BeautyProf

Tra­ta­mien­tos fa­cia­les y fra­gan­cias es­ti­va­les

-

FRU­TO DE LA PREO­CU­PA­CIÓN DE LA MU­JER POR CUI­DAR SU PIEL Y RE­TRA­SAR LOS SIG­NOS DEL EN­VE­JE­CI­MIEN­TO, REI­NAN LOS PRO­DUC­TOS QUE IN­CLU­YEN PRO­TEC­CIÓN SO­LAR Y PA­RA LAS AGRE­SIO­NES EX­TER­NAS. SE OB­SER­VA TAM­BIÉN UNA MA­YOR IN­QUIE­TUD POR LAS MAN­CHAS Y POR LA ACEP­TA­CIÓN DE LOS SÉ­RUMS, ASÍ CO­MO UNA TEN­DEN­CIA CA­DA VEZ MÁS CLA­RA HA­CIA LO NA­TU­RAL.

El mer­ca­do de tra­ta­mien­to fa­cial con­ti­núa en la sen­da del cre­ci­mien­to. Así lo ates­ti­guan las ci­fras apor­ta­das por la con­sul­to­ra NPD, que si­túan el in­cre­men­to de es­te seg­men­to en un 9,8% du­ran­te el pe­rio­do com­pren­di­do en­tre enero y sep­tiem­bre del año pa­sa­do. En to­tal, las ven­tas en va­lor su­pe­raron los 305 mi­llo­nes de eu­ros, mien­tras que las ven­tas en uni­da­des al­can­za­ron los 5,61 mi­llo­nes, un 8,9% más. Por seg­men­tos, prác­ti­ca­men­te to­dos ex­pe­ri­men­ta­ron un cre­ci­mien­to du­ran­te ese pe­rio­do a ex­cep­ción de los ma­ti­fi­can­tes (-3,1%) y los dis­po­si­ti­vos fa­cia­les (-1,7%). Los pro­duc­tos an­ti­edad, por su par­te, con­ti­núan rei­nan­do la ca­te­go­ría con unas ven­tas su­pe­rio­res a los 177 mi­llo­nes (un 9,4% más), se­gui­dos muy de le­jos por los es­pe­cí­fi­cos pa­ra el con­torno de ojos, con 40,2 mi­llo­nes y un cre­ci­mien­to del 6,6%. La me­da­lla de bron­ce du­ran­te es­te pe­rio­do fue a pa­rar a la hi­dra­ta­ción, otro de los gran­des pi­la­res del sec­tor, gra­cias a unas ven­tas su­pe­rio­res a los 37,6 mi­llo­nes, lo que se tra­du­jo en un in­cre­men­to na­da des­de­ña­ble del 18,2%.

Pro­tec­ción efec­ti­va y sen­so­rial

“La clien­ta hoy en día lo que más de­man­da son pro­duc­tos que sean rá­pi­dos, có­mo­dos y fun­cio­na­les, po­der te­ner en un so­lo pro­duc­to mu­chas ac­cio­nes pa­ra tra­ba­jar la piel”, in­di­can des­de Sis­ley res­pec­to a las pre­fe­ren­cias de es­te año en tra­ta­mien­to fa­cial, “las ten­den­cias del mer­ca­do se ba­san en eso, en una mu­jer ac­ti­va, tra­ba­ja­do­ra y ma­dre con po­co tiem­po, en de­fi­ni­ti­va, cre­mas con co­lor que pro­te­jan del sol, po­lu­ción y que du­ren to­do el día”. “Las mu­je­res de­man­dan tra­ta­mien­tos efi­ca­ces”, aña­den en ese mis­mo sen­ti­do des­de La Prairie, de he­cho, la preo­cu­pa­ción por las man­chas “ha cre­ci­do mu­chí­si­mo en los úl­ti­mos años”, por lo que las mu­je­res es­tán de­man­dan­do, por un la­do, “pro­duc­tos pa­ra pre­ve­nir­las, y por el otro, pro­duc­tos pa­ra tra­tar las ya exis­ten­tes”. Igual­men­te, en el de­par­ta­men­to de For­ma­ción de Farlabo con­si­de­ran que la mu­jer de hoy en día es muy ac­ti­va, siem­pre bus­can­do un equi­li­brio en­tre vida profesiona­l y vida per­so­nal. Por tan­to, se­gún la mar­ca, bus­ca en su ru­ti­na fa­cial “pro­duc­tos que le ayu­den a en­fren­tar­se al día a día y que le acom­pa­ñen en su estilo de vida fre­né­ti­co”, eso es, “pro­duc­tos po­ten­tes que les apor­ten re­sul­ta­do en po­co tiem­po”. Una opi­nión muy si­mi­lar a la de Cris­ti­na Cas­ti­llo, far­ma­céu­ti­ca y pro­duct manager de Avè­ne, al afir­mar que las ten­den­cias ac­tua­les son va­rias: “por una par­te, cui­da­dos an­ti-po­lu­ción con vi­ta­mi­nas an­ti-oxi­dan­tes, pa­ra fre­nar el efec­to que tie­nen los ra­di­ca­les li­bres so­bre nues­tra piel; y por otra par­te,

cui­da­dos mu­li­fun­cio­nes co­mo, por ejem­plo, cre­mas hi­dra­tan­tes que ten­gan va­rias ac­cio­nes” más allá de la pro­pia hi­dra­tan­te.

Por su par­te, des­de Payot tam­bién ob­ser­van una ten­den­cia ha­cia pro­duc­tos “que ha­yan si­do pen­sa­dos y di­se­ña­dos pa­ra la mu­jer del si­glo XXI, una mu­jer tra­ba­ja­do­ra, con po­co tiem­po, que quie­re es­tar per­fec­ta en el me­nor tiem­po po­si­ble. “En Payot pri­ma es­te con­cep­to y es por ello que crea­mos pro­duc­tos mul­ti­fun­ción y muy, muy prác­ti­cos”, ase­gu­ran des­de la mar­ca, “por­que ellas quie­ren es­tar per­fec­tas en el me­nor tiem­po po­si­ble, pe­ro sin ol­vi­dar que quie­ren dis­fru­tar con el pro­duc­to; los sen­ti­dos tam­bién son muy im­por­tan­tes, los co­lo­res, los aro­mas, las tex­tu­ras… en re­su­men, la sen­so­ria­li­dad del pro­duc­to”.

“La mu­jer dis­fru­ta más que nun­ca con su tra­ta­mien­to fa­cial, con­vir­tién­do­lo en ‘su mo­men­to del día’ y no en una obli­ga­ción”, sub­ra­ya en esa mis­ma di­rec­ción San­dra Na­rro, Brand manager de Olay en Es­pa­ña. Y aña­de: “A la vez, exi­gen pro­duc­tos con re­sul­ta­dos efi­ca­ces y vi­si­bles, por lo que es im­por­tan­te que los fa­bri­can­tes con­ti­nue­mos la fuer­te in­ver­sión en I+D que nos per­mi­ta se­guir op­ti­mi­zan­do nues­tras fór­mu­las y en­con­tran­do ac­ti­vos nue­vos pa­ra crear otras nue­vas”.

Re­la­ción sol y en­ve­je­ci­mien­to

“La mu­jer ca­da vez es más cons­cien­te de la es­tre­cha re­la­ción en­tre sol y en­ve­je­ci­mien­to; por lo que ca­da día son más las que uti­li­zan un fo­to­pro­tec­tor a dia­rio”, ex­pli­ca Ju­lio Ace­ro, di­rec­tor de Mar­ke­ting de La Ro­che-Po­say. En es­te sen­ti­do, el ex­per­to aña­de que lo más de­man­da­do son los al­tos fac­to­res de pro­tec­ción (SPF50+ y al­ta pro­tec­ción UVA) en tex­tu­ras ul­tra­li­ge­ras y que re­sis­tan a lo lar­go del día. Tam­bién fuen­tes de Ni­vea apun­tan en esa mis­ma di­rec­ción: “En Es­pa­ña, den­tro de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes en re­la­ción al en­ve­je­ci­mien­to de la piel, des­ta­ca la cre­cien­te preo­cu­pa­ción por los efec­tos no­ci­vos de los ra­yos so­la­res en la piel y la apa­ri­ción de man­chas”. Así, des­de la mar­ca ex­pli­can que las mu­je­res de­man­dan ca­da vez más tra­ta­mien­tos fa­cia­les con un ma­yor fac­tor de pro­tec­ción so­lar, de FP30 en ade­lan­te, así co­mo

LOS AR­TÍCU­LOS DE HI­DRA­TA­CIÓN CRE­CIE­RON UN 18,2%, MUY POR EN­CI­MA AL IN­CRE­MEN­TO GE­NE­RAL DEL SEC­TOR

tra­ta­mien­tos efi­ca­ces que ayu­den a re­du­cir la apa­ri­ción de man­chas en la piel, pro­du­ci­das tan­to por la ex­po­si­ción so­lar co­mo por otro ti­po de fac­to­res, co­mo pue­den ser los hor­mo­na­les. En Lan­cas­ter tam­bién ob­ser­van esa mis­ma preo­cu­pa­ción y van un pa­so más allá al afir­mar que, a fac­to­res co­mo la con­ta­mi­na­ción o la luz so­lar, “se ha uni­do una in­quie­tud por la luz azul que emi­ten las pan­ta­llas, fren­te a las que pa­sa­mos tan­to tiem­po”. “De­bi­do a nues­tro rit­mo de vida cam­bian­te y fre­né­ti­co es­tán ad­qui­rien­do mu­cha im­por­tan­cia los pro­duc­tos que tra­tan los da­ños me­dioam­bien­ta­les, la po­lu­ción y, so­bre to­do, el estrés”, con­ti­núan de ma­ne­ra si­mi­lar des­de Gru­po Es­tée Lau­der. “La ten­den­cia es con­se­guir una piel ra­dian­te, lu­mi­no­sa y sa­na; pa­ra ello, los tra­ta­mien­tos que de­man­dan las mu­je­res son pro­duc­tos pro­fe­sio­na­les de al­ta y rá­pi­da efi­ca­cia, tra­ta­mien­tos mul­ti­be­ne­fi­cio”, con­clu­yen.

Y des­de Eli­sa­beth Ar­den, por su par­te, ob­ser­van otra ten­den­cia, la de los sé­rums fa­cia­les, al ase­gu­rar que la con­su­mi­do­ra ac­tual “re­co­no­ce la efi­ca­cia de es­te ti­po de ar­tícu­los y apues­ta por fór­mu­las con­cen­tra­das pa­ra tra­tar los sig­nos de la edad, las arru­gas y la lu­mi­no­si­dad, prio­ri­ta­ria­men­te. Los tra­ta­mien­tos que con­tie­nen re­ti­nol y vi­ta­mi­na C son los más de­man­da­dos”.

DE­BI­DO A NUES­TRO RIT­MO DE VIDA ES­TÁN AD­QUI­RIEN­DO MU­CHA IM­POR­TAN­CIA LOS PRO­DUC­TOS QUE TRA­TAN LOS DA­ÑOS ME­DIOAM­BIEN­TA­LES, LA PO­LU­CIÓN Y, SO­BRE TO­DO, EL ESTRÉS

Éxi­to de lo na­tu­ral

El ca­mino ha­cia lo na­tu­ral tam­bién des­pun­ta en el mer­ca­do de tra­ta­mien­to fa­cial. En es­te sen­ti­do, en Cha­nel lo tie­nen cla­ro y, ade­más de apos­tar por los pro­duc­tos an­ti-edad co­mo cla­ros pro­ta­go­nis­tas en el mer­ca­do de tra­ta­mien­to se­lec­ti­vo en Es­pa­ña, ex­pli­can que, sin lu­gar a du­da, “la na­tu­ra­li­dad en la for­mu­la­ción es uno de los ele­men­tos cla­ve a la ho­ra de ele­gir un pro­duc­to de tra­ta­mien­to pa­ra el ros­tro”. Así, des­de la mar­ca de lu­jo afir­man que la mu­jer de hoy en día se preo­cu­pa ca­da vez más por la sa­lud de su piel, por ello, “bus­ca tra­ta­mien­tos con una ta­sa su­pe­rior de in­gre­dien­tes ac­ti­vos na­tu­ra­les sin re­nun­ciar a unos re­sul­ta­dos efi­ca­ces”. “Por otro la­do”, con­ti­núan, “exis­te una cre­cien­te con­cien­cia­ción con re­la­ción a los efec­tos ad­ver­sos que tie­ne la ex­po­si­ción de nues­tra piel a agre­so­res ex­ter­nos. La po­lu­ción o los ra­yos so­la­res son cla­ros cau­san­tes de un de­sa­rro­llo pre­ma­tu­ro de los sig­nos de la edad”.

“Exis­ten dos fuertes ten­den­cias en el mer­ca­do es­pa­ñol, en pri­mer lu­gar, la so­fis­ti­ca­ción de la ru­ti­na de be­lle­za fa­cial de las mu­je­res, a la que aña­den ca­da vez más pa­sos; y la se­gun­da gran ten­den­cia es la con­so­li­da­ción de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral y or­gá­ni­ca”, con­clu­yen en la mis­ma di­rec­ción des­de Ni­vea. “Ade­más de te­ner un as­pec­to más jo­ven, en 2020 la ten­den­cia ha­cía lo na­tu­ral sigue con­ven­cien­do a ca­da vez más per­so­nas”, aña­den des­de Farlabo”, “por eso, se bus­can pro­duc­tos an­ti­edad que ade­más apor­tan lu­mi­no­si­dad y es­te

LA CON­SU­MI­DO­RA AC­TUAL RE­CO­NO­CE LA EFI­CA­CIA DE LOS SÉ­RUMS FA­CIA­LES Y APUES­TA POR FÓR­MU­LAS CON­CEN­TRA­DAS PA­RA TRA­TAR LOS SIG­NOS DE LA EDAD

efec­to ‘bue­na ca­ra’ que bus­ca­mos to­dos, co­mo des­pués de un lar­go pa­seo por la na­tu­ra­le­za”.

Y un úl­ti­mo apun­te, la cos­mé­ti­ca per­so­na­li­za­da, por la que apues­tan des­de Lan­cas­ter: “Hoy en día las mu­je­res es­tán muy con­cien­cia­das so­bre el co­rrec­to cui­da­do de la piel y de­man­dan una ‘cos­mé­ti­ca per­so­na­li­za­da’, con tra­ta­mien­tos muy ajus­ta­dos a sus ne­ce­si­da­des. En es­te sen­ti­do, des­de Lan­cas­ter tra­ta­mos siem­pre de in­no­var y nos es­for­za­mos pa­ra ofre­cer un tra­ta­mien­to lo más ade­cua­do y com­ple­to po­si­ble”, con­si­de­ran. “Nos en­con­tra­mos an­te mu­je­res muy in­for­ma­das, ca­si ex­per­tas, que exi­gen re­co­men­da­cio­nes y so­lu­cio­nes con res­pal­do mé­di­co, bus­can una ga­ran­tía de se­gu­ri­dad y to­le­ran­cia y de­man­dan un con­se­jo profesiona­l, en el que pue­dan con­fiar”, aña­de, por su par­te, Ju­lio Ace­ro, “lle­va­mos un rit­mo de vida en el cual la piel se ve fra­gi­li­za­da y sen­si­bi­li­za­da, y la con­su­mi­do­ra bus­ca pro­duc­tos de al­ta efi­ca­cia, pe­ro que ga­ran­ti­cen la to­le­ran­cia y mi­ni­mi­cen cual­quier ries­go de reac­ción. Así, en la ca­te­go­ría de tra­ta­mien­to, exis­te una ten­den­cia cre­cien­te ha­cia el uso de sé­rums der­ma­to­ló­gi­cos”.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain