BeautyProf

Ne­tip­box Tech­no­lo­gies y Loe­we

- Por Mar­ta Fer­nán­dez, CMO de Ne­tip­box Tech­no­lo­gies Business · Retail · Tech · Consumer Goods · Business Trends · Industries

La co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal es un re­cur­so ca­da vez más uti­li­za­do en el re­tail, no só­lo pa­ra me­jo­rar su ima­gen y co­mu­ni­ca­ción, sino tam­bién pa­ra en­ri­que­cer la ex­pe­rien­cia del con­su­mi­dor en el pun­to de ven­ta. La in­me­dia­tez mar­ca el rit­mo de la in­for­ma­ción, y mu­cho más en las tien­das de per­fu­me­ría, don­de hay nue­vas ofer­tas ca­da día.

En las tien­das de cos­mé­ti­cos y per­fu­mes, el com­po­nen­te vi­sual y el mo­vi­mien­to jue­gan un pa­pel im­por­tan­te pa­ra cau­ti­var a la au­dien­cia. Es­te sec­tor sue­le ser uno de los más van­guar­dis­tas a la ho­ra de in­ver­tir en la de­co­ra­ción de sus locales pa­ra trans­mi­tir la iden­ti­dad y esen­cia de sus pro­duc­tos de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, y la co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal es un com­po­nen­te cla­ve den­tro de su ar­qui­tec­tu­ra, co­mo lo se­ría la ilu­mi­na­ción o el mo­bi­lia­rio. Y es una pie­za más del di­se­ño del es­pa­cio fí­si­co, por la in­fi­ni­dad de for­ma­tos e in­te­gra­cio­nes que ofre­cen las pan­ta­llas hoy día: des­de eti­que­te­ros di­gi­ta­les que cam­bian au­to­má­ti­ca­men­te con los cam­bios de sur­ti­dos o de pre­cios has­ta gran­des pan­ta­llas led con co­mu­ni­ca­ción y am­bien­ta­ción de mar­ca, o pan­ta­llas in­ter­ac­ti­vas que in­for­man de los pro­duc­tos (dis­po­ni­bi­li­dad, pre­cio, ca­rac­te­rís­ti­cas…) al acer­car el có­di­go de ba­rras o que lan­zan men­sa­jes per­so­na­li­za­dos se­gún el re­co­no­ci­mien­to y seg­men­ta­ción de la au­dien­cia. Cual­quier pan­ta­lla di­gi­tal, con in­te­gra­cio­nes de re­co­no­ci­mien­to fa­cial o aná­li­sis de flu­jos de clien­tes, so­lu­cio­nes ba­sa­das en la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (AI) y el apren­di­za­je au­to­má­ti­co (ML), per­mi­ti­rán a las tien­das de per­fu­me­ría no só­lo la co­mu­ni­ca­ción con sus au­dien­cias, sino tam­bién la in­ter­ac­ción con ellas y la re­co­pi­la­ción de da­tos, tan­to pa­ra ellas mis­mas co­mo pa­ra las mar­cas que ven­den y re­pre­sen­tan.

Las pla­ta­for­mas de co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción es­tán di­se­ña­das pen­san­do en el usua­rio, que pro­ce­de de un mun­do don­de la usa­bi­li­dad es esen­cial y no se re­quie­re de co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos avan­za­dos. La hi­per­seg­men­ta­ción de los men­sa­jes no so­lo por tien­das, áreas y mo­men­tos del día sino tam­bién, gra­cias a la in­ter­ac­ti­vi­dad, por pro­duc­tos (lift&learn) y por au­dien­cias (re­co­no­ci­mien­to fa­cial, en­cues­tas, jue­gos y pro­mo­cio­nes in­ter­ac­ti­vas, etc.), así co­mo la ca­pa­ci­dad de ad­mi­nis­trar de ma­ne­ra re­mo­ta, in­me­dia­ta y fá­cil es­tos con­te­ni­dos, ha­ce que la co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal sea un alia­do esen­cial pa­ra los equi­pos de mar­ke­ting, tra­de y co­mu­ni­ca­ción. Y to­do, con la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar cual­quier cam­bio en tiem­po real, in­clu­so in­te­rrum­pien­do pun­tual­men­te la co­mu­ni­ca­ción pa­ra in­cor­po­rar al­gún anun­cio pu­bli­ci­ta­rio de la mar­ca, o al­gu­na ac­ción de lla­ma­da de aten­ción, a lo que no­so­tros lla­ma­mos “efec­to WOW”, que con­sis­te en sin­cro­ni­zar to­das las pan­ta­llas del es­ta­ble­ci­mien­to en al­gún mo­men­to con­cre­to, pa­ra emi­tir el mis­mo con­te­ni­do y crear un am­bien­te úni­co.

Un caso que siem­pre ex­pli­ca­mos es el de Fund Gru­be, re­tai­ler de per­fu­me­ría y cos­mé­ti­ca lí­der de Ca­na­rias que adop­tó nues­tra mul­ti­pla­ta­for­ma nsign.tv pa­ra po­der ges­tio­nar ba­jo un mis­mo eco­sis­te­ma la am­plia can­ti­dad y va­rie­dad de pan­ta­llas de sus cen­tros (más de 150 en­tre LED, tác­ti­les y LFD). Desa­rro­lla­mos tam­bién pa­ra ellos una ver­sión tác­til pa­ra el clien­te, don­de po­der con­sul­tar en pan­ta­llas in­ter­ac­ti­vas los pro­duc­tos en tiem­po real a tra­vés de un es­cá­ner del có­di­go de ba­rras y re­ci­bir in­for­ma­ción de pre­cios y dis­po­ni­bi­li­dad de stock, y una apli­ca­ción pa­ra el em­plea­do, pa­ra que los ven­de­do­res pue­dan es­ca­near un pro­duc­to des­de su mó­vil y ob­te­ner in­for­ma­ción del mis­mo. A fin de cuen­tas, los con­su­mi­do­res de hoy bus­can dis­fru­tar al má­xi­mo de su ex­pe­rien­cia en tien­das, y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio no so­lo con­tar con es­pa­cios có­mo­dos y agra­da­bles, sino tam­bién di­gi­ta­li­za­dos. Se tra­ta, al fin y al ca­bo, de ven­der ex­pe­rien­cias per­so­na­li­za­das pa­ra lo­grar la má­xi­ma efi­cien­cia y el en­ga­ge­ment del clien­te, im­pac­tan­do e in­ter­ac­tuan­do con ellos pa­ra en­ten­der y guiar su com­por­ta­mien­to y crear una ex­pe­rien­cia de com­pra úni­ca y me­mo­ra­ble.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain