ra el desa­rro­llo del sec­tor de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral en nues­tro país. Expertos en es­te seg­men­to coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de in­for­mar y con­cien­ciar al con­su­mi­dor so­bre los pro­duc­tos na­tu­ra­les y to­do lo que i

BeautyProf - - SUMARIO - Tex­to: Bea­triz Suá­rez

La com­po­si­ción de los cos­mé­ti­cos es el prin­ci­pal te­ma que in­tere­sa a los usua­rios en el en­torno di­gi­tal, se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio so­bre “El cui­da­do de la piel en el eco­sis­te­ma di­gi­tal” lle­va­do a ca­bo por la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Per­fu­me­ría y Cos­mé­ti­ca (Stan­pa) en co­la­bo­ra­ción con Ep­si­lon Tech­no­lo­gies. Más con­cre­ta­men­te, so­bre un 23% del to­tal (den­tro del cui­da­do del ros­tro), las men­cio­nes re­la­ti­vas a in­gre­dien­tes o el ori­gen na­tu­ral de los pro­duc­tos –es­tas úl­ti­mas es­pe­cial­men­te pa­ra con­sul­tas so­bre la pre­ven­ción del da­ño ce­lu­lar- son las que sus­ci­tan ma­yor in­te­rés en los con­su­mi­do­res. En es­tos da­tos se re­fle­ja la ten­den­cia ha­cia lo sa­lu­da­ble y lo na­tu­ral, una sen­si­bi­li­za­ción por par­te del con­su­mi­dor que co­men­zó con la ali­men­ta­ción y ha lo­gra­do ins­tau­rar­se co­mo un es­ti­lo de vi­da, in­flu­yen­do en nu­me­ro­sos ám­bi­tos co­mo la cos­mé­ti­ca. Si bien es cier­to que la cos­mé­ti­ca na­tu­ral co­men­zó co­mo un mer­ca­do más ni­cho, en los úl­ti­mos años se ha con­ver­ti­do en un po­de­ro­so fe­nó­meno que es­tá re­or­ga­ni­zan­do el con­jun­to de la in­dus­tria e ins­tau­rán­do­se no só­lo en el tra­ta­mien­to fa­cial y cor­po­ral, sino tam­bién en otros seg­men­tos de la cos­mé­ti­ca, ta­les co­mo la per­fu­me­ría, el tra­ta­mien­to ca­pi­lar, pro­duc­tos de de­pi­la­ción, etc. Aun­que ale­ja­dos de otros paí­ses de nues­tro en­torno, el con­su­mo de cos­mé­ti­ca na­tu­ral en Es­pa­ña es­tá al al­za de­bi­do al cre­cien­te in­te­rés del con­su­mi­dor por cui­dar su sa­lud y el me­dio am­bien­te. En pa­la­bras de Ana Ro­ca­mo­ra, pre­si­den­ta de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Quí­mi­cos Cos­mé­ti­cos (SEQC), “el pa­pel del con­su­mi­dor es cla­ve, ya que el éxi­to de es­te ti­po de pro­duc­tos se de­be a que ca­da vez hay más con­su­mi­do­res que de­man­dan pro­duc­tos na­tu­ra­les”, aña­dien­do que “la pre­fe­ren­cia por lo na­tu­ral se mez­cla tam­bién con la preo­cu­pa­ción por la sos­te­ni­bi­li­dad y el co­mer­cio jus­to”. CON­CIEN­CIA VER­DE. El con­su­mi­dor eco es, se­gún Ce­ci­lia Mo­ra­les, fun­da­do­ra de La Beau­té de l’Âme, “un con­su­mi­dor exi­gen­te, ca­da vez más in­for­ma­do y con­cien­cia­do que bus­ca pro­duc­tos sa­lu­da­bles en su ali­men­ta­ción y, en ge­ne­ral, en su es­ti­lo de vi­da, in­ten­tan­do con­su­mir en la me­di­da de lo po­si­ble pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, li­bres de sus­tan­cias quí­mi­cas da­ñi­nas pa­ra su sa­lud o pa­ra el me­dio

am­bien­te”. Res­pec­to a las mo­ti­va­cio­nes de es­te con­su­mi­dor, Mo­ra­les in­di­ca que “pue­den va­riar o ser glo­ba­les o pue­den em­pe­zar por mo­ti­vos de sa­lud y nu­tri­ción y lue­go ex­ten­der­se tam­bién al cui­da­do del pla­ne­ta, los ani­ma­les y el me­dio am­bien­te”. En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta de un con­su­mi­dor “muy exi­gen­te, que se preo­cu­pa por lo que con­su­me, que lee las eti­que­tas y que in­ten­ta lle­var­lo a to­dos los as­pec­tos de su vi­da (co­mi­da, ves­ti­men­ta, cos­mé­ti­ca, res­pe­to al me­dio am­bien­te...)”, con­clu­ye Mo­ra­les. Opinión com­par­ti­da por Ale­xan­dra No­des, fun­da­do­ra de Alex Ca­rro, quien se­ña­la que “el con­su­mi­dor de hoy es mu­cho más éti­co y cons­cien­te del im­pac­to al ad­qui­rir cual­quier pro­duc­to de uso dia­rio” y el con­su­mi­dor de cos­mé­ti­ca na­tu­ral, en con­cre­to, “quie­re ver re­sul­ta­dos en su piel sin com­pro­me­ter la ca­li­dad y pro­ce­den­cia na­tu­ral de sus pro­duc­tos”. Pa­ra Adria­na Cos­ta, co­fun­da­do­ra de Branch&Root, nos en­con­tra­mos an­te “un con­su­mi­dor exi­gen­te que bus­ca más allá del pro­pio uso del cos­mé­ti­co; da por sen­ta­da la efi­ca­cia, la se­gu­ri­dad y las pro­pie­da­des or­ga­no­lép­ti­cas y bus­ca mar­cas y empresas com­pro­me­ti­das y trans­pa­ren­tes”. LA PRES­CRIP­CIÓN, CLA­VE. La de­man­da y la dis­tri­bu­ción son al­gu­nas de las cla­ves del desa­rro­llo de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral, se­gún des­ta­can des­de el Beauty Clus­ter Bar­ce­lo­na (BCB). Y si bien es cier­to que a día de hoy el con­su­mi­dor pue­de en­con­trar pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca na­tu­ral en di­fe­ren­tes ca­na­les de dis­tri­bu­ción, des­de el BCB ase­gu­ran que “el ca­nal pre­fe­ri­do por los con­su­mi­do­res son los pun­tos de ven­ta aso­cia­dos al mun­do na­tu­ral, her­bo­ris­te­rías... Es­to se de­be a la cre­di­bi­li­dad y con­fian­za que es­tos co­mer­cios tie­nen so­bre el seg­men­to na­tu­ral y por el ex­per­ti­se que tie­nen los ven­de­do­res en es­te cam­po”; sin em­bar­go, apun­tan que “se es­tá in­cre­men­tan­do enor­me­men­te la de­man­da de cos­mé­ti­ca na­tu­ral en el ca­nal re­tail”, sien­do ca­da vez más fre­cuen­te la bús­que­da por par­te del con­su­mi­dor de es­te ti­po de pro­duc­tos en far­ma­cias, su­per­mer­ca­dos, per­fu­me­rías y gran­des al­ma­ce­nes, aun­que “les gus­ta que es­tén di­fe­ren­cia­dos de la cos­mé­ti­ca ‘no na­tu­ral’ y que ten­gan un po­si­cio­na­mien­to vi­si­ble”, aña­den des­de el Clus­ter. Cos­ta ex­pli­ca que “la cos­mé­ti­ca na­tu­ral es tan am­plia y va­ria­da co­mo su con­su­mi­dor; cos­mé­ti­ca na­tu­ral hay de to­do ti­po y pa­ra to­do ti­po de ca­na­les, del mass mar­ket al con to­do ti­po de ca­li­da­des”. Por su par­te, No­des in­di­ca que “el ca­nal de dis­tri­bu­ción de­pen­de mu­cho del ti­po de pro­duc­to; lo im­por­tan­te es te­ner los ca­na­les ade­cua­dos al ti­po de pro­duc­to y al ti­po de con­su­mi­dor. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal es co­mu­ni­car bien el pro­duc­to tan­to al con­su­mi­dor co­mo en el pun­to de ven­ta”. Un opinión com­par­ti­da por Alia Te­ruel, fun­da­do­ra y pro­pie­ta­ria de Col­ma­ri­ne Cos­me­tics, quien ase­gu­ra que “aun­que la cos­mé­ti­ca na­tu­ral se pue­de en­con­trar en to­do ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos (es­pe­cia­li­za­dos, su­per­mer­ca­dos, far­ma­cias, pa­ra­far­ma­cias, gran­des al­ma­ce­nes...), lo cier­to es que de­pen­dien­do del po­si­cio­na­mien­to de nues­tras mar­cas, lo de­cli­na­re­mos ha­cia unas tien­das u otras”. Al mar­gen del ca­nal ele­gi­do por ca­da mar­ca, la pres­crip­ción es cla­ve pa­ra la ven­ta de cos­mé­ti­ca na­tu­ral en Es­pa­ña. Tal y co­mo ase­gu­ra Cos­ta, “el úni­co pun­to en co­mún que de­ben te­ner to­dos los pun­tos de ven­ta de cos­mé­ti­ca na­tu­ral es un pres­crip­tor que se­pa ex­pli­car y for­mar al clien­te del pro­duc­to que ad­quie­re, sus be­ne­fi­cios y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes”. En fa­vor del desa­rro­llo de es­te seg­men­to en nues­tro país, la co­fun­da­do­ra de Branch&Root ase­gu­ra que “si los pun­tos de dis­tri­bu­ción tie­nen em­ba­ja­do­res, pres­crip­to­res y per­so­nal bien for­ma­do sa­brán ex­pli­car y trans­mi­tir al con­su­mi­dor aque­llo que es­tán ad­qui­rien­do; sa­brán acon­se­jar­le me­jor y le guia­rán

El desa­rro­llo del sec­tor im­pli­ca un com­pro­mi­so in­for­ma­ti­vo por par­te de las mar­cas

mu­cho me­jor en la cos­mé­ti­ca na­tu­ral, ex­pli­can­do bien de qué se tra­ta, sus be­ne­fi­cios y có­mo po­de­mos di­fe­ren­ciar­la”. Tam­bién en es­ta lí­nea In­ma Lá­za­ro, fun­da­do­ra de Ai­na de Mô, des­ta­ca la im­por­tan­cia de que la ven­ta se reali­ce a tra­vés de “pro­fe­sio­na­les que co­noz­can los pro­duc­tos y pue­dan ase­so­rar co­rrec­ta­men­te al usua­rio fi­nal, tan­to so­bre qué pro­duc­tos le van a ir bien co­mo so­bre la ma­ne­ra de uti­li­zar­los pa­ra op­ti­mi­zar los re­sul­ta­dos”. Por su par­te, Eva Ra­ya, co­fun­da­do­ra y CEO de Ali­ce in Beauty­land, opi­na que “es im­por­tan­te que quien es­té en con­tac­to con el clien­te se­pa trans­mi­tir los va­lo­res del pro­duc­to, que co­mu­ni­que lo que hay de­trás”. EN­FO­QUE OMNICANAL. An­te las dis­tin­tas po­si­bi­li­da­des de dis­tri­bu­cio­nes con las que se en­cuen­tra la cos­mé­ti­ca na­tu­ral, tam­bién es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta el e-com­mer­ce. Tal y co­mo ex­pli­ca Be­go­ña San­juán, CEO y co­fun­da­do­ra de Bit Beauty In­te­lli­gen­ce, “en un mun­do en el que la ven­ta se en­cuen­tra en un gi­ro cons­tan­te, se nos ha­ce im­po­si­ble pro­nos­ti­car el ca­nal ideal, aun­que cree­mos que la vía más efi­cien­te pa­ra es­te ti­po de pro­duc­to es el en­fo­que omnicanal, ya que con es­ta es­tra­te­gia el clien­te se en­cuen­tra en el cen­tro y es él quien elige dón­de, có­mo y cuán­do com­prar”. Pa­ra ello, “la mar­ca de­be ofre­cer una ex­pe­rien­cia de mar­ca con­sis­ten­te y flui­da en­tre aque­llos ca­na­les/dis­po­si­ti­vos/apli­ca­cio­nes ele­gi­dos por su va­lor co­mún, es de­cir, aque­llos en los que el pú­bli­co ob­je­ti­vo de la mar­ca se en­cuen­tra có­mo­do y se ma­ne­ja con na­tu­ra­li­dad”, in­di­can des­de Bit Beauty In­te­lli­gen­ce. No obs­tan­te, San­júan apun­ta que “la má­xi­ma de es­ta es­tra­te­gia es que el clien­te no de­be no­tar que se tra­tan de ca­na­les di­fe­ren­tes, sino más bien des­cu­brir nue­vos pro­duc­tos en­tre otros pro­duc­tos y/o ser­vi­cios que ya con­su­me”. Y aña­de que “qui­zás di­fu­mi­nar la ba­rre­ra en­tre am­bos mun­dos (on-li­ne y off-li­ne) sea la me­jor es­tra­te­gia y que sim­ple­men­te co­exis­tan sea la so­lu­ción”, de tal ma­ne­ra que exis­tan: co­mer­cios fí­si­cos don­de va­lo­rar la opinión de los na­ve­gan­tes y con­ver­sar con ellos o re­trans­mi­tir ex­pe­rien­cias, co­mer­cios don­de des­cu­brir y apren­der, co­mer­cios fí­si­cos don­de co­lec­tar lo com­pra­do y am­pliar la co­lec­ción, y co­mer­cios on-li­ne que cap­tan y atraen clien­tes pa­ra el fí­si­co. Mo­ra­les, por su par­te, ex­pli­ca que “el pun­to de ven­ta fí­si­co es más li­mi­ta­do a la zo­na en la que se en­cuen­tra y el ecom­mer­ce pue­de ayu­dar a la ex­pan­sión del sec­tor en Es­pa­ña ya que no hay lí­mi­te geo­grá­fi­co pe­ro, por el con­tra­rio, el tra­to al clien­te es me­nos per­so­na­li­za­do y es más di­fí­cil el ase­so­ra­mien­to; el he­cho de que sea un sec­tor al que aún le que­da mu­cho re­co­rri­do, ha­ce que el con­su­mi­dor ten­ga que re­cu­rrir la ma­yo­ría de las ve­ces al co­mer­cio on-li­ne”. En opinión de Ire­ne Gis­bert, co­fun­da­do­ra y per­fu­mis­ta de Ai­nea Per­fums, “son ne­ce­sa­rios los dos ti­pos de dis­tri­bu­ción (on-li­ne y off-li­ne), am­bos tie­nen ven­ta­jas y des­ven­ta­jas, pe­ro la co­exis­ten­cia ayu­da a fa­ci­li­tar la com­pra al clien­te y en mu­chas oca­sio­nes, cuan­do es la mar­ca la que tie­ne el con­tac­to di­rec­to con el con­su­mi­dor fi­nal a tra­vés del e-com­mer­ce per­mi­te que la pro­pia mar­ca pue­da ir in­cor­po­ran­do de ma­ne­ra muy ágil las de­man­das o pro­pues­tas de sus con­su­mi­do­res”. Es­ta opinión tam­bién es com­par­ti­da por No­des, quien ase­gu­ra que “un mix de am­bos ca­na­les de dis­tri­bu­ción es fun­da­men­tal pa­ra el éxi­to de nuestros pro­duc­tos”. LA ISO 16128, UNA RE­FE­REN­CIA IN­TER­NA­CIO­NAL. An­te la pro­li­fe­ra­ción de di­fe­ren­tes cer­ti­fi­ca­cio­nes que ga­ran­ti­zan la na­tu­ra­li­dad de los pro­duc­tos -ca­da una con un sig­ni­fi­ca­do di­fe­ren­te- la apa­ri­ción de la ISO 162128 “Guía de de­fi­ni­cio­nes téc­ni­cas pa­ra in­gre­dien­tes y pro­duc­tos na­tu­ra­les y eco­ló­gi­cos” su­po­ne, en pa­la­bras de la pre­si­den­ta de la SEQC, “una nue­va po­si­bi­li­dad de uni­fi­car el len­gua­je a ni­vel in­ter­na­cio­nal, en lo que se re­fie­re al ori­gen na­tu­ral u or­gá­ni­co de los pro­duc­tos”, aun­que con­si­de­ra que “el tiem­po se­rá la for­ma uni­ver­sal pa­ra de­fi­nir es­te con­cep­to” y “co­exis­ti­rá con las cer­ti­fi­ca­cio­nes”. En opinión de San­juán, “su­po­ne la exis­ten­cia de un marco de re­fe­ren­cia es­tan­da­ri­za­do a ni­vel mun­dial, res­pec­to a la ato­mi­za­ción de los cri­te­rios de los múl­ti­ples se­llos exis­ten­tes” y des­ta­ca que “un pun­to in­tere­san­te es que en tan­to que nor­ma ar­mo­ni­za­da in­ter­na­cio­nal, es sus­cep­ti­ble de ser adop­ta­da por las au­to­ri­da­des, co­mo ha pa­sa­do con otros es­tán­da­res ISO (me­di­ción de pro­tec­ción so­lar, mi­cro­bio­lo­gía, bue­nas prác­ti­cas de pro­duc­ción) y, por tan­to, po­der lle­gar a ser una re­fe­ren­cia le­gal”. Gis­bert aña­de que “por fin te­ne­mos una nor­ma a la que aco­ger­nos; un marco de re­fe­ren­cia ló­gi­co y con­sis­ten­te pa­ra in­gre­dien­tes y pro­duc­tos cos­mé­ti­cos na­tu­ra­les y or­gá­ni­cos”. Pa­ra Lot­te Ti­sen­kop­fa, fun­da­do­ra de Má­da­ra, “la ISO 16128 ofre­ce una guía so­bre cos­mé­ti­cos na­tu­ra­les y or­gá­ni­cos que la in­dus­tria cos­mé­ti­ca con­ven­cio­nal po­drá usar pa­ra le­gi­ti­mar los re­cla­mos na­tu­ra­les y or­gá­ni­cos de los pro­duc­tos (de acuer­do con la di­rec­ti­va eu­ro­pea ge­ne­ral so­bre re­cla­ma­cio­nes)”, aun­que en­fa­ti­za la idea de que es una guía, es de­cir, “no es pres­crip­ti­vo, sino que es in­di­ca­ti­vo, lo que sig­ni­fi­ca que es una ba­se pa­ra es­tán­da­res reales; no hay cri­te­rios pre­ci­sos o

res­tric­ti­vos en es­ta di­rec­triz: só­lo al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes y real­men­te no hay cálcu­los con­sis­ten­tes”. RE­TOS PA­RA EL DESA­RRO­LLO DEL SEC­TOR. San­juán ex­pli­ca que la cos­mé­ti­ca na­tu­ral ha evo­lu­cio­na­do, so­bre to­do, en am­pliar la ba­se de con­su­mi­do­res por el pro­pio con­cep­to, pe­ro no tan­to en los pro­duc­tos, y es­to ha lle­va­do a una ba­na­li­za­ción de lo ‘na­tu­ral’ por la con­ta­mi­na­ción de in­tere­ses que es­tán de­trás de mu­chos pro­duc­tos su­pues­ta­men­te ‘na­tu­ra­les’”. Aun­que en con­ti­nuo cre­ci­mien­to y ex­pan­sión, la cos­mé­ti­ca na­tu­ral to­da­vía tie­ne mu­cho ca­mino por re­co­rrer en nues­tro país y la trans­pa­ren­cia y la in­for­ma­ción jue­gan un pa­pel prin­ci­pal pa­ra su fu­tu­ro desa­rro­llo. Tal y co­mo in­di­ca Ro­ca­mo­ra, “el prin­ci­pal re­to al que se en­fren­ta la cos­mé­ti­ca na­tu­ral en Es­pa­ña es la trans­pa­ren­cia res­pec­to a los claims que se uti­li­zan, ade­más de la di­fi­cul­tad téc­ni­ca que su­po­ne adap­tar cier­tos ti­pos de pro­duc­to a la va­ria­bi­li­dad pro­pia de los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les co­mo, por ejem­plo, el ajus­te del sis­te­ma con­ser­van­te”. En es­te as­pec­to las mar­cas tie­nen un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en el sen­ti­do de que “so­mos no­so­tros los que de­be­mos in­for­mar de lo que ofre­ce­mos, ex­pli­can­do de la ma­ne­ra más sen­ci­lla y cla­ra po­si­ble có­mo es nues­tro pro­duc­to y el por­qué de nues­tra pro­pues­ta”, en pa­la­bras de Gis­bert. Pao­la Gu­gliot­ta, fun­da­do­ra y CEO de Se­pai La­bo­ra­to­ries, aña­de que “el con­su­mi­dor de­man­da ca­da vez más in­for­ma­ción, es lo que más le in­tere­sa y co­mo mar­cas de­be­ría­mos es­tar dis­pues­tos a ofre­cer in­for­ma­ción sin límites de ma­ne­ra proac­ti­va”. Y No­des apun­ta ha­cia una do­ble vía en lo que a la trans­pa­ren­cia se re­fie­re, se­ña­lan­do que és­ta “es im­pres­cin­di­ble en la co­mu­ni­ca­ción acer­ca de in­gre­dien­tes, el im­pac­to y la fun­ción so­bre la piel, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te que el con­su­mi­dor com­pren­da y ten­ga ma­yor aper­tu­ra pa­ra po­der en­ten­der me­jor qué son los in­gre­dien­tes en el pro­duc­to que es­tán com­pran­do”. En es­ta lí­nea, Joan Do­mín­guez, co-ma­na­ger de Taü­llOr­gà­nics, con­si­de­ra que “es im­por­tan­te que las mar­cas ten­gan un pa­pel ac­ti­vo e in­for­men con trans­pa­ren­cia de sus pro­ce­sos de pro­duc­ción, pa­ra dar cre­di­bi­li­dad y crear con­cien­cia so­bre los be­ne­fi­cios de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral”. Por su par­te, Cos­ta ase­gu­ra que “las mar­cas de to­do ti­po de cos­mé­ti­ca (na­tu­ral

o no) tie­nen la obli­ga­ción de in­for­mar al con­su­mi­dor so­bre el pro­duc­to que es­tá ad­qui­rien­do, so­bre sus be­ne­fi­cios y sus in­gre­dien­tes. No creo que ha­ya nin­gu­na di­fe­ren­cia en­tre cos­mé­ti­ca na­tu­ral y la que no lo es, aun­que sí es cier­to que las mar­cas de cos­mé­ti­ca na­tu­ral reales de­ben ha­cer un ma­yor es­fuer­zo pa­ra co­mu­ni­car su ve­ra­ci­dad y su pu­re­za en sus fór­mu­las y pa­ra ha­cer lle­gar al con­su­mi­dor su men­sa­je por en­ci­ma de to­das aque­llas que usan un mar­ke­ting du­do­so o de ‘Green Was­hing’. El con­su­mi­dor tie­ne pro­ble­mas reales pa­ra dis­tin­guir de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral (un 90% de in­gre­dien­tes na­tu­ra­les en su fór­mu­la y cum­plien­do los re­qui­si­tos so­bre la par­te sin­té­ti­ca) y la que se pre­sen­ta co­mo na­tu­ral sin ser­lo”. En es­te sen­ti­do, “to­da pe­da­go­gía es po­ca, la gen­te quie­re sa­ber y así de­be ser. Lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es que esa pe­da­go­gía se ha­ga con hon­ra­dez y ve­ra­ci­dad; la des­in­for­ma­ción es peor que la no in­for­ma­ción”, ase­gu­ra Lá­za­ro. El crea­dor de Pal­ma­ria, Mar­kus El­ter, lo tie­ne cla­ro: “la aper­tu­ra, la trans­pa­ren­cia y una ac­ti­tud cla­ra­men­te de­fi­ni­da pa­ra una vi­da sa­na y pro­duc­tos ade­cua­dos de­ben ser re­co­no­ci­bles; la co­mu­ni­ca­ción ho­nes­ta y con­fia­ble es la ba­se más im­por­tan­te pa­ra una re­la­ción du­ra­de­ra de con­fian­za”. Al igual que Ge­rard Ay­mi, CEO de Spe­cial Che­mi­cals, quien ase­gu­ra que “las mar­cas tie­nen un pa­pel de­ci­si­vo”, an­te la fal­ta de in­for­ma­ción so­bre ac­ti­vos na­tu­ra­les y de test de efi­ca­cia. Des­de Bit Beauty In­te­lli­gen­ce, San­juán apun­ta ha­cia tres áreas en las que se di­vi­de el com­pro­mi­so in­for­ma­ti­vo de las mar­cas: “pro­duc­tos, don­de el ob­je­ti­vo es siem­pre di­se­ñar pro­duc­tos con el me­jor perfil de efi­ca­cia, pu­re­za y ca­li­dad, y tam­bién co­mu­ni­car y ofre­cer da­tos so­bre las fór­mu­las e in­gre­dien­tes, así co­mo los tests lle­va­dos a ca­bo; rea­li­zar pu­bli­ci­dad trans­pa­ren­te y res­pon­sa­ble, so­bre to­do com­pro­me­ti­da a re­pre­sen­tar la be­lle­za de la di­ver­si­dad y la acep­ta­ción; y edu­ca­ción, me­dian­te el desa­rro­llo de pro­gra­mas edu­ca­ti­vos so­bre in­ter­pre­ta­ción de las fór­mu­las, mo­do de em­pleo y fo­men­to de há­bi­tos sa­lu­da­bles que in­ci­den en la be­lle­za”. Así, San­juán con­clu­ye que “se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de una co­mu­ni­ca­ción ho­nes­ta, cla­ra y muy di­rec­ta”. El fun­da­dor de Alq­vi­mia, Idi­li Liz­cano,

Trans­pa­ren­cia, ho­nes­ti­dad e in­for­ma­ción, cla­ves pa­ra el desa­rro­llo del sec­tor

ase­gu­ra que “las mar­cas tie­nen que ges­tio­nar de for­ma ex­ce­len­te tan­to los tan­gi­bles, ya de­ter­mi­na­dos por ley, co­mo los in­tan­gi­bles vin­cu­la­dos a la ho­nes­ti­dad, la cohe­ren­cia, la con­fian­za y la trans­pa­ren­cia, que son los pi­la­res fun­da­men­ta­les que in­flu­yen en la de­ci­sión de com­pra”. Por tan­to y tal y co­mo in­di­ca, Ta­tia­na Krous, CEO de Krous, “la trans­pa­ren­cia por par­te de las mar­cas es un va­lor fun­da­men­tal pa­ra nues­tro con­su­mi­dor, que quie­re sa­ber de qué exac­ta­men­te es­tán he­chos los pro­duc­tos que con­su­mo, de qué pro­ce­den­cia son sus in­gre­dien­tes y có­mo se han pro­ce­sa­do; pa­ra ello, las mar­cas te­ne­mos que apren­der a con­tro­lar to­dos los de­ta­lles de la pro­duc­ción, in­clu­so más allá de nuestros la­bo­ra­to­rios”. En opinión de Krous, “la con­fian­za es la cla­ve pa­ra con­quis­tar al con­su­mi­dor de hoy en nues­tro sec­tor”. Te­nien­do en cuen­ta los in­gre­dien­tes de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral, Pe­dro Ca­ta­lá, far­ma­ceú­ti­co, cos­me­tó­lo­go y crea­dor de Twel­ve Beauty, ase­gu­ra que es­te seg­men­to se en­fren­ta a tres gran­des re­tos: la re­pro­du­ci­bi­li­dad de los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les, la dis­po­ni­bi­li­dad de los in­gre­dien­tes y la es­ta­bi­li­dad de los mis­mos. Por otro la­do, des­de Freshly Cos­me­tics apun­tan ha­cia el pre­cio de pro­duc­ción co­mo otro de los re­tos a los que se en­fren­ta la cos­mé­ti­ca na­tu­ral, ex­pli­can­do que ”fa­bri­car sin quí­mi­cos y tan só­lo con pro­duc­tos na­tu­ra­les en­ca­re­ce los cos­tes y, por lo tan­to, te­ne­mos que asu­mir que el pre­cio al que ven­de­mos va a ser ca­si siem­pre ma­yor al pre­cio de mer­ca­do”. Otro de los re­tos pa­ra el sec­tor es, se­gún in­di­can des­de el BCB, “la in­for­ma­ción y con­cien­cia­ción de los con­su­mi­do­res que mu­chas ve­ces tie­nen fal­sas creen­cias acer­ca de es­te ti­po de pro­duc­tos”, por lo que con­si­de­ran im­por­tan­te “ha­cer una co­rrec­ta con­cien­cia­ción, dan­do ma­yor vi­si­bli­dad a los pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca na­tu­ral ver­sus otros pro­duc­tos cos­mé­ti­cos”. En es­te sen­ti­do, Lá­za­ro aña­de que “hay que man­te­ner la ho­nes­ti­dad res­pec­to a lo que es ver­da­de­ra­men­te na­tu­ral y no aca­bar ‘es­ti­ran­do’ el con­cep­to y las nor­ma­ti­vas, se­gún con­ven­ga”. Por par­te del con­su­mi­dor, la cos­mé­ti­ca na­tu­ral de­be asu­mir un nue­vo re­to. Tal y co­mo in­di­ca San­juán, “el re­to pa­ra la nue­va cos­mé­ti­ca na­tu­ral se en­cuen­tra en com­bi­nar el equi­li­brio sen­so­rial y pla­cen­te­ro con el di­se­ño de fór­mu­las sa­lu­da­bles”. En su opinión, aho­ra nos en­con­tra­mos con un nue­vo con­su­mi­dor que bus­ca una “cos­mé­ti­ca más sa­na y lim­pia sin re­nun­ciar al pla­cer sen­so­rial; su ob­je­ti­vo es con­su­mir ex­pe­rien­cias que le ayu­den a en­con­trar el bie­nes­tar y la sa­lud per­so­nal”. En opinión de Gis­bert, “de­be­mos ser ca­pa­ces de mar­car unos cri­te­rios pa­ra que los con­su­mi­do­res se­pan exac­ta­men­te qué es­tán com­pran­do (cos­mé­ti­ca or­gá­ni­ca, na­tu­ral, ve­ga­na...) y tam­bién pa­ra con­se­guir que la cos­mé­ti­ca na­tu­ral de­je de ser una ten­den­cia y pa­se a ser un sec­tor ren­ta­ble pa­ra los que de­ci­den apos­tar por ella”.

Ayu­na Less is beauty Tra­ta­mien­to na­tu­ral y re­ju­ve­ne­ce­dor

Col­ma­ri­ne Cos­me­tics Am­po­llas Day Se­rum y Night Se­rum

Krous Cre­ma so­lar mul­ti­pro­tec­ción SPF50 Freshly Cos­me­tics Gol­den Ra­dian­ce Body Oil

Jean­ne en Pro­ven­ce Ge­les ex­fo­lian­tes

Hemp Ca­re Cui­da­do fa­cial y cor­po­ral

La Beau­té de l’Âme Su­bli­me Su­per­food Fa­cial Cream

Ai­na de Mô Fon­dos de ma­qui­lla­je mi­ne­ral

Mea Na­tu­ra Cre­ma Hi­dra­tan­te Cor­po­ral

Oli­vo­lea Li­co­triz

Twel­ve Beauty Ul­tra Re­vi­ta­li­sing Eli­xir

Pal­ma­ria Flor de Na­ran­jo

Má­da­ra Re:Ge­ne

Ali­ce in Beauty­land Ma­ke My Day

Alex Ca­rro Dis­co­very Set

Ai­nea Per­fums Ba­sics by Ai­nea

ApoEM De­tox Se­rum

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.